Museo Napoleónico, El Vedado desde una visión femenina

Lynn Cruz

Omara Ruiz Urquiola y Sadys Sanchez Aguilar

HAVANA TIMES – Inserta la red de museos de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana. Cada verano se lleva a cabo, conferencias y programaciones enfocadas en la diversidad. Comenzó desde el 1ero de julio y se extenderá por todo el verano.

Los interesados en la presencia femenina en las artes podrán darse cita en el capitalino Museo Napoleónico el próximo martes 7 de agosto a las 10:00 am.

Esta galería alberga además una de las colecciones de objetos napoleónicos más importantes del mundo. El edificio diseñado por los arquitectos Gobantes y Cabarrocases paradigmático de la consolidación ecléctica del barrio El Vedado.

Emplazado en la antigua residencia de Orestes Ferrara, italiano que se incorporó a la guerra independentista y quien luego, tuviera una vida activa dentro del panorama político republicano.

En la revista Revolución y Cultura No. 5/99, Mario Coyula cuenta: “Hemos especificado la presencia francesa, es el momento de las exposiciones que no se exhiben, porque hay muchas que son permanentes. Permite además que se puedan mostrar las obras que se atesoran en los almacenes y que requieren una profunda investigación como piezas que quizás no tienen protagonismo -y añadió-, Pretendemos además, terminar con temas que son investigaciones que mezclan a personas del museo con otros investigadores”.

“Cada año tratamos de invitar estudiosos de diferentes ámbitos, pero con investigaciones afines. Este año hemos decidido unirnos a proyectos vinculados a la Oficina del historiador pero avocados específicamente a los museos de arte”, dijo Sadys Sánchez Aguilar, directora del museo.

“También pretendemos continuar un taller de verano con la Alianza Francesa, dedicado a los niños y niñas, con la particularidad que hemos incorporado el idioma francés”.

“Como red de museos de la oficina, queremos unir a los investigadores y directores de museos. También hemos realizado actividades con la Casa de El Vedado y la de Las Tejas Verdes, pues nos ha interesado también integrar la arquitectura”.

La conferencia a la que asistí en el Museo Napoleónico: “Viajeros europeos por La Habana moderna: El barrio de El Vedado”, estuvo a cargo de la historiadora de arte Omara Ruiz Urquiola.

Acudieron no solo los habaneros, para mi sorpresa había personas de Mayabeque y Artemisa, quienes mostraron una sensibilidad especial y sentido de pertenencia con la historia de la ciudad contada a través de sus edificaciones y patrimonio cultural.

Sin embargo, esto es solo el extracto de un estudio más abarcador: “El surgimiento de El Vedado desde la visión de los cronistas europeos”, que iniciara Omara en el Palacio del Segundo Cabo, Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, específicamente en La sala de los viajeros y las viajeras en el año 2015.

Esta investigación, que generó los contenidos que conforman, la voluntad no solo de resaltar el vínculo con el viejo continente sino con los cubanos relevantes y la impronta de Europa en sus vidas, desde José Martí hasta Dulce María Loynaz”, expresaba Omara en su diáfana intervención.

Casi al final, motivada por los comentarios en la audiencia, Omara advertía acerca de los peligros que acechan a El Vedado. La inserción de nuevas edificaciones incompatibles con el entorno, tema recurrente para el arquitecto Mario Coyula a quien citaba la historiadora.

Recordó la urbanización inicial, hecha para casas aisladas de dos pisos, con puntal alto. Sería especialmente impactante la construcción de edificios altos en forma de torres y pantallas, alterando la silueta y el carácter del barrio.

El Vedado es una de las piezas más importantes en la capital. Por su centralidad y calidad urbanística, ambiental y arquitectónica está en el punto de mira de muchos inversionistas. Ello exige un análisis muy cuidadoso que concilie el desarrollo, con la preservación de sus valores.

 

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.