Un encuentro con Cyd

Jorge Milanés

Foto: Marija Nenezic

HAVANA TIMES – Mi amigo norteamericano Cyd y yo recorríamos una librería de La Habana. “Busco un libro de literatura transgénero contemporánea cubana”. Me dijo él, sin reparar en mis dudas ante una bibliografía que, cuando sale, es vendida al por mayor y se agota muy rápido. 

Para su interés, le propuse libros que, aunque yo no estaba seguro si eran o no literatura transgénero, podían serles de utilidad como ejemplo: Las manzanas del paraíso, El lobo, el bosque y el hombre nuevo. Ese último lo leí, pero no cumple mis expectativas de contemporaneidad”, me contestó.

Decidí proponerle el contacto telefónico de Daniel Céspedes, quien está centrado en cuestiones del desnudo y el erotismo. Pero, igual, podía orientar al curioso Cyd.

Esto nos llevó a un encuentro los tres en el hotel Presidente.

Cyd nos esperó en la entrada del hotel, le presenté a mi amigo y pasamos al lobby, luego nos incitó a sentarnos.

Mi colega le obsequió unos libros cubanos que tratan sobre literatura trans, con los cuales quedó muy agradecido. En tanto, fueron muchas las preguntas hechas por Cyd, que aunque tiene conocimiento del CENESEX, (Centro Nacional de Educación Sexual), mostró interés en saber cómo viven en Cuba los trans, si eran excluidos por las personas y si en Cuba se realiza cambio de sexo.

Intuí que no solo se trataba de literatura sino de conocer la realidad transgénero en la Isla y otros detalles. Sí, a Cyd le inquietaban muchas cosas.

En Cuba, luego del triunfo de la Revolución hubo un periodo a considerar, el llamado Quinquenio gris, donde se arremetió muy duro contra los homosexuales, entre otros. Fue una exclusión institucional radical —al menos quisieron que figurara como tal— que abarcó casi toda las esferas de la sociedad, en particular el sector de la cultura.

Actualmente hay una cierta tolerancia a nivel social, mientras que la parte gubernamental apuesta por una política de aceptación e igualdad, aunque esta postura tiene muchos detractores, sobre todo en los sectores religiosos protestantes. Aún la convivencia se torna bien difícil, pues la lentitud de este proceso hace que los tabúes y mitos tradicionales en contra de estas “minorías” pervivan en la memoria colectiva.

“En cuanto a las operaciones para el cambio de sexo, no tengo conocimiento de con qué frecuencia se hacen. Pero se han hecho y se harán más en un futuro”, concluyó Daniel al interrogatorio de Cyd y replicó con otra pregunta: Y a ti, ¿qué te motivó a investigar sobre esos asuntos en Cuba?” 

“Soy casado”, contestó, en tanto mostraba en la pantalla de su móvil la foto de una bellísima muchacha. “Esta es mi pareja”, afirmó Cyd, aparentemente derrumbando nuestra idea de que sería con otro hombre.

“Hace unos años se hizo un cambio de sexo”, agregó. “Ahhh sí, entendimos. Cambio de sexo”.

El encuentro fue muy interesante, ya que en Cuba se conoce muy poco sobre este tipo de matrimonios, así que acordamos vernos en otra ocasión para averiguar más detalles.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Un comentario sobre “Un encuentro con Cyd

  • Interesante el tema. Jorge cuentanos como van las gestiones para concluir la obra.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.