Ileana la Pintora: el arte es el único camino a la felicidad

 

Por Verónica Vega

HAVANA TIMES – Ileana Gutiérrez nació en Bogotá, Colombia, pero cree que hubiera podido nacer en Cuba, como su padre.

Comenzó a estudiar Derecho, carrera que abandonó en tercer año. Se graduó de psicopedagoga y más tarde de diseñadora de interiores. Ha sido su propio gerente y ha desarrollado un concepto personal del arte que encarna y defiende con el nombre de «Sentimentismo».

Aunque ha vivido en Francia y expuesto su obra desde Brest hasta Le Mont St. Michel, y París, en Colombia, Italia, Estados Unidos… por un extraño designio vino a parar a Cuba, tierra de sus ancestros, donde la ha anclado el amor.

Ileana La Pintora se mueve con la fuerza de un torrente e irradia la alegría de una niña. Confiesa que siempre ha sido “diferente” y ese acto de desafío a la implacable sociedad no ha sido el reto más grande en su vida.

Pinta, cocina, vive con una libertad contagiosa y auténtica, con un irrefrenable sentido de la improvisación.

No teme que la tilden de idealista o loca por creer que es posible sanear, transformar, por medio del arte, el vertedero en que la humanidad ha convertido al mundo.

¿Cómo fuiste formando tu concepto del Sentimentismo? ¿Por qué ese nombre?

Nació como una forma de conceptualizar mi trabajo como artista. A la pregunta casi obligada: “¿Cuál es su estilo”? Ahí empezaba el problema… ¿Cómo responder si yo no me ubicaba en ningún estilo conocido? Nací del impresionismo y mi padre en la pintura es Van Gogh. Pero al evolucionar y desarrollar mi arte no me ubicaba en ninguna de las corrientes ya establecidas. Empiezo a preguntarme, ¿qué soy, ¿dónde estoy? Así nació el Sentimentismo, para explicar de manera auténtica un estilo que me represente y me identifique. 

Con el tiempo, estudios y la experiencia trabajando al servicio de las comunidades más vulnerables, el Sentimentismo adquiere un enfoque más amplio.  Ahora es una filosofía conceptual donde el arte es herramienta fundamental para reeducar. El sentimentalismo se encargó de ridiculizar los sentimientos y emociones del ser humano y con “Sentimentismo” quise rescatar el valor de esas emociones. El sentimiento y la emoción son el verdadero motor en la voluntad del hombre.

 

¿Qué artistas (antiguos o modernos), entrarían dentro de esa definición?

Aristóteles, Kandinsky, Picasso, Einstein, Henry Bergson, y el sociólogo colombiano Orlando Fals Borda, entre muchos otros. Como ves, todos somos artistas, que es lo que también me propongo que se entienda: cada ser humano debe ser un artista de su propia vida y oficio. Si Einstein no hubiese tocado las mieles de la creatividad y salido de lo pragmático para entrar en el mundo de los sueños, no hubiese podido describir la Teoría de la Relatividad.

También me he basado en el estudio e investigación de la cultura hindú, japonesa, china y vietnamita. Y leyendo a Kant, quien fundamenta que la percepción humana estructura las leyes naturales y la razón, la fuente de la moralidad. Paramahansa Yogananda dice: “La mente controla el cuerpo, el espíritu controla la mente”.

¿Cómo ha sido recibida tu propuesta por las instituciones? ¿Y en Cuba? ¿Cómo están dispuestas a apoyar?

En general ha tenido buena respuesta al presentar algo que no es conocido y la gente quiere conocer de qué se trata. Se crea la expectativa de algo aparentemente nuevo y que está dentro de la dinámica de la innovación y la conectividad en el desarrollo actual. Y bueno ahí entra mi modo de ver el mundo, cómo es posible canalizar y explicar una necesidad de cambio en un mundo tan complejo, lleno de conflictos y diferencias.

En Cuba he tenido grandes satisfacciones, y he sido recibida por muchas instituciones culturales y educativas. He estado en Santiago, Bayamo, Manzanillo, la comunidad artística de Verraco y La Habana. La forma en que Cuba me ayuda es permitiéndome divulgar y realizar mis talleres sobre el Sentimentismo.

¿Hay escuelas en otros países interesadas en implementar programas pedagógicos que estimulen el desarrollo del hemisferio derecho?

Sí. Esto realmente se viene implementando desde los años 80, pionero en ese campo del desarrollo de las habilidades del hemisferio derecho son el psicobiótico Roger W. Sperry y su seguidora, Betty Edwards, en los cuales he basado mi taller práctico dentro del proyecto Espiritualidad Creativa en la Pintura dentro del Enfoque Sentimentista.

En tus talleres los participantes se reconectan con esa esencia espiritual que es desplazada (o sepultada) por la educación, la presión social, los estándares de éxito. Pero, ¿qué pasa después?  ¿Es posible convertir emociones transitorias en un salto de conciencia?

He venido enfocando el proceso, precisamente de forma piramidal, empezando por las cabezas o dirigentes de procesos educativos con mis seminarios o conversatorios que además son atípicos y no son de tipo magistral, sino interactivos y horizontales. Busco la participación activa de la información y conocimiento recibido y que, de alguna manera, los talleristas se apropien del sentido esencial del Sentimentismo con el arte, lenguaje universal que puede lograr traspasar las diferencias del hombre y hacer cambios sustanciales en el individuo y, por tanto, en las comunidades.

El primer paso antes de iniciar los talleres es tomarlos con un objetivo claro de cambiar, entender y apropiarse del concepto para asimilarlo individualmente, ampliando la información de entrada (utilizando los hemisferios cerebrales, dos modalidades pueden trabajar unidas y desplegar una combinación infinita de combinaciones).Esto nos permite procesar nuestros sentimientos y emociones desde otra perspectiva creando una conciencia de “ser” para “hacer” y luego “tener”.

 

¿Es posible a través de estos talleres producir cambios perdurables en la visión y actitud del individuo?

Los talleres son la forma práctica de hacer real una teoría. Lograr la capacidad de adquirir mayor control de nuestras capacidades y emociones. Lograr una sincronía entre emoción y razón sería llegar a la madurez de nuestros actos.

¿Crees que la función social del Arte es llenar un vacío que no han conseguido llenar (aparentemente), la filosofía o la religión?

Sí, la historia del hombre ha sido transcrita a través del arte, los hechos históricos son solo la reproducción de la espiritualidad del hombre. Como te decía, siento que el arte es el único en sensibilizar el espíritu del hombre, traspasar diferencias y hacer cambios sustanciales.

¿No temes que al confinar tu filosofía a un “ismo”, en lugar de integrar, termine segregando y excluyendo a los que no se identifiquen con el término?

Ante todo, no puedo pretender con este concepto ser absolutista ni imponer, restringir, ni decir que es la única verdad. Solo quiero contribuir a través de mi experiencia, poder decir lo que ya sé, lo que muchos ya sabían y han dicho, pero que no se ha dado el espacio ni la oportunidad para ubicar y reinventar lo que ya está inventado.

Sí, me enfrenté a los prejuicios de los “ismos”, que se han ido desprestigiando por su mal uso. Esos retos me hacen más consecuente, segura y decidida al seguir mi camino en la rebeldía. No simplemente por ser rebelde, sino para cambiar lo establecido, en una nueva forma de “ser”.Lo que quiero dar es una herramienta flexible a cada individuo para que haga su fórmula. Y que las comunidades se ajusten a las necesidades propias de los tiempos, según su desarrollo esencial y único. El Sentimentismo se opone a lo estático, debe ser adaptado a los movimientos.

Ileana Gutierrez

¿Pueden los artistas predicar y dar ejemplo de bondad? He conocido artistas y grupos de artistas con propuestas espirituales que terminan corrompiendo sus ideales y adaptándose a los dictámenes competitivos de la sociedad.

Los artistas formamos parte de la humanidad así que la bondad, como cualquier otro sentimiento, forma parte de nuestro ser, tanto como el egoísmo, el amor o el odio. Cierto que los verdaderos artistas tenemos una misión más altruista de, a través del espíritu, transmitir ideales más “humanos”.

Somos los artífices, pero como tú bien dices, el poder y el control de las masas en beneficio propio nos puede alienar… Por eso “El Sentimentismo” busca en el Arte, al que, como concepto, habría también que revisar. Porque el ARTE es la materialización de la espiritualidad del hombre. Es posible reeducar a través del arte, elevando el espíritu a sus más altos preceptos, y jamás doblegarlo. El arte no es solo de los que llamamos artistas, está en todo ser humano. Cada individuo ha nacido con un “don” y debe hacer de él su arte y oficio, ser consecuente con su misión y ser feliz. Si el espíritu del hombre está fuerte y consciente, forja su “ser” como base esencial de su evolución, sabiendo que este principio es inalienable.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

3 comentarios sobre “Ileana la Pintora: el arte es el único camino a la felicidad

  • Conozco a la maestra Ileana y su obra. Tiene un carisma de bondad con una inmensa lucha por el cambio en su necesidad de compartir sus propias experiencias fruto de su trasegar por el mundo del arte con su sentimentismo.

    Respuesta
  • Mas que idea su propuesta es práctica, sería algo como interactuar con las espiritualidades de las personas que se acerquen o quieran plasmar el arte interior de cada cual. Es válido y podría curar el feroz materialismo que domina en el mundo y que convierte a la gente en robots del consumismo desde todos los sentidos. Gracias Vero por esta entrevista.

    Respuesta
  • Conozco a Ileana La Pintora y su obra. En su obra y talleres no solamente se ve reflejada su bondad y sensibilidad sino también su espíritu luchador por conseguir igualdad i justicia social. Su trabajo ayuda a muchos a conseguir paz interior y aprecio por la vida y la naturaleza. Admirable!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *