El zoológico de Nicaragua, también afectado por la crisis política

Por Gabriela Selser (dpa)

Al darse cuenta de la SOS muchas familias donaron frutas y otras comidas para los animales.

HAVANA TIMES – La grave crisis política que desde hace tres meses y medio sacude Nicaragua ha afectado seriamente al zoológico nacional, cuyas autoridades lanzaron un pedido de auxilio internacional para poder mantenerlo con vida.

“La situación es muy difícil. El zoológico estuvo cerrado casi dos meses y hace unas semanas volvió a funcionar, aunque todavía con pocos visitantes”, explicó su directora, Marina Argüello, en entrevista con dpa.

El conflicto en Nicaragua comenzó a mediados de abril con protestas estudiantiles y derivó en manifestaciones reprimidas con violencia por policías y paramilitares, que impusieron un virtual estado de sitio en el país y dejaron más de 300 muertos y más de 2.800 heridos, según organismos humanitarios.

“Primero venía muy poca gente y después ya no vino nadie. No teníamos cómo darles de comer a los animales, entonces en mayo lanzamos un primer S.O.S. y el pueblo se volcó a ayudarnos”, dijo Argüello, directora de la Fundación Amigos del Zoológico Nicaragüense (Fazoonic).

Fundado en 1978, el zoo alberga hoy a 80 especies animales, 12 de ellas en peligro de extinción. Está situado a 16 kilómetros de Managua sobre la carretera que conduce a la vecina ciudad de Masaya, donde durante varias semanas hombres armados detenían vehículos y decomisaban provisiones que suponían iban dirigidas a manifestantes opositores.

“A pesar del miedo y del riesgo, las personas venían como podían, en buses o en carretones. Nos traían frutas, concentrado para aves o productos de limpieza. Así pudimos reabrir a fines de junio”, señaló doña Marina, que lleva 22 años dirigiendo el parque con su esposo, Eduardo Sacasa, veterinario y presidente de Fazoonic.

Añadió que el conflicto se sumó a un histórico déficit de presupuesto y les obligó a despedir a cinco de los 40 empleados del zoológico: una bióloga, una veterinaria y tres guardaparques.

El zoo tiene una subvención anual del Estado equivalente a 125.000 dólares, que sólo alcanzan para pagar agua, luz, teléfono y planilla. Los gastos totales suman 400.000 dólares al año y el saldo restante se cubre apretadamente con donaciones privadas y la venta de boletos al público, a menos de un dólar por persona.

Este mes, tras lanzar un nuevo S.O.S., recibieron ayuda del canal 10 de televisión local (privado) que promoverá una campaña de visitas, a la que Argüello confía se sumen más empresas. También contemplan gestiones de hermanamiento con zoos de otros países.

Destacó que además tuvieron apoyo del actor estadounidense Luigi “Shorty” Rossi, quien abrió una página de Internet para recaudar fondos. El entrenador y defensor de perros pitbull del programa “Animal Planet” visitó Nicaragua en 2015.

Aunque modesto, el zoológico nacional incluye el Centro de Rescate de Fauna Silvestre, fundado en 2003 y donde se reciben, curan y liberan animales que han sufrido capturas y lesiones. También se han reproducido aquí 12 de las 40 especies en “lista roja”, es decir, en alto riesgo de extinción en Nicaragua.

Éstas incluyen al danto o tapir, aves como la lora frente roja, la lapa o guacamaya y el rey zopilote. Entre los felinos figuran leones, pumas, jaguares, tigrillos (ocelotes) y tigres de bengala.

El zoo cuenta también con un mariposario, donde conviven varias especies de lepidópteros, como la “Ojo de búho” (caligo) de enormes alas o la pequeña y viajera “Monarca” (danaus plexippus), que por millones recorren un trayecto de más de 4.000 kilómetros desde las heladas cumbres de Canadá hasta el sur de México, donde se refugian cada año mientras dura el invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.