Mi opinion sobre racismo en Cuba

Por Repatriado

¿En que andará pensando?

HAVANA TIMES – Hace poco se publicó en HT un artículo titulado ¿Serán genes racistas los que consumen a la nación?  Comparto la opinión de la parte de la comunidad científica que aduce la existencia de divergencias genéticas que ameritan la diferenciación racial humana, la mejor prueba de eso está en las diferencias entre razas en cuanto a pronósticos médicos para algunas enfermedades.

A la vez, defiendo como verdad demostrable que las diferencias de comportamiento, siempre a nivel grupal, dependen infinitamente más del ambiente donde se hayan desarrollado los individuos, que de predisposiciones genéticas a actuar en un sentido u otro.

Con esto apunto que si la población carcelaria cubana es mayoritariamente negra, y la universitaria mayoritariamente blanca, en absoluto se debe a que los negros sean genéticamente más criminales o los blancos más inteligentes, sino a que el ambiente donde se desarrollan los negros y los blancos cubanos es marcadamente desigual.

Un abismo se creó entre los blancos libres, ricos o pobres, pero con posibilidades de desarrollarse dentro de la sociedad, herederos de la ilustración, predispuestos culturalmente a la superación intelectual y al asociacionismo proactivo e interconectados en redes familiares que sujetaban y rescataban a los emprendedores, entre otras infinitas ventajas.

Por otro lado, los negros fueron traídos, en muchos casos, de culturas que apenas superaban las neolíticas y que muchas veces no compartían religión, idioma y, en ocasiones, hasta eran ancestralmente enemigas. Separados de cualquier vínculo familiar previo, expuestos a experiencias traumáticas y deshumanizantes, coartada su libertad y minimizados por teorías “científicas” que atentaban contra su autoestima, entre otras infinitas desventajas.

Puede pensarse que desde el fin de la esclavitud en 1886, hace 132 años, es tiempo suficiente y sonar a justificación lo que nos parece tan alejado, no es así, la tatarabuela de mi esposa fue esclava, eso es nada en términos sociológicos.

Uniformidad racial.

La Abolición fue el comienzo de un proceso que apenas está comenzando, proceso donde los negros, en una inmensísima mayoría extremadamente pobres, iletrados, sin conciencia grupal, capaces de articular asociaciones de mutua ayuda y autodefensa, pero sin proyecciones a futuro, herederos de tradiciones extrañas a la comunidad, rechazados, estigmatizados, temidos, tenían que integrarse y competir con los blancos por las escasas oportunidades de trabajo.

Lo peor de esas desventajas es que se reproducen una y otra vez generación tras generación en un ciclo viciado donde cada nueva generación de blancos y negros heredan ventajas o desventajas, donde el esfuerzo personal ha de estar acompañado de políticas públicas tendentes a igualar oportunidades y mucha suerte para que algunos negros, muy poco a poco, rompan las barreras de la particular evolución que como grupo han sufrido dentro de esta isla y logren salir de la marginalidad, maximizando las posibilidades de sus descendientes para competir.

La marginalidad no es indecencia, pues es una situación que precede y condiciona a la conciencia, es vivir y desarrollarse en un ambiente donde la superación personal tiene profundas desventajas por un cúmulo de factores que pueden incluir mayores índices de criminalidad, de adicciones, de desestructuración familiar, lejanía física a las zonas económicas o estudiantiles y carencia de capitales acumulados intrafamiliares que ayuden a sostener iniciativas.

Durante la época republicana poco se hizo a favor del equilibrio entre razas, lo cual no significa que no hubiese grandes adelantos y logros, normalmente a título individual, dentro de la comunidad negra. Pero el poco intervencionismo social del Gobierno se retrajo, incluso, en ese aspecto.

El Estado posterior al 59 se adueñó de la iniciativa privada y acaparó e hipotrofió la sociedad civil cubana con desoladores resultados, pero como hasta un reloj detenido da la hora correcta dos veces al día, el totalitarismo gubernamental lo obligó a implicarse mucho más a favor de la igualación de las oportunidades, avanzándose notablemente en ese sentido.

Los negros cubanos hoy gozan de mayor autoestima, a nadie se le ocurre discriminarles en una escuela o un hospital, al menos, no de modo ostensivo. Si se les segrega aún para puestos laborales no es por racismo, es porque hay más blancos con preparación profesional que negros, y si repletan nuestras prisiones es porque los barrios marginales siguen siendo mayormente negros.

La gran mayoría de los cubanos que emigran son blancos, sea por tener familia emigrada previamente, sea por lograr contratos de trabajos debido a su mejor preparación. Esos cubanos que luego retornan o envían dinero son entonces, en su mayoría, blancos y de ahí el desbalance racial en la incipiente actividad económica privada en Cuba, pues del extranjero vienen normalmente los capitales iniciales para la pequeña inversión privada.

Las aperturas económicas que necesita la Isla van a incidir directamente en una segmentación de clases y por supuesto que muchos negros estarán entre los mayores perdedores. El estado que surja cuando se acabe la dictadura ha de esforzarse en corregir esa herencia.

Hay muchísimo más que comentar al respecto y ni de lejos agoto la multiplicidad causal del racismo, pero de momento dejémoslo aquí y quedémonos con lo fundamental, las diferencias entre blancos y negros no se deben a que haya una raza mejor, sino a que una raza ha contado con ventajas comparativas inmensamente superiores a la otra, dando pie a un ciclo que se retroalimenta.

Mezclar la idea de genética cubana y racismo es contraproducente, pues desconoce la génesis del racismo y alienta una explicación determinista, es peligroso porque inmoviliza a la sociedad proveyendo justificantes biológicos que fructifican en las mentes facilistas y carece de base alguna, pues no hay tal cosa como una genética cubana.

4 comentarios sobre “Mi opinion sobre racismo en Cuba

  • Buen artículo Repatriado. A mi entender el racismo en Cuba viene entronizado “desde arriba”, porque, con independencia de tres o cuatro negros en la plana mayor, y algunos en puestos inferiores, no se ve una presencia notoria. En Cuba se le ha dado un énfasis a una cultura marginal, desterrándose las buenas maneras y costumbres (existentes anteriormente tanto entre blancos como entre negros). El gobierno dió oportunidades a los negros para estudiar,etc, pero en lugar de enfocarse en eliminar lo marginal (de blancos y negros) al contrario lo promovió (como expresión de una “cultura” socialista, proletaria; cosa falsa porque en los extintos países socialistas los obreros, campesinos, etc disfruitaban del teatro, ballet, lectura, conciertos de música clásica,etc). Tal vez por eso hoy la sociedad cubana en gran parte se deleita con el “clancleteo”, la vulgaridad se multiplica, y el racismo se mantiene, con la variante que existen también negros racistas, contra los blancos y entre ellos mismos. Saludos.

    Respuesta
    • hola kamikaze, siguiendo mi propia lógica te diría que hay pocos negros en la plana mayor porque lo que representan no es el % total de negros y blancos en cuba, representan el % de negros y blancos “preparados” y desde esa perspectiva están bien representados pues por lo que explico en el post los negros han arrancado la carrera con una gran desventaja que aun falta mucho para igualar, algo de lo que pienso hablar pronto pues es un tema que me interesa mucho.

      Por supuesto que hay dirigentes racistas en cuba, blancos y negros, pero de verdad yo no veo una política racista y sí acciones y legislaciones contra el racismo.

      No veo motivos para acusarlos de algo más, que hayan hecho una buena política al respecto no quita ni minimiza el desastre general o la oportunidad perdida en manos de un gobierno que pudo hacer realmente una revolución.

      Respuesta
      • Saludos Repatriado, yo creo que el racismo es una asignatura pendiente en Cuba, el gobierno si bien dió y da oportunidades de estudio a todos no se enfocó en eliminar el racismo como tal ( o tal vez pensaron que con las oportunidades de estudio, empleo,etc era suficienta para erradicarlo); ese tema es muy complejo y no se circunscribe a la sociedad cubana, en practicamente todo el mundo se encuentra presente, en algunos pa[íses de forma más abierta, en otros más solapado. Yo no creo que exista una política racista en Cuba y pueden existir acciones y legislaciones contra el racismo, pero aún así este persiste y se manifiesta, desde expresiones orales, hasta posibilidades de empleo (que he leído en muchos paladares y demás negocios de ese tipo se excluye a los negros muchas veces).

        Respuesta
  • Una cosa si es cierta, cuando una persona es amable y decente , no importa de que color es , el resto de las personas que lo rodean no lo perciben como una amenaza; pero un lenguaje y apariencia marginal es percibida como una amenaza o al menos, algo preocupante; no obstante hay que reconocer que fue el racismo y la esclavitud lo que lanzo en masa a los negros hacia la marginalidad. Desarraigar a millones de personas de su cultura y su pueblo para trabajar para otros a la fuerza , sin salario, sin proyecto de vida , sin acumular riquezas, cultura y conocimiento; y despues quedando una vez libre , sin trabajo , sin compensacion y sin igualdad de oportunidades, es algo que no se borra tan facilmente .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *