¿Por qué el Estado cubano contra Ravsberg y Cartas desde Cuba?

Vicente Morín Aguado

Fernando Ravsberg

HAVANA TIMES – Asistimos a un hecho sin precedentes en la historia de la Revolución, se ha convocado una colecta pública bajo el título ¡Salvemos Cartas desde Cuba!, con el objetivo de salvar un blog personal de indudable éxito, creación del reportero uruguayo Fernando Ravsberg, radicado en La Habana desde hace 28 años.

El citado corresponsal se queja de que carece de una respuesta afirmativa a varias solicitudes de nueva acreditación para trabajar en el país. Al quedar sin trabajo, desaparecen sus ingresos personales, fuente de financiamiento del controvertido portal web, medio informativo totalmente dedicado a la problemática cubana, fuera de las acostumbradas orientaciones emitidas por el sistema de propaganda política vigente.

¿Por qué contra Ravsberg y sus “Cartas“? Hay cifras elocuentes:

1- Los servidores de Internet verificaron hace una semana más de 300 mil peticiones de visitas diarias: “Son muchas visitas. Están consumiendo en 24 horas casi 7 GB de datos transferidos”, precisaron los investigadores.

2- Algunos artículos provocan con facilidad el centenar de comentarios, muchos de los cuales superan en agudeza crítica y cuestionamiento político a los mismos autores.

3-La casi totalidad de los lectores son cubanos, tanto residentes como integrantes de la extendida diáspora nacional. Si bien Generación Y colocó a Cuba en el mapamundi de Internet, ‘Cartas…’ ha captado la atención masiva de los compatriotas de Yoani Sánchez, muy talentosa, pero escasamente leída dentro de su Patria.

4-El compromiso popular es tal que solo en los 4 primeros días posteriores a la publicación de la colecta—12 de febrero presente—, se recaudaron a través de un Crowdfunding 912 Euros, junto a una cantidad no precisada de moneda nacional, depositada en una cuenta bancaria habanera.

La colecta pública desafía las reglas no escritas del poder político en nuestro país, nunca antes se convocó a los ciudadanos, y respondieron favorablemente, para salvar un medio informativo personal, privado, patrimonio celosamente protegido del dominio estatal-partidista sobre el sector.

No debe asombrar el acoso que pesa sobre el periodista, del cual dan fe los lectores cotidianos, junto a intelectuales de apreciado currículo, radicados en Cuba:

El trovador Silvio Rodríguez ofreció las páginas de su Blog Segunda Cita al uruguayo. Aurelio Alonso, filósofo y crítico, líder del grupo alternativo CubaSi, escribió: “Pienso que no es posible callar ante este escándalo que pretende cerrar  un prolongado hostigamiento institucional contra Fernando Ravsberg.”

El propio corresponsal testimonió:

“En estos 10 años han intentado domesticarme con consejos amables, veladas amenazas, con romperme los dientes, exigir que me expulsen del país, y ‘advertencias’ contra mis hijos. Nada les ha funcionado hasta ahora, pero el hecho de sacarme de la prensa extranjera les permite dar el tiro de gracia a Cartas.”

Sin faltar a la verdad, cualquier historia a medias terminará en panegírico o diatriba.

Aunque Cartas desde Cuba es por su origen y contenido un medio informativo fuera de las reglas impuestas por el PCC, los opositores al Gobierno se dividen al valorar la postura más o menos radical de Ravsberg como periodista, inclusive su actuar en tanto profesional frente a la represión predominante a su alrededor.

Se agregan por lógica elemental sus colaboradores, generalmente conocidas figuras de postura crítica ante el autoritarismo vigente, pero al fin y al cabo tolerados, ejerciendo en Cuba mientras otros no pueden hacerlo por obra de la maquinaria política.

Así se entiende el siguiente comentario tomado el pasado 13 de febrero, precisamente de  Cartas desde Cuba:

“Señor Fernando, yo, Leonardo Mesa, periodista independiente, abogado, profesional de los medios de difusión, sufro a diario todos estas limitantes y más. Para poder trabajar, pienso que a usted le permitan ciertos espacios, a mí no, pero yo me impongo y sigo adelante.”

