Psicoanalizando al hombre nuevo cubano

 

“Es el régimen del terror. España está espantada de sí misma. Y si no se contiene a tiempo, llegará al borde del suicidio moral”.  -Miguel de Unamuno

Por Repatriado

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Somos un pueblo que se auto flagela con fruición, es difícil, al menos en La Habana, hacer una gestión o simplemente ir a una tienda sin ser humillado es tan habitual que muchas veces ni reaccionamos ante los malos tratos. ¿Por qué nos hacemos eso?

Una sociedad basada en el autoritarismo y la arbitrariedad debilita la independencia, la integridad individual y la facultad crítica, principios que conducen al sentimiento de vacío e impotencia que refuerzan el sadismo y la destructividad.

Eric Fromm (1) afirma “que la pasión dominante (de las sociedades), sea el amor o la destructividad depende, en gran parte, de las circunstancias sociales”; una “sociedad regida por principios autoritarios engendra actitudes autoritarias que, a su vez, crean rasgos sadomasoquistas”: lo cual define como el dominio irrestricto sobre los que están por debajo y sumisión abyecta con los que están por encima.

¿Será el hombre nuevo cubano más sadomasoquista que comunista?

Ayudaría eso a explicar el vil trato que propinamos a nuestros compatriotas cuando ocupamos la parte fuerte en una interacción asimétrica, seamos un funcionario del Partido, un policía, un burócrata de la Vivienda o un dependiente de la única tienda donde hay pollo en la ciudad.

Esa pulsión sádica y destructiva surgida del autoritarismo sistémico no sustituye como explicación los factores económicos y políticos, sino que se sumaría a estos cuando se analiza el vandalismo, el robo generalizado, la abulia laboral, la violencia intrafamiliar o el servilismo para con los turistas extranjeros o los funcionarios estatales.

El valor fundamental de esa perspectiva es darle un sentido a la direccionalidad de las conductas rebeldes de los cubanos, que son casi siempre horizontales o descendentes en la pirámide de poder, manteniendo una sumisión hacia los superiores nada habitual en las culturas individualistas occidentales donde nos adscribimos.

Al autoritarismo se suma la indefensión aprendida: desconexión entre la sociedad y la autoridad que administra desde una lógica impredecible para los que no somos parte de la pequeñísima élite gobernante, quienes rigen con demasiada frecuencia mediante arbitrarias directivas que más de una vez se saltan la ley, pero se acatan como órdenes “desde arriba”, porque es lo que necesita el Gobierno en ese momento.

El autoritarismo diluye el poco poder de representación de los ciudadanos ante el Estado, con el que es mejor interactuar mediante influencias personales de algún conocido “bien ubicado” en la omnipresente y poderosa burocracia y no mediante los laberinticos y sordos canales legales.

Esa ecuación de autoritarismo, arbitrariedad e indefensión provoca una sensación de inercia conformista e impotencia acumulada a la que el comportamiento sadomasoquista le da cause, ya sea el cruel o el abyecto, según el rol que juguemos en cada interacción.

Para un extranjero es muy difícil ver esto, máxime si su piel, su porte, su acento o su vestimenta delatan su no cubanía; confundirá el servilismo de muchos cubanos, a veces degradante, interpretándolo como carácter alegre, y jamás serán testigos de cómo ese nacional que le trata dócilmente maltrata sin piedad a otro.

El estado de ira proyectada contra los iguales e inferiores, y de sumisión ante los superiores, es también una de las posibles razones de que Cuba esté entre los primeros países del área en índices de suicidio, depresión, tabaquismo, estados ansiosos y alcoholismo (2), algo que uno solo esperaría ver, si seguimos la propaganda del Partido, en las decadentes sociedades capitalistas, pero no en el paraíso del proletariado.

¿Será que nos estamos suicidando moralmente? Yo diría que no, nos están asesinando moralmente.

 

1- Psicoanalista marxista, adscrito durante un tiempo a la Escuela de Francfurt; estudioso de las pulsiones destructivas y el sadismo jamás dejó de denunciar las inhumanidades del socialismo soviético.

2-
https://www.14ymedio.com/…/cuba-depresion-OMS-informe-dia_mundias-salud-enfe
https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col…cuba/article200603759.html
https://www.cubanet.org/destacados/el-suicidio-en-cuba-un-tema-tabu/
https://www.14ymedio.com/…/Cuba-indice-tabaquismo-America-Latina_0_22269772

8 comentarios sobre “Psicoanalizando al hombre nuevo cubano

  • Repatriado, cuando las personas (en su mayoría) tienen sus sueños frustrados (por mínimos que estos sean) y se saben parte de un carrusel que gira y gira sin parar (que para bajarse hay que arriesgarse y dar el salto, que puede ser mortal), entonces esa amargura cotidiana se descarga en quien esté en posición de inferioridad (ya sea un infeliz animal, la familia, o cualquier otra persona). Por ejemplo, Yusimy es recepcionista en un hospital, encargada de dar los turnos y orientar a quien allí acude; pero hoy Yusimi descubrió que los únicos zapatos que tiene para trabajar están rajados por debajo (ya fueron reparados, no dan para más), el marido le dice que tienen que ocuparse de eso pero que antes tienen que ver lo del refrigerados, que tiene la junta jodida, Yusimi sale llevando en el estómago un pedazo de pan con croqueta de ave (averigua) y un buche de café, se monta en un P11 repleto y tiene que formar un escándalo porque un tipo viene “repellándola” desde Alamar, al fin llega al hospital toda sudada y con tremendo encabronamiento encima, qué podemos esperar , entonces, de Yusimi? Saludos.

    Respuesta
    • Yo añadiria que cuando le sumas a todo eso el hecho de que en la proxima reunion Yusimi sabe que por una cuestion elemental de conservacion tiene que abstenerse de señalar a los culpables de lo mal hecho, pues quienes piensan exactamente igual seran los primeros en tratar de destruirla si lo hace, de no mencionar que el jefe la mira con lascivia y hasta se pasa en los comentarios sobre su apariencia, de hacerse de la vista gorda ante los robos de sus compañeros o robar ella misma por necesidad, la asuncion de la justificacion de que “ellos se hacen los que me pagan mientras yo me hago la que trabajo”, tan extendida como valida. El convencimiento de que “esto no hay quien lo tumbe ni que lo arregle” solo la deja con dos opciones: Enajenarse de la mejor (o peor) manera, o hallar la manera de irse.

      Respuesta
  • Que bueno! Yusimi por fin se monto en el avion y se fue pa’la yuma! Entonces, comienza la segunda parte…Como Yusimi vivia “obstinada” en Cuba y le “ladraba” a todos, entonces caera en “shock” cuando vaya a un comercio u oficina y no le ladren a ella. Tambien aprendera (con el tiempo y un ganchito) que existen normas de convivencia social, que no puedes hacer lo que te de la gana, que libertad no es libertinaje, que no puedes poner el reggaeton a todo meter en tu apartamento despues de las 12 (tus vecinos se quejaran y la policia ira a tocar a tu puerta y cuidado si te pones tropical (grosera) como hacias en tu Cubita la bella!). Tambien aprendera que hay camaras, muchas camaras y si haces alguna cosita indebida el ” Big Brother” te estara vigilando. Tambien en los comercios, para vigilar a los que se llevan lo que no les pertenece pa’ “inventar” o ” resolver” porque “que va, aqui tampoco alcanza, se vive al dia porque los “billes” se lo llevan todo y la renta me la suben cada seis meses, etc, etc”. Y si eres buenita y te portas bien, seras feliz y comeras perdices pero sino, sera una inadaptada y (si no te deportan antes), montaras en un avion y regresaras a Cubita la bella a ritmo de reggaeton. Es asi la historia de Yusimi en el extranjero?

    Respuesta
    • Yusimi en la yuma, luego de transitar por varios empleos y aprender inglés consiguio un trabajo igualito al de Cuba, recepcionista en una clínica; aunque ahora los estreses de Yusimí son otros ya no tiene que preocuparse por los zapatos reventados, desayuna como Dios manda, el refrigerador tiene junta nueva ynadie la “repella” en el ómnibus o, mejor aún, va en su cacharrito a trabajar. Ahora uno de los estreses de Yusimí, puede que el más importante, es mantener su “pincha” porque de ahí derivan todaslas comodidades y el grado de confort para ella y su familia; entonces , aunque tenga “dolor de barriga” Yusimí tiene una sonrisa para quien va a solicitar información o marcar un examen médico, el jefe está “muerto” con ella pero se cuida mucho de hacerse el gracioso porque si lo denuncia por acoso la jefatura “se le va del aire”. Yusimí es “enferma” al reguetón pero, en aras de mantener su empleo y su alquiler ahora lo escucha con audífonos en su casa y allí de vezen cuando “tira su pasillito” ajajajaj.

      Respuesta
  • y donde dejó yusimí al marido? se lo llevó o lo dejó para viajar con menos equipaje? no estará pensando yusimi en repatriarse con unos ahorritos y comprarse un par de armendrones?

    Respuesta
    • Repatriado,Yusimí se llevó al marido, como el tipo tenía su trauma con los refrigeradores (por lo de la junta), pasó un curso técnico y se hizo mecánico en refrigeración, trabaja en eso. Yusimí y el marido por ahora no piensan en repatriarse, como en Cuba todo el asunto del cuentapropismo es tan voluble va y se compran los almendrones, al día siguiente sale una resolución prohibiendo la circulación de estos (porque contaminan el aire) y de nuevo Yusimí volverá para su antiguo trabajo, con los zapatos desbaratados, repellada todos los días en el P11 y soportando las payasadas del jefe. Saludos.

      Respuesta
  • …otro profundo psicoanalisis del “hombre nuevo” cubano…y digo otro porque a cada rato aparece uno por estas paginas y todos llegan a la misma conclusion…el “hombre nuevo” cubano o lo que es lo mismo,el cubano que vive en la isla,es un ente primitivo desinformado y sin cultura,sin educacion,sin principios,sin religion,sin escrupulos ,sin moral ni humanidad que sobrevive,o se podria decir,chapotea en ese pantano inmundo que es la sociedad cubana actual…solo sobrevuelan ese pantano sin mancharse el plumaje los disidentes,los artistas y periodistas independientes,siempre que critiquen al regimen, y algunos repatriados que renunciaron a su exitosa vida en el extranjero para regresar a tratar de educar,informar y dirigir hacia la luz a toda esa manada de humanoides que son los “hombres nuevos”…aunque a los cubanos del extranjero no se les considera “hombres nuevos” regresan a esa categoria cuando haciendo uso de su libertad tratan de llegar al exito por medios no muy legales y tienen la mala suerte de ser atrapados o si hacen uso de su libertad para tener una opinion contraria a la que se considera “politicamente correcta” sobre los asuntos cubanos…asi que no hay nada nuevo en este articulo…

    Respuesta
    • EDUARDO tiene usted peor opinión de los cubanos que yo. Slds

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.