Fábrica de Arte Cubano: para el consumo poético

Llego a la puerta de la Fábrica de Arte Cubano cuando deja de ser noticia y lleva cuatro meses en funcionamiento. Alguien de más de 1,80 metros me interpela: ¿dígame? Y no quiero decirle nada a estos 20 centímetros de distancia porque su pregunta me devuelve la sensación típica de la visita a establecimientos estatales; me siento intrusa y desautorizada.

Leer más