Nicaragua bajo intensa rebelión en la víspera de un diálogo

Ortega instalará diálogo mañana miércoles

Por Gabriela Selser (dpa)

Foto: laprensa.com.ni

HAVANA TIMES – Tropas antimotines de la Policía y fuerzas paramilitares intentaban hoy sofocar a balazos las protestas cívicas en cuatro ciudades de Nicaragua, en vísperas de un diálogo nacional que inicia mañana miércoles con la participación del presidente Daniel Ortega.

En declaraciones a medios oficiales, la vicepresidenta Rosario Murillo dijo que Ortega y ella asistirán mañana a la inauguración del diálogo con estudiantes, sociedad civil y empresarios para resolver la aguda crisis de gobernabilidad en el país.

“Ahí estaremos el día de mañana (…) para trazar esas rutas que nos permitirán, dios mediante, escucharnos y discutir nuestros problemas con buena voluntad y con buen corazón”, afirmó Murillo.

La instalación del diálogo, que tendrá como mediadores a cinco obispos de la Conferencia Episcopal, está prevista para las 10:00 locales (16:00 GMT) en la sede del Seminario Menor nuestra señora de Fátima, zona suroccidental de Managua.

“Que la paz sea el objetivo y la esperanza, y el diálogo la puerta y el camino”, insistió la esposa de Daniel Ortega.

Mientras Murillo ofrecía declaraciones, hablando de amor y paz, fuerzas de choque del Gobierno y tropas antimotines de la Policía dispersaban con violencia a manifestantes en la ciudad de Matagalpa (norte), donde se reportaron extraoficialmente numerosas personas heridas.

También se registraron violentos enfrentamientos en Estelí (norte), Juigalpa (centro) y Masaya, al sureste de la capital, informaron voceros de la Iglesia católica de esas ciudades.

Pobladores y religiosos de Matagalpa, a 130 kilómetros de la capital, dijeron a la prensa que la Policía “atacó brutalmente” a manifestantes que levantaron barricadas de adoquines y quemaron neumáticos en distintos puntos de esa ciudad.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, miembro de la delegación mediadora de la Conferencia Episcopal, expresó que el diálogo que empieza mañana será la “última carta pacífica” que jugará Nicaragua.

“Hay que correr cualquier riesgo y enfrentar con dignidad a quien sea, con tal de dar voz a los anhelos de justicia y libertad del pueblo. Hay que jugar una última carta pacífica por el bien de Nicaragua pero sin doblegarse ni venderse”, escribió Báez.

Miembros del Movimiento Universitario 19 de Abril con el movimiento campesino anti-canal. Foto: 100% Noticias

Por su parte, estudiantes del Movimiento 19 de Abril (M19A), que protagonizaron las protestas, afirmaron que “no existen todas las condiciones” para dialogar porque el Gobierno “mantiene la represión” sobre los manifestantes.

Los universitarios urgieron la llegada al país de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, para investigar la muerte de 65 personas durante las protestas, según cifras de organismos no gubernamentales. El Gobierno solo reconoce 13 fallecidos.

En un nuevo pronunciamiento, divulgado junto con líderes del movimiento campesino, los jóvenes del M19A afirmaron que el diálogo será la “mesa de rendición de Ortega y su régimen”.

Los estudiantes también exigieron que renuncie la jefatura de la Policía y sean desmanteladas las fuerzas de choque, paramilitares o “turbas”, y repudiaron “todo intento de partidos (políticos) tradicionales de querer acaparar el sueño de Nicaragua en la construcción de un nuevo porvenir”.

A su turno, los campesinos del Consejo Nacional por la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, anunciaron un bloqueo de todas las carreteras del país hasta ser incluidos en el diálogo.

“El Gobierno de Daniel Ortega vetó que fuéramos al diálogo y hemos decidido permanecer en las calles hasta lograr justicia”, dijo Francisca Ramírez, en un video en las redes sociales.

Según Ramírez, en las 16 provincias del país los campesinos han colocado “tranques” y barreras de piedras. “Vamos a obligar al Gobierno a dialogar con todas las organizaciones que hemos sido ofendidas”, afirmó Martín Oporta, otro de los líderes campesinos.

En Managua, donde las universidades se mantienen cerradas desde hace más de tres semanas, el Ministerio de Educación suspendió este martes la clases en todos los colegios de secundaria, públicos y privados.

Por la tarde (local), millares de capitalinos salieron a pie y en sus vehículos hasta reunirse en la rotonda Jean Paul Genie (sureste) con banderas de Nicaragua y carteles con leyendas como “Que vivan los estudiantes” y “Abajo el dictador Ortega”.

Canal de televisión independiente bajo asedio y terror

Lucia Pineda Ubau

Mientras, la periodista Lucía Pineda Ubau, jefa de prensa del canal 15 de televisión (100% Noticias), dijo a dpa que la televisora sufre una campaña de “asedio y terror”.

Denunció que este mediodía (local) presuntos simpatizantes del Gobierno dispararon un arma de fuego frente al edificio de la televisora, sin provocar daños ni víctimas.

“Estamos sufriendo un asedio constante. Nos toman fotos, hacen filmaciones y nos amenazan con quemar el canal. Nuestro director y varios colegas fueron amenazados de muerte”, dijo Pineda Ubau.

El canal 15 fue censurado por el Gobierno durante seis días al iniciar las protestas. En una de las coberturas, fuerzas de choque sandinistas atacaron a uno de sus camarógrafos y le robaron el equipo de filmación valorado en 25.000 dólares.

En tanto, desde Bruselas, la Unión Europea (UE) consideró “muy positivo” el inicio del diálogo en Nicaragua y afirmó que la visita de la CIDH será “otro paso necesario para verificar y defender la situación de derechos humanos en Nicaragua”.

La crisis política, la más grave que enfrenta Ortega en sus 11 años de Gobierno, inició con una protesta de universitarios por una reforma al Seguro Social, que aumentaba las cuotas de trabajadores y empresas, pero se extendió debido a la violenta acción policial contra los manifestantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *