La unidad en la Revolución cubana

Por Elio Delgado Legón

La Asamblea Nacional de Cuba en sesión. Foto: Roberto Suárez /granma.cu

HAVANA TIMES – Algunas personas critican el hecho de que en el Parlamento cubano no se produzcan discrepancias y discusiones porque alguien esté en contra de la aprobación de alguna ley o disposición, sino, por el contrario, después que se expresen todas las opiniones y propuestas de modificaciones, los textos sean aprobados por unanimidad. Sin embargo, lejos de criticable, esa unanimidad expresa la unidad existente en la Revolución cubana.

El presidente cubano Raúl Castro ha expresado en reiteradas ocasiones que está en contra de la falsa unanimidad, que todo el que tenga alguna divergencia debe plantearla y fundamentar sus puntos de vista. Generalmente, los documentos y leyes que se aprueban en el Parlamento son discutidos y analizados en el seno de las comisiones permanentes de trabajo, en la que participan los especialistas y conocedores del tema en cuestión; por lo tanto, cuando un documento llega al pleno de la Asamblea Nacional, lo que recibe son pequeñas correcciones y posteriormente es aprobado de forma unánime.

Contrasta esa situación con los parlamentos, tanto unicamerales como bicamerales, en los que se producen verdaderas batallas, incluso riñas tumultuarias, porque las numerosas facciones y partidos políticos no están todos en el mismo objetivo de defender los intereses de su pueblo, sino que defienden intereses particulares, de clase o de partidos, lo cual necesariamente tiene que producir roces y discrepancias de esos elementos entre sí y con los que realmente buscan favorecer el bienestar del pueblo que los eligió.

La Revolución cubana, desde sus inicios en 1868 contra la dominación española, tiene ejemplos positivos y negativos que pueden ilustrar la importancia de la unidad en su desarrollo y consolidación. La falta de unidad durante la Guerra de los 10 años (de 1868 a 1878) llevó al fracaso de esa contienda, en la que una parte de los jefes firmó un pacto de paz con el ejército español, sin haber alcanzado uno solo de los propósitos de esa guerra, lo que obligó a la otra parte de los jefes, encabezados por el general Antonio Maceo a protestar contra el llamado Pacto del Zanjón, aunque no pudieron sostener la lucha por mucho tiempo y se vieron obligados a embarcar hacia el exterior.

Un ejemplo positivo fue la creación, por José Martí, de un partido para organizar y dirigir la guerra, en la que la unidad fue un factor decisivo para llevarla al éxito en solo cuatro años, en los que el desgaste de las fuerzas españolas se hacía evidente y el triunfo se divisaba en el horizonte. Solo la intromisión del  ejército estadounidense frustró la toma del poder por los cubanos, que solo recibieron humillaciones y discriminaciones y tuvieron que soportar, además, la ocupación del país por otro ejército y ver como se fracasaba también la independencia de Puerto Rico.

No se puede hablar más de unidad en Cuba desde 1902 a 1958, período caracterizado por gobiernos corruptos y sangrientas dictaduras, que sumieron al país en la ignorancia, la insalubridad, la extrema pobreza y el subdesarrollo, males a los que se refirió Fidel Castro en su alegato de defensa en el juicio por el asalto al cuartel Moncada, publicado con el título de La historia de absolverá.

Desde 1959, cuando triunfa la Revolución contra la dictadura de Fulgencio Batista, la clara visión de su líder Fidel Castro estuvo enfocada en lograr la unidad de todas las fuerzas que participaron en la lucha armada, lo que se fue logrando paso a paso, hasta que, siguiendo el ejemplo de José Martí fue creado un partido para dirigir la Revolución y en torno a ese partido se ha logrado una unidad monolítica en la que todos luchan y trabajan por un mismo objetivo: desarrollar al país y darle al pueblo una vida digna y próspera.

Claro que al gobierno imperial le disgusta que nuestra Revolución tenga éxitos y hace todo lo posible por obstaculizarlos. Y como en todo proceso progresista, siempre hay retrógrados que se le oponen y le hacen el juego al enemigo, y el cubano no es una excepción, pues hay algunos que, conscientes o no, están jugando ese triste papel. No quieren que les llamen contrarrevolucionarios y han inventado otros epítetos, pero llámense como se llamen, el hecho es que se están oponiendo a una revolución que ha logrado una unidad que puede servir de ejemplo a otros pueblos y que, a pesar de todo, gracias a esa unidad, tiene el futuro asegurado.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

14 comentarios sobre “La unidad en la Revolución cubana

  • Sí, Elio, una unidad tan monolítica, que el montón de carnets del partido a la entrada de la embajada de Perú casi daba al pecho; y no te cuento los militantes que han renunciado o que se han ido, o que han salido y no han vuelto. Eso, por nada más hablar de los militantes. Raya en el irrespeto total a la inteligencia ajena tu monserga que nada más con salir a la calle y oír a la gente, se cae a pedazos. Si hubiera esa unidad, no reprimieran tanto como reprimen, no le tendrían el terror que le tienen a la libre expresiön, a internet, al disenso, al libre acceso a la información, y sobre todo no legislarán tanta basura que está totalmente en contra de lo que la mayoría amplía de la población demanda.

