Xiomara Reyes Retorna a Cuba con ABT

Xiomara Reyes

HAVANA TIMES, Oct. 25 — Xiomara Reyes, primera bailarina del American Ballet Theatre retorna a su nativa Cuba para participar dentro del XXII Festival Internacional de Ballet de La Habana que comienza el miércoles 28 de octubre y continúa hasta el 7 de noviembre.

Helson Hernández, presentador de revistas culturales de la radio cubana, entrevista a Reyes sobre su carrera artística y lo que significa para ella este regreso al escenario cubano después de haberse ido del país hace 18 años.

ENTREVISTA A LA ARTISTA CUBANA XIOMARA REYES, actualmente 1ra Bailarina del American Ballet Theatre (ABT), reconocida compañía americana de ballet.

Por Helson Hernández

Me gustaría que nos contaras como llega Xiomara Reyes al estatus de 1ra bailarina en tan prestigiosa compañía como el ABT, y cuales fueron las circunstancias que propiciaron este gran salto en tu carrera.

Bueno te estuviera mintiendo si te dijera que solo con talento y trabajo duro pues a pesar de que esto es indispensable en mi aventura con el ABT una gran parte de suerte ha estado envuelta. Una serie de circunstancias en mi vida se dispusieron de manera en que estuve en el lugar correcto al momento correcto.

Como la historia va, me encontraba estancada creativamente en el Ballet real de Flanders compañía que me ofreció mucho en un momento pero que en ese entonces frenaba mi desarrollo artístico. Había decidido de probar suerte en otra compañía con mi marido Rinat Imaev que era mi partner no solo en la vida pero en el escenario también. Desgraciadamente, o por lo que me parecía en ese momento, la compañía que nos había aceptado se echo para atrás a último momento y por mi parte no era cuestión de volver de donde había partido.

Así que en ese momento en que llega un fax del American Ballet Theatre invitando me a ir a bailar con la compañía por un mes, me encontraba completamente libre para aceptar la invitación. De ahí el resto es simple, me enamoro de la compañía, ellos están contentos de recibirme y desde el principio me dan muchas oportunidades. Llegue como solista pero gracias a la experiencia que traía conmigo fui promovida bastante rápidamente a principal.

Durante los dos años de solista fue un poco duro pues debía bailar roles secundarios que ya había hecho en Cuba y después en Bélgica, pero verdaderamente estaba feliz pues al mismo tiempo hacia roles protagonistas y lo disfrutaba enormemente. En ese momento también fui puesta a bailar Giselle y Romeo y Julieta además de otros ballets importantes que mostraban lo que yo podía hacer y que ya era una bailarina con cierta madurez.

¿Cuales son las últimas imágenes que conserva tu memoria de Cuba?

Mis recuerdos de Cuba, el calor, el mar, el ballet, el encanto del teatro García Lorca, la gente, tostones.

Cuando terminas tus estudios en la Escuela Nacional de Arte de Cuba y te gradúas en la especialidad de Ballet por supuesto, ¿que experiencias profesionales podemos referir que consideres te hayan marcado en esa etapa y hayan sido importantes en tus primeras apariciones en la escena cubana?

Es necesario mencionar la escuela vocacional de ballet de la Habana donde comencé mis estudios y que formó la base sobre la que construí mi carrera. La joven guardia fue una experiencia que me preparo enormemente para la carrera que he hecho. Tuve la suerte de interpretar roles importantes desde muy temprana edad. A los 15 años hice mi primer ballet completo en tres actos, Los tres mosqueteros. Hice mi primera Kitry a los 16 y mi primera Coppelia a los 17. Sin contar que hice casi todos los pdds del repertorio clásico y bastantes otros neoclásicos.

La seguridad que le da a uno después, el saber que ya lo ha hecho es de un valor sin precio. Muchos de estos ballets están todavía en mi repertorio y el hecho de haber tenido esa posibilidad de bailar esos ballets a edad tan temprana es una de las suertes de mi vida.

Xiomara Reyes

También le doy mucho valor a los dos años que pase en el Ballet Nacional de Cuba donde tuve la oportunidad de formar parte del cuerpo de ballet y no solo ganar respeto por el trabajo de grupo pero ver casi todos los ballets clásicos desde otra perspectiva. En Cuba se dice, o por lo menos se decía que el cuerpo de baile era una escuela y si yo reconozco no haberlo disfrutado, estoy de acuerdo con esto. He sido afortunada de haber hecho las dos cosas casi al mismo momento. Y lo que ambas oportunidades me enseñaron es algo que atesoro.

Me gustaría, con toda justeza, mencionaras nombres de aquellas personas que contribuyeron a tu formación académica y a definir la proyección artística que hoy te ha facilitado tu exitosa carrera internacional. Me refiero a profesores, ensayadores, directores….

Difícil de decidir a quien mencionar pues son tantas las personas que dejaron su granito en mí, como una de mis primeras maestras Silvia Rodríguez a la que recuerdo porque me dejo marcadas las manos en las piernas tratando de hacerme entender que debía estirarlas. O las lindas coreografías de Lupe Calzadilla que nos inspiraban a todas las muchachitas. Loipa Araujo que no solo nos enseñaba ballet pero cultura en general. Gloria Marín, Karemia Moreno, Ofelia González que siempre me emocionaba con su arte. Laura Alonso que siempre actuó conmigo como una especie de hada madrina y que seguía mi carrera desde mis primeros “pasos” en la escena a 3 años de edad. Estas y tantas otras personas hicieron que me apacionara por un arte que me ha brindado mucha alegría.

¿Que recuerdos te provocan esta palabra: “Prodanza?

Mi juventud, el estar abierta como una esponja a ese mar de experiencias. Los retos, las competiciones y tantas tantas cosas que aprender. El haber tenido la suerte de pertenecer a Prodanza y de trabajar con Laura y de nutrirnos de su pasión fue para mí y para mis compañeros estoy segura una experiencia inolvidable y de mucho valor. Muchos de nosotros que hemos triunfado afuera hemos pertenecido a Prodanza y eso nos ha marcado.

¿En que año sales de Cuba y que expectativas movieron tus intereses de iniciar una carrera fuera de la isla en ese momento?

Salgo de Cuba en el 1992, te imaginas el siglo pasado. La verdad la cosa fue simple, era muy joven, me moría por hacer Giselle y el Real Ballet de Flanders me lo ofreció. Esto y todas las posibilidades que se abrían ante mí, nuevos roles, nuevas coreografías, nuevos lugares, yo estaba desesperada por ver a donde me iba a llevar todo lo que había aprendido y todavía mas desesperada de aprender más. Había visto los vídeos de bailarina de Makarova y me había enamorado de su capacidad de expresar emociones y la música con todo su cuerpo. Quería bailar esas coreografías que pedían de ti esa emoción, MacMillan me fascinaba. En fin, había un millón de cosas también afuera para aprender.

Sabemos como es lógico, que han transcurrido muchos años desde que saliste de cuba para desarrollar tu exitosa carrera como bailarina en el mundo del ballet clásico, y has dejado atrás un tiempo que ha influido notablemente en que hayas tenido que convivir con otras culturas, otros estilos de vida; aun así quisiera preguntarte, ¿qué queda entonces de aquella bailarina formada en la escuela cubana de ballet desde el punto de vista de tu manera de asumir la danza, y desde otro ángulo, de tu esencia y raíces?

Que queda de mi? que soy cubana, que nací en esta isla, bajo este sol y cerca del mar, y que estas experiencias influencian e influenciaran mi vida por siempre. El cubano en general es abierto, extrovertido, emocional. Esas características me definen también como artista. Y después hay esa escuela creada por Alicia y Fernando que me dio la base para lanzarme y volar. ¿Que que guardo de mi escuela? muchas cosas pero sobre todo son cosas de actitud ante la danza, como el carácter inquebrantable de Alicia y su tesón, su absoluta adoración por la danza. La precisión técnica que Fernando y Alicia como maestros desarrollaron en los bailarines.

Y también el saber que la técnica es un medio pero no un fin. Una de mis favoritas, que es la conexión especial y profunda del bailarín con su pareja, con los otros personajes y con todo el que este en escena en general. Esa es una de mis alegrías, el sentir que formo parte de algo más grande que yo. Mis mejores funciones son en las que puedo interactuar libre y espontáneamente con mi pareja y con todos alrededor. Y eso es algo que traigo de Cuba y que aprendí aquí.

Hablemos de obras, los grandes clásicos como sabemos contienen una amplia variedad de personajes y estilos, particularmente a Xiomara Reyes que interpretaciones le resultan más expectantes dentro de las tantas representaciones que has podido hacer…. ¿Quizás por la afinidad que tienes con ese ó esos personajes y el dominio mismo de su estilo y ejecución, teniendo también en cuenta tu potencial?

Yo tengo más afinidad con historias que con ballets abstractos, aunque se me ha dado la posibilidad de interpretar roles en ballets de Jiri Killian, que son pura poesía. Pero contando una historia, ahí me siento en mi elemento. Manon, Romeo y Julieta, Giselle son de mis ballets favoritos aunque también disfruto enormemente con roles como Kitry, Lisa en la fille mal gardee o Swanilda en Coppelia. Titanía en el dream de Ashton o Cenicienta.

Cartel del Festival Internacional de Ballet de La Habana 2010

Hasta ballets como la Bella Durmiente o Corsario donde la trama nunca me pareció muy interesante, los estudio para sacarles todo lo que pueda, para que ese personaje se vuelva real para mi y de esa manera siempre les encuentro el encanto. Me parece que esa es una de las bendiciones de mi carrera, que tratando de comprender personajes, uno se descubre a si mismo. Nuestra capacidad de amar, de soñar, de perdonar. Ese y el placer de dejar a nuestro cuerpo ser atravesado por una bella música, que a veces sin palabras te toca en lugares que ni siquiera sabias que existían. Así que mis preferencias van hacia obras que tienen una buena historia y o una buena música.

Digamos que ahora te dieran a escoger una obra y un personaje para bailarlo ante el público de cuba, ¿cuál sería tu elección?, ¿quién el partenaire? , ¿un ensayador en particular para recordar los viejos tiempos?, y ¿con que compañía y con que director?

Si me dieran a escoger un personaje y una obra yo diría Giselle. No solo es una obra clave de la historia del ballet de Cuba y de Alicia sino que es una de las obras que el público cubano ama mas, probablemente también a costa de esa historia. También fue una de las razones por la que partí para tener la oportunidad de hacerla a los 20 años y seria mágico para mi, el poder interpretarla ahora en mi tierra.

Me encantaría tener la oportunidad de ensayarlo con Alicia y oír de cerca sus experiencias a través de los años con ese rol. Como partener me encantaría bailarlo con mi esposo, fue una experiencia inolvidable bailarlo con él en Ufa, Rusia el lugar donde nació y seria mágico de compartir esa experiencia en mi patria con él. Desgraciadamente por lo menos esa parte por seguro queda en la región de los sueños ya que él ha terminado su carrera como bailarín. Y como compañía Kevin y el ABT que es el lugar que siempre tuvo un aura de misterio y glamour y en el que me siento como en casa.

Este año el Festival Internacional de Ballet de la Habana tiene una connotación especial por celebrarse el aniversario 90 de vida de la directora del Ballet Nacional de Cuba Alicia Alonso y por el hecho de la participación extranjera que será numerosa, pero además es la primera vez en la historia de este evento que llega a Cuba una representación tan numerosa del ABT, y dos cubanos llegan también en este elenco, José Manuel Carreño y tu, ambos primeras figuras de la referida compañía, casualmente dentro del programa que traen bailarás un pas de deux que es una de las obras de mayor expectativas entre las que ejecutarás en tu caso, por tratarse de una pieza que demanda un alto nivel de ejecución técnica y virtuosismo, la cual dará la posibilidad además, que los dos cubanos que nos representan en esta reconocida agrupación danzaría de estados unidos se unan esa noche que aseguro será inolvidable. ¿Qué me puedes ampliar al respecto?

El volver a Cuba con el ABT invitados por Alicia es como el cierre de un circulo o más bien como una espiral. Alicia comenzó su carrera en el ABT cuando la compañía era muy joven y ahora el ABT viene a presentarse en el lugar donde ella nació contando en su elenco de principales dos de los bailarines que salieron de su escuela. Yo veo en eso motivo de orgullo. Desgraciadamente no estaré acompañada en Diana y Acteón por Jose, ya que él ha bailado la pieza muchas veces en Cuba y prefiere presentarse en Fancy Free, que el público cubano no lo ha visto en esto.

¿Que sucede en el interior de Xiomara Reyes con sus emociones a pocas semanas de regresar a Cuba para bailar ante un público que estoy seguro que añoras y además te espera, y en un evento de tanta connotación como es el Festival Internacional de Ballet de La habana?

Que sucede?, pues millones de cosas que gracias a dios he estado tan ocupada bailando de un lado a otro que todavía no me ha dado tiempo a ponerme verdaderamente nerviosa. Aunque dentro de mi esta esa vocecita que te dice que esto es muy pero muy importante, y cuando la oigo trato de no hacerle caso, porque la verdad que tengo miedo de llegar y verme completamente sumergida de emoción y de bailar mal. Por eso trato de evitar pensar en eso. Lo que sí es seguro es que sueño mucho con Cuba, con mis amigos, la gente con que crecí, los lugares. Me muero de ganas de volver con más tiempo y enseñarle mi país a mi esposo. No sé, millones de cosas así. Durante mucho tiempo Cuba estaba lejos de mí, a años de distancia, la vida me hizo recorrer otros caminos, pero ahora, no puedo esperar.

¿Que significación reviste para ti, el hecho de ser la segunda mujer cubana que es capaz de alcanzar la categoría de primera figura en el American Ballet Theatre, sabiendo ya todo lo que representa este tema en la historia del ballet cubano y particularmente en la figura de Alicia Alonso?

Un honor claro está, pero también una historia bonita. No solo para mí, pero para todo bailarín y maestro cubano. Es una validación no necesaria pero agradable de la escuela cubana. Digo no necesaria porque el ballet cubano no necesita justificación, desde Alicia pasando por las cuatro joyas y generaciones de bailarines han brindado inmensa satisfacción al público cubano y a muchos otros públicos. Y esa es la razón de nuestro trabajo. Brindar un momento mágico al que venga a vernos no importa raza, nacionalidad, lengua, política o religión. Ese es el trabajo de un artista y de un grupo de artistas como el ballet de Cuba, que lleva haciéndolo durante muchos años. Yo que soy cubana y entrenada en la escuela cubana, soy otra prueba del valor de esta escuela y de lo que produce.

Xiomara, tu familia, quienes han llegado contigo hasta tus sueños, ¿cómo se conforma actualmente la familia de esta cubana en Nueva York?

Mis padres que siempre han estado muy interesados en mi carrera viven en Miami y vienen a verme bailar cada vez que es posible. En Nuevo Jersey vivo con mi esposo que es y desde que nos conocemos ha sido una figura instrumental también en mi carrera, primero como partner y ahora como maestro. Su pasión por ayudarnos a todos con su amplio conocimiento me inspira continuamente. Yo he tenido mucha suerte de tenerlo a mi lado durante todos estos años y el hecho de que tengo absoluta confianza en su opinión profesional, es algo que me da infinita seguridad. También parte de mi familia en NJ, es mi vecina Lourdes Novoa que fue una bellísima primera bailarina del ballet de cuba y que tuvo una carrera internacional muy exitosa y sus hijas Alesandra y Carmen que hacen nuestra vida mucho mas llena con su amistad y cariño.  Para redondear mi familia en NJ, es mi perrita Ketty, que es una fuente de alegría constante.

Si pudieras devolver al tiempo ciertas cosas, ¿que cambiarías en el camino que ha andado hasta hoy Xiomara Reyes?

Nada. Si bien en ciertos momentos de mi vida cuando las cosas no han sido fáciles, he sentido el deseo de no estar pasando por eso, soy completamente consciente de que sin esos momentos no sería hoy quien soy, ni estaría donde estoy. Y claro, no hablo solo como bailarina, sino también como persona. La vida es una escuela y a veces las materias que menos nos gustan son las que más nos enseñan.

Entonces te esperamos en el festival de ballet, en el Karl Marx, los días miércoles y jueves 3 y 4 de noviembre, ¿que le dices finalmente a este público cubano que aguarda por el evento?

Gracias, por toda la expectativa y el amor que he podido sentir desde el momento en que se dio a conocer nuestra participación en el festival. Gracias, porque no hay nada como bailar ante los de uno, gente que te quieren y te desean lo mejor.

Y para despedir mi entrevista Xiomarita, como cariñosamente muchos no han dejado de decirte, ¿que te gustaría de nuestra música cubana escuchar en este momento?

Silvio. Porque soy una romántica.

Un comentario sobre “Xiomara Reyes Retorna a Cuba con ABT

  • xiomara reyes es una gran artista del ballet y la vi creando – varias obras – con el bailarin argentino herman cornejo … formando una dupla genial …
    que viva el ballet … viva nuestro origen latino … viva la danza … abrazotes … ra cerdan aguirre

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *