Soñamos, Papa, soñamos

Yanelys Núñez Leyva

Afice del papa transformado.
Afice del papa transformado.

HAVANA TIMES — Aunque no pude seguir por los media todo lo ocurrido durante la celebración, el domingo, de la misa del papa Francisco en La Habana, no dejo de pensar en algunas de las pocas frases que escuché y que pronunciara el Santo Padre en el exterior del colegio de San Carlos y San Ambrosio, ubicado en La Habana Vieja.

Una de ellas, estaba relacionada con los sueños.

Haciendo un llamado de atención sobre la importancia y la necesidad de ellos dentro del mundo, el Papa reflexionaba sobre la espiritualidad que eso le aporta a todo ser humano y al medio en que se desarrolla.

De esta manera nos exhortaba a soñar en todo momento, amén de cualquier inclinación ideológica y a pesar de los avatares que la vida pusiera en nuestro camino.

Entonces, recordando sus palabras, me pongo un poco a soñar despierta y comienzo a imaginar una Habana diferente, rebosante, progresista.

Una que no “reconstruye” avenidas, aceras, edificios de ubicación certera, en tiempo récord por el simple hecho de exportar una imagen ficticia a alguna que otra visita de inquietante procedencia.

Una que no maquilla su entorno más visible para cumplir con las apariencias.

Una Habana rebelde, clandestina, insurrecta, presta a todo, hasta el punto de reclamar atención hacia sus zonas más lastimeras.

En medio de todas estas elucubraciones, algo ocurre ante mí.

Camino en la noche por una céntrica avenida capitalina, la de 10 de Octubre, y una pareja de muchachos jóvenes coloca rápidamente carteles en fachadas y columnas de edificios.

Recorrido del Papa por la Calle Reina.
Recorrido del Papa por la Calle Reina.

Me acerco, los carteles están relacionados con el Sumo Pontífice y parecen ser el mismo modelo de afiche que ha circulado en las calles dándole la bienvenida, pero no, algo varía, al final de él, aparece la frase “por aquí no pasó el Papa”.

Pienso: no es una broma, es real; Francisco no pasó por esa zona, pero algo más que una simple afirmación debe mover a esos jóvenes.

Entonces los persigo.

Más allá de las fachadas de edificios, ellos intervienen con sus carteles espacios derruidos, grandes basurales, hasta llegar a las vallas públicas.

Está claro, los que planean el recorrido nunca lo conducirían por tales senderos.

Entonces, una sensación de felicidad me invade.

Aún existen, más allá de los pensamientos, acciones que demandan respeto por el pueblo.

Y en medio de tanto escándalo por la visita del Papa, unas almas caritativas, exigen que se mire más allá de las paredes adornadas con orlas y pintura adulterada.

¿Será que mi sueño de una Habana que no trafica con sus cicatrices ni su desesperación comienza a cumplirse, o todo esto es solo fruto de mi imaginación?

No importa, de todos modos, sigo soñando.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

 

Yanelys Nuñez

Yanelys Nuñez Leyva: Escribir es exponerse, desnudarse ante la mirada inquisitiva de todos. A mí me gusta escribir, no porque haya desarrollado una verdadera afición por el nudismo, sino porque me fascina componer palabras, pensarme historias, frases que conmuevan, imágenes que provoquen disímiles sensaciones. Aquí tengo un espacio donde hablar de arte, de la vida, de mí. Al final, sentirse bien con lo que uno hace es lo que importa; ya sea con ropa o sin ella.

5 comentarios sobre “Soñamos, Papa, soñamos

  • Es la iniciativa más original y verídica que pudiera “soñar”. Sin dudas, hecha por gente: despierta, cuerda y sin miedo. Verguenza deberían darle a los montadores de ese feo circo y, en especial, al Payaso Mayor. ese que iba con sotana blanca y en un carrito; mirando SOLO lo que le convenía.

    Respuesta
  • Gracias por tan ilustrado articulo, e interesante iniciativa contestataria.

    Respuesta
  • Yanelis excelente tu post. Gracias a esos jóvenes que transforman el afiche oficial en uno burlesco, sabemos de una ciudad que no está dormida, sino alerta.
    Ayer estaba pensando lo dichoso que hemos sido con no tener frontera con la exURSS. Veia el filme de la obra de Kundera “La insoportable levedad del ser” y los tanques rusos invadiendo las calles de Praga. Y pensar que Fidel Castro justificó la invasión a Checoslovaquia lo que para muchos analistas significó el fin de la Revolución cubana.
    Además de esa verguenza histórica, a nosotros nos ha tocado Papas “ciegos y sordos” y negociaciones al ritmo de la jicotea y todo para esperar a que la élite política y militar del país termine la repartición del pastel,- la nación-, a su antojo.

    Respuesta
  • Comenta Gisselle en su blog;

    Seguirás a Jorge Mario Bergoglio a todos lados.
    ——-
    Gisselle. Desde que escuche las primeras palabras de una homilia del papa, admito que mi alma sufrio una tremenda transformacion. Yo, que me consideraba agnostico, he pasado a ser ateo y anticlerical.
    Ante todo, el tonito ese que adopta, declamatorio , lo confieso, me carga.
    Si me dicen que el papa va por aqui, yo tomo por alla, que es mas corto.
    ?Quien se cree ese paquito que es? ?El representante de Dios en la tierra?

    Y, te pregunto: ?De verdad que crees, tu, siendo una chica tan inteligente ,
    instruida, que dominas a la perfeccion el lenguaje y que has escrito encantadores articulos (Debo estar un poco enamorisqueado de ti, de ahi mi enojo), que el papa esta diciendo algo significativo, creativo, original? ?Algo que va a cambiar algo que el hombre siga siendo el lobo del hombre?
    !Dios! Eso de que los cubanos tienen (o tenemos que yo tambien soy cubano) vocacion de grandeza es para agarrar palco.
    ?Y que me dices de eso de mandar a la gente a sonnar?
    Que toda la vida es suenno, dijo calderon de la Barca, y los suennos , suennos son.

    Respuesta
  • Esto fue lo que vi en el encuentro del Papa con los jovenes.
    El joven habla y le pide ayuda para cambiar su realidad, para tener esperanza y el Papa lo mandó a soñar.
    Si eso no es una burla…. no se que cosa es.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *