Conocer y vivir el feminismo cambió la vida de esta cubana

Después de Alas Tensas soy otra Ileana

Por Irina Echarry

Ileana Alvarez. Foto: Yaudel Estenoz

HAVANA TIMES – Ileana Álvarez, fundadora de la revista feminista cubana Alas Tensas, es una mujer laboriosa, que ama lo que hace; en su casa de Ciego de Ávila, donde vive y trabaja, disfruta cada momento con intensidad. Desde que supimos que estaba siendo acosada por la Seguridad del Estado, intentamos hacerle esta entrevista, creemos que es la mejor manera de demostrar quién es ella.

HT: ¿Cómo y cuándo te acercas al feminismo?

Ileana Álvarez: Nací en un barrio marginal, vi la manera en que los hombres trataban a las mujeres: como un objeto, una propiedad; también cómo las golpeaban, e incluso tuve la amarga experiencia de conocer de cerca el asesinato por su pareja de una vecina muy querida. Crecí con esas heridas.

Luego sentí la impotencia de saber que a esos crímenes los nombraban simplemente “pasionales”, algo que después de tantos años no ha cambiado mucho. Desde temprano distinguí que esa violencia contra las mujeres, por el solo hecho de ser mujeres, estaba muy mal.

Por otra parte, en mi hogar había una especie de matriarcado y mi madre no se cansaba de decirnos a mi hermana y a mí que debíamos darnos nuestro propio valor, y que eso pasaba primero por ser independientes en todo. “Estudien y trabajen, háganse gente —nos decía en su lenguaje— para que no les pase lo de Milagrito”. Se refería a la muchacha asesinada.

Al comenzar a estudiar Filología, en la Universidad Central de Las Villas, me interesé por la creación y la escritura femenina. El canon literario sufría una profunda inequidad de género, al incluir muy pocas mujeres, a pesar de los muchos valores que exhibían sus obras. Algo no estaba bien, tampoco en ese espacio.

Así comencé a leer y a visualizar con mis acercamientos críticos la escritura femenina. Ya con más herramientas teóricas me percaté que el dominio patriarcal no solo se experimentaba en el espacio privado, sino también en otras esferas de la sociedad. Me fui convenciendo cada vez más que solo una postura feminista podía ayudar a enfrentar tanta injusticia.

HT: Algunas personas, cuando se trata de defender sus derechos, lo que hacen es mover el eje de la dominación hacia el otro lado y reproducir los mismos patrones que critican. Ya sabemos que se debe hablar de feminismos, en plural. Para que nuestros lectores te conozcan, ¿puedes aclararnos dónde te ubicas tú?

IA: A estas alturas no se puede hablar estrictamente de un solo feminismo, las problemáticas que experimenta la mujer en la contemporaneidad son bien complejas y eso tiene que ver mucho con los contextos diversos. A partir de la década de los sesenta del siglo pasado surgieron diferentes tipos de feminismos —postestructuralista, de la diferencia, radical, cultural, postcolonial, ecofeminismo, lesbofeminismo, afrofeminismo, ciberfeminismo, entre muchos otros—, cuya fragmentación y luchas intestinas a veces ha provocado un estancamiento no solo teórico, sino también de intervención en la esfera sociopolítica.

Esas divisiones han sido utilizadas por el poder patriarcal para perpetuarse. Pero hoy se vislumbra como una nueva ola, con mayor concentración en el objetivo supremo de todo feminismo, al margen de cualquier diferencia, que es la lucha por la verdadera equidad, por eliminar la discriminación y los estereotipos en cuestiones de género, y contra la violencia estructural de las sociedades patriarcales.

Ileana Alvarez

Así, a pesar de mis propios intereses y experiencias que puedan inclinar mi simpatía hacia un tipo de feminismo u otro, prefiero fortalecer aquellos elementos que nos unen. No obstante, valoro muy especialmente el llamado “giro interseccional del femenismo”, que parte del término interseccionalidad acuñado a finales de la década de los 80 por la abogada feminista negra, Kimberlé Crenshaw.

Ella proponía repensar la discriminación no desde “arriba”, sino a partir de las diversas y plurales formas de discriminación que vive la población oprimida. Entiende que el género se cruza con otras identidades que ayudan a perpetuar las relaciones de opresión. Más que un tipo de feminismo es una metodología, una herramienta, para explicarse las problemáticas de discriminación y violencia por cuestiones de género y entrever soluciones.

HT: Alas Tensas lleva dos años de creada, ¿cuál es su propósito? ¿A quiénes va dirigida? ¿Cómo es la retroalimentación con ese público?

IA: En el editorial inicial de la revista planteamos nuestro deseo de convertirnos en un medio propositivo que pusiera al descubierto las problemáticas sobre la igualdad de género pendientes en nuestro país, y visualizara la obra creadora de la mujer en el ámbito artístico y en otros entornos. Pretendemos ser continuadoras del feminismo en Cuba, que tuvo una gran riqueza durante la República, pero que fue drásticamente invisibilizado después del 59.

Creo que mucho hubiéramos avanzado en materia de equidad de género si no se hubiera coartado todo aquel movimiento feminista que posibilitó la ley del divorcio y el voto, y jugó un importante papel en la lucha emancipadora de nuestro país y por una educación de la mujer situada más allá del espacio doméstico y de los roles tradicionales.

La revista va dirigida a un público amplio, no solo femenino, también a todas aquellas personas de buena voluntad que quieren una Cuba más inclusiva y más equitativa. La retroalimentación es bastante rica a pesar de todos los problemas de conexión a Internet que tenemos, se utilizan las redes sociales, los correos electrónicos, se atiende a los comentarios, igualmente se valoran las críticas recibidas.

Reconocemos que el feminismo está estigmatizado en nuestro país y hasta de las propias mujeres se reciben fuertes ataques; hay que luchar por borrar ese estigma, pues el feminismo ha aportado más a la humanidad que los lunares que algunos puedan señalarle. Muchos de los avances que hoy gozamos en mi país y en cualquier parte del mundo no serían posibles sin las luchas feministas.

HT: Muchas personas preguntan: “Pero… ¿en Cuba hay feministas?”. ¿Cuál sería tu respuesta?

IA: Claro que sí, en los últimos tiempos hemos visto un renacer de esa tendencia, sobre todo, en las ciudades, en el ámbito académico y cultural; falta mucho todavía para que se vea de modo espontáneo en la sociedad, que se manifieste, como ahora mismo está ocurriendo en otros países latinoamericanos, en la educación, en la esfera pública.

Aquí, sin duda, está muy fragmentado, muy localizado, y el activismo es bastante pedestre, institucional, dirigido. Pero al menos hay algo en estado larval, que, al decir de Lezama, “puede convertirse en potencia”. Y hay feminismo porque hay desigualdades, violencias de género y estereotipos que erradicar.

HT: ¿Cómo Alas Tensas ha transformado a Ileana, la mujer?

IA: Después de Alas Tensas soy otra Ileana. He ido aprendiendo sobre la marcha. La historia de la ideología feminista es muy confusa por la riqueza teórica, y muestra muchas bifurcaciones que no se llegan a aprehender del todo. Los saberes en los que se ha adentrado el feminismo pueden resultar para algunos ininteligibles y estériles, pero lo importante es captar su esencia, sus aportes, el bien que hace a la historia de la humanidad.

Sobre ese fundamento hemos tratado de ir desarrollándonos, como un medio que no es perfecto, que puede cometer sus dislates, caer en inconsistencias teóricas, pero que se crece de esos errores para sacar a la luz historias que conmueven, o que asombran, historias de mujeres comunes que apuntalan la vida de una familia y hasta de un país, vidas de mujeres que usualmente no aparecen en la historia oficial, pero cuyo testimonio puede ser tan o más heroico que el de nuestra heroína más conocida.

Con la mayoría de esos testimonios me he identificado, me han abierto la mente y el alma para entender mejor las causas de las desigualdades y cómo podríamos erradicarlas. Sí, porque contar la inequidad, reconocer los problemas, es el primer paso para su erradicación.

HT: ¿Cuáles consideras los temas más urgentes a resolver para una sociedad más justa y equitativa? ¿Crees que el feminismo es una vía para lograrlo?

IA: Los problemas pendientes en la Cuba de hoy no solamente son de género, sino también de raza, de economía, ideopolíticos, constitucionales, de dialogicidad entre las diferentes fuerzas actuantes de la sociedad… Es necesario que el país se abra, acepte que la diferencia y la pluralidad de pensamiento ayuda al progreso de las sociedades.

El feminismo, por tanto, sería uno de los caminos importantes para lograr esa sociedad más justa y equitativa a la que aspiramos, pero no es el único; confluiría y trabajaría mancomunadamente con otros factores de la sociedad que hay que tener en cuenta, pero desde ya ocupa un lugar preponderante, y no puede ser excluido de ningún proyecto de sociedad presente o futura.

Ileana Alvarez

HT: ¿Qué consecuencias te ha traído el activismo que practicas?

IA: Me ha traído una reafirmación de mi identidad femenina, una claridad en la responsabilidad con mi tiempo, así como muchas alegrías al sentir que Alas Tensas es necesaria, y da voz a muchas mujeres que no pudieron expresarse.

También he tenido experiencias bien amargas. A veces, algunas mujeres de mi propia familia, educadas en el modelo patriarcal, no comprenden el feminismo que trato de llevar a la práctica en mi propio hogar, al hacer las funciones domésticas mucho más colaborativas y donde se invierten los roles tradicionales —debo aclarar que en mi casa soy la única mujer, junto a mis dos hijos y mi esposo—; eso, por una parte, quizás lo más dúctil.

En el mundo de la cultura, he escuchado expresiones como “ya viene esta con su candanga feminista”; han evitado que se escuche mi voz en determinados foros, como talleres sobre escritura femenina, o sobre historia del feminismo que he querido impartir, el desconocimiento sobre lo que es el feminismo en Cuba y cuánto ha evolucionado, me ha etiquetado con un feminismo esencialista que nada tiene que ver conmigo, ni con lo que se preconiza en Alas Tensas.

Por último, el poder patriarcal ha enseñado sus dientes de lobo y me ha estado hostigando de múltiples formas para que abandone mi proyecto de periodismo independiente feminista y creativo, lo más visible ha sido mi impedimento a salir del país en dos ocasiones, y falsas acusaciones.

No sé cómo será el mañana, ni cuántas barreras tenga que sobrepasar, cuántas amarguras sobrevendrán, pero de lo que sí estoy segura es que ahora, en este momento, por muy vulnerable que yo sea, pienso que Alas Tensas es un bien que necesita la sociedad, y mientras tenga fuerzas y aliento vital lo defenderé.

 

Un comentario sobre “Conocer y vivir el feminismo cambió la vida de esta cubana

  • Esta es una entrevista-ensayo, todo pensamiento y reflexión sobre el tema del feminismo. Brillante, he aprendido leyéndote, Ileana, y soy ya –tal vez porque en mi casa todas son mujeres, menos yo: mi esposa y dos hijas, un soldado amoroso del feminismo. Mi esposa e hijas llevan muy bien la bandera ! Aquí en Miami, en Seattle, en Ganiesville, dondequiera que estén. Yo las sigo, y te sigo a ti.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.