Estampa de una tarde en la zona Wifi

Por Frank Simón

Punto Wifi por pago.

HAVANA TIMES – Internet se ha tornado el mercadillo cubano de cualquier comida de barrio, no interesa su aún alto y prohibitivo costo o, al menos, no parece interesar a muchos.

La escena se inicia a cualquier hora del día, pero tiene sus horarios picos en la tarde-noche, cuando bajan los “pingueros” al malecón y comienza el show: ¿qué quieres que te enseñe?, mira aquí, ¿me lo ves bien? La retahíla de preguntas va acompañada por otra donde se oye desde el más soez de los comentarios, hasta quizá un piropo con alguna justificación. También están ellas con el papi y ¿cuándo me llevas para allá?, se me acabó lo que me mandaste, no me alcanzó, dime si ya está eso ahí.

Las zonas Wifi tienen ya su discurso, pues el cubano se muestra en estas tal y como existe, lleno de precariedad, contrariedades, confusiones. Se trata, quizás, de la sala de prensa más veraz para tomarle el pulso al estado de opinión.

También se ve por este o aquel callejón a un tipo con una gorra que no le deja ver los ojos, mal vestido, o semivestido, que se para detrás de quienes usan aplicaciones como el IMO, para escucharlo y verlo todo; luego se va por otro recoveco de cualquier ciudad de Cuba, a informarle a la Seguridad del Estado u otro engendro parecido. Los chivatones cunden las zonas Wifi en busca de lo que el régimen llama “subversión” y que nadie sabe aún definir.

En medio de la noche, las putas abren las piernas y enseñan la mercancía, celular en mano, sexo que viaja a través de los megabytes hasta  Australia, Canadá o el país de los malos. Así se han gestado algunas relaciones tontas, sin futuro, como la del italiano Andrea con una cubana de Marianao; ella lo enamoró por IMO y le quitó hasta el último centavo, le hizo vender la casa en Italia y, para colmo, ahora le exige que se la lleve de Cuba. No todo es prostitución en Wifi, aunque Cuba tiene ya fama en el mundo de ser una tierra sin facha, llevada y traída, sin rostro.

Hay quienes van a pedir ayudas desesperadas a sus familiares de Miami, porque la canina que están pasando es grande, el candado de la pescadería de la esquina ya cogió hasta moho y telaraña puesto en la puerta de esta. Nada hay para el nacido en la Isla de los peces, más allá de la claria o un burlesco pollo por pescado. Las tiendas en divisas que venden carne son llamadas con sorna “museos”, adonde se va a ver reliquias.

“Oye lo que me mandaste no me alcanza para los quince de la niña, ni siquiera para tirarle las fotos”, dice una madre desesperada. ¿Y cuándo nos vamos para Guyana?, esto aquí está de madre. Los extranjeros, algunos, no entienden el porqué de tantas quejas de los cubanos, pero tendrían que vivir la dictadura comunista más inaudita y larga del hemisferio occidental para pensar distinto.

Porque sí, lo que se oye allí es inaudito; se escucha, pero no se cree; es el alarido de un pueblo real y cansado, que no aparece en los diarios, donde “todo está maravilloso y todo el mundo desfila integrado al sistema” o que retrata a jóvenes “recordando con regocijo a la revolución de Lenin de 1917”.

Cuando  le preguntas a uno de esos pingueros que tienen de 18 a 25 años por esas cosas, ellos ni saben ni les importa, se concentran en el yuma viejo que les paga el hostal y la cerveza y quizás el viaje a Inglaterra.

Conozco de un pueblo de provincia, polo turístico, donde los hombres se han ido extinguiendo, pues la mayoría se pone para cazar europeas que se los lleven a sus países, uniones que terminan en matrimonios. Esas conveniencias vician las relaciones entre el cubano y el extranjero y marcan al aburrido turismo de sol y playa de la Isla, con el rótulo de “destino sexual”.

En las zonas Wifi comienzan a subir fotos semidesnudos, fuertes, quizás con el miembro viril marcado y enseguida aparece la extranjera linda y caucásica, ávida de que “le den lo que lleva”.  A ese oficio de cazar le llaman en ese pueblo, “luchar tu yuca, taíno”.

Por último, casi nunca o nunca vemos a ningún cubano leyendo sitios de la disidencia o informándose acerca de la situación de los derechos humanos en la Isla, mucho menos abriendo un blog para interactuar, eso sería en el lenguaje de los que usan la zona Wifi, “botar el dinero”. Una hora de conexión cuesta un dólar, así que si vas a invertir que sea en sol y no en sombra, menuda frase de aludir a que salgas de Cuba y no te busques años de cárcel por decir cuatro verdades en Facebook.

El Gobierno de la Isla sabe muy bien todo lo que sucede allí, tiene sus mal pagados, mal vestidos y peor concebidos informantes. Mientras sean putas y pingueros no hay problemas, hasta el día en que sean activistas y periodistas independientes.

4 comentarios sobre “Estampa de una tarde en la zona Wifi

  • Desde hace casi 60 años el gobierno cubano, solo se ha concentrado en mantener al pueblo ocupado, ingeniandoselas para sobrevivir, de ahi que el precio de conexion a internet sea tan alto, porque de ser barato, entonces la gente, empesaria poco a poco a entrar a sitios donde se publican verdades de Cuba, y que en la pura realidad si interesa a todos, lo que cuando hay tantas necesidades, evidentemente tienes que prestarle prioridad a eso. Simplemente una tactica mas del regimen para mantener al pueblo en sus manos.

    Respuesta
  • Exactamente lo que creo yo, internet tiene que estar restringida al pueblo y la mejor manera es que sea caro, primero primaran los gastos minimamente necesarios para vivir y lo último será el sr. Google.
    Por qué? sencillamente, si libremente el pueblo accede, demasiadas cosas del Régimen sabrá y no solo una o una docena de personas sino miles

    Respuesta
  • Internet en Cuba es cara, mala, censurada y vigilada.
    La mayoría de los cubanos no nos interesamos por nuestro propio destino. Han sido tan coartadas nuestras libertades individuales y colectivas que nos hemos acostumbrado a malvivir dentro de una jaula y si nos abren la puerta, no sabemos cómo emprender vuelo.
    El sexo ha sido la válvula de escape desde hace varias décadas, lo menos prohibitivo, lo más tolerado. Las chicas abortamos con la misma facilidad con que los chicos escupimos en el piso. Una aventura extramarital es una vanagloria para cualquiera de nosotros. Una conquista en el “curriculum vitae” de los machos derrochadores de testosterona, y una buena “pegada de tarros” al marido que se lo merecía por “mariconson” según las más “calentorras” de las “jevas”. Las “Escuelas en el Campo” fueron desatino masivo de estas actividades, que si mal no hacían a la re-involución socialista, el sistema tenía siempre el lado por dónde chantajear privada o públicamente en caso se hiciera necesario.
    Los cubanos somos demasiado familiares. Y desgraciadamente la dictadura se aprovecha cínicamente de esta flojedad. Mientras, por un lado le echan mierda al exilio con apodos innumerables, por otra parte les ayudamos a engrosar sus arcas con las millonarias remesas sin tener la valentía de publicar en su prensa maniatada, que somos uno de los principales renglones económicos de ese país. Y bien, el desgobierno nos manipula y lo sabemos… ¿Pero cuál es el lugar d la familia que quedó en la isla? ¿Desangrarnos y mendingarnos a nosotros que trabajamos duramente? ¿Por qué no exigen en los desfiles del Primero de Mayo en la Plaza de la “Re-involución”?
    No sólo el “pinguero”, la “jinetera” o el proxeneta no quieren hablar de política… ninguno de nosotros queremos que nos pregunten públicamente sobre el desgobierno de la Isla. Y si alguien se atreve a preguntarnos, preferimos repetir consignas pre-grabadas en nuestras conciencias como papagayos sin materia gris suficiente para pensar porque el miedo nos paraliza… Lo que suceda detrás de las cámaras, es harina de otro costal. (¿O harina de las zonas Wi-Fi?)

    Respuesta
  • Excelente uso de la primera persona del plural, me incluyo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.