Ariel está libre, siempre lo estuvo

Irina Echarry

Ariel Ruiz Urquiola ha sido liberado, pero sigue hospitalizado.  Foto: Feedlatino.net

HAVANA TIMES – Estaba escribiendo sobre el tema que me tenía obsesionada: Ariel Ruiz Urquiola. Pensaba que el escenario no era muy propicio para la batalla, entre el mundial de fútbol, el inicio del verano y la apatía cotidiana, la gente no se interesa por otras cosas.    

De pronto me llaman para decirme que liberaron a Ariel; hacía rato no me sentía tan feliz. Todavía no sabemos cómo quedará todo desde el punto de vista penal, pero al menos ya Ariel puede dejar la huelga. 

Durante todos estos días, en el noticiero nacional de la televisión informaban pormenores del recorrido de turno de Díaz Canel o sobre su encuentro con directivos de una provincia X; también nos ponían al tanto de las últimas injusticias cometidas por gobiernos neoliberales del mundo entero.

Es a eso a lo que tiene acceso el ciudadano común, el que no puede gastar mucho dinero en conectarse a internet y, cuando lo hace, es solo para escribir o llamar a algún familiar que vive en el extranjero. El Granma, ya sabemos lo que publica.  Son pocos quienes buscan noticias más allá de las oficialistas. Por lo tanto, cada vez que hablaba de Ariel Ruiz Urquiola muchas personas no me creían.

Quien está sumido en la batalla por la supervivencia solo puede atender el llamado de su estómago y, de vez en cuando, su instinto le pide alcohol o deporte para “divertirse”.

De hecho, de haberle sucedido algo parecido, ese ciudadano común no habría tildado de guardias rurales a los guardabosques, las ofensas habrían sido otras, las que se escuchan a diario en las calles.  Para colmo, si le secuestran la información, ese cubano de a pie se mantiene ignorante de lo que acontece a su alrededor.

Para mí era muy importante que la lucha por la revisión de la sentencia de Ariel se diera también fuera de internet, pues eso no solo favorecería esa causa. Me encanta que las personas sientan que hay algo más allá del fútbol o conseguir comida, que hay cubanos jóvenes honestos, rebeldes, con principios, y que el Poder puede ensañarse con cualquiera, aunque sea un buen trabajador y no tenga antecedentes penales.

Por eso, siempre que veía el chance conversaba sobre el tema. Las reacciones fueron diversas, por supuesto, desde uno que lo juzgaba por “meterse en política y no centrarse en cuidar a su hermana”; otro que preguntaba: “¿él no sabe que a todo el mundo le gusta comer jutía?”; una que aseguraba: “es valiente, pero imagínate, tiene las de perder”; hasta una madre que sufría porque su hijo podría estar en el lugar de Ariel.

Hay quienes, luego de conocer el caso, preguntaban todos los días “¿cómo va el muchacho?”. Y un adolescente apasionado me dijo: “eso es pa pintarlo, pero no de amarillo, eso está pa roja…”, refiriéndose a la penalidad que él le aplicaría al gobierno por haber cometido tamaña falta.

Es algo.  Aunque esas personas no serían capaces de salir a la calle a manifestarse a favor de la libertad de Ariel, ya no estaban ajenas, conocían que la vida de un joven cubano corría peligro ya fuera porque lo dejaran morir en la huelga o porque continuara encerrado injustamente. Y, sobre todo, sabían quiénes son los responsables. El gobierno tiene un arma poderosa, la desinformación; está en nuestras manos dar a conocer lo que sabemos, por todos los medios posibles.

Bienvenida esta victoria de muchos/as; Ariel, recupérate pronto para seguir trabajando.  

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

4 comentarios sobre “Ariel está libre, siempre lo estuvo

  • Gracias Irina por tus escritos y empeño en la causa de Ariel. Solo una observación: “Me encanta que hay personas que sientan algo más allá del fútbol o conseguir comida, que hay cubanos jóvenes honestos, rebeldes, con principios….”. A esta lucha por la liberación Ariel, la han apoyado todo tipo de personas (dentro y fuera de la isla): jóvenes, adolescentes, adultos, personas de la tercera edad, ancianos y hasta niños. Solo ese detallito. El Lapón Libre.

    Respuesta
  • Hola El Lapón Libre, ofrezco disculpas, hubo un error de edición que no tuvo que ver conmigo y ya fue corregido. La frase en realidad era esta: “Me encanta que las personas sientan que hay algo más allá del fútbol o conseguir comida, que hay cubanos jóvenes honestos, rebeldes, con principios, y que el Poder puede ensañarse con cualquiera, aunque sea un buen trabajador y no tenga antecedentes penales”.
    Cuando digo: “que hay cubanos jóvenes honestos, rebeldes, con principios”, me refiero a Ariel, no a quienes se sumaron a defenderlo.
    Me parece de gran importancia que los ciudadanos de a pie que no tienen acceso a internet, conozcan lo que sucede a su alrededor. Creo que es la única manera de crear empatías e involucrar a las personas. Si no se enteran, no pueden reaccionar.
    Si algo me ha impresionado para bien en todo este desastre, es la diversidad de esta campaña de solidaridad. La causa de Ariel ha aglutinado, como bien señalas, a personas muy diferentes; y eso me parece genial, que nos unamos en contra de la injusticia.

    Respuesta
  • Hola Irina. Muchas gracias por la corrección. No tienes que disculparte. Un error se le va a cualquiera y máxime con las miles de dificultades y preocupaciones personales con la que ustedes nos hablan de la realidad cubana. La labor informativa que hacen ustedes, un día será notablemente reconocida por el pueblo cubano de adentro y de afuera. El Lapon Libre.

    Respuesta
  • Irina me sumo al criterio de El Lapon Libre. Pienso que son infimos los errores que cometen todos los que publican en Habanatimes, teniendo en cuenta todas las adversidades y obstaculos por los que tienen que pasar para escribir o simplemente obtener una informacion detallada de cualquier caso. Me alegro mucho por Ariel, pero tengan cuidado y no descuiden la guardia, que si un merito no se le puede quitar al regimen de La Habana, es su habilidad para confundir y quitarse una culpa de arriba.
    Sigan las presiones y publicaciones de todo lo relacionado con el caso y que el regimen no vea que se apasiguo la cosa. Ustedes son los reveldes de hoy, los verdaderos revolucionarios. Porque una revolucion no dura 60 años, una revolucion se hace y cuando triunfa cumple con lo que soñaba cuando se inicio, luego esta materializada y si debe cambiarse algo por la fuerza como lo necesita Cuba hoy entonces es otra Revolucion.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *