Explicación a algunos de mis seguidores

Rosa Martínez

Un picnic de verano en Guantánamo. Foto: Reynaldo La O

HAVANA TIMES – Aunque leo los comentarios de todas las personas que dejan sus opiniones en algunos de mis posts, casi nunca -por falta de Internet- puedo contestar, mucho menos dedicarme a escribir a cada quien que refuta o aprueba mis ideas.

HT es precisamente eso, un espacio de intercambio entre cubanos y no cubanos, dentro o fuera del país, pero que igualmente aman esta bella Isla y están dispuestos a compartir sus impresiones sobre la vida en Cuba o la experiencia de visitarla.

Hoy quiero hacer dos cosas: primero, agradecer una vez más, a los que toman un momentico de su tiempo para leer mis trabajos, especialmente a TODOS los que comentan, estén o no de acuerdo con mis razonamientos; segundo, quiero explicarles por qué me resulta tan difícil abordar algunos temas negativos de mi país, aunque lo he hecho varias veces. (aquí puedes poner el link de dos posts míos que han sido críticos, por ejemplo Corrupción, enemigo número uno del socialismo cubano o Indalla en Guantánamo

En algunos de mis escritos he recibido acotaciones de personas que creen que soy una aliada y defensora del Gobierno o quizás algo peor.

La verdad, no me quita el sueño que alguien me considere aliada acérrima del Gobierno, especialmente si no me conoce. Y quizás de alguna manera sí sea una defensora del Estado cubano, porque aún tengo esperanzas en que Cuba puede cambiar, en que el socialismo es la solución, en que con empeño y mucho trabajo los cubanos TODOS -de aquí y de allá- podemos lograr un país mejor, con mayores oportunidades, en el que los jóvenes y no tan jóvenes no salgan huyendo porque sientan que no tienen futuro, en el que todo el mundo cuente sin importar su color, género, profesión o ideas políticas.

Yo todavía creo en eso, y más me vale que así sea, porque yo sí no tengo para donde ir.

Hago un stop en mis historias de vida acostumbradas para referirme a este asunto, porque quiero indicar que no escribo sobre algunos temas peliagudos no porque considere -como siempre han dicho en las entidades estatales- que contar nuestra verdad es darle las armas al enemigo o porque esté de acuerdo con los errores que se cometen en todos los niveles.

Por el contrario, soy defensora de la verdad, cueste lo que cueste, nadie nos va a quitar lo que hemos conquistado por reconocer nuestras deficiencias. Somos nosotros mismos los que entregaremos nuestros sueños si no los protegemos con uñas y dientes, y criticar, analizar, comentar, nombrar culpables, es una forma defender lo alcanzado y nunca será peor que tapar el sol con un dedo.

Mi falta de posts picantes o hipercríticos que buscan algunos lectores se debe a dos cuestiones fundamentales: primero, no me gusta disertar sobre lo que no conozco bien o sobre lo que no tengo información certera, y bien conocen nuestros amigos lo difícil que resulta en nuestro país acceder a la información de asuntos peliagudos, a pesar de la bondad de la red de redes.

Segundo, existen varias formas de hablar sobre nuestra realidad y creo que no siempre es necesario criticar de manera directa, pues se puede conocer un país tanto por los relatos verídicos, duros y diatribas que escriben excelentemente mis compañeros, como por mis historias de vida, que son muestra fehaciente de las dificultades de todo tipo que padecemos como sociedad. Ejemplo: Historias de zapatos y Entre cuentas y dolores de cabeza

Y por último amigos, -sé que muchos me entenderán mejor ahora- ocurre con unas pocas cuestiones, pero me sucede, que me avergüenza tanto que hasta duele hablar de ellos. Siento que pasa con Cuba como con mis hijas, que sé que no son perfectas, las critico, hago lo que puedo por educarlas, enseñarlas, hacer de ellas mejores personas, pero duele TANTO reconocer sus imperfecciones y errores…

Rosa Martínez

Rosa Martínez: Soy una colaboradora más de Havana Times, profesora universitaria y madre de dos niñas bellas y malcriadas que son mi mayor felicidad. Mis grandes pasiones son leer y escribir y gracias a HT puedo cumplir con la segunda. Espero que mis escritos contribuyan a tener una Cuba más inclusiva más justa. Espero que algún día pueda mostrar mi rostro junto a cada uno de mis posts, sin temor a que me llamen traidora, porque no lo soy.

3 comentarios sobre “Explicación a algunos de mis seguidores

  • Muchas gracias por tus escritos. Esta es primera vez que escribo un comentario, pero estimé que hacía falta. Como izquierdista (socialista) más allá del Caribe, es difícil encontrar quienes escriban de manera crítica, pero desde “nuestra visión de mundo”, cosas sobre la isla. Es sólo a través del más honesto ejercicio de escrutinio y autocrítica que se puede lograr llegar hacia donde queremos. Un abrazo.

    Respuesta
  • Estimada Rosa,
    Ser escritora/periodista/bloguera, le da el derecho a escribir sobre lo que mas le guste. Uno, viviendo dentro o fuera del caiman (ya sin muelas, el caiman) nos motiva y levanta mas el debate sobre temas calientes, que generalmente son errores del Sistema, pero la vida de una Doctora, Maestra o Ingeniera, que se entrega por completo, por ensenar a sus alumnos e hijos, alimentarlos y darles todo lo possible e imposible, para que no se sientan menos, eso es una hazana. Y no te hace menos bloguera que nadie. Sigue asi, si te satisface abrirte al mundo, sigue y disfrutalo. Mira a Elio, que vive su burbuja, y cree en peces de colores, y sigue sin dar cuentas a nadie, creyendo en sus cuentos que ni Fidel al final de su vida creia (entrevista a periodistas Americanos donde dijo que el Sistema cubano no sirvio para cuba).
    Y si, el socialism/liberalismo sirve, pero no como se cocina en Cuba.
    Un saludo,
    Frank

    Respuesta
  • Escriba lo que quiera, Rosa, mientras no la censuren como sucede con los comentarios. Sus puntos de vista y sus criterios son únicos suyos y no tiene que dar explicaciones por ello. Solo faltaría que escribiese lo que otros quisieran que escriba, llegados a ese punto mejor callar.

    ¡Gracias Fidel!

    Pepe Pan

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *