Amir Valle: desde niño he odiado todo lo sectario

Por Karla Pérez

De la pagina Facebook de Amir Valle

HAVANA TIMES – Nace en un poblado cerca del central Antonio Maceo, en Guantánamo, en el año 1967. El central, moderno; su pueblo, a dos kilómetros. Todo madera, todo vacío. En casa de Amir Valle comen los pobres. Comen sus mejores amigos. Una familia de negros. Siete hermanos, cuenta, que vivían en barracones todavía, en los años 70.

“El bebé que acababa de nacer en una casa era el bebé de todos y, también, el muerto en una familia era un muerto que todos lloraban”, recuerda el guantanamero. Rescata cosas de ese tiempo. Como cuando convenció a los amigos para “tomar prestado” un tiburón martillo que trajeron a vender una mañana en la carnicería, para nadar junto a él en el río. De esa historia le duelen aún las nalgas.

Hoy Amir vive en Berlín. Y Vargas Llosa quería conocerlo. “Espero que nuestros destinos se crucen alguna vez, ojalá en la querida Cuba y, si no, en cualquier otra parte”, le escribió el Nobel peruano. Y bueno, se cruzaron en Bulgaria, hace 4 años.

Conozco que, gracias a tus padres, a los 4 años sabías leer y escribir. ¿Cuáles son tus primeros recuerdos con un libro, o con un lápiz?

Un día, a los siete años, conmovido cuando terminé Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, me dije que aquella historia se parecía mucho a la mía y decidí escribir algo parecido con mis vivencias: mis escapadas de los deberes que mis padres me ponían cada día, un paseo por el río junto a un amigo en busca de aventuras, el amor por Betty (mi primera noviecita boba, novia seria después, lamentablemente fallecida a edad muy temprana de leucemia), las amenazas de un ser al que creíamos peligroso (había sido antes de la Revolución el dueño de casi todas las tierras de aquel lugar y sobre él recaía, además, la mala fama de ser “un capitalista desalmado”. Mi madre leyó esa historia, algo que para mí era una larguísima novela y que, en mi adolescencia, comprobé eran apenas unas seis hojas de cuaderno escritas con mi horrenda letrona, algo tan meloso y cursi que intenté que mi madre destruyera, sin lograrlo, pues ella se las ha ingeniado para tenerla a salvo hasta hoy.

La vida adolescente te lleva a estar becado. Supongo dejas de ser el niño inocente que escribía historias?

Vivir hacinados, obligados a trabajar en el campo, soportando un régimen de vida muy cercano al carcelario y teniendo que ser de un modo distinto al que verdaderamente se es, nos empujaba a movernos en una doble moral que luego extenderíamos a nuestra vida de adultos. Muchos ni siquiera hoy han logrado curarse de esa tara. Allí nos inocularon el odio, la desconfianza hacia cualquier individuo que se saliera de los márgenes establecidos por las normas políticas o “revolucionarias”. Nos enseñaron a vivir divididos fingiendo estar unidos en un ideal que nos obligaban a recitar como burdos slogans.

Eso me transformó: conocí allí el despreciable valor de mentir por conveniencia, de atacar para no ser atacado, de buscar alternativas clandestinas a las cosas que te obligaban a vivir. Años después, cuando aposté por defender mis ideas, las libertades que siempre creí el sistema debía respetarme, los tragos más amargos, las peores decepciones humanas las viví intentando acercar mi vida a esos conceptos usualmente excluidos por esos tipos de socialismo que hemos padecido: ética, honestidad, coherencia. Ser ético, actuar con honestidad y mantener una coherencia férrea entre lo que pienso, lo que digo y lo que hago todavía me sigue trayendo tragos amargos.

Santiago de Cuba llega a Amir a los 11 años. No vacila, en esta respuesta no vacila. No hay mucho después de pisar Santiago

Portada de unos de los libros de Amir Valle. Tomada de su página web.

Si el poblado Maceo marca el despertar de mis valores como ser humano y si La Habana fue ese sitio infernal y paradisíaco donde descubrí que el único valor real en la vida es luchar por los sueños que Dios colocó en el corazón de cada uno, Santiago fue la fragua donde se forjó el ser humano que hoy creo ser”, continúa.

Era una ciudad cálida en todos los sentidos, pero especialmente en sus connotaciones humanas; un sitio especial con una magia rara que mezcla de un modo inexplicable lo provinciano y lo cosmopolita, lo más moderno y lo más añejo. Como si no bastara, me tocó vivir culturalmente, en plena formación como escritor, una de las épocas más gloriosas de esa ciudad. Sin ánimos de ofender a las generaciones posteriores, me atrevo a afirmar que la década de los 80 fue el único momento en que Santiago de Cuba, por la calidad de sus creadores y el impacto social de sus movimientos artísticos, le disputó a la capital su eterno protagonismo. Todo ese ambiente me cambió.

Cambiamos de tema, ya yo quiero llegar a la universidad

“Voy a confesarte algo que nunca he dicho: mi sueño era ser ingeniero petroquímico”.

Las asignaturas de letras me parecían tan fáciles que me aburrían y, sin embargo, era un genio en las Matemáticas, la Química y la Física.

Pero…

El escritor Eduardo Heras León me pidió que reflexionara: “Amir, tú eres un escritor y por eso me animo a decirte que debes preguntarte si estás dispuesto a pasarte el resto de tu vida entre números fríos y procesos químicos”. Me puse a pensar y, en verdad, ese futuro me aterró, así que cuando tuve las planillas de las carreras solicité Psicología, Periodismo y Derecho. Curiosamente, me llamaron para hacer la prueba/entrevista que entonces se les hacía a todos los aspirantes a estudiar Periodismo.

Al final estudias Periodismo. ¿Tenías ya alguna idea de las implicaciones de ser periodista en Cuba?

Lo que tú y yo hoy consideramos “implicaciones”, las veía como mecanismos naturales de defensa de la Revolución. No tardaría mucho en descubrir mi estupidez y ceguera en ese sentido, aunque ahora que lo pienso sé que no me sonó nada agradable que uno de los entrevistadores, que venían de la UPEC en La Habana, me preguntara si estaba dispuesto a jurar ser un “soldado ideológico de la Revolución”. Quizás fue el modo en que lo dijo, pero recuerdo que aquello me pareció como una invitación a entrar en una secta. Y desde niño he odiado todo lo sectario.

Comienzas en Santiago y terminas en La Habana la carrera. ¿Se siente diferente la Academia? ¿Se hace diferente periodismo en un lugar y en otro?

Estudiar dos años y medio en la Universidad de Oriente y los otros dos años y medio en la Facultad de Periodismo en la Universidad de La Habana fue un privilegio, porque conocí a casi todos los que luego, en toda la Isla, estarían protagonizando el periodismo oficial. Había talento de sobra, había deseos de hacer cosas distintas, de dinamitar el periodismo que hasta ese momento predominaba.

Pero entonces no era como hoy…, los mecanismos estaban muy aceitados en esos años para convertir incluso al más libertino en una oveja domesticada. En esos tiempos no había opción: o te sumabas al balido uniforme o te ibas, ya fuera a las rejas o a hacer otra cosa. Y en ese sentido había entre los censores una monolítica uniformidad estratégica a nivel nacional, sumado al hecho de que era fácil lograr el control porque solo existían esas dos facultades.

Amir Valle con Mario Vargas Llosa en Sofia, Bulgaria. De la página web del entrevistado.

La otra parte de tu pregunta es algo ya demostrado: el periodismo que se hace en Cuba, en cualquier sitio, salvo el que se les permite escribir a algunos medios y periodistas no oficialistas, es plano, ciego, estúpido, enfermo de consignismos, triunfalismos y manipulación.

Lo más triste para mí ha sido ver a gente de muchísimo talento prostituyéndose profesionalmente perpetrando esos bodrios.

Esa visión sobre el periodismo cubano ¿evoluciona o cambia cuando terminas la carrera?

Lo que allá llamamos “abrir los ojos”, se produjo en mí unos meses después de empezar la carrera. Un compañero de aula, a quien todos consideraban un oportunista enfermizo fue colocado como dirigente de la FEU al frente de la Facultad de Periodismo, simplemente porque su madre era una alta funcionaria del Ministerio de Educación. Tres estudiantes de Periodismo del tercer año, ofendidos, escribieron un pasquín denunciando tamaña estupidez y fueron expulsados. Después, en las prácticas en el periódico Sierra Maestra, me asombró ver que entre los periodistas circulaba una pequeña lista de las cosas que no estaban permitidas escribir o hacer allí si no querías tener problemas.

Aún recuerdo una conversación con Eliades Acosta Matos, quien entonces dirigía la radio provincial en Santiago (luego llegaría a ser el mayor censor de la Cultura, desde las oficinas del Departamento de Orientación Revolucionaria en el Comité Central). Uno de sus consejos era: “yo siempre escucho mucho lo que dice Balaguer (José Ramón Balaguer era en esos años el primer secretario del Partido en Santiago) y no escribo nada, ni permito que se escriba o transmita nada que se aparte de su visión, porque él representa aquí a los dirigentes de la Revolución”.

Más tarde, casi al año de estar estudiando en La Habana tuve el honor de ser uno de los protagonistas de la famosa reunión de los estudiantes de Periodismo con Fidel Castro, en la que sucedió el hecho inédito de cuestionarle en su propia cara su política con respecto a los medios de información y el periodismo, e incluso cuestionar su protagonismo absoluto en la dirección del país.

Lo que nos cayó encima después de esa reunión en 1987 fue terrorífico, además de vergonzoso, y determinó el futuro del periodismo cubano. Utilizaron una estrategia de miedo y división que nos aplastó a todos, convirtiéndonos en marionetas del poder, en profesionales temerosos frustrados y, en casos como el mío, en ovejas negras a las que había que aplastar.

Por eso siempre les digo a estos jóvenes periodistas que deben aprovechar las libertades que hoy tienen, unirse en las diferencias y crear un bloque que se oponga a la hegemonía oficialista. Pero por lo que veo en los últimos tiempos, luego de momentos esperanzadores, se están dando pasos enormes hacia atrás.

Continuará…

 

37 comentarios sobre “Amir Valle: desde niño he odiado todo lo sectario

  • Hace unos minutos les envié por este medio un comentario a lo escrito por Amir, señalándole cuatro confusiones u olvidos, dicho piadosamente, en el párrafo que me dedica. Veo con asombro que donde se exaltan los valores de la libertad de expresión y pensamiento no lo publicaron. Solo dejo constancia. Tigres de papel.

    Respuesta
    • No llegó ningún comentario. Saludos

      Respuesta
    • Despues de leer todo lo que ha escrito, lo que Amir Valle ha respondido, y los articulos publicados por otros al respecto, no creo que tenga la decencia de negar los hechos compadre. Es para q vea q ROMA PAGA A LOS TRAIDORES, pero LOS DESPRECIA.

      Respuesta
  • Pues aquí va, a ver si este tampoco “llega”

    Es curioso ver a un hombre joven como Amir con problemas alarmantes de memoria. Te voy a ayudar Amir:

    Nunca fui director provincial de radio en Santiago de Cuba, cargo que siempre ocupo Gerardo Calderin. Nunca trabajé en la radio siendo Secertario del Partido Balaguer, sino su sucesor Esteban Lazo. Nunca fui responsable del DOR del Partido, sino del Departamento de Cultura, que son cosas muy, pero muy diferentes. Y por supuesto que jamás dije, ni diría la estupidez que pone en mi boca. Como tampoc, Amir, fuiste ese rebelde que te sueñas. Esto último me lleva a pensar que el problema no es solo de memoria sino de falla grave en la máquina de fabulación y autobombo. Quizás el marqués de Vargas Llosa, otro desmemoriado, pueda recomendarle como hacerlo con cierto donaire cortesano.

    Acabo de RT por mi cuenta de Twitter a esta entrevista de Amir, con brevísimo comentario. Quien teme a la verdad?

    Respuesta
  • Eliades… habrá qué ver quién tiene mala memoria… Quizás confunda a algún que otro secretario del Partido (los políticos pasan, eso me dijiste en tu casa allá en Santiago cuando me leías aquellos cuentos que pretendían alejarse de la literatura muy arraigada en la realidad política y social que se hacía en esos años… ¿también olvidas eso?)… No me extraña que olvides esa conversación allí en tu oficina en la radio, pues en tu carrera de ascenso hacia el poder talibán en Cuba has olvidado muchas cosas, entre ellas, por ejemplo, olvidaste responder a la carta oficial que te envié y que le envié a Lázaro Barredo cuando hace unos años dijiste en una entrevista en el Granma Internacional que yo era un mercenario, que era un autor desconocido en Cuba y que buscaba méritos internacionales haciendo escándalos (cuando sabes que jamás nadie me ha pagado por decir lo que pienso, que en Cuba fui siempre uno de los más reconocidos de mi generación, para no mencionar que excepto el Premio Casa, gané todos los premios literarios y que mis libros fuera de la isla habían sido promovidos curiosamente por intelectuales de izquierda amigos de Cuba, que conocen mis idean y me respetan en nuestras diferencias, algo que ustedes deberían aprender). Mentiste respecto a mi persona , Eliades, cuando eras un jerarca del mayor instrumento de censura y control ideológico del Comité Central del Partido Comunista, antes de irte a vivir a España (no sé si aún estés allí, creo entender que sí) y jamás tuviste la decencia de preguntarme (siendo mi amigo) qué me había pasado. Preferiste atacarme aplicándome la fórmula que tus jefes te imponían, haciéndome a mí lo mismo que algunas veces criticabas como “errores” hacia otras personas… Y ya que una hablas de quien teme a la verdad, vamos a ver si alguna vez nos sentamos y nos decimos cara a cara ´las cosas, a ver quién ha sido más desmemoriado. Yo estoy dispuesto.

    Respuesta
    • Amir, a ti los cubanos te queremos y te respetamos por tu talento y tu compromiso con el pueblo cubano. Tus entrevistas tienen tanto valor como tus libros para que el mundo entienda las entrañas de la dictadura de corte fascista que a destruido a la nacion cubana. Los propagandistas de la dictadura como Eliades pasaran al olvido y solo seran recordados cuanto tu los mencionas en tus entrevistas.

      Como cubano de tu generacion me gustaria que escribieras tu testimonio de la famosa reunion con el comandante pues muy pocos de los testigos han querido contar los detalles de lo ocurrido.

      Respuesta
      • Bobo, encarnas aquí el papel de pala prefabricada. hablas a nombre del pueblo cubano, investido no sé de qué autoridad. Te eriges en el Dios de las Cosas del Futuro, y predices lo que pasará con cada uno de nosotros. Yo al menos, he dado, doy y daré la cara. No suelo responder a quienes no lo hacen. Cuando tengas la decencia de darla, entonces hablamos. Es mucho pedir?

        Respuesta
      • bobo de abela es mejor no decir nada, la polemica d comentarios estaba buena hasta que pusiste el tuyo, compadre yeyooooooooooooo.

        Respuesta
        • Es que esa fue la forma en que fueron adoctrinados por dictador. Que nadie se atreva a decir nada, porque para eso estaba el único erigido “como el Dios de las cosas del futuro, el único con autoridad de poderle decir a cada cubano lo que iba a pasar con ellos”. Esa manera grosera de contestar es, porque no lo tiene delante o si no le hubiese montado un acto de repudio para que le rompieran la cara, como es costumbre hacer ante los ojos del mundo, como hicieron en Panamá y lo hacen donde quiera, lo mismo da que sea un embajador, un catedrático, un premio Nobel o un profesional en un juego de pelota. Me da mucha vergüenza ajena cuando veo éstas cosas.

          Respuesta
          • De acuerdo con Roberto: aquí el meollo del debate está entre Amir y Eliades, los demás somos puros figurantes…¡¡¡¡Un poquito de por favor!!!!

          • Isidro yo no sabia que éste era un espacio privado para que nadie viniera a ventilar sus bochinches, a mi entender lo único que faltó fue que no se pidió permiso (por cumplir con la cursilería diría yo) para meter la cuchareta, por favorrrrr habría que haberse dicho a ese dime que te diré.

          • Miranda (Y otros):

            Siempre he creído que el fin por excelencia de cualquier debate es arrojar luz sobre un tema equis, al contraponer opiniones encontradas. Eso no lo veo aquí en los que se suman al careo Valle-Acosta. ¿Por qué?

            1) ¿Alguno de los que están tomando partido fue o es un escritor censurado en Cuba?

            2) ¿Alguno de los que están tomando partido fue o es funcionario cubano que ejerce censura (o tiene el poder para hacerlo) en el sector literario-artístico en Cuba?

            3) (Y este punto me parece el decisivo) ¿Alguno de los que está tomando partido perteneció al círculo íntimo de Amir Valle o Eliades Acosta, al pùnto de saber al dedillo dónde comienza el encontronazo cívico-profesional y dónde concluyen las diferencias entre dos seres humanos que al parecer en un momento de sus vidas mantuvieron algún tipo de relación amistosa?

            Los que ahora se parcializan en este careo en esencia INDIVIDUAL, para verter sus animosidades políticas, sin conocer todo lo que pudo acontecer entre estas dos personalidades, ejercen el mismo papel del típico distraído que ve una bronca en la calle y se mete a opinar a favor de uno u otro sin saber qué sucedió…Así hasta que se lleva el trompón que no le tocaba… Ya está pasando…

        • Lo siento Roberto por joderte el placer de la bronca. Pero ejerzo mi libertad de expresion. No siempre tenemos en HT la presencia de un sicario de tinta castrista. No hay dudas que los ataques de Eliades contra Amir son por encargo. Esa gente no tiene talento literario para otra cosa.

          Respuesta
          • Bobo, nunca mejor escogido ha sido tu pseudonimo. Te reitero que no respondo a cobardes que no dan la cara para defender sus ideas. Cobarde y lelo ya es mucho: si Amir fue quien inició esto, como puedo estarle respondiendo por encargo? Mollera común, lugar común. Zape.

          • Isidro:

            El problema es que los que comentamos aquí no fuimos escritores, pero sí ciudadanos censurados toda una vida, y cuyos derechos ciudadanos fueron pisoteados antes, como mismo se pisotean ahora los de los que quedan allá; y todo por obra y gracia de los gobernantes y de gente como este señor. Derecho es lo que nos sobra para decirle unas cuantas verdades.

          • Jorgealejandro:

            Es que no hablo aquí de “derechos” (que en teoría todos deberíamos tener); sino de “certezas”…para evitar meteduras de pata y la premura que de la mano de la pasión embarca a cualquiera.

            Observa lo que dice Miranda al Bobo sobre Elíades Acosta:

            “Bobo te lo juro por mi madre Santa que ni sabía quién era”.

            Y sin saber quién es el susodicho le lanza todo su arsenal ofensivo…Sólo asumiendo lo que dicen otros y ella desconoce….¿Entonces de qué hablamos?

          • Isidro, la pregunta de Bobo fue, “si había leído alguna obra literaria de él”. Para mi comentario no tenía que saber quién era, me bastó conque dijera que los premios literarios que han recibido Amir y otros intelectuales que mencionó, fueron basados más por arremeter contra la revolución que por el valor literario de esos intelectuales, algo que siempre ha hecho el régimen castrista, de ningunear el valor de cualquiera que se separe de la “revolución”.

  • Amir, veo que tu problema ya no es mala memoria sino auto compasión. Ese problema yo no puedo resolverte lo y repito, debes aprovechar al marqués para que te diga como transitar con cierta elegancia decadente.Oyes campaña y corres tras el cencerro. Te equivocas de nuevo. Jamás he vivido ni vivo en España. Para ti todo el que trabajó en el partido o gobierno en Cuba es o ha sudo censor y represor. Eso hizo que lanzaras la primera piedra, que yo te respondí, y no me arrepiento. Sobre tus méritos literarios, por qué no dejas que los demás opinen? La recomendación que haces de ti mismo viene de muy cerca. En Cuba hay y ha habido censores, como en todo el mundo y en todas las épocas, y en el exilio ha habido oportunistas capaces de hacer tabla rasa de todo por aceptación, perdón y mercado. A cada uno juzgarán por sus obras, no por cómo nos soñamos. Cuando quieras y donde quieras nos sentamos a conversar. A diferencia de lo que tú mismo dices de tu persona, yo no he sido ” marioneta del poder” , pero tampoco soy comodín para que escales. Yo no hablo de ti, no te menciono, no miento sobre tu pasado. Sencillamente es tu vida. Vívela en paz, pero déjame fuera de tus furores, los que, por cierto, jamás exteriorizó aquel Amir que conocí.

    Y olvide algo: no suelo responder invectivas ni alusiones , pero es mi derecho, como el tuyo exhibir tus supuestas flagelaciones a manos de terribles censores que, como dices, nunca vetaron tus premios literarios. Yo doy por cerrado este intercambio, hay mucho, pero mucho por hacer. Lo cierto hasta el encuentro cara a cara que propones, lejos de la feria. Saludos

    Respuesta
  • Dice Eliades: “Como tampoco, Amir fuiste ese rebelde que sueñas”…

    Y yo prefiero responderle con palabras de Alberto Garrido, uno de los grandes escritores cubanos, Premio Casa de las Américas (entre otros muchos). Dice Garrido, en el prólogo a una antología sobre mis mejores cuentos:

    “Amir siempre ha sido controversial. Desde aquella tarde (era un enfant terrible) en que anunció a los gendarmes culturales al grupo Seis del Ochenta, una propuesta estética diferente que, además “trataría temas tabúes”. Luego de convertirse en un exiliado involuntario, al serle impedido su regreso a la isla, ha seguido siendo fiel a este anuncio lapidario. Sus atrevimientos policiales pintan el bajo mundo de esa Centro Habana que conoció tan bien. Sus ensayos hablan de la libertad y de la corrosión de esa libertad en las sociedades totalitarias. Se atrevió a jugar con la cadena y mató al mono en una de sus obras más celebradas por la crítica, mostrando la corrupción de los poderes políticos. Describió como nadie el universo de la prostitución y el tráfico inhumano entre las dos orillas”.

    Y para terminar mi respuesta sobre esa frase de Eliades: “Como tampoco, Amir fuiste ese rebelde que sueñas”…, respondo con palabras de otro gran escritor de mi generación, también en un prólogo a mi libro ensayos sobre la censura en Cuba:

    Escribe Angel Santiesteban lo siguiente:

    “Puedo afirmar, porque lo viví junto a él, que (a excepción de su primer premio y su primer libro: Tiempo en cueros, publicado a sus 21 años con cuentos que rememoraban sus tiempos de infancia en un pueblo rural) cada uno de sus premios, libros y éxitos literarios y periodísticos, han sido una lucha contra las diversas formas de la censura, el control ideológico y la represión cultural que ha imperado en Cuba, para mantener a raya a la intelectualidad, desde el triunfo de la Revolución en 1959”.

    En definitiva, las palabras de dos grandes de las letras cubanas contra la palabra de alguien que, como Eliades, tiene la fama de ser uno de los más grises censores en la Cultura Cubana de las últimas décadas…

    Respuesta
  • Amir, estas disociado y falto de cariño. Tu opinión sobre mi, viendo la que tienes de ti mismo, es risible. Ambas lo son. No aportas ni un caso, ni una prueba de mi censura. No podrías, no has podido, ni podrás. Te lo dejo de tarea. No temo. Hablas de que “tengo la fama de ser uno de los más grises censores, y bla, bla, bla”. Dices que te dijeron, que alguien dijo. No es serio en boca del nuevo Fénix de los Ingenios de la literatura universal que afirmas ser, citas y autobombo mediante. Te repito que doy por cerrado este triste capítulo que provocaste. Se feliz. RIP

    Respuesta
  • jejeje… Eliades… ¿así que dices “no hablo de ti, no te menciono, no miento sobre tu pasado”… y pongo esto porque, como suelen hacer quienes no quieren responder, aunque te hayas ido, dejo esto aquí para que los posibles lectores vean quién eres:
    En la entrevista “La guerra cultural es una realidad palpable contra este país”, publicada originalmente en Granma Internacional, el 16 de agosto de 2007, y reproducida en el sitio web Librínsula, de la Biblioteca Nacional, dices de mí lo siguiente:

    “en el exterior generalmente los resultados están marcados por la impronta política, o sea, tanto hablas, tanto recibes. El caso clásico es el de Amir Valle Ojeda, un escritor realmente menor que salió del país, se quedó en Alemania, empezó a hablar horrores de la Revolución y de repente lo presentan como un gran escritor, ha sido premiado, pero no por la calidad de una obra sino por su postura contra la Revolución. Lo mismo ocurre con el caso de Zoe Valdés, pero en realidad esos nombres no merecen más comentarios”.

    Aquí les dejo el link a quienes quieran conocer tu verdadera cara de censor, esa que ahora, que ya no tienes el poder que llegaste tener, quieres ocultar, como muchos otros que fueron censores y de pronto, en los últimos tiempos, quieren limpiar su biografía:

    http://librinsula.bnjm.cu/1-205/2007/agosto/191/entrevistas/entrevistas470.htm

    En resumen, porque yo tengo una obra escribir y un prestigio internacional que mantener y no puedo perder más tiempo en estas cosas… ¿Fuíste honesto, Eliades? ¿Yo salí del país o me hicieron una jugarreta y me impidieron regresar, cosa que se mantiene hasta hoy? ¿Empecé a hablar horrores o, como muchos saben, ya lo hacía desde la isla mucho antes de que me desterraran, como reconocen todos los colegas de mi generación y muchos otros opositores cubanos? Y sobre mis méritos literarios en Cuba (que tú bien conoces, y quemuchas veces tú mismo elogiaste) no voy a hablar más siguiendo tus consejos…

    Sólo espero que en ese encuentro que, realmente, espero tener, no intentes, como has hecho aquí, ocultar ciertas verdades que te hicieron ganar la fama de intolerante censor y talibán de la cultura. No lo digo yo. Pregunta allá en Cuba a nuestros colegas intelectuales.

    Respuesta
    • Una almohadilla de olor, según Martí, el remedio para los desmemoriados. Proyectas la película ya empezada. La opinión que citas es el resultado de tus ataques y declaraciones previas. Con gusto las buscaré y las publicaré. Por eso te dije que lanzaste la primera piedra. También te dije antes, y te reitero, que no me arrepiento de esa opinión y la sostengo. Extraña censura a quien según sus propias palabras, coleccionaba premios literarios otorgados por feroces censores.Nadie te desterró: te fuiste, y es tu derecho. Pero ese derecho termina cuando por ser simpático y útil , y porque mucho te convenía reciclarte, comienzas a encarnar a la viuda de Robespierre, cuando en Cuba no fuiste ningún héroe vertical, no rompiste con nada, aceptaste honores de los mismos a los que luego negaste el agua y la sal. Y cuando te quedaron estrechos esos reconocimientos, pues saltaste la talanquera. Por cierto compadre, no somos iguales: yo no necesito reciclarme, ni implorar perdones. No tengo necesidad de fabricarme pedigrees heroicos de cartón piedra. No vivo provocando lástima. No mendigo reconocimientos. He vivido en mi ley y sigo en ella. Es muy mediocre pensar que los demás son de tu condición. Pero esa es tu condición. Caso cerrado.

      Respuesta
      • Maestro, no hable sandeces que esos premios han sido otorgados en países europeos en su mayoría pro-castristas, creo que es una falta de respeto menospreciar el prestigio de éstas entidades, decir que han sido por arremeter contra la dictadura y no por el mérito literario está muy fuerte y deja mucho que pensar de ud como intelectual. Está ud difamando la obra de acérrimos anticastristas como lo fueron Cabrera Infante y Reinaldo Arenas.

        Respuesta
        • Usted llega tarde y mal. Debe ser otro avatar de los inefables que aquí han aparecido con pseudonimos. Y perdone, pero divaga y muestra síntomas de aguda intoxicación de odio. Los premios literarios, como el que otorga el marqués, tienen nombre y apellido. Guerra Fría, guerra cultural. Pero es su derecho, por mí que se den jabón entre ellos hasta el infinito. Eso no establece ninguna jerarquía intelectual. Los ídolos que ustedes veneran son intachables y brillantes, solo que Cabrera Infante y Camilo José Sela fueron censores; Alberto Lamar Schweyer, Secertario personal de Machado y amanuense por dinero de Trujillo, Gastón Baquero, inclito poeta, batista no y agente a sueldo de Trujillo, como Sanchez Arcilla y Salvador Díaz Verson. Como Puede apreciR, querida dama, queda poca tela de donde cortar. Por demás, ardo en curiosidad y le pido me ilustre de cuáles son los países europeos son procastristas, como afirma con adorable ignorancia. En cuanto al mérito literario , dejémoslo a las futuras generaciones, ellas juzgarán.

          Respuesta
          • Señor:

            Creo que las “futuras generacines” ya han puesto en su justo lugar a Baquero, Cabrera Infante, Lezama, Piñera y otras glorias de la cultura cubana que han querido matar en vida y en muerte por el enorme delito de no comulgar con la dictadura que ud apoya y venera; de esa misma dictadura que borra los nombres de autores de los textos que crearon o colaboraron para crear, nada más que cometan el crimen de irse de Cuba; de esa misma dictadura que arrebató vergonzosa e ignominiosamente el muy merecido Premio Nacional de Teatro otorgado a Susana Pérez y que pretende borrar de la cultura cubana a tantas glorias que la eneltecen, aunque se empeñen en negwerlas. No se vanaglorie tanto, que da muchísima, pero muchísima verguenza ajena formar parte de esa diz que intelectualidad a la que Ud se ufana en pertenecer que, de lo único que han dado y siguen dando muestras es de servilismo, hipocresía, mendacidad, panfletarismo barato, patrioterismo de a quilo y falta de honradez y de altura ciudadana. Eso, para no mencionar la cantidad de gente mucho mejor que todos ustedes a quienes le hicieron o le hacen aún la vida un calvario. y eso también lo saben las “futuras generaciones” que lo recordarán a ud como a alguien muy fácilmente prescindible y olvidable. un mal recuerdo que ni siquiera se puede tomar muy en serio.

        • Miranda, conoces alguna obra literaria importante de Eliades? Salvo raras excepciones la censura y propaganda van de la mano del talento y la creacion artistica.

          Respuesta
          • Bobo te lo juro por mi madre Santa que ni sabía quién era.

  • Otro protagonista de la famosa reunion con el comandante que no le fue bien por decirle las verdades al dictador en jefe.

    Su libro testimonial de la prostitucion en Cuba Habana Babilonia se paso de mano en mano en version digital y fue un total exito burlando la censura del regimen

    Respuesta
  • Me dio curiosidad ver quien es Eilades Acosta, cuyo nombre habia escuchado, pero de quien no tenía detalles. Vi que en Ecured ponen una hermosa biografia y citan sus lauros académicos, informado además los puestos de responsabildad gubernamental que tuvo. En Cuba, hast donde yo he visto, nadie sube a cargos provinciales y mucho menos nacionales si no es un incondicional de la dictadura.

    Y luego vi esto:

    Reaparece Eliades Acosta

    LA HABANA, Cuba, 10 de diciembre, (Alega Pesant, http://www.cubanet.org) – Eliades Acosta Matos reapareció el pasado lunes 7 de diciembre en los medios de comunicación, un año después de su defenestración como Jefe del Departamento de Cultura del Comité Central del Partido Comunista.

    Acosta Matos tuvo una ascendente carrera en el aparato político cultural del partido comunista, que lo llevó a la dirección provincial de cultura en Santiago de Cuba y a Director de la Biblioteca Nacional (BN). Según fuentes entendidas en el tema, su ascenso se produjo bajo la sombra de Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura con más de 15 años en esa responsabilidad.

    Desde la dirección de la BN, Eliades dirigió un mitin de repudio y golpiza contra el comunicador independiente Jesús Guerra Pérez y un grupo de patriotas el 13 de julio de 2006. Luego de ser arrestado en el incidente Guerra Pérez cumplió dos años de prisión.

    Después de ese hecho, Acosta Matos fue “ascendido” como miembro ejecutivo del Comité Central del Partido Comunista, para atender el ala cultural, mientras que el Doctor Torres Cuevas, se hizo cargo de la Biblioteca. Sin embargo en esa
    responsabilidad, Eliades duró menos de un año. No se conoce la causa de su democión.

    Acosta Matos, reapareció el lunes 7 de diciembre en la revista Buenos Días, un noticiario informativo de la televisión nacional que se trasmite por Tele Rebelde todas las mañanas de lunes a viernes. El programa abordaba el tema de las bibliotecas públicas. Fue presentado como ex Director de la Biblioteca Nacional, sin precisarse sus responsabilidades actuales.

    Interesante.

    Respuesta
    • Excelente aporte Armando. Ahora que va decir Eliades de su funesto papel de represor. Ahora que dira la brigadita de apoyo a Eliades el guardián de la fe castrista.

      Respuesta
  • Quisiera por sólo milésimas de segundos poseer el nivel cultural de Amir Valle para poder disertar al respecto. Niño, mientas mas te leo mas te glorifico. Me siento muy orgulloso de haber estado en una época tan cerca de ti y de pertenecer a tu círculo de amigos. Un fuerte abrazo desde estos lares

    Respuesta
  • No importa donde hallas nacido o quisieras decir que naciste, pero para el conocimiento General, el Central Antonio Maceo esta en Holguin y forma parte del Municipio Cacocun.

    Respuesta
  • Para mi hubo un antes y un despues de leer “Habana Babilonia o Prostitutas en Cuba”, la descargue de internet, si mal no recuerdo, y realmente comence a pensar diferente despues de leer esta novela-testimonio de Amir Valle, muchas gracias a el por mostrar una faceta q realmente se ha mantenido oculta de nuestra Cuba, lo mismo hace en otras obras. En cierta ocasion le pedi a Circles Robinson q publicara una entrevista de Amir Valle, en donde relataba sobre sus titulos agrupados en una serie sobre temas no muy “agradables” de la vida cubana despues de 1959(http://amirvalle.com/es/entrevista/la-revolucion-cubana-es-hoy-una-gran-mentira-rodeada-de-mentiras-por-todas-partes/), pero por razon alguna no prospero aquello. Considero q para nosotros los cubanos que queremos saber la verdad sobre nuestra islita, Amir Valle es una lectura obligada.

    Respuesta
  • Coñó¡¡¡¡ q clase de intercambio me perdí, llego hoy y veo la película parece q ya acabada, juro q al principio cuando leí q eliades acosta, me permito un vómito en su pronunciación, estaba respondiendo personalmente aquí creí era algún jodedor, pero tanta mala vibra solo se logra con una larga práctica de maldad y eso es lo q destilan las letras del eliades q nos acompaña, la maldad maléfica del miedo de saber q va a sobrevivir a su “villano favorito” y las cuentas se las van a pasar, noooo, ya en una ocasión dije q no era argentino ni asmático así q no hablo de pasar cuentas violentamente en el foso de los laureles, hablo de cuentas escritas, publicadas, difundidas a los vientos alicios q refrescaran la inmundicia espiritual en la q 60 años de dictadura amoral y cínica han hundido el sustrato humano del cubano de a pie o de P9 y a veces armendron.

    No he leído a Amir, puede q lo haga puede q no, pero he leído al marqués Vargas lloza y de pin… q clase de escritor, y sí, como toda persona medianamente inteligente coqueteó con los castros cuando se declaraban Mesías del renacimiento caribeño, pero cuando vio q aquello era una secta y siendo más sagaz que Sartre o debray y menos hipócrita q garcia marquez, el mejor de todos literariamente hablando, les sacó el pie, y hasta se le pasó la fiebre izquierdosa, comprendió en contra del vampiro Galeano q américa es solo víctima de america y no de los yanquis o los godos y se pasó al liberalismo q mal q bien da premios novel y censura pero menos.

    En fin eliades, duerme tranquilo siempre q puedas, si yo tomo alprazolam, siempre q no está en falta, para la ansiedad q no estarás tomando tu camarada??

    En fin Amir, tu obra hablará por ti y tu hablarás por ti cuando te de la gana y se t ejusgará como escritor y como persona pero q no te importe mucho socio, q tu vives en la tierra de goethe y aun no sabemos si esta era bueno o un hijoe puta, pero para q conste y por lo q valga, tu historia no sé si es real, pero es perfectamente posible en esta historia reciente cubana y eso, solo eso, ya me hace estar de tu parte y no de la de eliades, termino en vómito.

    Respuesta
  • Saludos
    “y pienso q el gobierno es el culpable, cambiémoslo”

    Respuesta
  • A quienes se han interesado por la polémica entre Elíades Acosta y Amir Valle les recomiendo que busquen en internet la controversia dirimida por Acosta y Harldo Dilla.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *