Exigen a Ortega “cese de represión” en inicio de diálogo en Nicaragua

Léster Alemán: “Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida. Ríndase ante todo este pueblo, ordene el cese al fuego ahorita mismo… lo que se ha cometido en este país ha sido un genocidio”, le dijo el joven Lesther Alemán a Ortega. Foto: captura de pantalla

HAVANA TIMES — Los estudiantes exigieron hoy la dimisión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el cese de la represión, al inicio de un diálogo nacional entre el Gobierno, la sociedad civil y el sector privado que busca poner fin a la grave crisis que azota al país desde hace casi un mes. reportó dpa.

El diálogo, que se celebra bajo la mediación de la Iglesia católica, quedó instalado en la sede del Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima, en el sector suroeste de Managua, con la presencia del propio Ortega y de la vicepresidenta, Rosario Murillo.

Ortega y Murillo llegaron al lugar de la reunión bajo una fuerte protección policial poco antes de las 10:00 locales (16:00 GMT) y fueron abucheados por manifestantes apostados en las afueras del local, que les gritaron “asesinos”.

Después de que se anunciara que Ortega hablaría a los presentes, uno de los dirigentes de las protestas universitarias tomó la palabra y le exigió “que ordene el cese inmediato de los ataques que están cometiendo en todo el país”.

“Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida. Ríndase ante todo este pueblo, ordene el cese al fuego ahorita mismo… lo que se ha cometido en este país ha sido un genocidio”, le dijo el joven a Ortega.

También “como jefe supremo de la Policía y del Ejército, le decimos que ordene el cese de los ataques de la Policía, los paramilitares y las turbas adeptas al Gobierno”, agregó.

Ortega respondió señalando que la Policía fue “víctima” de los manifestantes y que permanece “en sus cuarteles”. También aseguró que en las cárceles no hay “un solo detenido ni desaparecido” porque todos los jóvenes arrestados fueron puestos en libertad.

Daniel Ortega en el inicio del dialogo nacional. Acusó a los estudiantes por la violencia en el pais, poniendo a los antimotines como las víctimas. Foto: 100% Noticias

En medio de gritos de los universitarios, el presidente aseguró que Nicaragua se encuentra “profundamente herida” por esta crisis y que peligran la economía, las inversiones y las plazas de trabajo de 130.000 empleados de las zonas francas (maquiladoras).

“Estos no son angelitos”, afirmó Ortega al referirse a los estudiantes, a los que culpó por numerosas acciones de saqueo y vandalismo, que los universitarios y testigos de los ataques atribuyen a fuerzas paramilitares ligadas al Gobierno.

Por su parte, el catedrático y ex ministro de Educación, Carlos Tunnermann, calificó de “decepcionante” el discurso de Ortega, y lo instó a “detener todo tipo de represión sobre el pueblo”.

“Don Daniel, desde aquí mismo, ahora, ordene que cese la represión; suprima los cuerpos paramilitares, las fuerzas de choque, y no use más a la Policía en ninguna acción represiva”, le dijo Tunnermann.

“El pueblo de Nicaragua exige que usted se vaya”, le dijo después a Ortega el líder campesino Medardo Mairena, cooordinador de un movimiento de agricultores opuestos a la construcción de un canal interoceánico en el sur del país, y que también tomó la palabra.

La crisis estalló en Nicaragua el pasado 17 de abril, con una protesta de estudiantes en contra de una reforma al Seguro Social, que aumentaba las cuotas de trabajadores y empresas. Las manifestaciones se extendieron por el país tras la violenta reacción de la Policía, que dejó decenas de muertos y heridos.

Aunque la cifra oficial de muertos asciende a 15, organismos no gubernamentales de derechos humanos contabilizaban 66 personas muertas hasta hace tres días, y más de 500 heridas en disturbios.

Sector privado de Nicaragua “decepcionado” en inicio de diálogo

HAVANA TIMES – Representantes del sector privado de Nicaragua reaccionaron con “decepción” al abandonar hoy la primera sesión de un diálogo nacional, que busca una salida a la crisis y protestas que vive el país desde hace casi un mes.

El diálogo inició con un fuerte reclamo de estudiantes y de otros representantes de la sociedad civil que exigieron al presidente Daniel Ortega que “cese la represión” policial sobre las protestas cívicas. El mandatario no se comprometió a hacerlo.

“Estamos en una situación peligrosísima. Lamentamos que se haya desaprovechado una oportunidad única (para frenar la crisis). Hay que reevaluar si hay una voluntad seria de diálogo por parte del Gobierno”, dijo el Juan Sebastián Chamorro, uno de los delegados de la iniciativa privada.

Chamorro expresó sentir una “profunda decepción” por la jornada de esta mañana, a la salida del Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima, sede del diálogo del que la Iglesia católica es mediadora.

En un tono más pesimista habló el representante de los agricultores, Michael Healy, quien consideró que el diálogo, cuya siguiente sesión fue convocada para el próximo viernes, no tendrá los resultados anhelados. “Yo no creo que no va a dar buenos frutos”, dijo a los periodistas.

“Ellos van a venir a hablar de temas económicos cuando nosotros queremos hablar de temas constitucionales: Que los nicaragüenses puedan salir a votar sin que nadie se robe las elecciones. Se esperaba hoy una respuesta positiva del presidente y dio una respuesta negativa”, añadió el productor.

En tanto, María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara de Comercio Nicaragüense Americana (Amcham), respaldó la petición del cese a la violencia policial y de los paramilatares solicitada al Gobierno por los estudiantes en el inicio de la reunión.

“Nos unimos al dolor y a la indignación de los estudiantes y su llamado al cese de la violencia. Seguimos planteando que la agenda inicie con el tema de la justicia” hacia las víctimas de los enfrentamientos, indicó.

José Adán Aguerri, presidente de Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), se mostró muy preocupado por el futuro de la economía e instó a Ortega a atender el reclamo de los jóvenes. “No podemos dejar que el país se destruya”, advirtió.

Según proyecciones preliminares del sector privado, las pérdidas económicas por las protestas totalizan 233 millones de dólares, lo que representa el 1,6 por ciento del Producto Interno Bruto de 2017.
—–
Video completo de la primera sesión del dialogo nacional gracias a Fernando Sánchez.

Mesa de rendición

Gepostet von Fernando Sanchez am Mittwoch, 16. Mai 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *