El hundimiento del chavismo y la responsabilidad de Cuba

Por Osmel Ramírez Álvarez

Raúl Castro y Nicolás Maduro.  Foto de archivo: Ismael Francisco/Cubadebate.

HAVANA TIMES – Siempre he resaltado, sin misterios ni tapujos, mi definición política: soy un socialista demócrata.  Ser “socialista” quiere decir que promuevo una organización de la sociedad que esté encaminada a proporcionar a los ciudadanos la mayor justicia social y equidad posibles.  Ser “demócrata” significa que abogo por la democracia representativa y participativa, (de verdad no fingida), tanto para conseguirlo como para mantenerlo.

Si hace falta la violencia o una dictadura, ya es síntoma de que hay problemas y las consecuencias podrían ser peores de soportar  que aquello que se pretende enmendar. Por eso cuando vi triunfar a Chávez y su movimiento político bolivariano hablando de un socialismo nuevo, de justicia social y de democracia, no pude más que simpatizar y celebrar.

Su arrojo político y su carisma colmaban esperanzas. Propuso y logró una nueva Constitución, sobre la base de una democracia que intentaba ser participativa. Un buen paso, aunque los canales políticos que usaron siempre los vi poco viables y proclives a usos despóticos. Y en efecto, terminaron empleándose para el control social y no para la verdadera participación ciudadana.

La idea de un enfoque nuevo al socialismo en el siglo XXI me cautivó, lástima que no se hizo con realismo. Atacar el capital o amenazarlo no es nada sabio, ni constructivo, mucho menos necesario. Y Chávez nunca generó confianza frente al capital, por el contrario, se mostró enemigo. Y ganó detractores poderosos y perdió aliados insustituibles. Aunque siempre le di el beneficio de la duda, y murió prematuramente dejando la parte fea de la escena a Maduro, al verlo en tales rumbos le avizoré con dolor el derrotero que hoy manifiestan.

En noviembre del 2010 aún todo lucía viento en popa. A pesar de la crisis momentánea por el descenso brusco del precio del petróleo en 2008 ya se estaban recuperando poco a poco y el dólar en el mercado negro costaba apenas 9 bolívares, a pesar de la alta inflación. Todavía las petro-finanzas pagaban sin límite las misiones sociales, condicionaba la política exterior, daban oxígeno a la siempre “asmática” economía cubana y abría puertas a organismos internacionales de integración.

Nicolás Maduro y Fidel Castro en La Habana el 19-3-2016, 8 meses antes de que falleció Fidel.  Foto: juventudrebelde.cu

En ese contexto escribí un trabajo sobre el tema, más de 7 años atrás, y lo divulgué como pude, de gente en gente. Cuando aquello jamás había navegado en Internet. Comparto estos breves párrafos que reflejan mis inquietudes de entonces, tristemente confirmadas:

“… por muy justos que sean los propósitos de los líderes que encabezan las revoluciones o procesos democrático-populares que están teniendo lugar en la región, si no tienen un proyecto que sea capaz de modificar democráticamente las bases de la dictadura solapada del capital, como lo debe hacer en efecto un proyecto socialista de nuevo tipo, están condenadas al fracaso.”

 “Ya no es necesario destruir la clase capitalista, ni la propiedad privada, ni el Estado, ni prescindir del dinero, ni temerle a la libertad política en un sistema que pretende alcanzar la justicia social, la democracia y el socialismo. Todo puede coexistir en armonía constructiva (…) (si se basa) en el equilibrio social.”

“Cualquier modelo socialista de nuevo tipo debe ser profundamente democrático y debe basarse en la más plena libertad política y en la pluralidad; debe forjar un Estado fuerte y protagonista en la economía y, al mismo tiempo, desarrollar el mercado; debe dar además protagonismo político a la clase trabajadora…”

“Si los dirigentes de la Revolución cubana optan por la actualización, (…), todo sería mucho más fácil para el perfeccionamiento del socialismo en Cuba y su triunfo en el resto de la región. Aquí existen todas las condiciones propicias (…) para trocar el viejo modelo copiado de la Unión Soviética, por el dinámico, democrático y revolucionario modelo socialista del siglo XXI.”

“Es entendible que renunciar a la estabilidad política, al inmenso poder que proporciona el modelo ortodoxo a los líderes de la Revolución, es muy difícil, (…). Pero ahora que el escenario se ha modificado favorablemente, no cambiar es un atentado, no solo contra el desarrollo de Cuba, sino contra el socialismo en general.”

“Una Cuba aferrada al socialismo del siglo XX daña enormemente a los proyectos socialistas del siglo XXI en la región, porque los estigmatiza, los marca, los hace cómplices de un supuesto proyecto engañoso, tendiente a radicalizar con el tiempo las otras revoluciones progresistas hacia el modelo cubano.”

“La necesaria imbricación de los otros procesos regionales con Cuba, la amistad manifiesta, la simpatía que muestran con nuestros líderes, la inserción de nuestro país en mecanismos de integración comunes, entre otros asuntos, no solo asusta a muchos sectores progresistas (…), sino que obstaculiza la necesaria incorporación de la pequeña y mediana empresa al desarrollo económico impulsado….”

“En resumen, incrementa la contrarrevolución, atrasa la implementación del socialismo nuevo y los podría conducir, como consecuencia de su ejemplo y de la reacción capitalista, al callejón sin salida de la radicalización, innecesaria y muy contraproducente con lo que hoy se necesita.”

“Si Cuba no le responde al nuevo socialismo (…) y si no se reacciona a tiempo, entonces puede que se pierda este precioso momento histórico que se está dando…”

¡Y el momento se perdió!

Como socialista sufrí viendo ese proceso de radicalización en marcha, hoy ya coronado. No puedo aprobar que en nombre del socialismo se fomente el autoritarismo, sin importar su origen electoral. Y otorgo al Gobierno de Cuba una responsabilidad inmensa, tanto en el fracaso, como en la insostenibilidad. No cambiar a tiempo ha sido un crimen en todos los sentidos y ha traído consecuencias nefastas no solo para los cubanos.

La nueva izquierda debe superar el trauma de creer que debe gobernar para siempre, una vez ganado el poder. Es un rezago marxista-leninista que les toma por asalto la psiquis. Perder es normal, equivocarse también, y rectificar: un imperativo.

Lo que no es normal ni podemos aceptar los socialistas sinceros es que se ensucie nuestra tendencia política por causa del radicalismo y la falta de sentido cívico. El pueblo es quien pone y quien quita, con respeto y obediencia al juego democrático.

La derecha no es nuestra amiga, su empoderamiento responde, esencialmente, al interés del gran capital y como siempre ha errado muchísimo para conseguirlo, pero eso no justifica que desde el poder, y menos si se es socialista, se emplee el juego sucio del autoritarismo anticonstitucional.

En política perder puede ser ganar si en la derrota uno no se arroja al lodo, como lo hacen de a lleno hoy los chavistas, y mejor se nutre de las experiencias. Ojalá pudieran reaccionar hoy mismo y dejaran de hundirse en el pantano del despotismo. No sé si son unos descarados a “rajatabla” o están enfermos de una lógica historicista-dogmática que les tiene cautivo el raciocinio más elemental.

Cualquiera nota que su obstinación por el poder y por imponer un socialismo torcido que solo existe en sus mentes, no tiene futuro. Porque de aquella noble idea inicial de Chávez, que estremeció el continente y que siguen esgrimiendo como bandera, solo queda un difuso espejismo.

 

16 comentarios sobre “El hundimiento del chavismo y la responsabilidad de Cuba

  • Creo que esta es muy buena reflexion, por eso esas mismas razones que describes la mayoria de los pueblos de A. Latina le huye a la izquierda, al ver los resultados y como han impuesto por la fuerza algo que se supone que todos quieran, la izquierda de A latina que aun defiende a maduro z al gob cubano en su forma de actuar ha perdido toda credibilidad.

