La libertad, derecho fundamental pero peligroso

Por Osmel Ramírez Álvarez

Foto: Dan Tidwell

HAVANA TIMES – “Libertad es el derecho que toda persona tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía”. Hermoso concepto martiano, pero peligroso en el contexto cubano actual.

Desde temprana edad sentí que en mi país faltaba un poco de libertad, aun siendo fidelista como todo el que me rodeaba. ¿Cómo no amar el espíritu de la Revolución que resaltaba siempre, y por todos los medios, lo privilegiados que somos los cubanos por “ser libres”? La salud y la educación gratuitas, más el habernos librado del tutelaje estadoundiense eran y siguen siendo los argumentos.

Ello, unido a un video de África que siempre ponían en la TV, donde unos niños famélicos se amamantaban de las madres casi muertas, rodeados de moscas, todos con las costillas visibles, nos convencía del carácter hostil e injusto del mundo exterior capitalista y del privilegio de ser cubanos y vivir al amparo de la Revolución y de Fidel. Lo creíamos, porque se nos inculcó solo esa visión desde la escuela y en todo lo que nos rodeaba.

Mi padre, un revolucionario antiyanqui casi roza lo fanático, me inspiraba a seguir sus pasos. De él heredé mi afición por la política y por estar informado. Pero no entendía muchas cosas.

Por ejemplo: el por qué era un estigma tener familia en EUA, cosa que preguntaban en los formularios y resultaba una limitante, mientras escuchaba decir, en medio de la ignorancia sobre estos temas, que Fidel y Raúl tenían una hermana en Miami, y el hijo de Fidel casi toda su familia. ¡Y a ellos no les perjudicaba como a los demás! Me costaba verlos como a dioses, a pesar de que lucían como tal, porque siempre supe que eran de Birán, un sitio muy cercano a donde vivo, en las inmediaciones de las mismas montañas que adornan mi horizonte.

Me preguntaba: ¿si la Revolución dignificaba al cubano, por qué un simple obrero del mundo capitalista venía de turista al nuestro, se alojaba en un hotel hermoso y tenía preferencia en una cola de Cadeca o en una Shopping, mientras en dicho hotel no se nos permitía alojar ni aunque el extranjero quisiera pagar la cuenta, vedada igualmente a nuestros míseros salarios? Y en dicha shopping, (recuerden al principio), debíamos mostrar los dólares para poder pasar, al igual que los negros libertos con su carta de manutención en siglos atrás para demostrar que no eran esclavos.

He visto a tantos jóvenes cubanos, hermosos y viriles, que se ven despojados del interés de sus novias por cualquier abuelito jubilado en la Florida o en Europa, sin que medie el amor, o aceptan ser sus chulos. Pobres chicas, por lo que pasan, por lo que hacen y por lo que les falta. Los valores morales se esfuman frente a la diferencia abismal entre precios y salario. Incluso un cubano-americano amparado por la seguridad social en EUA, tiene un sustento 20 veces mayor que un joven trabajador de la Isla. ¿Por eso se luchó tanto? –me preguntaba.

Foto: Dan Tidwell

Luego traté de entender el sistema político que tenemos. Fidel repetía siempre que “es el más democrático del mundo”, donde “es el pueblo el que postula y elije” y no hay batallas entre partidos, cosa que “dividiría a nuestra sociedad”. Nunca me tragué esa píldora del todo, pero titubeaba por desconocimiento. Fui formado para creer en ellos, no para dudar, ni discernir. Tampoco sabía lo qué era ser un ciudadano, ni tenía una pisca de cultura cívica, como sigue pasando a casi todos a mi alrededor. ¡Cuántos problemas me ha traído descubrir lo que es realmente la democracia y sentirme un ciudadano!

Leer a Martí fue lo que me abrió los ojos. Su ética, su sentido cívico, su patriotismo, su inconformidad con las injusticias. Es difícil leerlo y comprenderlo sin embeber su rebeldía y su deseo de participar en la cosa pública. Martí te impregna el deseo de ser útil a tu país.

Escuchaba de la guerra civil a inicio de la Revolución, entre los seguidores del comunismo y los que querían restaurar la república previa al golpe de Batista, pero se nos contó como “una lucha contra bandidos”. Se hablaba de cubanos emigrados por no simpatizar con nuestra “maravillosa obra” o no encontrar espacio en la nueva sociedad, pero se les tildaba de “gusanos” y se prohibía el contacto con ellos.Comprender mi país y superar prejuicios fue una tarea larga y difícil.

Gracias a la revolución tecnológica que trajo el VCD, el DVD, el disco, la memoria USB, Internet y el “paquete semanal” conocimos más sobre nuestra comunidad en el exterior y sobre los opositores, antes invisibles por completo. Al igual que la mayoría que conozco, nunca me sentí identificado con la oposición, porque en lo poco que se ve de ellos hablan un lenguaje ajeno al cubano de Cuba. Luego comprendí el por qué: la exclusión social que les sigue al “pasar la raya” los separa un poco del pueblo que los rodea y los vincula más al del exterior, en el que encuentran apoyo.

Hoy sé que jamás hubiese podido comprender lo que les sucede por disentir, hasta que estuve preso y he enfrentado la experiencia de ser un periodista alternativo en mi país. Descubres una Cuba invisible, que la gente desconoce y te sientes reprimido en espacios vitales.

Entiendo que con ellos es peor, a pesar de que estamos en un momento, incluso, privilegiado, donde los métodos represivos son más refinados que en décadas pasadas y al país le importa un poco más mantener un nivel de“apariencias” en sus rejuegos diplomáticos y comerciales. Pero ¡cuánto sufrieron nuestros compatriotas disidentes o a contracorriente en la cultura, el deporte, el sexo o en la política! – ¡Y cuánto sufrimos todavía!

La libertad es lo más importante que tiene un ser humano, después de la vida. La Revolución solo reconoce la libertad de seguirla fiel o hipócritamente, ¡pero hay que seguirla! Si no te gusta tienes que emigrar, sufrir vejaciones e injusticias, o ser un paria en tu propia tierra. +

Foto: Dan Tidwell

Desde que se cometió el abuso conmigo y con mi amigo José Antonio Herrera, al ser despojados de nuestros bienes en un registro el 10 de noviembre pasado, ninguno de los dos podemos sentirnos  verdaderamente “hombres libres”.

Sin embargo, cuando menos libertad sentimos es al chocar con nuestras leyes, con la Fiscalía y con el actuar del Ministerio del Interior. Vernos tan desprotegidos, sin herramientas legales o reales para combatir la injusticia y el abuso de poder; sin la posibilidad de defender mi derecho a ser honrado, que es, según Martí, mi derecho a pensar diferente y mi libertad misma. O el derecho de José Antonio a ser mi amigo y no ser castigado por el Minint, en mezquino proceder.

Veo a un joven, que como su generación no simpatizaba con la política, entender mejor el por qué muchos nos arriesgamos defendiendo el decoro perdido en la mayoría de nuestro pueblo. Veo a mi padre fidelista sentir dudas de conocer realmente el sistema que ha defendido por 59 años. Veo a mi madre asustada y en zozobra diaria como las madres en tiempos de Batista. Veo a mi niña de 8 años preguntarme: ¿por qué los policías son tan malos?

Veo que la “Revolución” es muy torpe combatiendo la honradez y la libertad, porque con ello solo se manchan mucho más ante el pueblo y reconocen el mérito de los que queremos una Cuba mejor. Martí es nuestro mejor fiscal y su legado cívico, la ley que nos ampara. Un día conquistaremos toda la libertad y la justicia.

8 comentarios sobre “La libertad, derecho fundamental pero peligroso

  • es de lo q has escrito lo q más me ha gustado, espero lo lea mucha gente, sobre todo personas de nuestra generación, la q va acercandose a los 40 , la que pasó adolescencia y primera juventud cuando el periodo especial estaba en su momento peor y compartimos experiencias que nos identifican.

    Aunque yo no puedo catalogarme de martiano pues el apoyaba la violencia en el caso cubano, sí admiro su ideario democrático y me parece la figura más moderna de nuestra historia, siempre actual, horror q lo hayan convetido en estropajo para limpiar la inmundicia ideológica de castro and company ltd

    me gustaría mucho saber si tu padre sigue siendo un fanático fidelista o cambió su sentir, no digo pensar porque los fanaticos no piensan, solo elaboran ideas para justificar sus sentimientos, y si no ha cambiado como llevan o como repercutió eso en su relación.

    Gracias y un abrazo

    Respuesta
    • Claro que mi ha cambiado su forma de ver las cosas, esta gente con sus acciones les han hecho dudar y no solo a él, a muchos. Fidel con su magia para tratar al pueblo y con todos los recursos propagandísticos caló mucho, guste o no admitirlo a muchos, por eso el primer escalón del que va abriendo los ojos es creer que no fue su culpa o que los de abajo le joden su obra, o cosas así. yo no lo presiono, solo respeto y discuto con él sin atosigarlo. son creencias viejas, que trastornan a cualquiera si descubre que ha sido utilizado y enga;ado. más que si descubre es si lo aceptan.

      Respuesta
    • AH!, amigo, decirte que para mí esa facela belicista de Martí fue solo una pizca en su obra que no mancha el 99%. tampoco la juzgo de incorrecta porque fueron otros tiempos donde esa era la forma habitual de resolver problemas y conquistar metas sociales. fue grande aun en esa faceta de organizador de acciones vilentas para resolver el problema de Cuba. a pesar de haber dirigido la organización de una guerra no fue belicista, fue pacifista y te explico. criticó a Marx por ver solo el camino de la violencia para su meta. a su guerra la llamó necesaria, viéndola como único recurso, lo fuere o no, así lo vio. y además, procuró siempre alejar la contienda del militarismo y que fuese una guerra rápida, para evitar muertes de ambos bandos. y en su obra prevalece el pacifista. yo soy pacifista y me siento martiano porque nunca veo en su obra a un promotor de la violencia, todo lo contrario. desde la óptica de hoy podemos ver muchos caminos que pudieron ser mejores, especialmente por cómo evolucionó el mundo desde entonces para bienestar de Espana y desgracia de Cuba libre. pero en aquel tiempo Cuba tenía más potencial y hasta más desarrollo que Espana. gracias amigo por comentar.

      Respuesta
      • créeme q yo he tratado de empaparme lo más posible de la historia, bien corta, de este país y por supuesto como sicologo tengo muy presente el ambiente en q se desarrollaron los hechos q protagonizó marti, como dice ortega y gasset, yo soy yo y mis circunstancias. Pero a veces pecamos por defecto cuando queremos juzgar o entender la sexualidad griega con respecto a la misma, pero a veces pecamos por exceso queriendo justificar lo q hoy nos parece inadmisible amparados en la psicología de una época.

        marti era un hombre moderno y la sociedad en q vivió compartía ya valores muy parecidos a los nuestros, yo por ejemplo juzgo muy severamente a los próceres del 68 q antes de patriotas eran esclavistas, no me vale eso de q era lo normal en su epoca, ¿acaso no veian el horror al q estaban sometidos esas personas? por muy racista q fuera la epoca, q lo era, si hoy somos capaces de empatizar con el sufrimiento de un perro, como no eran ellos capaces de empatizar con el sufrimiento de otros hombres?, no lo entiendo amigo mio, y volviendo a marti, por mucho q lo piense y de verdad q lo presupongo un hombre bueno y con unos ideales democráticos como ningún otro hispanoamericano, pero la guerra era una opcion y una apuesta, por muy corta q fuese, de lo cual nadie podia estar seguro y contra lo cual todo apuntaba, costaría miles de muertes de seres humanos y para q? q garantías de q la republica independiente seria mejor? los ejemplos de latinoamerica q el conocía muy bien no hablaban muy a favor de las bondades de la independencia.

        Y el hecho es q existía otra via, larga y frustrante, pero no sangrienta y q ya estaba siendo explotada por hombres como Montoro, Giberga y otros q luego siguieron trabajando en una cuba ya libre.

        en fin mi punto sobre este tema se resume en q es imposible prever cuan cruenta y sangrienta seria la guerra, es imposible prever si el resultado de la misma iba a ser victoria o no, es imposible prever si una vez ganada la republica independiente iba a ser mejor para los cubanos o no y teniendo todas esas imposibilidades de previsión optar por esa apuesta a sabiendas, pues eso si era posible preverlo, de q costaría muchas vidas de infelices, me es difícil de entenderlo en alguien de la profundidad humana de martí.

        Respuesta
  • vives en un sistema esclavista tiranico feudal monarquico tropical, muy bueno para el turismo, muy malo para los nativos.

    Respuesta
  • Wau, todo un homenajazo a Marti: un análisis brillante desde la vision martiana de lo que esta pasando realmente en la islita en donde nacimos, contado por demas por alguien que vive dentro, que ha sido simplementemente MANCILLADO y REPRIMIDO por aplicar el concepto de Marti de la honradez y la libertad. Pido permiso humildemente para publicar este articulo en mi wall de facebook.

    Agregar que lo que realmente ha hecho el CEM, dirigido por el recientemente muerto Armando Hart Davalos con su Edicion “critica” de las Obras Completas de José Marti, ha sido aplicarle la tecnologia “1984” a la compilacion hecha por el Gonzalo de Quezada, discipulo de Marti. Ese es el Marti que han adaptado al invento “socialista” cubano(que si con algo se puede comparar, es con una aldea perteneciente a un hacendado, en donde se hace la voluntad del dueño, sin derecho alguno para los que viven en ella), que no puede ser mas distante de los verdaderos principios de los ideales socialistas: JUSTICIA y IGUALDAD.

    Respuesta
    • Por mí está bien. Este mes es el cumple del Apostol, nada mejor que refrescar sus ideas, tan aplicables a este tiempo y tan necesarias para inyectar civismo y honradez. gracias por tus palabras.

      Respuesta
  • Muy buena reflexion Osmel.
    Me pregunto solo una cosa cree alguien que si Marti hubiera vivido en los tiempos en que se desarrollo la revolucion la hubiera apollado??
    En mi humilde opinion estaria muerto, porque Fidel nunca permitio a nadie que como decimos los cubanos le hiciera sombra, menos aun que fuera 100% en contra de sus ideas.
    Todas las personas que piensas como tu papa deben ser respetadas porque al final son victimas de un sistema que ha sembrado una idea en nuestras mentes que es muy pero muy dificil de borrar hasta que no sufres en carne propia o de alguien sercano la cruda realidad.
    Mis respetos y admiracion a todos los que valientemente expresan su verdadero criterio en Cuba. Porque es cierto que hace mas de medio siglo, nos apagaron la voz o al menos han logrado que se escuche solo lo que los que gobiernan a su antojo quieren escuchar.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *