Esta Revolución es muy grande

Por Repatriado

Foto: Bill Klipp

HAVANA TIMES – Conocí a Lázaro, de 78 años, cuando se me acercó pidiéndome que por favor hablase con mi esposa, pues sabe que es médico de un hospital importante; él estaba preocupado, tenía prescrito un ecocardiograma, pero hasta dentro de cuatro meses no había turno, y eso, si no se rompía la máquina. Ahí comenzamos a dialogar.

Como “Mecánico A” jubilado tiene una pensión de 265 pesos, a eso le añade lo que obtiene por trabajar en el Círculo Infantil donde cuidan a mi niña; allí es el encargado de mantenimiento y ya lo había visto moviéndose despacio arreglando alguna sillita, barriendo el patio o haciendo recados.

Me contó que nació en El Vedado en 1939, cerca de la actual embajada estadounidense, pero no recuerda nada de esa etapa de su vida; siendo niño se mudaron para La Timba, un barrio mucho más humilde, “pero decente”, puntualiza. En aquel lugar, con otros amigos, fundó un Club de hombres de color, pues aunque tenía conocidos blancos, no podía entrar a los selectos Clubs a los que estos iban.

Está muy agradecido con Fidel por haber cambiado esas cosas, “él nos hizo iguales a todos”, me dice, y narra orgullosamente cómo participó en la construcción de la Primera Escuela para becados, en cuya inauguración el Comandante le dio la mano personalmente a cada uno de los trabajadores.

Se integró a trabajar en el Ministerio del Azúcar como mecánico, pero ejerció poco, pues por el Partido, al que pertenece desde 1978, le asignaron un apartamento cercano al aeropuerto, pero fue una entrega solo en papel, había que construirlo. De hecho, había que erigir toda la urbanización y allí trabajó 17 años, hasta que le dieron la llave de su apartamento.

Las razones de la desorganización, de la falta de materiales o de todo lo que conspiró para que tardaran 17 años en terminar ese inmueble son sencillas, “Fidel no podía ocuparse de todo personalmente”.

Luego de varias permutas ahora vive en mi barrio junto a su esposa, compartiendo la casa, muy pequeña, con la menor de sus dos hijas, el esposo de esta y unos jimaguas de 11 años. La hija mayor murió en Alemania Oriental en un accidente de tráfico cuando estudiaba una ingeniería.

Su salario actual es de 302 pesos, sumados a la pensión hacen 567 pesos mensuales (Alrededor de 23 USD). Él y su esposa no desayunan, solo café mientras alcanza el de la cuota, pero eso no llega a la semana, almuerzan de lo que le dan a él en el trabajo, una ración individual dividida para los dos, pero reforzada, pues con él hay consideraciones, y cenan muy poco, arroz y alguito, ya pan no comen porque los jimaguas arrasan por donde pasan y el pan diario que reciben por la libreta se lo llevan untado en aceite como refuerzo para la escuela, “para matarles el hambre, pero cuando llegan imagínate…”

Dice que por suerte no paga la electricidad de la casa, de eso se encarga su yerno, quien resolvió un aire acondicionado, pues el cuartico de la azotea tiene techo de planchas de zinc y es un horno. Lo malo es que usando el AC, solo unas 4 horas al día, la electricidad está rondando los 500 pesos mensuales, “todo lo que yo gano en un mes”.

Según el periodista Iroel Sánchez, en 2005 Fidel dijo: “En este país el que mejor vive es el que menos trabaja”.

En el 2005 Fidel había gobernado durante 46 años, Lázaro es de esos que más han trabajado y son de los que peores viven, sin embargo, no culpa a Fidel.

Días después Lázaro estaba contento, pues mi esposa resolvió le hicieran el ecocardiograma y el corazón estaba bien, “esta Revolución es muy grande, yo que soy un muerto de hambre haciéndome esto que en el capitalismo jamás podría pagar”. Le respondí con una sonrisa y un fuerte apretón de manos, manos duras tiene el viejo; me fui contento y haciéndome unas cuantas preguntas sobre la naturaleza humana.

13 comentarios sobre “Esta Revolución es muy grande

  • El viejo Lázaro es un infeliz (aunque tal vez en su subconciente él se considera feliz y agradecido), tener que llevarse su magro almuerzo para compartirlo con su esposa , tomando café aguado por las mañanas (mientras dura), sin ver el pan ni en foto (es para los jimaguas) y trabajando con 78 años en las costillas . Ah, Lázaro (o Liborio) que fácil te contentas y tedejas embaucar. Por lo que dice Iroel Sanchez (no sabía que ahora también es periodista) en 2005 Fidel dijo: “En este país el que mejor vive es el que menos trabaja”, tal vez lo haya dicho mirando el ejemplo de sus hijos y nietos.

    Respuesta
    • eso me recuerda a unos muñequitos donde rafiqui decia: Correccion, conosco a tu padre.

      Respuesta
  • La revolucion le salvo la vida con esa cirugia que el capitalismo nunca se la daria. La pregunta es si vale la pena vivir en esas condiciones tan precarias. Ja, ja. ¡No jodas! Yo me pegaria un tiro

    Respuesta
  • Este post me fue muy sencillo escribirlo pues en realidad solo lo redacté, la historia es de este buen señor, que no es ningún infeliz como ya comentaron, sino que es alguien orgulloso y realizado aun cuando vive muy por debajo del nivel de pobreza es un buen ejemplo tanto de lo compleja que es la naturaleza humana como de lo difícil que es valorar el proceso fidelista. Puede que yo tenga muy claro, que lo tengo, que ha sido un fracaso desastroso y que ha costado ingentes cantidades de sufrimiento, a mi personalmente me ha costado una buena parte, pero no puedo creer que tengo una verdad absoluta o al menos sin matices.

    Al final el ser infeliz o no es una sensación muy subjetiva y aun creyendo yo, como lo creo, que la felicidad es el único valor absoluto, y creyendo como creo y ya dije que el castrismo es un desastre, no puedo menos que reconocerme que encuentro más personas felices en la habana que en viena. Solo puedo explicármelo diciendo que en cuba hay más felicidad que en Austria no gracias a Fidel, sino a pesar de Fidel.

    Respuesta
    • Repatriado, en mi criterio es un infeliz ( porque lo analizo desde el punto de vista de la mala alimentación, el paupérrimo salario que ni para café extra le alcanza, tal vez debí utilizar la expresión : el viejo Lázaro es un menesteroso), y repito lo escrito en mi comentario: (aunque tal vez en su subconciente él se considera feliz y agradecido); usted puede asegurar que no lo es y es su criterio. Para que vea, tampoco en el concepto de felicidad coincidimos, usted plantea que es el único valor absoluto, yo considero que nada en este mundo es absoluto y por tanto valoro la felicidad como estados de ánimo variables, dependientes de otros factores (que pueden ser materiales o espirituales). Nunca he estado en Viena, tal vez allá vivan muchas personas infelices, pero en Cuba también las hay, es posible que los cubanos logren enmascararlo más fácil por su propia idiosincracia y su sentido de humor de reírse hasta de la propia desgracia (cosa que los vieneses puede ser que no logren hacer). En Cuba, Viena, Hong Kong, Burundi hay gente feliz y gente infeliz.

      Respuesta
    • Pon un avión a traer austriacos a vivir para Cuba y otro para llevar cubanos para Austria,te aseguro que el primero da un solo viaje y vacío y el segundo va a dar unos cuantos miles de viajes.

      Respuesta
  • Los topos son unos animalitos ciegos que viven bajo tierra. Me imagino sean felices a su manera, pero … quisiera ser yo como el topo?

    Respuesta
  • …y no deberiamos preguntarnos tambien…porque la hija,el marido y las jimaguas no tienen el menor respeto por esa pareja de ancianos que ,segun entiendo,son los dueños de la casa donde todos viven ???…no creen que los ancianos vivirian y se alimentarian mejor si la hija ,el marido y las jimaguas no arrasaran con todo y se aprovecharan de ellos un poco menos y los ayudaran un poco mas???…

    Respuesta
  • Si Ud nunca ha tomado cafe sin chicharo, nunca sabra lo diferente y lo bien que sabe comparado con el “otro”. O como dirian en Ingles ” he doesn’t know any better”. Contra eso no hay mucho que hacer. Ojala el amigo de la historia tenga una larga vida y llegue a probar el cafe de verdad.

    Respuesta
  • La revolución fue muy grande en sus inicios, ahora es un gran fracaso y una vergüenza para quienes tienen tres dedos de frente. Just saying.

    Respuesta
  • La felicidad en Cuba se alcanza por renunciacion; aprendes renunciar desde joven y a volverte conformista , cuando llegas a viejo ya eres un tonto feliz

    Respuesta
  • No creo en la clase pobre. Tiene los mismos vicios que la clase alta, aunque hay personas pobres y ricas que no son esclavos de su clase social

    Respuesta
  • Gracias a esa grande revolucion mis padres me trajeron para los Estados Unidos en el 1964

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *