¿Quién fue Félix B. Caignet?

Janis Hernández

Felix B. Cainet
Felix B. Cainet

HAVANA TIMES — La telenovela, ese un género producido en varios países de América Latina y también en otras latitudes como Asia y que tiene una enorme recepción, nació en Cuba.

Su primera edición fue en el año 1950 basada en una radionovela El Derecho de Nacer. Su popularidad fue tanta que motivó llevarla a la televisión como un experimento y resultó ser un producto con una audiencia sin precedentes y que dura hasta la fecha.

Pero lo que muchos desconocen es que el creador de este multitudinario género fue Félix Benjamín Caignet Salomón, conocido como Félix B. Caignet. Nacido en marzo de 1892 en el municipio San Luis de Santiago de Cuba, un mulato de origen franco-haitiano, que de forma empírica se dedicó a incursionar en la literatura y las artes.

Fue escritor, autor musical, pintor autodidacta y periodista. Trabajó como mecanógrafo y como oficial de sala en el tribunal de Santiago. Colaboró en la revista habanera Teatro Alegre como reportero y también en El Diario de Cuba, asumiendo la sección titulada Vida Teatral.

No fue hasta 1920 que por primera vez fue a La Habana. Y este hecho tiene una curiosa anécdota:

….En ocasión de estar el tenor italiano Enrico Caruso actuando en el Metropolitan Ópera House, Caignet le escribió y le envió una acuarela criolla pintada por él. Además le pidió que le mandara su autocaricatura, pues conocía que él era caricaturista. El célebre tenor se la envió… Cuando en 1920 vino a La Habana para actuar en el Teatro Nacional, Caignet le escribió nuevamente, diciéndole que lamenta no poderlo oír personalmente, pero que su situación económica no le permitía ir desde Santiago de Cuba a la capital….

Caruso le invitó a presenciar sus ocho funciones, acompañando la misiva con un giro por doscientos pesos para los gastos.

Caignet escribió para las revistas El Fígaro y Bohemia y el periódico El Sol. También se dedicó a la narrativa con cuentos infantiles que primero publicó en la prensa plana y después los adaptó al radioteatro, algo sin antecedentes de acuerdo a la dramática sonora de la década del treinta.

De vuelta a su ciudad natal se perfiló como un prolífero compositor musical. Escribió unas 200 comedias y sobre 300 obras musicales. Sones, guarachas, boleros, guajiras y música infantil surgieron de su fecunda inspiración. Las más conocidas son Frutas del Caney, popularizada por el Trío Matamoros, Te odio, inmortalizada por Rita Montaner. Y otras piezas como Carabalí, Montañas de Oriente, Quiero besarte, Mentira y En silencio.

Pero la mayor parte de su legado alcanzó gran realce en las puestas radiales. Fue el creador de la radiocomedia infantil con el programa Buenas tardes muchachitos. Hizo salir a la luz en 1934, el primer serial dramático y policíaco de América Latina, con el espectáculo episódico La Serpiente Roja y su singular personaje de Chan Li Po. Además dio vida por vez primera al narrador radial.

Las emisoras COCO, patrocinada por la firma Sabatés SA, RHC Cadena Azul y CMQ radiaron las producciones de Caignet desde 1936. Así salieron al aire las novelas El precio de una vida, El ladrón de Bagdad y Peor que las víboras.

En abril de 1948 las ondas de la CMQ trasladaron el suceso dramático radial más importante de la década, El derecho de nacer. Con esta novela Félix B. Caignet llegó a la fama, primigenia en Cuba, América y el Mundo. La obra resultó de tal impacto que por ella llegaron a suspenderse secciones del Congreso de la República y cambiar el horario de iglesias. Alcanzó resonancia internacional en filmes y versiones de radio y TV.

Ángeles de la calle, Pobre juventud y La Madre de todos, la última novela de su extensa producción, fueron también muy exitosas. Al referirse a su obra radial, Félix B. Caignet solía decir:

…Yo lo que hice fue aprovechar la emoción popular para sembrar algo de moral, algo de bien. En Chan Li Po, combatí la marihuana; en Ángeles de la calle protesté por la niñez desvalida, y en El derecho de nacer, contra la discriminación racial…

Murió en La Habana, el 25 de mayo de 1976. El 25 de diciembre de 1992, sus restos fueron trasladados a la Ciudad de Santiago de Cuba atendiendo a su deseo de descansar junto a sus padres, frente a las lomas de El Caney.

En un parquecito no muy céntrico del municipio San Luis, hace unos años se erigió un busto de Caignet, muchos pasan por allí quizás hablando de la telenovela de moda y sin reparar en la escultura poco fastuosa, no saben que han estado cerca del padre de ese género tan popular.

Janis Hernández

Janis Hernández: No pretendo cambiar el mundo, menos aún dar recetas de cómo debe o no debe ser. No creo tener el don de la oratoria, ni dotes de literata. No soy una analista, ni una filósofa. Soy solo una observadora de las cosas que pasan a mi alrededor y me siento en el deber de hablar de mi país sin tapujos, ni frasecitas hechas, solo hablar y eso hago en mi diario.

5 comentarios sobre “¿Quién fue Félix B. Caignet?

  • Para los que se creen que Cuba es país solo después del 59

    Respuesta
  • Gracias por invitar a Caignet. Nos trae recuerdos gratos.
    Datos biográficos que desconocía.

    Respuesta
  • Saludos, revisen, creo q murió en México, emigro al triunfo del gobierno de los Castro. Quizás trajeron los restos a cuba años despues.

    Respuesta
  • Merecido homenaje a este escritor. Lo conocí en Miami en la década de los 60. Solía ir a la misma librería que yo, donde se formaban pequeñas tertulias y descargas espontáneas entre los presentes. Siempre el tema era Cuba. Daba gusto hablar con el. Era una persona muy educada, fina y culta. Siempre he dicho que estos escritores de novela han hecho mas por la conciencia social que toneladas de literatura “vanguardista y revolucionaria”. Sus mensajes, humanistas, que apelan a los sentimientos cristianos y aparentemente inofensivos, si han movido montañas. Me recuerda a la escritora norteamericana Harriet Elisabeth Beecher Stowe, con su novela “La cabaña del Tio Tom”. En una ocasión durante una recepción en la Casa Blanca, cuando Lincoln le dio la mano le dijo; “Así que usted es la que ha creado toda esta guerra”.
    Me alegro que este enterrado en Cuba y no en una fría tumba en Miami o New York. Ese es su lugar, como Gloria de Cuba.

    Respuesta
    • Pero Caignet falleció EN CUBA y vivió aquí, que yo sepa, hasta sus finales.

      “Muere en La Habana, el 25 de mayo de 1976. A su memoria, y frente al féretro que desciende a la tierra amada en el Cementerio de Colón, se dejan escuchar como en un susurro, las notas de Te odio, su canción más popular, y seguidamente, Sin lágrimas, cantadas a capela por el Dúo de las hermanas Martí. Germán Pinelli y Raúl Selis despidieron sus honras fúnebres.

      El 25 de diciembre de 1992, sus restos fueron trasladados a la Ciudad de Santiago de Cuba atendiendo a su deseo de ”Descansar junto a mis padres, frente a las lomas de El Caney”

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.