La respuesta de Ortega a los obispos fue más represión

Fueras paramilitares del gobierno respaldados por la Policia Nacional atacaron a las barricadas en varios barrios de la capital nicaraguense. Foto: Bismark Picado, elnuevodiario.com.ni

 

HAVANA TIMES – Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) advirtieron hoy que el presidente Daniel Ortega “respondió con represión” a una propuesta de los religiosos para reanudar un diálogo nacional para resolver la severa crisis del país, reportó dpa.

El secretario de la CEN y obispo de Estelí, monseñor Juan Abelardo Matta, declaró que Ortega no contestó por escrito a la propuesta presentada el pasado jueves, cuando pidió 48 horas de tiempo para “reflexionar” sobre la misma.

“La respuesta que hemos recibido es más violencia: creo que (Ortega) ha respondido con hechos. Nefasta respuesta está dando (…) La crisis se está ahondando más y más”, declaró Matta a la edición digital del diario “La Prensa” de Managua.

Dijo que “el tiempo fijado ya terminó y no hay espera alguna”. Ahora los obispos podrían convocar a los participantes en el diálogo “para que la misma mesa del diálogo lo dé por clausurado, ante la irresponsabilidad de quienes gobiernan”, añadió.

“Apoyo a mi hermano monseñor Juan Abelardo Mata, obispo de Estelí: Daniel Ortega respondió con represión a propuesta de democratización”, escribió por su parte en Twitter el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez.

Un francotirador del gobierno protegido por la Policia Nacional.

Los miembros de la CEN, presidida por el cardenal Leopoldo Brenes, son mediadores en el diálogo nacional que comenzó el 16 de mayo y se suspendió el 23, cuando Ortega se negó a discutir una agenda de “democratización” de país que propone su salida del Gobierno y el adelanto de las elecciones de 2021.

Báez y Matta lamentaron los violentos incidentes de los últimos tres días, cuando policías y fuerzas de choque del Gobierno atacaron a manifestantes civiles en Chinandega (noroeste), Jinotega y Sébaco (norte).

También en Managua, efectivos antimotines y paramilitares desalojaron a balazos este lunes las barricadas que manifestantes habían levantado en cuatro populosos barrios de la zona oriental, para protegerse de ataques nocturnos de grupos armados.

La crisis se inició el pasado 17 de abril con una protesta estudiantil contra una reforma al Seguro Social, que afectaba a miles de trabajadores y jubilados. La protesta se multiplicó por el país tras la violenta acción de las fuerzas gubernamentales.

Según el no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la cifra de muertos llega ya a 139, en su gran mayoría varones y jóvenes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.