    Respuesta
  • Coño, que clase de sintonía de pensamiento y criterio la de los parlamentarios cubanos! ajajajaj, mejor vamos a tomar este post como un chiste. Ninguno de los parlamentarios tiene c….(u otra cosa) para levantar la mano y decir que no está de acuerdo (aunque por dentro diga a si mismo: que ley más absurda!). En cuanto a lo de que el ejército libertador estaba a punto de vencer a los españoles, tengo mis dudas al respecto.

    Respuesta
  • Estan tan acoplados que deberian tocar sinfonias

    Respuesta
  • Este artículo lo leí por primera vez en 1979, tenía 12 años. Ahora releyéndolo pude recordar cada palabra y cada signo de puntuación. Curiosamente la opinión que me dejó en aquel entonces, sigue siendo la misma: Es como una mentira dicha en el país de los incrédulos.

    Respuesta
  • Saludos Elio,
    Yo se que tu no lees los comentarios, que no te interesa la retro-alimentacion, igual que a tu gobierno/partido. Pero para que no se me quede nada por dentro, te dire:
    Si a los 644 diputados se les realiza una prueba de conocimientos de legislacion seria grande la sorpresa, casi nungun delegado de ningun pais (ni los que son abogados) escriben las legislaciones, para eso existen equipos especializados.La funcion de ellos es garantizar que responda a los intereses de sus electores. Por eso los nobeles no encabezan grupos sobre ciencia, defense, economia interna, exportacion ect, sino miran para aprender para convertirse en lideres en in futuro. Tambien reciben entrenamientos, para conocer como ser mas efectivos.
    En Cuba, el gobierno, Raul, necesita carneros, no legisladores cuestionando el presupuesto de GAESA o el dinero del Ministerio del Interior que nadie conoce.
    Escribir hiperboles para marear a los que no han sufrido el Sistema es triste. Se objetivo alguna vez y habla la realidad (como panfilo) para ayudar al pais que como la Habana ya no aguanta mas!
    Espero que alguien te comente sobre esto!
    Saludos y mucha salud, a ver si mejoras viejo
    Frank

    Respuesta
  • Elio, no salgas de la burbuja mental en que vives porque el dia que te asomes en la Cuba real te van a dar minimo 60 infartos, uno por cada año de revolucion…

    Respuesta
  • Si si cómo no. De buena fuente conozco las broncas que se arman “allá arriba” pero sabes lo que dicen después que votan con unanimidad?
    “Yo no me pongo en contra porque al final esto no lo va a cambiar nadie mientras estén los viejos comunistas estos en el mando, así que mejor sigo la corriente”.
    Saludos y buena suerte con esa creencia.

    Respuesta
  • Señor Elio con todo respeto: Cree usted logico que un grupo de 644 personas puede estar 100% de acuerdo en todo y que esto no ocurra una ni dos veces sino que se halla repetido por casi 60 años.
    Por otra parte lo que ha escrito sobre la opinion de Raul Castro con respecto a tener divergencias y fundamentar sus argumentos. Comenzando le dire que mas del 75% de la poblacion esta en desacuerdo con el gobierno e incluso muchos de los diputados tambien discienten, pero todo el mundo sabe que dejar entredicho cualquier rasgo de desacuerdo con el gobierno y todo lo que emana de el en cualquier escenario cubano, implica que la seguridad del estado te empiece a trabajar, como dicen ellos y terminen haciendote tierra como lo han hecho siempre. Asi que para los diputados es mas facil no buscarse problemas levantar su manito y seguir resolviendo su problema. Es triste, pero es la pura verdad. Al final la unica solucion para resolver todos los problemas de Cuba es liberando al pais de una vez por todas del poder del Partido Comunista con todo su aparato politico, economico y militar, que se hace llamar Revolucion Cubana. Ojala y existiera de verdad una Revolucion Cubana para que se acabara con el Facismo Capitalista de Estado que existe hoy.

    Respuesta
  • A mi encantan los articulo de Elio, me ayudan muchísimo a comprender el pensamiento retrógrado, conservador y contrarrevolucionario dominante entre los “revolucionarios-comunistas” cubanos. Felicito sinceramente a Circles por mantenerlo en las páginas de HT. Además a veces cuando uno quiere pasar un buen rato y divertirse puede acudir a sus artículos. Un abrazo Elio.

    Respuesta
  • si elio, hay que tener pantalones para discrepar en la Asamblea nacional porque despues con el diputado no se sabe que pueda pasar, por eso tal vez todos levanten la mano hipocritamente.

    Respuesta
  • La “unidad” de esa Asamblea “Robotica” no es mas que una caricatura en el mundo de hoy. Es preferible que se den una trompada de vez en cuando a que se comporten como un rebaño de ovejitas. Ustedes tienen las armas y reprimen muy bien. Si no fuera asi otro gallo cantaria.

    Respuesta
  • Que falta de respeto a la inteligencia.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *