El Castillo de Cristal

 

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES – Así se titula la película que hace poco tuve la fortuna de ver, como siempre de forma pirata y, por desgracia, no subtitulada, sino doblada al español. Aun con esa desventaja, la historia y las actuaciones se adueñan de uno y llegó un momento en que ya ni reparaba en el doblaje.

De hecho, el filme me dejó pensando durante días. Me hizo recordar la alegría de soñar, pero esos sueños de infancia que no están todavía contaminados por los estándares oficiales de éxito. Sueños puros que no buscan impresionar ni complacer.

El filme fue estrenado el 11 de agosto del año que acaba de finalizar. Está basado en el libro que escribió la protagonista, Jeannette Walls, en el que  cuenta la dura pero intensa vida de ella y sus hermanos bajo el cuidado de dos padres tan atípicos que no encajaban en la sociedad estadounidense y con seguridad en ninguna.

Un padre, veterano de guerra, que se oponía totalmente al sistema capitalista, y una madre que para sentirse realizada solo necesitaba pintar cuadros que no eran concebidos con el propósito de ser exhibidos ni vendidos.

Vivían con las raíces al viento, viajando de un lado a otro con la filosofía de: “Hogar es donde quiera que vayas”.

Si el lector no la ha visto aún, la invito a que la busque y la disfrute, pues bien vale la pena. Los personajes, de tan reales y humanos, no se amoldan a ningún estereotipo. Son seres luchando por sobrevivir, por entender la existencia con sus milagros y horrores. Por descubrir su identidad y el sentido siempre cambiante de conceptos, sentimientos, relaciones familiares.

Lo que hoy se presenta de un modo, mañana aparece tan diferente. Porque todo está cambiando, al igual que nosotros mismos, mientras buscamos una fuerza interna que sirva para preservar nuestra esencia en cualquier circunstancia. Una fuerza que no depende de títulos universitarios, de cánones mediatizados de belleza, de los privilegios de un estatus social.

No jugar a ser diferente sino serlo de verdad. Renunciar a la aceptación de la gente, a obedecer las leyes sociales y a su supuesta seguridad.

Sin embargo, no es una película que te induzca a emprender un cambio radical. Solo te muestra la grandeza de la vida misma, sin pretensiones, sin artificios, sin manipulaciones. Lo que significa romper las cuerdas y dejar de ser una marioneta. El aterrador riesgo que implica, pero la libertad que te concede.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.

6 comentarios sobre “El Castillo de Cristal

  • Gracias Kabir, agradezco la recomendación y ya la pongo en la lista de las pelis que veré esta semana. saludos

    Respuesta
  • Según la descripción del filme, que no he visto. Parece ser una narración que refleja una sociedad del primer mundo que ha superado varios de los esquemas que los medios imponen del capitalismo. He visitado varios países del mundo, y esa realidad la he visto en estados Como: Minneapolis, Asheville, Charlotte y Orlando(“Comunidad Celebration”), de Estados Unidos, En Praga de la Republica Checa, La ciudad de Montreal (Plateau residencial) en Canadá, y Una pequeña Comunidad residencial de Miraflores en Perú.
    Creo Que soy uno de esos personajes de la película que cuentas , el cual ha descubierto que será libre viviendo con las raíces al viento, viajando de un lado a otro con la filosofía de: “Hogar es donde quiera que vayas”. Pero lo más importante, donde te sientas libre, percibas que es donde debes estar.
    Saludos.

    Respuesta
  • Discrepo, vi la película y me parece bien que vivan como ellos quieran, pero el drama es otro, el padre era un alcohólico de los que hacen daño a la familia, y ellos arrastraban en su vida de nómadas a sus hijos, a los que no les dieron la opción de escoger como vivir. Libertad no es vivir de espalda a la sociedad, es poder decidir cómo se vive y los hijos no tuvieron esa oportunidad.

    Respuesta
  • Vi la peli y me impactó como los hijos se rebelan ante el comportamiento de los padres, no hay padres perfectos, pero estos chicos sufrian con estos padres que no se asentaban en ningun lado y buscaron su libertad de la manera que les fue posible. Eso demuestra que cada cual tiene su vision del mundo. Y el amor no desaparece, como lo demostró esta mujer con su padre, a pesar de todo el dolor que le provocó a lo largo de su vida. La capacidad de comprender y perdonar no se pierde.

    Respuesta
  • Estoy viendo la pelicula El Castillo de Cristal, recomendada en H Times.
    Lo que yo esperaba, comiquisima.
    El arbol del desierto es una belleza, ja, ja, ja, pero yo prefiero dormir en mi apto moderno, de lujo, en Apopka y no donde viven y duermen esos hippies. Luego comento.

    Respuesta
  • Comence a ver la pelicula el Castillo de Cristal con mi propia familia, ja, ja, a quien yo no he dado ni remotamente, tan mala vida. Ja, ja. Eso creo.
    Nos divertimos mucho en las primeras escenas cuando aun no se habia revelado la verdadera trama. Es curioso, el tipo adoraba a su mujer y a sus hijos, aunque tenia una filosofia de vida que basicamente los perjudica. Coincido con algunos comentaristas: un alcoholico sin remedio. Un filme deprimente cuya trama termino por aburrirnos. Lo dejamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *