Nicaragua recorta presupuesto en salud y educación por crisis

 

Por Johnny Cajina (dpa)

La Primera Dama y vicepresidente Rosario Murillo convocó  contramarchas hoy a favor del gobierno. Foto: el19digital.com

HAVANA TIMES – El Gobierno de Nicaragua envió al Parlamento una reforma presupuestaria que reduce el gasto público en casi 187 millones de dólares debido a la crisis iniciada en abril, lo que afectará la salud y la educación, mientras que el movimiento campesino denunció el viernes la captura de otro líder del sector.

La iniciativa enviada por el Ejecutivo “con carácter de urgencia” al Parlamento indica que el recorte se debe a que se proyecta una reducción de ingresos por impuestos cercana a los 236 millones de dólares, según el diario “La Prensa”.

El recorte afectará principalmente los rubros de educación, con una reducción cercana a los 20 millones de dólares, y salud, que recibirá 25,5 millones de dólares menos.

También se reducirá en unos 23,5 millones de dólares las denominadas transferencias municipales, que son entregadas a las 153 alcaldías del país, muchas de las cuales no pueden sostenerse con recursos propios y dependen mayoritariamente de los fondos del Tesoro de la República para operar, según expertos.

Casi cuatro meses de protestas antigubernamentales han provocado en el país la caída de importantes rubros económicos como el turismo, generando el cierre de todo tipo de negocios. Se estima que unas 80.000 personas han quedado sin empleo.

Hoy además el movimiento campesino de Nicaragua denunció la detención del activista Víctor Manuel Díaz, en la sureña provincia de Río San Juan, lo que eleva a tres los líderes apresados por la policía.

“Es una injusticia lo que está haciendo el Gobierno que no cesa de apresar, de perseguir, a la gente solo andar una bandera azul y blanco. Díaz se ha sumado a las marchas (antigubernamentales) y es el único ‘delito’ que ha cometido”, denunció la dirigente campesina Francisca Ramírez a través de radio Corporación.

Ramírez dijo que esta nueva detención se suma a la de los dirigentes Medardo Mairena y Pedro Mena, que ya enfrentan procesos judiciales anómalos, y que solo generará más marchas campesinas de protesta.

La oposición aglutinada en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y en la coalición Articulación de Movimientos Sociales anunciaron para este sábado una nueva jornada de protestas contra el Gobierno enfocadas en reclamar “el cese de la represión y de la criminalización de las protestas pacíficas y la liberación de los presos políticos” capturados desde abril pasado.

Una marcha el sábado, una caminata el domingo y otra marcha el 15 de agosto demandarán “la liberación de presos políticos, una lista detallada de desaparecidos (y) el desarme y disolución de los grupos parapoliciales, bajo supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Desde abril 137 personas han sido acusadas y procesadas por graves delitos como terrorismo, crimen organizado y secuestro, entre ellos los líderes campesinos Mairena y Mena. La oposición acusa al Gobierno de “inventar situaciones de culpabilidad” de los detenidos.

En respuesta a la jornada de protestas contra el presidente Daniel Ortega, su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, convocó a sus simpatizantes a contramarchas en la capital y otras ciudades para “exigir justicia para las familias que perdieron tanto y que lloran a sus seres queridos”.

“Mañana la caminata en Managua y en todo el país, durante el fin de semana nos manifestaremos exigiendo justicia y no a la impunidad, porque todos lo sabemos quiénes son los terroristas, los golpistas, los asesinos, los criminales, los torturadores, los secuestradores, los pirómanos que les pegaban fuego a las instituciones y a las viviendas, todos sabemos quiénes son”, dijo Murillo a través del sitio oficialista 19 Digital.

En tanto, en Washington, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, habló hoy por teléfono con el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, para analizar la situación en Nicaragua y mostrar su apoyo a la Iglesia católica del país centroamericano que ejerce como mediadora en el diálogo nacional que está suspendido.

“Reafirmamos nuestro apoyo a toda la comunidad religiosa, que ha sido firme en su apoyo a los derechos humanos, la democracia y la libertad”, escribió Pence en Twitter poco después de que la Casa Blanca informara de la conversación en un comunicado.

La crisis en Nicaragua inició el 18 de abril y ha dejado hasta ahora varios centenares de muertos muertos y más de 2.800 heridos según ONGs de derechos humanos, aunque el Gobierno registra 197 fallecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.