El show del cerdo en Venezuela

Caridad

HAVANA TIMES – Una gran muestra de lo moldeable que resulta la mente humana, sobre todo si se trata de conjuntos de mentes humanas, es lo que sucede en Venezuela.

Mientras el precio de un huevo supera con creces el salario diario de cualquier trabajador. Mientras la inflación destruye pequeños negocios. Mientras el gobierno no presta respaldo real a los agricultores y, en cambio, continúa entregando millonarias sumas de dinero a grandes empresas privadas, muchas de ellas con escasa o nula producción. Mientras los medicamentos siguen encareciéndose y cada día más desaparecidos. Mientras el transporte se encarece al punto de que en muchos estados ir a trabajar cuesta más que lo que gana diario alguien con sueldo mínimo; sin contar que puede costar más de lo que es permitido sacar de un cajero. Mientras el país se sumerge en el caos, ha comenzado el show del pernil.

En Venezuela es tradición de fin de año comer un plato con hallacas (una especie de bollo o tamal aliñado), ensalada de gallina, pan de jamón y pernil de cerdo asado. Esta navidad son muchísimos los venezolanos que no podrán disfrutar de esta comida, ni siquiera a medias.

El presidente, como desde hace un par de años atrás, anunció la venta de perniles a través de los consabidos CLAP.

Pero el cerdo no llega.

Si esto redundara en menos cerdos asesinados para cumplir una rara tradición casi mundial (festejar un supuesto nuevo ciclo matando y comiendo seres vivos); sería magnífico el retardo de los perniles de cochino. Pero no es eso lo que está sucediendo.

A pesar de que en el país pudieran estar incentivando la producción de esta carne, el gobierno y sus empresarios aliados prefieren comprarla fuera de Venezuela. Cerdos muertos comprados en dólares, a precio de dólar “oficial”, para ser vendidos a los escogidos, porque normalmente no está asegurado un pernil para cada familia.

Pero el cerdo no llega.

Maduro y sus medios de comunicación han creado todo un mito alrededor de estos perniles ausentes. Que si están en un barco bloqueado no sé dónde, que si en la frontera no sé cuál retenidos por el gobierno enemigo. El bloqueo del cerdo está superando la mitología del niño Jesús. El pernil de cerdo, camaradas, ha sido saboteado, snif..snif, se lamenta el pequeño Nicolás.

Y aquí es cuando la gente comienza a arrecharse, y me llama la atención que casi nadie protesta porque no hay dinero efectivo, porque el transporte es impagable, por la especulación de los comercios, o por las medidas neoliberales del gobierno. ¡Las protestas en sectores populares se están iniciando por causa del cerdo!

Si García Márquez estuviera vivo quedaría con la boca abierta, casi casi como la de esos cerditos asados con una manzana en la punta del hocico. ¿La gente protestando porque no llega el pernil? Al parecer, en tiempos de crisis, la gente se aferra a las tradiciones con mucha más fuerza.

¿Querrá eso decir que si les entregan el pedacito de carne antes del 1 de enero todo el mundo se irá tranquilo a su casa?

¿Querrá esto decir que la ausencia de un pernil les recuerda a los venezolanos que hay demasiadas personas que están pasando hambre?

¿Será incorporado el pernil de cerdo a un próximo himno de combate?

¿Y el camarada Maduro, el camarada Cabello, la camarilla de camaradas y la camarilla de empresarios privados; tendrán en sus mesas el tradicional plato o ya sus dietas incluyen productos menos folclóricos?

¿Será conocido este levantamiento como “la conspiración del pernil”?

¿Será que para calmar los ánimos los asesores de Maduro le recomiendan salir en televisión disfrazado de cerdo?

¿O ya lo hizo?

Caridad

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

9 comentarios sobre “El show del cerdo en Venezuela

  • “Si esto redundara en menos cerdos asesinados para cumplir una rara tradición casi mundial (festejar un supuesto nuevo ciclo matando y comiendo seres vivos);”

    La versión criolla de “la zorra y las uvas”

    Francamente, lo más ridiculo que he leído, cómo se ve que no te ha llegado el pernil.

    De todas formas te deseo un próspero año nuevo sin Maduro y comparsa.

    Respuesta
  • Esa sociedad va a un paso mucho mas acelerado que la cubana a la degeneracion; ya ha recorrido el mismo camino en mucho menos tiempo; las novedades del socialismo , apareceran primero en Venezuela que en Cuba

    Respuesta
    • ya estan al comenzar a importar petroleo. solo unas semanas y empieza el desastre petrolifero.

      Respuesta
  • cerdos asesinados..??? y el día en que el planeta entero sea vegetariano y no se coma nada de carne entonces se creará la nueva tendencia de moda que será no abusar de los vegetales, viandas, legumbres, frutas y escucharemos cosas como: tomates asesinados… lechugas cortadas de raíz de forma inhumana..!!! abuso de tubérculos a quien pele una papa…

    sabes lo que le va a pasar a las vacas, los cerdos y los pollos el día que nadie se los coma..?? pasaran a ser plagas y animales indeseables y se exterminarán como comején o avispas… no te creas que porque los humanos dejen de comérselos van a andar los puercos por ahí felices sin que nadie se meta con ellos…

    en cuanto al pernil, como dices, es uno de los tantos miles de problemas que tiene Venezuela y no es de los peores.

    Respuesta
  • Si en el medio oriente se acuño a la ola de protestas como la primavera arabe. Tenemos que ponerle a este estallido social “La revolucion de los perniles”. Creo que Maburro logro aplicar con exito el manual de La Habana convirtiendo a los venezolanos en un pueblo miserable para controlarlos. No olvidar el detalle que esos perniles, juguetes y la caja clap formaban parte de las promesas con las cuales lograron el voto en las pasadas elecciones.

    Respuesta
  • Parece una exageración decir que Venezuela podría llegar al punto de importar petróleo para su consumo, si continuan los chavistas, pero no lo es. También era increíble en 1959 augurar que Cuba llegase a importar azúcar para el consumo de la población. Y ya lo han hecho en años posteriores a la destrucción de nuestra industria, a Colombia. Puede llegar a suceder en Venezuela, en menos tiempo, por ir más rápido en el proceso de destrucción de riquezas.

    Respuesta
  • Es como ver la evolucion de Cuba, pero rapido, como viendo todo en retrospectiva, o lo que sucedio en el capitulo anterior, cuando se esta en esta situacion que describes es porque ya las personas se les van olvidando los mejores tiempos, es llegar al punto donde se agradece cualquier pequennez que te den, donde estas tan preocupado con conseguir el plato del dia que ya no importa ni la politica, ni la moneda, ni la perdida de valores ni las muertes en las calles, solo el salvese quien pueda, verdaderamente es una situacion lamentable.

    Respuesta
  • Pienso que el comunismo en Venezuela no tiene futuro. Debe caer este año..
    o el proximo. Apuntenme la prediccion, a ver si tambien acierto con las criotomonedas. Ja, ja. Contrario a Donald Trump, me equivoque, creo.

    Tambien pienso que el modelo cubano no es repetible. Usando la freseologia de ellos, no existen condiciones objetivas ni subjettivas.

    Respuesta
  • El proceso cubano pero en cámara rápida y peor. La misma degeneración material y espiritual, el pueblo hambreado y agradecido por un trozo de cualquier cosa que “le den”. Lo que se ve hoy allí cada día, la gente matándose literalmente por unos plátanos que les tiran desde camiones, como animales hambrientos, o muriéndose por falta de los medicamentos más elementales: insulina, antibióticos… mucho peor de lo que nunca vi en Cuba.

    ¡Venezuela no es Cuba! – decían.

    No, es mucho peor. ¡Qué desastre advertido tantas veces!

    ¡Gracias Fidel!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *