Conocer un poco a Panamá

 

Irina Pino

Arquitectura ciudad Panamá

HAVANA TIMES – La posibilidad de conocer ciudad Panamá por la invitación de un amigo, me brindó un cuadro agradable donde la gente es amable por naturaleza, algo elemental que en estos tiempos se ve cada vez en menor medida.

La violencia entre las personas cubanas se demuestra en el contexto cotidiano, tanto en una cola, en un ómnibus, o quizás en lugar, supuestamente, más apacible.

A decir verdad, por las calles que transité, cerca de Vía España, las personas eran amables al preguntarles por una dirección o cualquier cosa, reaccionaban bien y me daban la información con educación formal.

Pude percibir que en las tiendas y en los establecimientos también son muy diligentes, y terminan diciéndote: “a la orden”,  cuando solicitas un pedido.

Vi un homeless, que dormía a la puerta de un Mac Donalds. Aunque nadie se detuvo ni lo tocó a para saber que le sucedía.

Por primera vez, viajé en el metro, transporte que ofrece una comodidad y es climatizado, pero me atormenté al bajarme en la parada donde me dirigía, camino a uno de los malls más populares de allá: Albrook. Sitio enorme, con curiosas entradas que se identifican con animales como el tigre y otros no menos agradables a la vista, un detalle que atrae a los infantes para hacerse fotos.

Niños posando con tigre de Albrook

El nivel de consumo me pareció sofocante, la gente se eterniza en este mall y transcurren las horas sin apenas darte cuenta. Vas de una tienda a otra, mirando, curioseando, comparando precios, porque hay para todos los bolsillos, desde locales de productos de marca, los más sofisticados, hasta los más económicos, para la clientela de menor ingreso. Al final, puedes que acabes comprando mercancía que no te hacía falta. Aunque no fue mi caso, porque iba en plan de acogida.

Confieso que me alegró no encontrar en las calles animales abandonados, no había rastros de perros y gatos vagabundos, solo observé pájaros en los árboles. Eso me encantó y me hizo acordarme de mis colegas y amigas, Irina Echarry y Verónica Vega, dos cuidadoras que abogan por los derechos de los animales.

En aquella ciudad pululan lujosos hoteles, casinos, centros comerciales, cafeterías y restaurantes, lo raro es que no vi cines ni teatros, tampoco bibliotecas, aunque sé que los hay.

La música que escuché en varios locales fue el odioso reggaetón, como si fuera una maldición que me persiguiera. 

Hotel Veneto

Abundan los anuncios publicitarios, de compra y venta, alquiler de inmuebles, liderados por una arquitectura de singulares construcciones, edificios que de alguna manera asemejan los rascacielos de New York.

No visité las llamadas zonas rojas, sitios peligrosos, donde me contaba un taxista que ocurren asaltos. Tampoco fui a Colón, donde radica la Zona libre.

Estuve de pasada por barrios marginales, donde la vecindad sigue habitando antiguos edificios, que a pesar de ser feos, los apartamentos no carecen de aires acondicionados ni de electrodomésticos. La gente que decide residir allí, lo hace por los bajos alquileres.

Me quedan otros sucesos, que contaré más adelante.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

6 comentarios sobre “Conocer un poco a Panamá

  • Buen viaje, que lo disfrutes.
    homeless, no homless, además, en español tenemos muchas formas de decirlo: vagabundo, indigente, mendigo, etc.

    Respuesta
  • no estuviste durante los carnavales..????? esos panameños para chupar y rumbear no tienen precio… son gente, en mi opinión, que no se recomplican la vida mas allá de lo necesario y viven el momento.. son gente buena y tienen de todo, gente culta y tipos salvajes pero tienen en común que disfrutan la vida lo mejor que pueden según las posibilidades de cada cual, pero el disfrute es prioridad… espero que la hayas pasado bien y la experiencia te inspire.

    Respuesta
  • diviertete irina, que la estancia te sea muy agradable. un saludo. felicidades.

    Respuesta
  • Que parte de Panama tu fuiste, a ciudad Panama supongo porque bien pa dentro hay otro Panama.

    Respuesta
  • Muy buenas observaciones de tu primer choque con la civilizacion. En tus notas se nota todo lo que se ha perdido en Cuba. Muy sincero tu trabajo.

    Respuesta
  • Irina, pues claro que en las tiendas de Panamá (y de cualquier otro país excepto Cuba)te tratan bien, superbien; sabes por qué? , pues porque a la primera “gracia” que haga una empleada o empleado, una mala contesta o algo por el estilo al momento lo multiplican por cero, porque fuera siempre hay quien quiera el puesto de trabajo (nada de la chusmería de las tenderas y tenderos de la TRD, que siempre están a la caza a ver como te joden con las “multas” de los precios y demás). Es posible y yo diría seguro en ciudad Panamá y en otros lugares de ese país existan lugares donde las personas pasen necesidades, vivan en chozas, etc; pero eso es así en todas partes del mundo ( o en casi todas partes),sin exceptuar Cuba donde se contraponen la opulencia del Reparto Flores, el Laguito,etc a los barrios marginales de San Miguel del Padrón, para no remitirnos al interior de la isla. Disfruta el viaje, que Panamá es un país lindo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.