Las fuertes y continuas lluvias han golpeada a La Habana

Por Repatriado

Parada en Centro Habana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Estos días en Cuba me han recordado aquel pasaje donde García Márquez contaba que en Macondo llovió tanto que los peces andaban por el aire. Casi 20 días sin ver el sol, algo muy inaudito en estas fechas, han mantenido a la Habana aletargada. Todo el que ha podido ha faltado al trabajo, las escuelas, aunque se acercan a las pruebas finales, se han saltado todas las clases que la lluvia les ha permitido justificar.

Transitar hoy la Habana es arriesgarte a caer en alguno de los enormes charcos que convierten a la ciudad en extenso cenagal, solo que no es lodo la parte sólida de tales charcos, sino mezclas de basuras, excrementos de perros y gatos callejeros, efluvios que salen de las muchas fosas que desaguan directamente a la calle o las miles de toneladas de hollín que los viejos carros americanos con sus potentes motores diésel lanzan a la atmósfera y que terminan asentándose sobre todo.

La gente está contenta pues ha escampado, la sensación generalizada es la de niños que están saliendo de la escuela, hay cierto alboroto y ya comienza a escucharse la gritería habitual de una ciudad que a horas picos se vuelve hostil, violenta, nadie cree en nadie a la hora de subirse a la guagua, hay que llegar a casa con tiempo de inventar la comida del día.

Y es la comida tema recurrente es estos días diluviales, hay preocupación, la prensa oficial está hablando de 7.000 hectáreas de afectación en la agricultura, de serios estragos en Pinar del Rio y aquí todo el mundo sabe que el gobierno es experto en excusas y las encuentra al vuelo, si llueve poco no se cumple el plan agrícola por la sequía, si llueve mucho es al contrario, en fin, la última vez que llovió lo justo fue en 1958.

El otro tema candente son los derrumbes, “siempre que caen 3 gotas se caen 2 edificios” se oye decir, pero no han sido 3 gotas las que han caído, ha llovido casi sin tregua casi 4 semanas y ya hay reconocidos oficialmente 100 derrumbes en La Habana, y eso que aún no ha salido el sol que es cuando realmente se comienzan a desmoronar la ciudad.

Estos días lo mejor es alejarse de los miles de centenarios balcones que dan sombra a las aceras de la parte antigua de la ciudad.

En el centro de la Isla murieron 4 hombres, informa cínicamente el burócrata regional que fue por “no percepción de riesgo”, como siempre el gobierno está libre de culpas. Lo extraño es que de esto nadie habla, he buscado la noticia en la prensa oficial y nada, lo que sí encontré fue un gran titular sobre las personas que murieron durante el Huracán María en Puerto Rico el año pasado, ¿casualidad?

Pero nada, me voy a ver que invento para darle de comer a los niños, por suerte mi casa al menos no debe caerse y hace unos meses reparé las humedades del techo de la cocina, eso sí, no estoy muy convencido de que ya no esté lloviendo, yo creo que en Cuba hace 60 años que “no escampa”(1).

(1) Frase cubana para referirse a un problema que se dilata en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.