De hecho el uruguayo y su blog callan ante numerosas injusticias que cruzarían en su atrevimiento lo que puede llamarse la “línea roja” trazada por la dictadura para quienes hacen periodismo alternativo con cierta “tranquilidad” en nuestro país.

Pueden adjuntarse otras críticas adversas al acosado corresponsal extranjero, pero basta el probado intento de linchamiento legal, para votar a favor de la atrevida propuesta que hoy encabeza con mayor o menor acierto personal.

Quedan los lectores, miles de cubanos ilusionados que abrazan lo que consideran por ahora una causa posible entre el miedo y la frustración imperantes:

Aunque yo nunca hago comentarios son una fuente de riqueza y argumentos que me hacen sentir más preparado y fuerte en cuanto a la realidad de mi querido país, es inmensa la inteligencia y la capacidad de análisis que tiene el cubano de a pie, y la forma sencilla, enriquecedora como lo hace. (Un lector, 12 de febrero del presente)

Vicente Morín Aguado: Mardeleva287@gmail.com

10 comentarios sobre “¿Por qué el Estado cubano contra Ravsberg y Cartas desde Cuba?

  • hacerle halagos a este camaleon que tildo el asesinato de paya como un “accidente”

    Respuesta
    • ¿Y no ocurren accidentes en este país? YO SIGO ESPERANDO QUE APAREZCAN LOS RESPONSABLES DEL “ACCIDENTE” AÉREO. YO SIGO ESPERANDO LOS CASTIGOS A LOS RESPONSABLES DE CUBANA DE AVIACIÓN. SIGO ESPERANDO QUE SE INDEMNICE A LOS FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS.

      Respuesta
      • hahahaha!!!!!!!!!!!! que comico que se indemnice las victimas

        Respuesta
  • Estimado Vicente Morín, siempre leo con interés sus artículos publicados acá en HT. No pongo en duda la cantidad de adeptos que tiene el blog De Ravsberg y que se quiera hacer una colecta para mantenerlo a flote; ahora bien, en mi consideración se pecaría de ingenuidad si se piensa que el blog es tan “abierto y democrático”, y que el señor Ravsberg no censura cuanto comentrio co considere conveniente y para reafirmar lo que digo le expongo el porque deje de visitar y comentar en Cartas desde Cuba: Hace ya algún tiempo (bastante) se publicó en Cartas desde Cuba un artículo en el que se hacía alusión al terrorista confeso salvadoreño que puso una bomba en el hotel Capri (qué mató a un turista italiano que desafortunadamente se encontraba allí en ese momento), como se sabe el terrorista fue a prisión por X cantidad de años y cre actualmente está suelto en su país o Dios sabrá donde; pues bien yo en mi comentario cuestioné el fusilamiento de los tres cubanos que intentaron llevarse la lancha de Regla (que al final ni mataron a nadie ni se pudieron llevar la lancha) y establecí una comparación de como funciona la justicia en dependencia de la política; esto al parecer no le gustó al señor Ravsberg y me censuró el comentario, de ahí en lo adelante nunca más visite u blog.

    Respuesta
  • Ravsberg ha contribuido no poco al asesinato de reputación de no pocas personas, entre ellas periodistas como él, y mintiendo como un cosaco. Yo nunca daría un centavo para apoyar que alguien así siga publicando.

    Respuesta
  • Alguien puede confirmarlo? DDC esta informando la detencion de Osmel

    Respuesta
    • Si es cierto. Estamos esperando mas información para reportar.

      Respuesta
  • que tiene Ravsberg de especial..??? siempre ha sido un corcho flotador en las aguas del gobierno cubano, que no se lo traguen es una cosa, pero que se han servido de él en muchísimas ocasiones y él se ha prestado gustoso pues también es una realidad y como todos esos romances turbulentos entre víboras, alguien sale con un ojo morado o con las patas por delante, solo que esta vez le tocó a él…

    Respuesta
  • Ese señor no es trigo limpio, si quiere hacer un blog que no pida dinero porque muchos cubanos dentro de la isla lo hacen con sus recursos y conectados en un parque. Quiere seguir viviendo como residente extranjero con sus ventajas, está armando este alboroto como propaganda. Termino su contrato con el períodico Pùblico y se acaba la acreditación, eso es así en todos los países del mundo.

    Respuesta
  • Un ejemplo mas de que en Cuba se puede jugar con la cadena pero con el mono, no.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *