Reunión entre Ortega y obispos concluye sin “humo blanco” en Nicaragua

Por Gabriela Selser (dpa)

El cardinal Brenes leyó el escueto comunicado de la Conferencia Espiscopal de Nicaragua después de reunir con Daniel Ortega.

HAVANA TIMES – Una esperada reunión entre el presidente Daniel Ortega y los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) concluyó hoy sin resultados concretos, al cumplirse 50 días de crisis y protestas sociales que han dejado por lo menos 127 muertos y más de 1.200 heridos, y que amenazan con agravarse.

Los 10 obispos de la CEN se reunieron con Ortega y le entregaron una agenda de diálogo basada en la “democratización” del país, que incluiría su retiro anticipado del poder, según informaron los religiosos en un comunicado.

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, que leyó el informe sobre la reunión ante los periodistas, dijo que el encuentro con Ortega fue de más de dos horas y transcurrió “en un ambiente de serenidad, franqueza y sinceridad”.

Los obispos le plantearon a Ortega “el dolor y la angustia del pueblo ante la violencia sufrida en las últimas semanas” y le entregaron “la agenda consensuada en la mesa del diálogo nacional sobre la democratización del país”, indicó el comunicado.

Todos los religiosos lucían rostros serios y no permitieron formular preguntas a la prensa, que había aguardado el momento con gran expectativa. Sólo el obispo Silvio Báez, acosado por los reporteros, comentó escuetamente que Ortega podría responder en un par de días.

Según el comunicado, una vez que el presidente conteste por escrito, los obispos convocarían a la mesa plenaria del diálogo nacional para valorar su respuesta y determinar si es posible reanudar las conversaciones.

La agenda de la democratización fue planteada por la opositora Alianza Cívica en el diálogo nacional que comenzó el 16 de mayo y quedó suspendido el 23 de ese mes por falta de consenso.

El Gobierno rechazó discutir los 40 puntos de esa propuesta, que calificó de “ruta hacia un golpe de Estado.” La agenda incluye, entre otros temas, el retiro de Ortega del poder, una reforma a la Constitución y la convocatoria a elecciones anticipadas.

La CEN sostuvo en el comunicado que la propuesta entregada a Ortega “recoge los sentimientos de muchos sectores de la sociedad nicaragüense y expresa el anhelo de la mayoría de la población.”

“La falta de acuerdos entre Ortega y los obispos para reanudar el diálogo evidencia el aferramiento al poder del dictador,” tuiteó el periodista Carlos Fernando Chamorro, conocido crítico del Gobierno.

“El país clama por justicia, democracia y elecciones libres. Sólo el pueblo puede sacar a Ortega-Murillo del poder con la presión cívica y el paro ciudadano”, agregó Chamorro tras opinar que las protestas “arreciarán”.

La grave crisis política en Nicaragua lleva ya 50 días y ha dejado al menos 127 muertos y más de 1.200 heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque el Gobierno sólo reconoce 42 fallecidos.

La reunión de Ortega con los obispos tuvo lugar en medio de grandes tensiones y mientras Managua se encuentra virtualmente incomunicada, debido al aumento de “tranques” (barricadas) en las principales carreteras hacia el interior y sobre la vía Panamericana, que comunica el país con el resto del continente.

Barricada en un Masaya, ciudad completamente cerrada para defenderse.

Solamente en los últimos tres días, grupos paramilitares atacaron las ciudades de Chinandega (noroeste), Granada (sur) y Masaya, vecina a la capital y que permanece bajo control de pobladores atrincherados en barricadas. Varias personas murieron en esos ataques armados.

Mientras, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció restricciones de visado a funcionarios del Gobierno nicaragüense involucrados en la represión de manifestaciones opositoras.

“La violencia política por parte de la policía y de matones progubernamentales contra el pueblo de Nicaragua, particularmente contra estudiantes universitarios, muestra una flagrante indiferencia por los derechos humanos y es inaceptable”, indicó un comunicado oficial.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, decidió aplicar las restricciones de visado para los individuos responsables de “abusos de derechos humanos y de socavar la democracia en Nicaragua”, subrayó el informe.

Sin identificar a los afectados, reveló que entre ellos hay miembros de la policía, de gobiernos municipales y un funcionario del Ministerio de Salud, algunos de cuyos familiares también podrían sufrir restricciones de visas.

“Estamos enviando un claro mensaje de que los que violan los derechos humanos y los que socavan la democracia no son bienvenidos en Estados Unidos”, apuntó el documento oficial.

[Nota del editor: Un comentarista en el programa 100% Noticias opinó que a muchos de los funcionarios del gobierno de Ortega les gustaba tomar sus vacaciones en Estados Unidos pero con la medida “se acabaron los paseos por el imperio enemigo”.]

3 comentarios sobre “Reunión entre Ortega y obispos concluye sin “humo blanco” en Nicaragua

  • Esta es la izquierda que ha evoilucionado desde los tiempos guevarianos, cuando El Che murió flaco, escuálido diría, tal vez equivocado, seguro digo, pero con el pellezo arañado el la selva.
    En Nicaragua también los hubo guevarianos, ahora quedan lo que recordando la Francia de Miterrand, llamaríamos La izquierda del Caviar.
    Se convierten en represores, tramposos, engañan sin ton ni son, todo es manipulación y propaganda más garrote, con el aquello de los principios.
    De hecho se trata de confundir la tuzudez, el afferramiento al poder, con no dejar los rprincipios en tanto hijos, hermanos, nietos, larguísima lista, se solazan en Miami Beach.
    Vaya con el magnífico ejemplo que nos han legado y como bien escribió Zoé: Te di mi vida entera.

    Respuesta
  • Sera que Nicaragua ternine dandose cuenta de que los dictadores comunistas no entrgan el poder asi despues de 6 decadas como Cuba ?
    Si no los sacan a la brava como al viejo lobo de Libia ahi tendran para largo hasta que los mareen con el consiguiente daño antropologico .

    Respuesta
  • Ortega se tiene que ir, la fanfarria socialista, ya no da más, la gente que embobecida, oyó sus cantos de sirena ,se han convencido amargamente, que mejor son los “malos conocidos” que los que se han vendido como buenos, y cada una de las entelequias bananeras, han ido cayendo una a una, la decadente Cuba, la que esparció la metástasis, supervive tragando sus flemas infectas, se han acostumbrado a comerlas, pero el resto que comía pan, se quieren librar de tal enfermedad.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.