La maternidad incompleta

Verónica Vega

El abrazo de amor de El universo, la tierra (México), Yo, Diego y el señor Xólotl, 1949. Frida

HAVANA TIMES – Este segundo domingo de mayo, Día de las Madres y pretexto nacional para felicitaciones, visitas, regalos pagados con lo que no se tiene y cumplimiento de un ritual plagado de insinceridades, me sorprende tratando de salvar a un minino recién nacido y arrojado a la basura.

Reemplazar a la naturaleza es imposible. Y mientras veo el detrimento de un ser vivo que agoniza precisamente por la ausencia materna, me pregunto qué clase de sensibilidad se ha pretendido y pretende crear en los cubanos ensalzando únicamente el valor de la madre humana.

La maternidad comparte el principio de la protección y la compasión. Un instinto que se ha visto activarse en los animales hasta por especies diferentes. Hay historias verificadas de animales que han salvado incluso a niños.

Qué clase de especie prócer es el ser humano cuya superioridad consiste en ignorar las leyes básicas, misteriosas, que originan su propia existencia. En emplear su facultad de discernimiento y organización solo para dominar, manipular y abusar a su arbitrio y con desenfrenado despotismo.

El fundamento de todo poder es el servicio a los demás. Cualquier otro uso que se haga del poder biológico, físico, económico o político, es destructivo y contraproducente.

Recuerdo cuando en la escuela me hablaban del Día de las Madres, como si solo las mujeres tuviéramos el privilegio de la gestación y la experiencia del sacrificio en el cuidado de un ser que viene en indefensión total, dependiente de atenciones especiales y cuya carencia implica su muerte.

Entiendo que por ser escuelas laicas nunca me hablaron del principio de la Madre Cósmica, que en el hinduismo es considerada la shakti o energía responsable de la vida terrenal, que nos guía al cumplimiento de las leyes naturales para garantizar la salud, el equilibrio y la armonía.

Pero ni siquiera me hablaron de la Tierra, nuestro planeta, como una madre proveedora que nos sostiene y nos sustenta. Una madre que también acoge nuestros cuerpos cuando se ha exhalado el último aliento, y su destino es la descomposición y la putrefacción.  

Tampoco me hablaron de la maternidad animal, que es mucho mejor ejemplo de amor incondicional porque solo aspira a la seguridad e independencia de las crías sin esperar recompensa, sin poner trabas al ejercicio de su libertad.  Mucho menos me hablaron del derecho de los homosexuales a ejercer la maternidad, o de facilitar la adopción de niños huérfanos en lugar de garantizar su inaccesibilidad con una disfuncional burocracia donde los infantes son los primeros que pierden.

Postal de la organización Pac para el día de las madres.

Cuánto ganarían las nuevas generaciones de este país en franca crisis económica, moral, espiritual, si la propaganda oficial, en lugar de promover ofertas en las tiendas con pago en divisa, fotos enormes donde el concepto de familia está fundado en el confort material y en el consumo capitalista, desatara campañas para rescatar a animales abandonados que luchan instintivamente por sobrevivir a pesar de la impuesta y cruel desprotección materna.

Si estableciera leyes para castigar la irresponsabilidad y la prevaricación humana sobre sus semejantes y sobre otras especies.

Si ensalzara el valor del ejercicio de la piedad en cualquier expresión y sin distinción de edad, raza, credo, ideología, estatus social, sexo, género o cualquier otra denominación que intente separar la vida, de la vida.

Con tanto que nos hablan de la Patria en un lenguaje masculinizado donde priman los arrebatos de cólera y la práctica de la intolerancia en innumerables formas, jamás nos hablan de Cuba como la Madre que sufre la discordia y el rencor entre sus vástagos, como la Madre que ama por igual a todos sus hijos, incluso si están lejos de ella.

Veronica Vega

Verónica Vega: Creo que la verdad tiene poder y la palabra puede y debe ser extensión de la verdad. Creo que ese es también el papel del Arte, y de los medios de comunicación. Me considero una artista, pero ante nada, una buscadora y defensora de la Verdad como esencia, como lo que sustenta la existencia y la conciencia humana. Creo que Cuba puede y debe cambiar y que sitios como Havana Times contribuyen a ese necesario cambio.

6 comentarios sobre “La maternidad incompleta

    • Es el tercer domingo de junio.

      Respuesta
  • Bonito galimatías aderezado con ideología de género, esoterismo, jerga anticonsumo, ecologismo infantil, minimización de la maternidad humana y femenina y otras “modernidades” para minimizar el Día de las Madres que, en definitiva es algo que no hace daño a nadie y que sirve para honrar a las mujeres- Sí, a las mujeres, porque ninguno de los que participamos aquí salió de una zanahoria- que nos han dado amor y vida. Por cierto: Un abrazo y muchísimas felicidades a todas las señoras, humanas, femeninas y madres de todos los participantes de Havanatimes. Les deseo que pasen esta día en paz, alegría y arropadas por el amor de sus hijos.

    Respuesta
  • Te apoyo completamente, casi todas estas celebraciones están llenas de otros mensajes, que subliminares o no, se prestan para que la gente consuma y gaste más. Los dias de las madres deben ser todos los dias. Admiro a las madres animales que hacen tanto por sus crias, y por otras que quizas no sean de su misma especie. He visto hijos que regalan y atienden a su madre ese dia mas que ninguno, y los demas dias del año ¿no cuentan?

    Respuesta
  • Verónica, especial tu diario. Me llegó profundo, sobre todo el último párrafo!

    Respuesta
  • Jorge Alejandro, nunca propuse que no se celebre el Día de las Madres solo que sea mucho más que una tradición sensiblera y con tantas omisiones.
    Quisiera añadir dos detalles que olvidé incluir en el post. Mientras los medios en Cuba subliman la maternidad humana, no se hace profilaxis para la práctica sexual responsable y las jóvenes abortan como si solo expulsaran desechos de sus vientres.
    Se fomenta el odio y se practica y estimula el maltrato hacia mujeres que cuestionan la política oficial, como las Damas de Blanco. Hace unos meses a una periodista de Diario de Cuba, la Seguridad del Estado la amenazó precisamente con su embarazo, y a otra periodista independiente de Ciego de Avila, la amenazaron con la salud de su madre.
    Sueño con que el Día de las Madres sea un día para la expresión del respeto, de la piedad, y de la inclusión.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.