Mochita y Niña están en peligro

Irina Echarry

Niña y Mochita

HAVANA TIMES – Desde hace días hay escándalo en la cuadra, Mochita y Niña, dos perritas que viven en la fábrica de chocolates están alborotadas; es mayo, ya saben. Los perros machos pelean, ladran, le corren al nuevo que llega atraído por el olor de las hembras. Todos se exponen al peligro de la calle: autos, guaguas que entran o salen del paradero, etc. La cuadra no descansa.

El miércoles pasado hubo una situación especial. Algún jefe de la fábrica llegó en su carro y, al ver la cantidad de perros que había en la entrada, ordenó que llamaran a Zoonosis. Todos sabemos lo que eso significa: estricnina. Los perros que recoge este “carro de la muerte” llegan a Zoonosis y, después  de pasar entre 48 y 72 horas sin comer, sin beber agua-unos peleando por el estrés, otros padeciendo alguna enfermedad-, los que no tienen quien los reclame son inyectados. La muerte por estricnina es sumamente dolorosa, los animales se retuercen y convulsionan durante más de media hora. Terrible.

Ante esa situación, había que aislar a las hembras para que los machos se dispersaran  y cuando llegara Zoonosis no encontrara a muchos. Así fue.

Resultado, las perritas están en mi apartamento. Esta semana serán esterilizadas y luego podré tenerlas solo por diez días para que se recuperen; pero hasta ahí. Vivo en un quinto piso, el resto de la familia que convive conmigo no permite más animales en casa y, además, ya tengo tres que sacamos de la calle en años anteriores.

Mochita

Algunos vecinos me lanzan miradas de espanto, esconden muecas o sonrisas burlonas. Qué pasó ahora, preguntó una, como si cada uno de nosotros no fuera cómplice de lo que sucede en la cuadra, como si el escándalo no perturbara la tranquilidad. No logro creer que las personas sientan los ladridos, las peleas o los alaridos, los frenazos de los autos, y no se les encoja algo dentro del pecho.

Pareciera que socorrer animales es un capricho y no una responsabilidad; nos toca a todos aunque la mayoría no se inmute. Es más cómodo reconocer a Zoonosis como “el que se encarga de los perros”, sin pensar en el maltrato que sufren desde que los capturan. Es más cómodo defender “lo natural” cuando vemos a una perrita en situación de calle y en celo. Es más cómodo abrir la puerta al macho para que salga detrás de ella, o golpearlo cuando se aposta en las escaleras.

El método de Zoonosis no debe continuar, está probado que la captura-sacrificio además de ser horrible, no ha dado buenos resultados.  Hay que revisar este enfoque que solamente tiene en cuenta la salud de los humanos, y poner también la atención en los animales. Si todo el dinero que Zoonosis emplea en combustible y otros recursos para apresarlos y matarlos se empleara en jornadas de esterilización, poco a poco iría disminuyendo la población de animales callejeros.

Soy de las que cree en la necesidad de una ley que sancione el pésimo comportamiento de los humanos. Una ley que, junto a la esterilización y las campañas educativas, nos ayude a salir de este atolladero donde se confunden conceptos y se naturaliza el maltrato. La sociedad cubana se sumerge en el desastre total y en su hundimiento absorbe por igual a seres “humanos” y animales.

Niña

Sin embargo pudiéramos hacer mucho, por nosotros mismos y por ellos, solo tenemos que alejar la mirada de nuestro ombligo.

Hay que exigir al Estado que contemple políticas públicas también a favor de los animales; y las cumpla. Urge a nuestra sociedad desmontar los mitos sobre los animales;  aquellos que perpetúan la violencia, la crueldad y se sostienen con leyendas, sentencias, cuentos o refranes populares. Eso es imprescindible, así estaremos más preparados para acatar la ley cuando se logre.

Niña y Mochita son dos perras maravillosas, a pesar de no conocerme y de no estar acostumbradas al encierro de una casa, se portan muy bien. Son adultas, una de un año y pico y la otra ronda los tres.  Luego de la operación estarán listas para encontrar una familia que las acoja o de lo contrario, irán nuevamente para la fábrica de chocolates. En la fábrica  no pueden quedarse, los centros de elaboración de alimentos no permiten mascotas. La vida de las perritas estará siempre en constante peligro. Tú puedes cambiar eso; ayúdalas. Abre las puertas de tu hogar o difunde el mensaje.

 

Irina Echarry

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

6 comentarios sobre “Mochita y Niña están en peligro

  • Yo estoy en contra de aquellos que abandonan y maltratan los animales. Sin embargo, como enfrentamos de manera practica (ya!) el problema que ya tenemos: miles de perros y gatos abandonados en las calles, reproduciendose sin control, ensuciando aun mas nuestra ciudad ( que bien sucia que ya esta!) y siendo foco para enfermedades como la rabia y otras? Conozco almas caritativas que recogen algunos de estos animalitos, salvandolos casi al borde de la muerte y dedicando sus escasos ahorros para pagar por sus medicinas y su esterilizacion, asi como compartiendo sus escasos alimentos con ellos. Pero esto, si bien encomiable, no es suficiente. No todos tenemos un espacio para compartir con un nuevo miembro amen de otras consideraciones. Que hacer? Campannas masivas de esterilizacion? Eso reduciria su expansion, pero no resolveria los otros problemas antes mencionados.

    Respuesta
  • Ya las esterilizamos. Niña salió muy bien. Mochita se complicó un poco pero ya librará de esta. Son dos perras muy fuertes. Divulguemos su situación para que no vuelvan a la calle.

    Respuesta
  • Conocí a Niña y Mochita, dos perritas adorables. Cualquiera se llevará un premio a casa si desea acogerlas y darles abrigo. Son un amor.
    Irina las ha acogido temporalmente, las ha alimentado y esterilizado. En unos días ya estarán prontas para quien desee ayudarlas.

    Respuesta
  • Irina, voy a divulgar tu mensaje a través de Facebook, cómo me gustaría que la situación de estos animalitos se solucionase, aunque conociendo la problemática general de tu país, difícil lo veo. Estuve dos semanas en Cuba y me llamó mucho la atención encontrarme por las calles con perros sueltos, delgados, a algunos se les veía enfermos y tristes. Merodeaban cerca de los restaurantes por si caía algo. Poco puedo hacer para ayudar, todavía pienso en una perrita, blanca y negra, una cachorrita encerrada en una jaula con otros pequeñines puestos a la venta callejera, tengo su foto y la guardo, hasta inconcientemente le puse de nombre “Rumbita”, pero no pude comprarla, no podía atravesar con ella el Atlántico en un vuelo de más de 10 horas.
    Cuántas cosas para solucionar en Cuba! La situación y maltrato de los animales es consecuencia de la grave situación económica y política de país.
    Voy a divulgar tu mensaje para que se conozca la ayuda que tu y otras personas dais a estos animalitos.

    Respuesta
  • Te felicito Irina, hay que divulgar la situación de ellas y ponerlas en adopción rápidamente. Contacta a PAC, a CEDA o a Aniplant para hacer la campaña a favor de las perritas. Yo te difundo ahora en Facebook.

    Respuesta
  • Un granito de arena que aportemos cada uno es mucho mejor que no hacer nada pq es un problema muy grande el de los perros en situación de calle. Estoy segura que alguien las adoptará aunque sea desde lejos!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.