¿Qué es orgullo americano?

El prepucio de Vespucio

Martín Guevara

HAVANA TIMES — No me gusta Trump, pero tampoco me gustan nada esos repentinos amantes y defensores de la subcultura del atraso, de la excusa eterna, del victimismo estructural, del latinoamericanismo unido.

¿A qué se refieren con “nuestra América”?

¿A que eran todos indios y, por ende, una misma cosa?
Antes de la llegada de los españoles había infinidad de tribus, de fenotipos de genotipos, de alturas, de tipos de cabello, de tamaños de brazos, de piernas, de religiones, de indumentaria, de idiomas y de costumbres. También una gran variedad y diferencia de alimentación entre unas tribus y otras, y de modo de vida en sociedad y sus relaciones de producción de caza de pesca y de agricultura.

Después de la colonización también. Al Caribe fueron canarios, catalanes y extremeños, a México andaluces y extremeños, a la parte norte de Sudamérica levantinos, extremeños, andaluces, castellanos. Al sur fueron vascos, cántabros, maragatos, catalanes, astures. Españoles todos, pero tremendamente distintos entre sí, y aún más en aquellos tiempos si cabe imaginarlo.

Existe más parecido entre un guaraní y un irlandés de Mayo que entre un guaraní y un yanomami o entre un tehuelche y un noruego que entre un misquito y un tehuelche. Llamarle a todo el continente “nuestra América” es prueba de un racismo congénito o de una ignorancia supina.

¿A cuál peor?

No existe tal unidad, excepto para la exmetrópoli y sus vástagos criollos cuando las tribus del continente fueron colonizadas. Y ni siquiera para ellos era lo mismo Honduras que el Potosí.

Todo lo que sea salir de General Paz en Buenos Aires o de la Vía Blanca en La Habana me es tan ajeno como el Cuzco o Maracaibo, a las cuales tampoco sabría diferenciar de Burundi ni de Djibouti.

Por ende, intentar dotar de una identidad ficticia a ese rejunte de procedencias, de fenotipos, de idiomas, de costumbres, tan diferentes entre sí, no obedece en modo alguno a la solidaridad con el oprimido, sino que es parte del mismo mecanismo racista colonizador conquistador que se pretende rebatir al reivindicar esa Latinoamérica unida.

Por otra parte ¿qué utilidad podría tener amalgamar a un montón de fracasos, complejos y desastres?

No le echen la culpa al bueno de Amerigo Vespucci, él solo pisó una ínfima parte de su Mundus Novus.

Otra cosa es que digamos que nos sentimos profundamente latinoamericanos toda vez que: salivamos por la ventanilla del automóvil, rara vez usamos el paso de cebra para cruzar la calle, y si nadie está atento… nos quedamos con el vuelto.

13 comentarios sobre “¿Qué es orgullo americano?

  • Genial su post.

    Demuestra usted cuanto de ficticio hay detrás de tantas campañitas de la “unidad latinoamericana”.

    Como ahora mismo la Asociación de Estados del Caribe habla de “política de mano dura con la migración” por parte de USA, pero a muchos de estos mismos estados caribeños no les ha importado un comino aprovecharse, maltratar, robar, matar y deportar a muchos cubanos que huyen de la dictadura cubana.

    Y para prueba de cinismo, basta las palabras del viceministro de exteriores cubano, Rogelio Sierra, cuando dice que la reunión será una oportunidad para “concertar políticas y trazar acciones que permitan detener a las fuerzas que promueven el proteccionismo más despiadado, el racismo, la xenofobia, el militarismo y que fuerzan a los pueblos a emigrar hacia otros polos más desarrollados”.

    Vamos, que hay que contenerse para no lanzar una interjección de muy mal gusto.

    Respuesta
  • Muy buen post; y necesario. Hoy esa supuesta unidad se está usando hasta para justificar el delito y hasta promoverlo.

    Respuesta
  • Bueno solo recomiendo leer a Marti y ya vera porque de nuestra America, y sino vaya a Europa o a USA y digale que esa tambien es su tierra y que usted es blanco de piel y que tiene 100 por ciento de blanco(le recomiendo que hable en ingles fluido porque si detectan que es hispano ahi se cumplica la cosa) y si los anglosajones lo entienden perfecto.

    Respuesta
    • Vivo en Europa, y soy extranjero, como lo soy en cada ciudad que no es la que nací, no sólo fuera del país sino de la ciudad. Yo he visto mucho más racismo con Orientales en La habana, ojo que no sólo son del mismo continente sino del mismo país, que con esos orientales en Milano, he visto infinitamente más racismo con los Jujeños, Tucumanos o saltemos en Buenos Aires que de parte de los españoles con esos, a los que le llaman sudadas pero nuncaen voz alta porque es denunciable, y tienen mucho más derechos y respeto humanos, de la policía, de la administración, de la salud pública, en España que en Buenos Aires que es su propia Argentina, He visto tratar en Lima un indignado a patadas en el trasero por uno que tampoco era blanco, sino mestizo, para mi era indigena igual. Por favor si va a hablar de respeto a derechos humanos háblame de noruegos o sucos, no de latinoamericanos!!!!

      Respuesta
      • Lo que usted dice es verdad al 100%.

        Respuesta
      • claro sobretodo las de los desfiles de ordas nazis en Suecia, Finlandia y demas paises escandinavos.

        Respuesta
    • Me quedé recordando y todo lo que acude a mi memoria es tremendo al respecto, perdone pero ha dicho usted una barrabasada que no podía ser mayor. En América Latina no es necesario que vayas de un continente lejano para que te desprecien , pero desprecio que conlleva paradas, calabozo golpes y puede llevar muerte porque sí. Un dominicano si hay un robo en el barrio la toma con los haitianos, y allí les ajustan cuentas con la vida. En La Habana si hay un robo, automáticamente “fue un negro” así, sin más. En Buenos Aires un “cabecita negra” que es la gente verdaderamente americana!! o sea argentinos del interior o peruanos o bolivianos , del mismo continente, en Chile linchan a bolivianos en Bolivia no quieren a brasileros, en Río o Sao Paulo, tratan como imbéciles y esclavos a los “paraíbas” de Paraíba, de Ceará, a los de Goiania los tratan como inferiores, pero de manera brutal si hay un robo se busca un negrao, o un paraíba , en Peru y México que todos son bastante indígenas, sin embargo a los que tienen más rasgos indignas se los maltrata de una manera impensable no sólo en Europa a europeos, en EEUU a norteamericanos, sino en Pakistán a pakistaníes, o en Afganistan a afganos, por la raza. No me venga con eso que recorrí el continente completo y haciendo auto stop, lo conozco de abajo y de arriba, y le aseguro que mayor racismo que la latinoamericano es muy pero muy difícil encontrar.

      Respuesta
      • Martín:
        Estando en el estado de Quintana Roo, México, oí aquello de: “mata a un chilango, y harás patria”, que me dejó casi en shock. El mexicano blanco desprecia al indio a más no poder. En Cuba oí más de una vez: “blanco entre negros, o el negro es muy buena gente, o el blanco no sirve”. Y, sin intención de ofender, solo de citar, he oído de más de un latinoamericano aquello de “Hice un tremendo negocio con los argentinos: los compré por lo que valen, y los vendí pór lo que creen que valen”. También constaté el desprecio al negro en no pocos latinoamericanos de diferentes naciones. por último:

        ¿Quieres ver más miserias y más sordidez humana que las que muestran los comentarios de muchísimos supuestos hermanos latinoamericanos que pueblan la internet alegrándose de que se haya derogado la disposición “Pies secos-pies mojados”?

        La pretendida unidad latinoamericana no es más que otra táctica de la izquierda platanera amante del socialcosadesa, ´para aglutinar a todos los que piensan como ellos, porque, a los latinoamericanos que no lo hacen, les llaman “escuálidos”, traidores, gusanos, o lo que se les ocurra, en esa táctica de deshumanizar al otro que ya comentamos anteriormente.

        Así que, de “unidad”, una higa

        Respuesta
  • Roberto:

    Mentiritas, no…., y , si de Martí hablamos, pues el escribió que ellos eran producto “del arado” ; y los de abajo, “del perro sde presa”. Y bastante que criticó Martí a los caudillos y las tiranías que, desgraciadamente, gustan tanto a algunos. Y, de verdad que da pena el rascismo a la inversa que destila subliminalmente su comentario. Por cierto, venga a EEUU y atrévase a decirle “negro” a un hombre de color, y verá qué le pasa.

    Respuesta
    • Amigo Martin:
      Por supuesto que en America latina y el Caribe ocurre tambien racismo,existe y es evidente aun en nuestra Cuba, el racismo es un fenomeno global, no de una region en espacífico, pero lo más importante no es eso, sino que podemos hacer para combatir esa discriminacion racial en nuestros respectivos paises de acorde con nuestra realidad.Me pregunto que hace usted por ejemplo, de que manera usted combate este tipo de injusticias,porque si usted escribio ese parrafo grande es porque algo hace y le lacera la dignidad como persona, porque el racismo no tiene color,pero tampoco es genetico, sino que se va cultivando como planta venenosa en la mentalidad de las personas y es dificil llegar a eliminarlo, pero más dificil es no hacer nada.

      Respuesta
  • Ay chico, ya no se que decirte, como todo ese asunto esta tan manipulado y gastado, es pura melcocha. Por supuesto, en teoría suena lindo siempre y cuando de beneficios a sus pueblos no a sus dirigentes.

    Respuesta
  • martin, como me gustaría ser su amigo. Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *