Nosotros

Havana Times llega a su 8vo cumpleaños

Por Circles Robinson, editor

HAVANA TIMES – Queridos lectores, hoy estamos cumpliendo ocho años de hacerle llegar, on line, nuestra publicación escribiendo sin prejuicios desde y hacia Cuba. Varios escritores nuevos se nos unieron durante los últimos 12 meses y la mayoría de los fundadores todavía están con nosotros.

Cuando comenzamos nunca imaginé que duraría tanto tiempo. Todo inició mientras yo todavía trabajaba para una agencia gubernamental cubana que ayudaba a los medios de comunicación de la Isla con las traducciones. Era, entonces, una actividad que realizaba después de mi jornada laboral.

En la presentación oficial del sitio, el presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) ofreció públicamente su apoyo político a nuestro esfuerzo. Mi jefe también se puso de pie para decir que estaba seguro de que Havana Times sería una buena contribución al periodismo que se hacía desde Cuba.

La idea de combinar trabajos de periodistas y no periodistas era un enfoque novedoso para la prensa del país. Sentí que había necesidad de una mayor diversidad de opiniones sobre temas relacionados con el pasado, presente y futuro de Cuba, presentando los muchos puntos de vista sobre la realidad de la Isla.

Desde el principio nos propusimos distanciar nuestra publicación de los conservadores y polarizados medios de comunicación del Gobierno cubano, así como los medios anticastristas del extranjero.

Seis meses después de la inauguración, la UPEC retiró de manera privada su apoyo a nuestro empeño, lo cual fue una decepción, no obstante no una sorpresa.

La fuerte crítica a las políticas del Estado y al sistema por varios de nuestros blogueros era demasiado para una organización que depende económicamente y de la ideología de la línea del Gobierno / Partido.

Algo que me golpeó duro en cuanto a lo polarizada que estaba la realidad cubana, desde el punto de vista de los medios, fue cuando cuatro colegas contemporáneos, tres cubanos y un extranjero, me dijeron en pocas palabras, que aquellos jóvenes que escribían para HT lo que debían hacer era dejar de quejarse y abandonar el país si no les gustaba el sistema.

Desde entonces, decenas de miles de jóvenes talentosos han salido de Cuba y eso continúa en la actualidad a un ritmo elevado. En mi opinión, esa es una trágica pérdida para la nación.

Los riesgos para los que escriben en Havana Times

Escribir para Havana Times ha presentado riesgos para nuestros colaboradores. Cuba no es México, Irak o Colombia. Nadie ha sido asesinado, y hasta el momento ninguno de nuestros escritores ha recibido una sentencia de cárcel (aunque sí la han recibido periodistas de otros medios independientes).

No obstante, varias personas de nuestro equipo han sido incluidas en listas negras y no se les permite trabajar para el Estado, el único empleador legal posible en sus campos de estudio. Desde entonces, algunos han abandonado el país para realizar nuevos estudios o trabajar en el extranjero.

Algún que otro personal de HT ya estaban divorciados de empleos con el Estado cuando comenzaron a colaborar con el sitio, de ahí que esos tenían más libertad para participar sin represalias, más allá del cuestionamiento que recibían de vez en cuando por agentes encubiertos de la Seguridad del Estado. Otros continúan en sus puestos de trabajo estatales usando un seudónimo para tratar de esquivar la represión.

Fuentes de financiamiento

Como un sitio autofinanciado con un poco de ayuda de mis amigos, nos hemos negado a solicitar cualquier asistencia monetaria que provenga de fuentes directas o indirectas del gobierno de los Estados Unidos.

Como nosotros solo podemos pagar una cantidad muy pequeña por artículo, eso ha sido una desventaja con respecto a los sitios que tienen cientos de miles de dólares de subvenciones anuales provenientes de organismos como la Fundación Nacional para la Democracia (NED), o en comparación con muchos medios de comunicación del Gobierno cubano que tienen un ejército de periodistas en su nóminas.

El tema es bien controvertido. Algunos de nuestros blogueros lamentan la política editorial de rechazar dicha financiamiento, que podría hacer posible pagar mejor por sus artículos. Otros creen que debemos permanecer con la política establecida hasta el momento.

No soy un admirador de la política exterior de los Estados Unidos, ni su versión dura (de ayuda o intervención militar) ni de la suave de “construcción de la democracia” con subvención, incluso cuando pueda estar de acuerdo con algunas de sus evaluaciones de la falta de libertad y de los derechos del país en cuestión.

Simplemente no comparto la idea de que Washington tiene el derecho de ser el policía del mundo. También, creo firmemente que los Estados Unidos tienen muchos asuntos relacionados con democracia y derechos humanos que atender en su propio país, y que el control corporativo sobre sus procesos electorales priva de derechos a la población.

Por otro lado, entiendo perfectamente la decisión de otros medios de comunicación independientes relacionados a Cuba de aceptar este tipo de ayuda económica, siempre que no venga con condiciones en su trabajo. Algunos dirán que eso siempre sucede, pero yo prefiero no juzgar. Aceptar ese dinero les ha permitido tener un personal pagado y abonar una cantidad justa a sus escritores. Con la realidad económica en Cuba eso es bastante comprensible.

Y hablando de financiamiento, nuestra página está planeando para el próximo año poner en marcha una campaña para donaciones de nuestros lectores y un esfuerzo para vender algunos anuncios de agencias de turismo. Eso no era una necesidad en el pasado, pero ahora si lo es.

Raras veces hemos solicitado ayuda a nuestros lectores. Me gustaría utilizar esta fiesta de cumpleaños para reconocer a todos los que respondieron a nuestra convocatoria de este año para donar computadoras portátiles a nuestros colaboradores, quienes en su mayoría no tenían nada propio para trabajar.

La campaña facilitó enormemente su trabajo con el envío de 15 ordenadores portátiles y dos tablets, con algunas más en espera de ser traídas por viajeros procedentes de Europa. Para aquellos que cedieron esas importantes herramientas, sepan que han hecho una gran contribución tanto a Havana Times como a las personas involucradas.

Objetivos del sitio se mantienen

Foto: Rafiki Shemanski

Foto: Rafiki Shemanski

Algunas de las cosas, sin ningún orden en especial, que hemos tratado de hacer en estos años han sido:

Presentar la realidad cubana en toda su diversidad, con el uso de la palabra escrita y la fotografía.
Dar voz a un grupo grande y diverso de cubanos que no están presentes en los medios de comunicación cubanos ni extranjeros.
Disponer de un espacio donde los partidarios del gobierno, así como sus detractores, puedan sentirse cómodos en cuestiones de debate e ideas.
Ofrecer una plataforma para hacer propuestas para el futuro.
Proporcionar un espacio en el que pasados y futuros visitantes de Cuba se puedan mantener actualizados sobre los acontecimientos del país, en una publicación que no está tratando de vender una posición en particular.

En lugar de anunciar nuestro éxito o nuestro fracaso, dejaremos que sean ustedes quienes juzguen si esos objetivos se han cumplido o no. Les puedo asegurar, no obstante, que Havana Times siempre se esfuerza para cada año seguir mejorando nuestra publicación.

También nos gustaría invitar a los amigos lectores que visiten a Cuba y que escriban en nuestras páginas sobre sus experiencias de viaje. Esas impresiones ayudarán a que los se encuentran tanto dentro como fuera de la Isla tengan una mejor visión de la vida en el país.

Contactar con nosotros: circlesrobinson@gmail.com