Las huellas del huracán Irma en Cojímar

 

Fortorreportaje: Ariel Glaria Enriquez      

HAVANA TIMES – Cuentan que Voltaire la emprendió a patadas contra la tierra después de un terremoto.

A poco más de dos siglos de aquel incidente, en una famosa isla del Caribe, un anciano subió al techo de su destartalada vivienda en Cojímar y, machete en mano, desafió los embates de los fuertes vientos del huracán Irma que, entre la una de la madrugada y las seis de la mañana del domingo diez de Septiembre, azotaron con fuerza la pequeña localidad costera ubicada al este de la bahía de la Habana.

Su hazaña, de la que salió ileso,  nada tuvo que ver con el desafío a la razón que significó para el filósofo francés aquel terremoto, más bien estuvo relacionada con la concreta realidad de una mata de aguacate que,  empujada por los vientos del huracán, amenazó con partir en dos el techo de su casa.

 

Historias como esta acompañan hoy las secuelas dejadas por el Huracán Irma en el tranquilo poblado de Cojímar, donde no se reportaron pérdidas humanas a pesar de la temeridad de algunos pobladores.

Irma, cuyo centro, según datos oficiales, se ubicó a 130 Km de la Habana antes de continuar rumbo a la península de la Florida, registró olas de hasta doce metros de alto en localidades cercanas al malecón habananero. Las fotos muestran el paisaje dejado por el evento atmosférico en la mañana del propio domingo  en Cojímar.

 

 

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *