Último aviso

Por Pedro Campos

Foto: Daniel Estévez

HAVANA TIMES – A  partir de herramientas muy conocidas por los universitarios cubanos de todas las ciencias sociales, se pueden identificar las grandes contradicciones por las que están atravesando la dictadura, sus cabecillas y su sistema político-económico-social, vendido como socialismo.

Según la Economía Política enseñada en las universidades cubanas, toda sociedad se compone de una base y una superestructura entre las que hay una suerte de correspondencia dialéctica, donde la base determina sobre la superestructura, pero esta, a su vez, influye sobre aquella.

La base estaría integrada por las relaciones económicas establecidas entre los seres humanos de una sociedad dada y por el nivel de desarrollo de sus fuerzas productivas, la tecnología y sus productores. La superestructura sería el conjunto de instituciones políticas, jurídicas, sociales y otras, junto a las formas de la conciencia social predominante.

En la sociedad castrista,  la superestructura estaría caracterizada por la existencia de una figura central que siempre lo determinaba todo política, economía y en la sociedad en general. Una dictadura clásica discursada  con vocabulario “socialista”.

El Líder de la Revolución, Comandante en Jefe y luego también, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros definió la Constitución y sus cambios, quiénes integraban el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial y muchas veces los ejercía los tres al mismo tiempo. En juicios significativos establecía las sentencias.

Nombraba todos los cargos importantes  en el Partido, los ministerios y el Gobierno. Determinaba cómo serían la educación y la salud pública, de qué color serían los uniformes escolares y qué podía comer y vestir cada ciudadano, según una libreta de racionamiento. Definía el dinero y recursos para cada ministerio y para los planes generales que él consideraba importantes.

Cuando la JUCEPLAN, Junta Central de Planificación, copia del GOSPLAN de la URSS se interpuso en sus controles y sugería avanzar seriamente hacia una cierta descentralización, la desapareció en un discurso, con todo el Sistema de Dirección y Planificación aprobado en el 1er Congreso del PCC.

En verdad determinaba sobre vidas y haciendas de todos los cubanos. 

Un conjunto de leales con prebendas, con castas, alta, media y baja en la nomenclatura burocrática, se encargaba de mantener la ejecución de sus decisiones a todos los niveles y en todas las instituciones subordinadas a ese centro.

No. No estoy describiendo un sistema feudal en el Medioevo europeo, ni una etapa de la época faraónica. Es lo que hay todavía en Cuba, creado a imagen y semejanza del difunto caudillo, por y para él mandar, quien concentró y ejerció el poder como no lo logró ningún rey ni faraón.

La base económica de esa  sociedad, las relaciones de producción, propiedad, cambio, distribución y consumo, se caracterizaba por la propiedad estatal, explotada en forma parecida a la esclavitud generalizada en Mesopotamia, envuelta en forma salarial, como en el capitalismo, con montos que él decidía. La propiedad llegó en un momento al 90 % de la tierra y todas las industrias y empresas de todo tipo, grandes, medianas y pequeñas, hasta los puestos de frita.

Todos los trabajadores tenían garantizadas salud y educación a cargo del Estado paternalista, que los cuidaba y preparaba para poderlos explotar mejor, como los esclavistas con sus dotaciones.

Ese “socialismo” quedó descrito por el Apóstol  en su obra La futura esclavitud (1884).

De manera que existía una especie de correspondencia entre una base económica caracterizada por relaciones de producción del tipo esclava generalizada, disfrazada en un salario espurio, y la estructura política que iba de un reinado feudal a un sistema faraónico de castas.

Según esa Economía Política, si la base o la superestructura cambiaban, la otra también debería hacerlo y, con el desarrollo de las fuerzas productivas, la tecnología y la preparación de los trabajadores y profesionales, si las relaciones de producción no cambiaban igualmente, las contradicciones entre ellas podrían llevar a convulsiones sociales.  

Sin embargo, hoy, a más 10 años de la enfermedad del caudillo, del traspaso del  poder  al hermano-heredero y a uno de la muerte del rey-faraón, el sistema político de la superestructura con decisiones centralizadas, concebido por y para él, sigue esencialmente igual, como si nada hubiera pasado.

Eso explica, en parte, los complejos fenómenos que enfrenta hoy el castrismo, producto de su inmovilismo continuado en la era pos Castro.  

También, hace más de 20 años, obligados y a regañadientes debido el desastre ocasionado  por el estatalismo, se vienen realizando transformaciones en aspectos de la base económica, como las inversiones extrajeras, la economía privada y últimamente el cooperativismo no agropecuario, acelerados con la caída de la URSS, el llamado Período Especial, la disminución de la ayuda venezolana y la necesidad de abrir espacios que absorbieren el desempleo que generaría “la actualización” del modelo bajo control de Raúl y sus militares. 

En esa cuerda se fue abriendo el intercambio con Occidente, especialmente las relaciones familiares con los cubanoamericanos, cerradas por decenios. Cientos de miles de cubanos empezaron a vivir de las remesas y el mercado privado de los viajantes (mulas). Las modernas técnicas de producción fueron llegando, se fue conociendo más el modo de vida estadounidense, que siempre atrajo a los cubanos, por cercanía y empatía, y empezaron los viajes fuera del país. 

Entran las nuevas tecnologías de la informatización, que a pesar de todos los obstáculos, riegan información y conocimiento por todos lados.  

En vida del caudillo y con su aparente desacuerdo, se inicia un acercamiento al gobierno de EE.UU, para ver si “el dinero del imperialismo  resolvía los problemas creados por el socialismo”, hasta que el miedo “al mal necesario” y al estímulo al reformismo ofrecido por la política de Obama, provocaron la reacción del  Jefe histórico todavía vivo y comenzó de nuevo la marcha atrás,  y la lucha contra “la corrupción de los privados y cooperativistas”.  

Con varios movimientos en las fuerzas productivas de la  base económica y en las relaciones de producción, cambio propiedad, etc., el Gobierno sigue apostando y legislando a favor a la excesiva centralización de la propiedad y la apropiación, junto a los monopolios estatales de comercio.  La economía privada, cooperativa y las inversiones extranjeras están sujetas a infinidad de regulaciones que limitan su desarrollo y sin un respaldo legal que les garantice su actividad.

Otros aspectos de la conciencia y las relaciones sociales cambian, pero el modelo político de control y decisiones se mantiene. Ni el partido, ni la constitución, ni las leyes en general  han sufrido un proceso de democratización que refleje los cambios reales que se producen en la base. 

Desde que asume el poder, Raúl acelera el control sobre el resto de las instituciones de la superestructura y de la economía. En esa carrera desesperada que inicia en 1989, con las causas contra los generales Ochoa y Abrantes, sustituye con sus guardias a miles de cuadros del Gobierno y el Partido por “perestroikos” y saca del poder a los colaboradores del hermano.

La actualización  ha significado la concentración del control de los militares en el área económica de las divisas, como mismo ha pasado en lo político. Las empresas estatales y todo el mercado que funciona con moneda nacional se rige por el viejo sistema estatal ultra centralizado. 

Abundaron los consejos sobre la necesidad de cambiar mecanismos, eliminar controles y monopolios, democratizar la economía y el sistema político, romper los viejos esquemas centralizadores,  permitir las múltiples formas de producción que caben en el socialismo y desarrollar plenamente las libres,  privadas o asociadas. Pero toda propuesta diferente es vista como “actividad enemiga”. Se arreció la represión y se amplió a otros sectores más allá de la oposición tradicional. 

Raúl  y su equipo han sido incapaces de ajustar la superestructura ni de facilitar los cambios necesarios en las relaciones de producción. Con sus militares se abalanzó a controlarlo todo, bajo los esquemas fidelistas. Hoy la economía cubana está en ruinas.   

Ha dicho que se va del Gobierno. Pero ¿se queda tras bambalinas para dar una imagen de cambio, o entregará realmente el  poder? ¿A quién deja, quién se hace cargo de esta “cabeza de caballo”,  de esta retahíla de contradicciones irresueltas entre base y superestructura, entre fuerzas productivas y relaciones de producción, entre ánimos libertarios y trabajo semiesclavo,  entre el atraso económico y la cantidad de técnicos y profesionales calificados, entre el oscurantismo castrista y la potente luz de Internet, junto a la encomienda de no cambiar nada de lo que debe ser cambiado?

¿No aprendieron lo que estudiaron sobre los clásicos? 

Solo nuevas caras no comprometidas con tanta corrupción pueden  asumir los cambios necesarios en la base y la superestructura para ponerlos en concordancia y a tono con la modernidad. De otra forma una implosión parece  inevitable, como ocurrió en la URSS y en los “países socialistas”. 

Se acabó el tiempo. Último aviso.

8 comentarios sobre “Último aviso

  • Pedro ciertamente, como tú dices “Se acabó el tiempo. Último aviso”, pero como el castrismo es testadura y no ceja, nosotros los demócratas cubanos tenemos que subirle la parada y si ellos de forma institucional no inician las reformas que Cuba necesita, tenemos que ser, los que contra viento y mare, demos los pasos necesario para de forma institucional a través de un parlamento alternativo, parlamentar las instituciones y la constitución democráticas de Cuba porque no podemos esperar el último aviso y aprovechar el tiempo que nos queda porque “el tiempo perdido hasta los muertos lo lloran” y aquí el cadáver insepulto es el castrismo, nosotros “estamos vivitos y coleando”.

    Respuesta
    • En eso estamos hermano, por eso hay que trabajar en un amplio frente democrático e institucionalizarlo a través del ParlaCuba que parece un órgano ideal para que se integren todos los cubanos de todas las vertientes y de todos los ámbitos de la sociedad civil y desde allí no solo presionar para cambios democráticos sino de proponer leyes e impulsar su aplicación.

      Respuesta
  • Intercambio en facebook (editado)

    Pedro Perez que es lo que comienza???

    José Antonio Arias Buen resumen ¿Lo qué cmienza? No puedo precisar (si tratara de responder con una opinión personal), siempre sería un vaticinio, una especulación.
    Como suele suceder en todo lo que se mueve contracorriente, reformistas, disidentes y opositores -más allá de sus particulares intereses- conforman un núcleo de vanguardia cuya introspección interpretativa del problema sigue siendo minoritaria.
    El hiato comunicacional, propagandistico, capaz de influir y catalizar el descontento, aún sigue existiendo.
    Frente a ello, la insistente entelequia de la propaganda basada en los “lineamientos”, “perfeccionamientos”, salidos de Congresos y Asambleas que dictan la “política” con el fin de imponerla e imponerse.
    Ese hiato, debe encontrar la manera de tornarse en hito. Solo así la llamada pudiera ser la última.
    Potencialmente, las condiciones se van integrando, todavía, sin la apariencia uniforme del cubo de Rubick.
    Saludos, Pedro Campos. También para ud. P. Pérez.

    Pedro Perez Don Jose,como siempre,comentario preciso.

    Pedro Campos Santos Gracias por tu comentario JA Arias. Creo que se avecina un inevitable proceso de cambios, que no es posible definir en detalles, sino de forma general. Todo está patas-arriba en Cuba, aunque el Gobierno no quiere aceptarlo y muchos no lo entiendan. De no realizarse esos cambios en un tiempo relativamente breve, pueden producirse fuertes estallidos sociales lo mismo en la base que en la superestructura.

    José Antonio Arias ¿Los militares, Campos, ese arquetipo basado en la fuerza y de difícil interpretación en el caso. Es evidente que la centralización de lo que ellos definen como “gestión económica” está bajo su control.
    Es una manera de oponer la fuerza a cualquier atisbo de civilidad en tal sentido.
    Otra ecuación no despejada: ¿Qué hay, realmente, detrás de ese aparente control monolítico de lo económico y de qué manera puede ser convenientemente interpretado dentro y fuera de la institución castrense (militar) a cualquier nivel?

    Pedro Campos Santos Realmente lo que está bajo control de los militares es la gestión de la mayor parte de la industria hotelera, donde hay indicios de que las hostelería privada le hace y le gana la competencia.Igual controlan el mercado en divisas de las tiendas de ropa,zapatos, electrodomésticos, etc, pero también ahí los privados plantaron fuerte con las mulas. En la agricultura los privados y las cooperativas, teniendo menos tierras que el estado dominan la producción, pero el estado impone su monopolio. Para no hablarte de la gastronomía donde el estado ha sido destronado. Pero además de la parte que controlan los militares, básicamente en el sector divisa, esta todo un aparato económico que funciona con moneda nacional que controlan realmente entre los burócratas intermedios y medianos y los trabajadores que a su manera se apropian o usan esos recursos en combinación con muchos jefes para desviarlo a la economía privada o para beneficio directo propio. Desde luego controlan las aduanas y las CADECA, cajas de cambio, tambien, pero esto te da un idea del amplio espectro de la economía que esta fuera del control directo de los militares. Ahora bien todos están bajo su control indirecto a través de impuestos, regulaciones subordinaciones impuestas,venta de materias primas, etc. Pero esta no es ya la economía del reinado fidelista. Sin embargo el sistema político sigue intacto.
    Administrar

    Pedro Campos Santos En cuanto a la segunda parte de tu pregunta, la idea original de la actualización era dejar todo ese sector en manos privadas y cooperativas y ocuparse ellos solo de lo grande. Pero en la practica no han legislado para eso porque Raúl, Machado y otros seborucos tienen miedo y no sin razón, porque les guste o no tendrian necesariamente que aceptar el desarrollo de relaciones de producción y fuerzas productivas cada vez mas fuera de su control, que exigiran mas y mas independencia y Cuba no es China, la plata de los cubanos está en Miami y la economía, los hábitos y mercado de EEUU solo necesitan un empujoncito de 90 millas para meterse en el patio y eso les aterra, por eso patearon la mesa cuando vino Obama.

    José Antonio Arias Pedro C. parece que abril permitirá definir -al menos hasta el mediano plazo- por donde vienen los tiros. Usted sabe que, al propio interior de la cúpula partidista, deberá existir una definición más. o menos manifiesta, evidenciable; del predominio de civilistas o militaristas o de lo que en apariencias se impondrán mancomunadamente. El “nuevo presidente” nos puede dar idea -en cualquier caso.

    Pedro Perez Interesante las ‘diferencias”;civilistas,la base,los viejos cuadros,los raulistas,los “militares”,los autogestionarios,los desenfranchised,los naufragos,los intelectuales,los que van y vienen,los que envian y manosean,los de la ventana cerrada,los hijos de los que mandan..por eso espero que hablen los que saben…

    Pedro Perez A la distancia que me encuentro,observando como puedo,mi percepcion es que aquello se deteriora mas y mas y que la base,la gente,se tiene que haber dado cuenta que aquello no da mas con solo mirar a su alrededor y es por eso que no se en que se traduce el hecho de que Alejandro,el cangrejo,los hijos de Fidel son como los hijos del Che,unos hijos de papay lo que parece es que no hay relevo,y usted Don Pedro nos explica la medida del colapso y la naturaleza del mismo, y como seria un tonto ignorante si le dijese que esta usted en lo correcto,hago lo mas serio,que es decirle que “creo” que usted esta en lo cierto,que no es mucho decir;asi que no me sorprenderian acontecimientos a mediano plazo,pero hasta ahi.Espero los acontecimientos.

    Pedro Campos Santos Yo también espero los acontecimientos amigo y tocayo en una mayor dimensión, porque a pequeña escala se están produciendo todos los dias. El retraso de dos meses para Raúl concretar el “cambio” en el gobierno no es poca cosa. Esq ue como hacen tantos disparates, a veces no nos damos cuenta…pero ese retraso es una señal grave de lo que debe estar ocurriendo en la cúpula…simple con 10 años de gobierno Raúl deja un desastre mayor y con broncas a dentelladas como en La Habana Vieja y Habaguanex.

