Los buenos demonios es un bodrio

Irina Pino

Fotograma de “Los buenos demonios”

HAVANA TIMES – Gerardo Chijona, el director de Adorables mentiras y Boleto al paraiso, ha dirigido un bodrio que debían borrar del mapa fílmico cubano. En mi opinión, es un gasto de dinero y de tiempo.

Su última película, Los buenos demonios, homenaje al fallecido director de cine, Daniel Díaz Torres, posee una sinopsis atractiva: un joven taxista de vida normal…, es, en realidad, un asesino en serie: lleva a turistas a lugares apartados, los mata y los despoja de sus pertenencias.

El guion de Alejandro Hernández y del propio realizador, pudo ser interesante, pero se perdió en subtramas que muestran otros personajes con historias que no tienen peso y resultan banales.

Protagonizado por Carlos Enrique Almirante (que no tiene, ni aparenta 23 años), carece de sustancia y matices, está hueco, debido a sus acciones inconsecuentes.  El arma que usa para sus asesinatos, me remitió al filme de Woody Allen, Cassandras´s Dream.

Su madre es una mujer sobreprotectora, que mete las narices en la vida amorosa de su hijo y lo trata como un adolescente. Ella siempre teme por su seguridad…

Menos mal que no abundaron las escenas de sexo, esas que no faltan en las películas contemporáneas cubanas sin venir a cuento. Solo hubo pequeñas pinceladas eróticas. Nada que aporte un erotismo artístico, desde luego.

Las dos amantes del galán asesino son como un telón de fondo. El asesino tiene buen corazón, incluso, ayuda a una de esas mujeres a salir del país con el dinero de sus víctimas. Mientras no se gasta ni la cuarta parte de ese dinero para sus satisfacciones personales.

Circula un personaje, que interpreta Vladimir Cruz, dueño de un restaurante privado, con quien el protagónico se asocia. Su antecedente es un pasado turbio de su lucha como soldado en Angola. De eso no se habla, y queda como un cabo suelto.

No hay nada que nos atrape en el largometraje, ni el contexto social o el asunto del lavado de dinero. Tampoco surge el apego por algunos de sus personajes, o por aquella visión más fría de La Habana.

Aquí ha fallado la ambición de crear una historia, que no es policiaca, ni de suspense,  mucho menos psicológica.

Al concluir el filme, quedamos como si hubiéramos asistido a un propósito inútil, sin nada que decir.

Los buenos demonios

País: Cuba
Duración: 88 minutos
Año: 2017
Formato: Digital
Productor: Daniel Díaz Ravelo, Miguel Morales
Guion: Daniel Díaz Torres, Alejandro Hernández
Dirección de fotografía: Raúl Pérez Ureta
Editor: Miriam Talavera
Música original: Edesio Alejandro
Diseño de sonido: Osmany Olivare
Dirección de arte: Alexis Álvarez
Intérpretes: Carlos Enrique Almirante, Vladimir Cruz, Isabel Santos, Yailene Sierra, Enrique Molina, Alicia Hechavarría, Ulises Aquino…

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

6 comentarios sobre “Los buenos demonios es un bodrio

  • Parece que hay algo en lo que esta comiendo Chijona ultimamente que le esta haciendo dano, porque sus ultimas peliculas van de mal en peor. Fallos de guion, mala edicion, tramas sosas.
    Por cierto, antes que te lo diga otro, Chijona no tuvo participacion en Memorias del Subdesarrollo. Todavia estaba en el Pre conmigo.

    Respuesta
  • concuerdo con la articulista, prefiero ver por que lloran mis amigas, me parece mas interesante, los buenos demonios es un fracaso, tiempo y dinero empleados por gusto.

    Respuesta
  • Gracias Roberto, ya está enmendado el error. Abrazos

    Respuesta
  • Jajajaja, mejor descripción que esta no hay, yo vi un pedazo en casa de unos amigos y me desencantó. Con tu resumen creo que ni me voy a molestar en verla.

    Respuesta
  • El cine cubano está en decadencia, ¿cuántos realizadores se salvarán?
    Luis, mejor mira pelis de la filmografía europea. Te voy a dar una lista de unos críticos de las mejores peliculas del 2017.

    Respuesta
  • Hace años que no corro el riesgo de ir al cine para ver una película cubana. Prefiero copiarlas y pasarlas en la computadora, pausando con el cursor. Este acto generalmente precede a descartarlas por completo. La única que lamenté no ver en el cine después de verla en la compu fue Santa y Andrés. Es triste pero es cierto: el cine cubano actual es un reflejo de la descomposición cultural de la isla. De la desorientación de los cubanos y su falta de esperanzas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.