    Respuesta
  • A veces es necesario el sentido comun para entender lo que subyace oculto en cada sistema socioeconomico para no caer en ingenuidades; primero , un gobierno que controla toda la propiedad productiva o casi toda , jamas se expondra a elecciones , y de haberlas , la alternancias en el poder con otra concepcion de la propiedad productiva seria la locura del siglo , en un mandato se vende la propiedad estatal, en el otro se confisca y vuelve a ser del estado y asi el cachumbambe. El actual gobierno de Cuba con su concepcion estatal de la economia jamas sera democratico sencilla y llanamente porque no lo necesita; la democracia es el gobierno necesario para una sociedad de productores libres , para regular las relaciones entre ellos ; para repartir el arroz entre la poblacion no hace falta democracia , con la libreta es suficiente; Para que quisiera un cubano democracia en un sistema socialista estatalizado y centralizado?, para nada, los que supervisan , controlan , censan y gestionan la economia en el sistema cubano ya estan puestos por el gobierno. Aquel sistema de libres productores , con libre mecado, libre expresion y democracia , ya tiene nombre y no tiene nada que ver con socialismo de ningun siglo. Segundo , ese trapicheo de dinero y proyectos entre gobiernos de izquierda en America Latina no es mas que una forma de evadir el sistema crediticio bancario porque esos gobiernos pierden o perdieron credibilidad; entonces usando la ideologia se aprovechan del dinero recaudado de los contribuyentes por algunos gobiernos de izquierda con mejor economia ; pero como de izquierda al fin , no acostumbran a rendir cuentas de estas obras “caritativas”; esto es algo propio de los intelectuales de izquierda , de no ver el dinero como algo que cueta producirlo y a costado esfuerzo ajeno , y creen que pueden dar beneficios a diestra y siniestra aunque con ello estrangulen a la economia, olvidando que la economia es la que satisface nuestras necesidades , no sin antes aplicarle a ella recursos financieros, materia prima, recursos energeticos y muy importante , recursos humanos y cantidad de trabajo; por lo que tomar beneficios por adelantado tiene un peligro enorme, genera deuda y vagos. Creo que lo peor que le puede pasar a un pais es ser gobernado por intelectuales teorizantes de cualquier experimento social , y si son de izquierda , peor!.

    Respuesta
    • Excelente comentario.
      Cabe señalar que la izquierda no es tan benevola, es mucho mas dañina de como la pintan.
      El articulista a pesar de su experiencia todavia sigue confundido, no ve que el socialismo real y bueno no existe; es una utopia

      Respuesta
  • No sé por qué todavía se sigue en la creencia de que con Chávez todo era mejor, o que maduro fue el que torció el rumbo.. Lo que vemos en la Venezuela actual no es más que lo que Chávez comenzó y no pudo ver por su prematura muerte. El bajón en los precios del petróleo y las burradas de Maduro y comparsa no han hecho más que acelerarlo. Ese autoritarismo empezó con Chávez, y para muestra, un botón ¿Qué pasó cuando quiso poner en la Constitución lo del socialismo? Su pueblo en referendum se lo negó. después de calificar esa voluntad soberana como “una victoria de m….”, ante las cámaras, lo impuso pór ley habilitante gracias al circo de focas que era la entonces asamblea nacional. ¿Eso es ser demócrata?. El desastre económico y la corrupción y el enriquecimiento ilícito de porporciones bíblicas, empezaron por su propia familia; y se extendió a todos sus principales paniaguados. En plena asamblea nacional apoyó a los narcotraficantes de las FARC, aunque tuvo que recular ante el asombro y el rechazo de la comunidad internacional ante sus plabras. Las pandillas de delincuentes como Lina Rom y los colectivos no empezaron con Maduro, sino con él. Esto que vemos hoy en día no son más que los resultados del desastre que comenzó con él; y la banda de corruptos que desgobiernan Venezuela son, en su inmensa mayoría criaturas de Chavez.

    Respuesta
  • Y me faltó decir que la alianza funesta con el castrismo empezó con Chávez, a pesar de toda su hipocresía ciando declaraba ante cámara que en Cuba había una dictadura, para no crear rechazo en el electorado de entonces; el que empezó la regaladera de los recursos del pueblo venezolano a Cuba fue Chávez; el que declaró cínicamente que cuba era “el mar de la felicidad” fue Chávez.

    Respuesta
  • En mi opinion, una exposición impecable
    de Osmel Ramirez en Havana Times.

    Copio lo que me parece mas contundente:

    … no es normal ni podemos aceptar los socialistas sinceros que se ensucie nuestra tendencia política por causa del radicalismo y la falta de sentido cívico. El pueblo es quien pone y quien quita, con respeto y obediencia al juego democrático.

    … no se justifica que desde el poder, y menos si se es socialista, se emplee el juego sucio del autoritarismo anticonstitucional.

    En política perder puede ser ganar si en la derrota uno no se arroja al lodo, como lo hacen de a lleno hoy los chavistas, y mejor se nutre de las experiencias. Ojalá pudieran reaccionar hoy mismo y dejaran de hundirse en el pantano del despotismo. No sé si son unos descarados a “rajatabla” o están enfermos de una lógica historicista-dogmática que les tiene cautivo el raciocinio más elemental.
    ________
    Yo me pregunto sobre el equilibrio mental del señor Maduro.
    En la vida, las personas racionales deben dedicarse a aquello en lo que son buenos, se les da bien, cosechan éxitos y reconocimientos.

    Respuesta
    • El “equilibrio” está bien en Maduro, la sinvergüencería no es una enfermedad. El tipo es bruto. Lo subieron del fondo a la cima, se ve y siente como nunca soñó y está en la Gloria. De ahí hay que sacarlo a la fuerza. Se siente Rey, obedeciendo a los cubanos, pero rey en su tierra. Los que lo rodean están ocupados en llevarse y esconder cuanto pueden. Si el “socialismo” pasó por ahí, fue en la mente de Hugo, nunca más allá.

      Respuesta
  • cuando alguien encuentre un caso de socialismo de izquierda que no haya acabado con el pais y en dictadura que por favor lo diga

    Respuesta
  • Yo jamás le di el beneficio de la duda a Chavez, desde que apareció en escena de la mano de Fidel no me cupo duda de por donde iba, su socialismo del siglo XXI fue siempre un timo.

    Recuerdo que mis amigos, miembros del PSOE o de Izquierda Unida me daban las cifras del cambio en Venezuela por allá por el 2006, todo maravilloso y no entendian por que yo era tan pesimista, y es que desde siempre vi en Chavez un populista egocentrico que estaba convirtiendo al Estado en su herramienta de engrandecimiento personal, y eso siempre es mediante políticas cortoplacistas con dramáticos resultados que ya estamos viendo hace unos años.

    Lo más triste de Chavez o Fidel es la desilución, logran catalizar la voluntad popular de un modo genuino y apabullante y entonces se creen que ellos son más importantes que el resto, que son insustituibles y terminan pervirtiendo el sistema para enquistarse.

    Hermano mio por muy socialista que seas, honestamente no se como pudiste darle un voto de confianza a un tipo tan vulgar, prepotente, verborreico y sobre todo, tan adorador del castrismo coo hugo chavez, que germine en paz.

    Respuesta
    • Repatriado: simpaticé con el chavismo, en sus grandes rasgos, porque abrió el juego con cosas muy en sintonía con mis propias ideas. Claro que dudé y temí, y tuve certezas de cosas no viables ni éticas, por eso escribí aquellas palabras, ahogadas mis esperanzas con la dura realidad. Le di el beneficio de la duda como se lo doy a todo el mundo, por costumbre de esperar siempre lo mejor de todos aún estando listo para no sufrir si fallan. Todos esos adjetivos terminan enlodando a hombres con buenas ideas que terminan enlodando sus propios pies. Creo en el socialismo y mi visión de una sociedad más justa no tiene ni necesidad ni espacio para esos liderazgos arrolladores tan dañinos.

      Respuesta
  • Zeid Ra’ad Al Hussein, alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, indicó que la libertad de expresión, la asociación y la asamblea pacífica están siendo reprimidas y severamente restringidas por el gobierno de Nicolás Maduro

    Respuesta
  • Atanasio.

    A Bolivia de Evo y Nicaragua de Ortega no les ha ido mal…
    pero aun estan a tiempo de rectificar

    Respuesta
    • Eso no es socialismo como tal, de lo contrario tendriamos que incluir a los paises nordicos tambien. En Nicaragua y Bolivia existe la propiedad privada, burguesia y como señala el marxismo: existe la explotacion del hombre por el hombre.

      Respuesta
  • Bueno, el título de este post mirándolo sin leer el contenido, puedes incitar al odio a los cubanos y no a su régimen carcelario, verdadero responsable de parte del désastre que vive Venezuela, sumado a esto la corrupción de sus líderes que comienzan bien pero su sed de poder los embriaga hasta la ridiculez.
    Lamentablemente los paises progresistas uno a uno están callando en esa trampa que trae querer apostar por un socialismo que ignora las lógicas del mercado y la naturaleza del ser humano, sumado a que vivimos en un mundo que cada vez está más conectado.

    Respuesta
  • La noble idea inicial de chavez fue robar y derrochar a 4 manos, me sorprende que hayan todavia ciegos que no quieran ver, chavez era un militar proveniente de una familia pobre, hoy sus descendientes y familiares tienen patrimonio multimillonario, al igual que sus mas cercanos colaboradores. El sociolismo del siglo XXI es la misma robadera, corruptela, nepotismo y sobre todo irrealizable utopia basada en una teoria estupida que esta destinada al mismo basurero que el sociolismo del siglo XX, del XXII, del XXX o del que sea.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.