    Pedro Campos Santos La dialéctica tiene tres leyes fundamentales: Ley de la unidad y lucha de contrarios, les de los cambios cuantitativos a cualitativos y ley de la negación de la negación. La primera ley esta de manifiesto en toda Cuba, en cada rincón entre el estado explotador y todopoderoso y el pueblo con sus asalariados, cooperativistas, privados, profesionales reventados en el extranjeros, amas de casa, madres solteras que han tenido que prostituirse, gente eu guarda centavos para ver como se puede ir, campesinos que están hastiados de producir por precios de acopio miserables, etc….La segunda ley está en marcha, la acumulación de barbaridades y desastres, el desarrollo del una intelectualidad culta y cada vez mas independiente en acción y pensamiento, la creciente prensa independiente, la acumulación de necesidades irresueltas y de promesas incumplidas, la acumulación de abusos.. La Ley de la negación de la negación es la sumatoria y final….debe estar al manifestarse.

    Respuesta
  • Pedro Campos, estamos de acuerdo que en Cuba eso que inventaron y le pusieron “socialismo” no fue mas que una finca formada por “el dueño” para hacer lo que le viniese en gana, tanto con “la finca”, como con la “dotación”, queda una sola cuestión: Si ya no está “dueño”, que se puede hacer para desmontar el sistema creado por él??. Si no hay y nunca hubo “socialismo” en Cuba, me parece que lo primero es tener claridad de QUE ES ESO!!!, y entonces sobre la base del conocimiento de “esa cosa”, se podrá crear la ESTRATEGIA para destruirla de una vez y por todas.

    Respuesta
    • Cubanito. De esa estrategia hemos hablado. Estos modelos nunca se han tumbado por la oposición, se derrumban producto de todas esas contradicciones, pero la oposición y la disidencia tienen mucho que ver en ese derrumbe, mostrando la inconsistencia del sistema, ganando apoyo externo e interno para estar en condiciones de presionar por los cambios necesarios, denunciar sistematicamente todas sus arbitrariedades, su corrupción y prepararse para impulsar efectivamente una sociedad democrática, politica y economicamente.
      Lo primero es institucionalizar y juntar a la oposición interna y externa de manera que sus diferencias queden en un segundo plano y todos los esfuerzos se concentren en esas actividades. Evitar el sectarismo, el nuevo caudillismo y buscar que todos tiren en la misma dirección y proponernos reconstruir Cuba sin odios. Eso es lo que nos va a permitir capitalizar todo el descontento interno incluso en las filas del PCC y el gobierno y concentrar el apoyo externos que nos permita poner a la alta burocracia en el banquillo de los acusados, no para fusilarlos, sino para dejarlos desarmados politicamente y sin capacidad de influir en nadie y aislados interna y externamente. Logrado eso, lo demás es pan comido. No aguantan un round de pelea. No tienen plan, estrategia ni filosofía que no sea mantener el poder. Ya no saben que van a hacer, a quién van a poner, como estructuran la sociedad, hasta donde pueden llegar los militares. Sin Fidel se quedaron sin el guía, el mago de las multitudes, el que convertía el revés en victoria. Es cuestión de tiempo y el que se desespere peca.

      Respuesta
  • Excelente trabajo hermano. Cuánto sufrimiento y hasta penurias ahorrarían a la Patria si escucharan estos últimos avisos. la implosión asusta porque el río se va a revolver y siempre fuere mejor un cambio equilibrado, paulatino, pero parece que no podemos esperar milagros de ellos, que equivale a que sean realistas, pragmáticos. gracias por tus lecciones.

    Respuesta
  • Cuba, luego de 60 años lo que tiene es un socialismo/comunismo/feudal/esclavista/monarquico/latifundista_tropical…

    Respuesta
  • se acabo el tiempo, tiempo sobra, lo que no hay es vida para verlo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *