La gastronomía estatal: Reparaciones Si, Mejor oferta No.

Vicente Morín Aguado

Interior del Bar Camaguey

HAVANA TIMES – Aunque buena parte de los locales utilizados durante el último medio siglo por la gastronomía estatal pasaron a la condición de rentados o gestionados por cooperativas, aún queda un porcentaje superior al 50 por ciento bajo gestión estatal.

El proceso parece detenido por diversas dificultades, sin embargo, la nota principal es que se aprecia una obsesión en cuanto a reparar y volver a reparar estos bares, restaurantes y cafeterías.

Otro ejemplo significativo es la cafetería-bar El Camagüey, en la calle Santo Tomás, esquina a Santa Marta, barrio de La Victoria en Centro Habana. Guillermo, vecino, comenta: “Vivo aquí desde hace más de 30 años, he visto cambiar el mostrador y variar la estructura interna al menos tres veces, total, antes vendían hasta comida elaborada y el lugar siempre estaba lleno, ahora solamente cigarros y ron por tragos.”

“Resulta que están reparando nuevamente El Camagüey, ¡Vaya usted a saber por qué y para qué!”, agrega otra persona al lago de Guillermo. De la conversación surge una sospecha generalizada, aunque no se trata de acusar directamente a los sucesivos administradores de la citada unidad gastronómica: Es un negocio reparar, asignan materiales que buena parte de ellos se van por camino ajeno al del sitio en reconstrucción.

Nuevos criterios afloran al visitar otros sitios, como el restaurante Toledo, en la esquina de Barcelona y Águila, también Centro Habana. Se trata de un interior realmente bello, que recuerda la ciudad del mismo nombre en España. Inclusive dos hermosos vitrales, milagrosamente conservados al paso de más de 60 años, recrean los edificios centenarios de la que fuera urbe imperial a orillas del río Tajo.

La crónica es que llega un nuevo administrador y decide hacer reparaciones, cambia estructuras internas, construye paredes innecesarias y felizmente no siguió la ínfula constructiva al ser enviado a otro lugar.

A pesar de estar clasificado El Toledo en la categoría de “Restaurante de Lujo”, los clientes habituales opinan que lejos de mejorar, ahora son menos las ofertas y muchas veces solamente abre la cantina, porque el comedor no tiene que ofrecer.

Conversando con el contador público retirado Eugenio Andrés, nos da una pista esencial del problema que está generalizado en la ciudad: los abastecimientos estatales están absolutamente centralizados, la oferta depende de decisiones empresariales, a su vez bajo órdenes superiores que parten de entregas limitadas. Si hay o no hay, de acuerdo con lo decidido, es todo lo que el administrador puede hacer.”

Entrada por la avenida de Carlos III a la una de la tarde.

“La conclusión es que, a falta de una iniciativa propia o de otras fuentes de abasto, imposibles y hasta prohibidas, queda la opción de construir. Los materiales asignados en el presupuesto deben gastarse para así justificar su uso, garantizando nuevas asignaciones”, concluye el entrevistado.

De datos obtenidos años atrás, era costumbre ahora abandonada colocar un mural informativo a la vista del público donde se fijaban los planes de venta diarios y mensuales. Las cifras revelaron en los casos observados que más del 70 % de lo que se debía comerciar correspondía a cigarros, tabacos y bebidas alcohólicas, de hecho, el servicio puramente gastronómico era y es mínimo.

La otra cara de esta devaluada moneda son las unidades rentadas o administradas por cooperativas, donde la gestión es totalmente de sus trabajadores y jefes. Ellos recibieron locales mal administrados por el Estado, los remodelaron—una sola vez porque no pueden permitirse tantas reparaciones—empleando los ingresos en la tarea principal de la gastronomía, más servicio, más productos a la venta.

También generan sobradas dificultades, combinadas con quejas de la población, porque deben abastecerse de la red minorista, ocasionando una inevitable subida de los precios. Este asunto amerita un posterior reportaje, por ahora surge un cuestionamiento: ¿No sería mejor dedicar  a los miles de damnificados por huracanes, derrumbes e incendios, tan frecuentes en el país, los materiales asignados a la gastronomía estatal?

Vicente Morín Aguado: ememultiplicada@nauta.cu

8 comentarios sobre “La gastronomía estatal: Reparaciones Si, Mejor oferta No.

  • Es que esos so restaurantes para el pueblo, no para los turistas. Has visto alli alguno de los platas que se presentan en la ferias culinarias de Varadero, con la participacion de chiefs internacionales!

    Respuesta
  • Hola, debo decir que el turismo es variado, muchos turistas son estudiantes, otros latinos que ahorraron para venir a Cuba, ejemplo argentinos, y si van acuden a las ofertas en moneda nacional o equivalente de precios bajos.
    Cuba no se caracteriza por turismo de millonarios dadas las restricciones gubernamentales en cuanto al juego, la prostitución de lujo y otras dificultades en cuanto a los servicios.
    De cualquier manera, es un hecho los gastos en reparaciones y los servicios cada día más decaidos.

    Respuesta
    • Es cierto y el gobierno lo sabe, pero a los que pueden controlar tratan de llevarlos a los restaurantes que si ofrecen buen servicio, sobre todo los paladares privados que les resuelven un gran problema. Que un turista se asome a una cafeteria sucia y abandonada no significa nada, sencillamente sale a buscar otra mejor. Por eso no es tan importante arreglar cafeterias como esas. Si Beyonce anunciara que en tres meses visitaria El Camaguey, ya ibas a ver el cambio que daria ese lugar.
      Por otro lado el turismo millonario no tiene que estar necesariamento ligado al juego o a las drogas. Singapur condena a muerte o carcel al que use drogas y recibe turismo de alto ingreso. El problema de Cuba con el turismo millonario es la calidad del servicio, desde que llegas al aeropuerto o la marina

      Respuesta
      • Cuba no tiene infraestructura para un turismo medianamente decente (refiriéndome a trenes, transporte, carreteras, etc) se mantiene un turismo como el que citan, personas que quieren estirar su dinero y éstos son los que van a estos bares, son ’low key’, “they keep it local”, y si tienen por ej algún conjuntico con buena música se les llena y no le prestan atención a los remiendos del lugar. Esa oferta local -de barrio- mueve la economía, desgraciadamente el sistema no les provee materiales para el que quiera construir su negocio con todas de la ley y no tener que estar reparándola a cada rato que es lo ideal.

        Respuesta
  • La respuestas son:
    No se puede, No está autorizado, No es preciso, No hay, No está establecido, No está en los procedimientos, No conviene, No funciona, No está planificado, No es lo mejor, No es posible, No cumple con la norma, No funciona, No es el momento, No porque No. No!

    Respuesta
    • a eso agréguele: vamos a analizarlo, un día de estos, en cuanto se pueda, ya lo elevamos, en cualquier momento, ahora si, hay que hacer mas con menos, venceremos, patria o muerte..

      Respuesta
  • Un sistema inservible. Todo lo que toca lo convierte en abono humano.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *