Hay posibilidades de cambios en Cuba con Díaz Canel?

Miguel Diaz Canel. Foto: nbcmiami.com

 

Por Osmel Ramírez Álvarez

HAVANA TIMES – Desde el mismo 19 de abril pasado, cuando Miguel Mario Díaz Canel fue formalmente nombrado presidente del país por la Asamblea Nacional del Poder Popular, dejó claro que su misión no es el cambio en Cuba, sino la continuidad.

Y no podría ser de otra manera por la forma en que llegó a la más alta magistratura nacional. No por el voto popular entre varias opciones políticas en contienda electoral, sino “seleccionado” por la cúspide del único partido hegemónico en el poder. Al menos públicamente, debe ajustarse al guión de los que le han dado esa gran oportunidad, que seguramente nunca imaginó como posible hasta que no se vio, por desgracia de otros, en la nomenclatura de sucesión.

Otra cosa podría suceder cuando finalmente concentre en sus manos todo el poder real y por ley de la vida sus sensores vayan desapareciendo de la escena. Es de esperar que el nuevo presidente se vaya convirtiendo en el verdadero mandatario poco a poco.

Ya tiene en sus manos los cargos de jefe de Estado y Gobierno, y de comandante de las Fuerzas Armadas, aunque solo sea nominalmente, para ejercerlos bajo observación. En 2021 su posición se verá reforzada si Raúl mantiene la idea de convertirlo en su sucesor al frente del Partido Comunista. Pero no será hasta el 2023, cuando asuma el segundo mandato, que podrá gobernar con sus ideas y a su manera.

Si piensa hacer algo diferente o por iniciativa propia solo tendrá el valor de hacerlo en su segundo periodo. Incluso sería más fácil si para entonces ya la dirección histórica no estuviese, especialmente Raúl. El pueblo es consciente de su precaria situación, escuchándose a menudo chistes alegóricos en la calle, algunos muy graciosos y ocurrentes.

Uno de ellos dice: “Raúl le dio a Díaz Canel el televisor, pero no le dio el mando”. Muy gráfica la comparación ¿verdad? Antes del 59 la jocosidad política se exteriorizaba principalmente con caricaturas, de las que había toda una tradición. Pero sin libertad de expresión, especialmente de prensa, y con la imposición del pensamiento único fue imposible mantener esa tradición. Por eso ha mutado o ha sobrevivido en la modalidad del chiste político clandestino.

Tras más de una década en el Gobierno y de comenzar ofreciendo muchas esperanzas de cambios y mejorías, Raúl dejó los cargos (no el poder) con el país en peores condiciones que cuando lo cogió. Fidel es célebre porque destruyó la industria azucarera, lo cual es conocido por todo el país, pues rompieron centrales en todas las provincias. Pero Raúl destruyó la planta niquelífera que más producía en el país, la René Ramos Latour, localizada en Nicaro-Mayarí y estuvo a punto de destruir también la planta Ernesto Che Guevara, de Moa, salvada por los pelos por un ligero incremento del precio del níquel. Hoy buscan afanosos inversores extranjeros que la reconstruyan. (1)

El costo de la vida al menos se duplicó durante el gobierno de Raúl y hay productos de primera necesidad que subieron de precio hasta cinco veces. Evidentemente sus “Lineamientos” no han funcionado y su plan de desarrollo hasta el 2030, al paso que va, ni en el 2300 tendría resultados. También hay un chiste popular que lo refleja: “Esto va palante como el cangrejo”.

Si viviéramos en una democracia real, el Partido, que ha tenido en el poder tantos fracasos, no podría volver a gobernar, y menos ofreciendo “continuidad”. Pero en el modelo cubano, con una forma abstracta de democracia “sin democracia”, el nuevo presidente ha sido elegido precisamente para que continúe con la misma política fracasada. Evidentemente no tendrá éxito, ya que equivale a querer convertir el barro en oro. Y si en 2023 no puede o no se atreve a cambiar de rumbo, trascenderá tan solo como una figura decorativa y de reacomodo político.

Otro factor importante es la presión que puede hacer la oposición pacífica dentro y fuera de la Isla a favor de romper el actual estancamiento y buscar una salida negociada hacia la reconciliación nacional y la superación de esta etapa de autoritarismo.

La presión internacional también tiene gran importancia en la tolerancia o reconquista de libertades dentro del propio sistema, y eso, a su vez, crea conciencia y permite romper poco a poco las barreras que impiden la participación ciudadana a favor del cambio que el pueblo desea mayoritariamente. Todos los factores son importantes.

Esperar cambios o iniciativas de Díaz Canel antes del 2023 sería un sueño. Cualquier cosa que lo parezca será parte del guión que se le ha entregado y una estrategia del Partido Comunista, especialmente de su élite política histórica. No queda otra que empujar desde las voces demócratas hacia unas elecciones democráticas y plurales en 2023, y de no conseguirse, presionar por cambios vitales que abran poco a poco la brecha democrática que Cuba necesita.

 

 (1)- Casualmente estas dos plantas industriales llevan los nombres de dos luchadores de la guerra contra Batista, que tenían serias divergencias ideológicas: René o Daniel (nombre de guerra) era demócrata y se oponía al marxismo del Che. Cuando René Ramos murió en combate el Che, admitiendo su animadversión y discrepancias, reconoció su valentía. De llegar al triunfo René hubiese terminado preso, muerto o en el exilio como la mayoría de sus compañeros. Gracias a su muerte prematura no tuvo oportunidad de defender sus ideas y pudo finalizar como héroe y no como un traidor.

10 comentarios sobre “Hay posibilidades de cambios en Cuba con Díaz Canel?

  • Osmel, censor, de censura es con C y no con S. Con S, sensor, viene de órgano sensorial…

    Respuesta
    • Gracias por señalarlo. Disculpen el descuido. Será rectificado.

      Respuesta
      • Sé que censura viene de censor y este de censo. Un funcionario romano encargado del censo poblacional con fines militares primeramente pero que luego tuvo funciones evaluativas de la moral y el término trascendió con ese significado.

        Respuesta
  • ?Cambios? No me hagas reir. Si es el mismo perro -ahora llamado “Canelo”-, pero con “diferente” (diseño de) collar; de verdo olivo a blanco guayabera.

    Respuesta
  • ?El “barro” has dicho? Verdaderos y malolientes desechos humanos.

    Respuesta
  • ¿Se acuerdan como lo hizo Adolfo Suárez? Y eso que Franco estaba muerto y El sucesor había volado, literalmente, antes.
    Entonces, aún cuando sea su idea hacer algún cambio demorará mucho en poder.
    En fin, paciencia que la revolución de octubre duró 74 años.

    Respuesta
  • el unico cambio que yo veo a la vista es el aumento en gastos de representación ya que dias canel quiere hacerse pasar por un moderno presidente llevando a su esposa de paseo a costa del dinero del pueblo.

    Respuesta
    • Algo inédito, tal vez sea el único cambio.

      Respuesta
  • La iniciativa propia de estos personajes es inversamente proporcional a la cantidad de consignas y refranes comunistas que dicen en sus discursos , y por lo que he oido el tipo se sabe el refranero completo; este personaje va a estar en el puesto hasta que se muera Raul Castro, sin tutelaje este tipo no es nadie, ese otro camino sin Raul Castro lo hara otro con mas agallas que destronara a este; quizas el hijo de Raul Castro; asi que aquello es pa’largo.

    Respuesta
  • ¡Ay “pol favol”!, no me hagan reír, Canelo es la marioneta de la Hiena de Birán II, y mientras las cosas se sigan dando en una dirección, LACAYO -AMO, jamas habrá ningún cambio…
    Es hasta rídiculo, pensar en cambios con semejante lastre …

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.