Santos llega a EEUU esperando el apoyo de Trump a Colombia

Por Sara Barderas (dpa)

¿Mantendrá Trump el apoyo posconflicto ofrecido por Obama?  Foto: hispantv.com

HAVANA TIMES – El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, inició hoy su primera visita oficial a Estados Unidos en la era de Donald Trump con la esperanza puesta en lograr que el republicano mantenga el respaldo al posconflicto en su país que había recibido de Barack Obama.

“El presidente Trump es un líder pragmático. Yo tengo confianza en que sabrá reconocer el singular éxito de Colombia y nuestro potencial de crecimiento”, dijo durante una cena con el Atlantic Council, uno de los centros de pensamiento más importantes de Washington. “Es mi deseo que, cuando nos veamos mañana, empecemos a construir una renovada hoja de ruta en la que asumamos compromisos con objetivos claros y medibles”.

La cena con el “think tank”, celebrada en la Biblioteca del Congreso estadounidense, fue el primer acto en la agenda oficial del presidente colombiano, el tercer latinoamericano al que recibe Trump en el Despacho Oval tras el peruano Pedro Pablo Kuzynski y el argentino Mauricio Macri.

No fue un acto casual. El “think tank” presentó un informe que, bajo el título “Una hoja de ruta para la implicación estadounidense en Colombia”, avala la relación estratégica entre los dos países y propone a Trump una hoja de ruta en la relación con el vecino del sur para los próximos diez años.

Supone, en definitiva, un espaldarazo a Santos en su intención de mantener el respaldo que obtuvo de Obama. En su reunión de una hora mañana jueves con Trump en la Casa Blanca, Santos buscará estrechar los lazos políticos y comerciales. Sobre la mesa estarán los acuerdos de paz, la lucha antinarcóticos, la seguridad y el comercio.

Colombia está sentando las bases del postconflicto tras los acuerdos de paz con las FARC, ratificados en noviembre por el Parlamento, y Trump, que solo lleva cuatro meses en la Casa Blanca, aún perfila su política con el país latinoamericano.

“El posconflicto será difícil y costoso. Ustedes saben que la paz ya nos ha dividido a muchos de nosotros”, admitió ante senadores, congresistas y el asesor de seguridad nacional H.R. McMaster, sentado a su lado durante la cena.

“Ayúdennos a garantizar la implementación de la paz para asegurarnos de que la justicia prevalezca”, pidió Santos.

Trump se mueve bajo el lema “America First” (Estados Unidos primero) y su administración ha planteado un recorte de la ayuda al exterior de un 30 por ciento, lo que puede impactar en Colombia.

“Sé que el presidente Trump tomará esto con mucha seriedad”, dijo Santos sobre el informe. “Tengo certeza de que así será”.

El reporte viene avalado por legisladores republicanos y demócratas y por funcionarios de alto rango que tuvieron que ver con la política latinoamericana desde los tiempos de Ronald Reagan como los ex secretarios de Estado Madeleine Albright y Colin Powell, el ex asesor de seguridad nacional Stephen Hadley y el ex director de la CIA David Petraeus. También por el ex alcalde de Nueva York Rudolf Giuliani, una de las personas a las que escucha Trump.

Los autores consideran que sería insuficiente “dormirse en los laureles de las bondades de la continuidad” del Plan Colombia, que lleva casi 20 años en vigor con una inversión estadounidense de 10.000 millones de dólares, y proponen aplicar las lecciones aprendidas a unos tiempos cambiantes con el objetivo de diseñar una estrategia que asegure los intereses estadounidenses.

“Estados Unidos se ha hecho más fuerte y más seguro apoyando a Colombia”, asegura el informe, que se mueve en el marco de lo que es cualquier relación estratégica de Estados Unidos: una relación que tiene en su centro razones de seguridad nacional.

Se trata pues de hacer la transición del Plan Colombia a Paz Colombia, para el que el Congreso de Estados Unidos aprobó recientemente 450 millones de dólares para financiar programas en el postconflicto pese al lobby del Centro Democrático.

Dirigentes del partido opositor de derecha radical que lidera el ex presidente Álvaro Uribe, férreo crítico del proceso de paz, enviaron en los últimos meses cartas a congresistas pidiendo que no se respalde el posconflicto.

El informe también advierte de que el apoyo a Colombia no debe ser “un cheque en blanco”: debe abordar precupaciones clave” para Estados Unidos como el compromiso del Gobierno colombiano en la lucha contra el crimen transnacional, el beneficio para los trabajadores estadounidenses del acuerdo de libre comercio y que Colombia siga siendo fuerza estabilizadora en una región en la que aún hay “brotes de antiamericanismo”.

En el informe se hace referencia al incremento de los cultivos y producción de coca, seguramente el tema colombiano que más preocupa en Washington, también en el Congreso. Santos se reunirá el jueves por la mañana con legisladores de ambos partidos.

“Con los nuevos programas de desarrollo alternativos, contemplados en los acuerdos de paz, vamos a reducir el número de hectáreas con cultivos de coca”, dijo esta noche. “Nos queda trabajo por hacer y debemos hacerlo juntos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *