author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Experiencias de mi color

agosto 5, 2014 | | |

Jorge Milanés Despaigne

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Cuando yo era adolescente, oía repetir que en Cuba no había racismo. En la escuela los maestros reiteraban que todos teníamos los mismos derechos, deberes y oportunidades. Con esa idea estudie en la escuela de animación turística, me gradué y comencé a trabajar.

Fue una oportunidad excepcional de principio de los noventa. El país incrementaba el desarrollo de la industria turística y necesitaba jóvenes preparados para hacer más agradable la estancia de los turistas en los hoteles. Pero me di cuenta de algunas manifestaciones de prejuicios o discriminación racial, aunque no las tomaran en serio.

Al graduarnos, la Empresa Turística Playas del Este orientó presentarnos en el Hotel Itabo, para ocupar las plazas vacantes de animadores. Aquí tuve la primera experiencia laboral funesta por el color de mi piel: me eliminaron a sabiendas de que había plazas vacantes. Mis resultados docentes eran buenos pero, yo era el único negro en el grupo.

“No necesito animadores negros”. Dijo el gerente del hotel.

“No vine aquí en busca de plaza”. Respondí inmediatamente, porque era el único negro del grupo, me levanté y me retiré de la reunión.

Ya tenía dónde trabajar; no como animador, sino rentando motos a los turistas pero, con el tiempo y mis habilidades podía ocupar la plaza de animador de Villa Mirador del mar, en la Playa de Santa María del mar.

Al año siguiente, ya tenía la plaza, conducía importantes espectáculos para turistas. Una noche, luego de terminar el show, el gerente que no quería negros me mandó a llamar. Me felicitó y me propuso trabajo en su hotel; acepté porque era importante para mí el reconocimiento de ser el primer negro graduado de la escuela.

Trabajé varios meses en el hotel. ¿Y el gerente de marras? Muy contento, al punto de reconocerme por el trabajo realizado, aunque en la semana tenía que sacarme una o dos veces de la estación de policía por “asedio al turismo”.

A los demás animadores no los molestaban, eran blancos. Unos me decían que yo tenía mala suerte y otros, no querían salir conmigo para no verse involucrados con la policía. ¿Se ha visto alguna vez cinismo mayor? Es una manera muy socarrona de evadir el tema y no reconocer a qué se debe tal fatalismo.

Nuestra sociedad está basada en lo que muchos llaman “mentalidad blanca”. Se reiteran o reproducen estereotipos, hábitos y costumbres establecidas desde la colonia cuando prevalecía el criterio de la clase dominante –los colonialistas- sobre la dominada –los negros esclavos, traídos a la fuerza de su lejana tierra, y sometidos para el enriquecimiento de sus explotadores-; por eso, el racismo perdura.

Es así de tal manera, que los blancos, negros y mestizos hacen chistes, y alusiones racistas sin “darse cuenta”, que denigran a los no blancos. Es algo histórico.

El hecho de que al triunfar la Revolución se planteara como uno de los grandes propósitos la eliminación de cualquier tipo de discriminación por el color de la piel, no ha sido suficiente. Algo más de 50 años no bastan para borrar el lastre de siglos. Muy grande era la brecha de las desigualdades, y ni siquiera los que han logrado salvarla -a fuerza de un gran tesón y espíritu de superación- están exentos de ser víctimas de la discriminación.

Queda claro que si marginamos o segregamos, dañamos, no solo a las personas, sino también a la unidad que debe distinguirnos como nación. No basta que esté recogido en la Constitución de la República, ni que la sociedad civil haga intentos por erradicar un mal que en los momentos actuales se reproduce con bastante pujanza.

Hoy, alejado del contexto turístico, continúo observando los mismos fenómenos que narré al principio, sin que para ello se haya instrumentado el correspondiente marco legal.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

40 respuestas a “Experiencias de mi color”

  1. Aldo dice:

    Cuando me veo y toco,
    yo, Juan sin Nada no más ayer,
    y hoy Juan con Todo,
    y hoy con todo,
    vuelvo los ojos, miro,
    me veo y toco
    y me pregunto cómo ha podido ser.

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de andar por mi país,
    dueño de cuanto hay en él,
    mirando bien de cerca lo que antes
    no tuve ni podía tener.
    Zafra puedo decir,
    monte puedo decir,
    ciudad puedo decir,
    ejército decir,
    ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
    y un ancho resplandor
    de rayo, estrella, flor.

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de ir
    yo, campesino, obrero, gente simple,
    tengo el gusto de ir
    (es un ejemplo)
    a un banco y hablar con el administrador,
    no en inglés,
    no en señor,
    sino decirle compañero como se dice en español.

    Tengo, vamos a ver,
    que siendo un negro
    nadie me puede detener
    a la puerta de un dancing o de un bar.
    O bien en la carpeta de un hotel
    gritarme que no hay pieza,
    una mínima pieza y no una pieza colosal,
    una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

    Tengo, vamos a ver,
    que no hay guardia rural
    que me agarre y me encierre en un cuartel,
    ni me arranque y me arroje de mi tierra
    al medio del camino real.
    Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
    no country,
    no jailáif,
    no tenis y no yacht,
    sino de playa en playa y ola en ola,
    gigante azul abierto democrático:
    en fin, el mar.

    Tengo, vamos a ver,
    que ya aprendí a leer,
    a contar,
    tengo que ya aprendí a escribir
    y a pensar
    y a reír.
    Tengo que ya tengo
    donde trabajar
    y ganar
    lo que me tengo que comer.
    Tengo, vamos a ver,
    tengo lo que tenía que tener.

  2. Marlene Azor dice:

    Muy fuerte tu testimonio, gracias por compartirlo. La discriminación racial sigue vigente en el país y necesita leyes complementarias y una fuerte campaña sistemática en los medios de difusión. Además de organizaciones independientes del estado que monitoreen los casos como los que acabas de reseñar y lo lleve a tribunales (también independientes del Estado).

  3. PolO Avilés dice:

    Con esto: ” Algo más de 50 años no bastan para borrar el lastre de siglos.” el articulista le da un cheque en blanco al castrismo; cuando la realidad es que Fidel Castro es un gallego racista, y que este más de medio siglo de tiranía ha reafirmado el racismo en Cuba.
    El autor, defendiendo al hacendado Castro, actúa como “negro bueno” -así decían los españoles de los esclavos domados y serviles.
    Lo irónico es que critica: “Es así de tal manera, que los blancos, negros y mestizos hacen chistes, y alusiones racistas sin “darse cuenta”, que denigran a los no blancos.”, pero cae en la misma paila al justificar el racismo castrista como un arcaísmo heredado, y no la actualidad de realidad en que él mismo reconoce ser objeto de discriminación, acoso y arrestos ilegales frequentes por oficiales de la policía, o sea las autoridades : “aunque en la semana tenía que sacarme una o dos veces de laestación de policía por “asedio al turismo”.

  4. Luis dice:

    La escuela de Brisas? pase por alli a finales de los 80, cuando la inauguraron.
    La realidad es q todos somos un poco racistas, unos mas otros menos, aunque no querramos admitirlo; comanme vivo si quieren, pero es la verdad.

    Saludos, Luis

    • 100 % Gusan@ dice:

      Muy de acuerdo. Todos tenemos algo de racismo, y no sólo los blancos también hay actitudes racistas entre los negros.

      Admitirlo es el primer paso para superarlo.

      Ahora bien, otra cosa es la discriminación racial. Tu puedes ser muy racista pero si las leyes, los reglamentos, te impiden actuar guíandote por tu racismo no vas a causar problemas.

  5. Rene dice:

    Con todo respeto para empezar no le creo un poquito su anecdota de animador, he estado en muchos centros turisticos de cuba, y la inmensa mayoria de los animadores son negro o mulatos, para no decir las/los bailarinas. Si ustede me dijera que se sintio incomodo por que como negro lo querian para hacer payazadas a turistas europeo se lo creeria, ya que se buscan negros por “””exoticos””” y bailan bien, para divetir a los “””pura raza del norte”””, eso si es denigrante. Por otro lado cuba es el unico pais del mundo que por decreto a puesto negros y mujeres de jefes. en cuba cualquier negro tiene acceso a la universidad y conosco mucho muchos muchos negros medicos, ingenieros, economistas y muy buenos…. ahhh que la mayoria de los negros prefieran ser regetoneros a ingenieros es otra cosa. ahora caiganame en pandilla y diganme comunista, rasista, facista lo que les de la gana. pero la realidad que el unico pais del mundo donde los negros tienen los mismo derechos que los blancos y en ocasiones incluso mas, es en cuba.

    Otra cosa, un negro en Cuba te dice “”oye blanquito”” y no te puedes enojar… pero si le dices “””oye negro se sienten mal””””…. por dios dejense de complejos. por lo menos en cuba los primeros que se autodiscriminan e insitan al rasismo son los negros.

  6. 100 % Gusan@ dice:

    En Cuba cuando un policía dice “sujeto con características” se está refiriendo a un negro.

  7. El lapón Libre dice:

    Estimado Jorge.
    Has tocado un tema: sensible, polémico, evitado por el gobierno y, al mismo tiempo, presente en una sociedad que practica la falsa premisa de “yo no soy racista”.
    Yo –como tú- soy negro y he tenido –pienso que, quizás, por suerte- experiencias no tan dolorosa como las tuyas.
    Estudié Periodismo en la Universidad de la Habana y en mi curso –en los años 80´s- éramos muy pocos los de la raza negra, pero recuerdo bien que no sufrimos ningún acto de alusión al color de nuestra piel; bien por parte de los profesores, personal o compañeros de aula.
    En mi vida personal (aunque imagino que, en torno a mi tez, se habrán hecho –quizás- algunos comentarios ingenuos o chistes racistas) jamás les he dado importancia ¿sabes por qué? porque siempre he tenido una aptitud digna ante el fenómeno –el cual no sé si es inevitable-.
    He tenido (y tengo) amigos de todas las razas y ¿sabes qué? todo me aprecian y viceversa, creo que por mis valores personales, pero, sobre todo; porque a todos les he demostrado que el color de la piel no tiene ningún sentido para mí y jamás he sentido complejo ni vergüenza por ser negro. Eso, los racistas, lo perciben y hacía allí atacan cuando conocen que es el punto débil de la persona.
    El cuento de la Revolución “salvadora de los negros” nunca me lo tragué porque mi familia obrera y sencilla antes de la misma, alcanzó notables éxitos personales y profesionales, y jamás sufrió esa cruel discriminación de que tanto hablan los gobernantes revolucionarios.
    Es cierto que la Revolución ofreció oportunidades valiosas para TODOS en la sociedad, pero eso fue en un principio como un acto natural de Populismo. Por otra parte, también es cierto no todos los negros han sabido subirse al carro de esas ventajas y no son pocos los que se han quedado sin tan siquiera tocar las gomas (Que hay de todo en la “Villa” de este tema del racismo en Cuba)
    Cuando me gradué, trabajé en el ICRT que –como se sabe- es junto la ICAIC y el MINREX: cuna y nido de racistas con caretas de solidarios, pero allí tampoco tuve problema alguno; pues mi buen hacer profesional y mi actitud respetuosa y de aprecio ante todos mis colegas hizo siempre que mi color de piel se viera como una cosa sin importancia. Sé que soy –quizás- un caso raro, pero no creas que soy el único.
    Ahora vivo en un país nórdico; puramente blanco y de población árida y te juro que ¡jamás! he sentido sobre mi persona el estigma del color de la piel. Aunque no dejo de reconocer que soy distinto, pues eso; lejos de ser un “hándicap” lo tomo como una ventaja y muy bien que me ha ido porque –repito- ¡Jamás he sentido complejos!
    Hace cierto tiempo que no vivo en Cuba, pero la visito cada año y una cosa te digo: “Aquella Cuba de los 80´s no tiene nada que ver con esa de hoy donde el racismo galopa a cara destemplada y nadie hace nada por evitarlo”. Empezando por gran parte de esa mal apreciada masas de negros de las que formamos parte.
    Las ignorantes barbaridades racistas -intencionales o no- que he escuchado en boca de blancos y negros en la isla son como para hacer una enciclopedia de la estupidez humana. ¿Soluciones? No tengo ninguna a mano, salvo luchar contigo porque este penoso asunto gane visibilidad en la sociedad cubana porque siendo realista: Esto no es más que la parte visible de un ridículo iceberg.
    ¡Gracias! por tocar el tema y veamos que opiniones se sumarán al debate. Te deseo mucha suerte y valor porque la lucha sólo comienza ahora.

  8. Cubanito_soy dice:

    Tengo, tengo, vamos a ver!!!, QUE C….. TENGO??

    Es una parodia que mi esposa y yo haciamos hace unos años, pues si Nicolas Guillen volviese a vivir no se que verso iba a poder componer, a no ser una satira a TENGO, pues los “logros” de la “Revolucion” se han convertido en lo que siempre fueron: una copia casi fiel de “1984” de George Orwell, con un “aderezo” mas o menos sui-generis por las caracteristicas raciales de la sociedad cubana.

  9. Cubanito_soy dice:

    digo mas, en los paises a los que tanto criticamos por haber discriminacion(como el “odiado” EE.UU) hay muchos menos racismo que en la sociedad cubana, pues los negros se ganaron luchando sus derechos, en CUBA, Blancos y negros, somos todo discriminados, pues si no entramos en el “patron” de los dueños de la finca, no importando el color, somos todos llevamos a la condicion de esclavos, aunque ciertamente quede todo ese rezago, que al no reconocerlo nunca, se ha enraizado mas a raiz de la apertura al turismo, y los patrones de “belleza blanca” de la sociedad cubana.

  10. atanasio dice:

    No sólo hay discriminación racial, ahí está contra los orientales (palestinos?), los gays (locas, pajaras), las personas mayores y con impedimentos. Incluso también contra los blancos (la blanquita esa).

  11. Raul dice:

    Como esa anécdota y canción de Frank Delgado, ” como ser negro y no morir en el intento”.
    Una vez antes de salir definitivamente de Cuba, sentados en el malecón una pareja de raza negra con la que compartía esa noche me hizo ver muchos ejmplos del racismo encubierto que había en Cuba. Las leyes no permiten el racismo alli ni en ningún lugar del mundo, pero existe, como bien dice el autor del articulo, en los chistes, en las conversaciones diarias, y hasta en opiniones ya no tan encubiertas, también en arquetipos creados con los años antes del 59 y no se confundan, también después del 59.
    Estoy convencido que la clase gobernante en Cuba en su totalidad ha sido y es muy racista.
    No quiero parecer ingenuo, seguro lo soy algo cuando digo esto, pero hoy en dia veo un presidente negro en EEUU y pienso que con sus luces y sombras, es un ejemplo para el mundo.
    Tengo un amigo a quien considero muy buena persona que una de las cosas primeras que me dijo cuando salió de Cuba era que se alegraba de que aqui en españa donde vivo no hay muchos negros. Respeto la opinión de mis compatriotas en el exilio donde quieran que estén y me alegro mucho como cubano si nunca sintieron descriminación por ser extranjeros. En mi caso sí, y muy marcada, lo que hizo que me arraigara más a mis raices, a lo que soy, a mi identidad, con toda la mezcla cultural y racial posible sin exclusión, y muy orgulloso de eso.

  12. luis v dice:

    En Cuba y en casi todos los paises que hubo esclavitud, los negros cuando alcanzaron la libertad, a la vez quedaron desempleados y apesar de haber contribuido a la riqueza de otros por siglos , pues no fueron indemnizados, sin educacion y sin dinero fueron a parar todos a los barrios marginales , alli , lo que salvaron de su cultura se mezclo con la ya mestiza cultura marginal del pobre, esto trae una polarizacion marcada por razas entre lo estandar y lo marginal , del cual , en estas condiciones, ni el racismo , ni el mecanismo de defenza contra el racismo desaparece . Apesar de todo , muchos negros en Cuba durante la republica , cruzaron el umbral de pobres y como el capitalismo moviliza a las personas hacia un tipo de cultura del trabajo, donde la confiabilidad es importante muchas familias negras como blancas se desprenden de todo lo marginal y eso mestiza un poco algunos barrios de clase media .Cuando triunfa la revolucion , habia un racismo bien marcado economicamente,pero el error del gobierno fue creer que con decreto se resuelve todo , habia que hacer politica real en ese sentido, y no creer que la ideologia lo resueve todo. En estos momentos , que se quiere volver a cierto capitalismo, los sectores de la poblacion que no se han desprendido de la marginalidad , quedaran fuera del pastel, como el problema del racismo asociado a la marginalidad y a la contracultura racista no se resolvio, entonces el racismo debe volver acentuarse. Este es mi criterio personal , no es sacado de ningun libro, por lo que puedo estar equivocado, no soy sociologo.

    • el_yoyo dice:

      Luis,

      Ya hace más de cien años que acabó la guerra contra España? ¿Cuánto tiempo necesita la población negra para rebasar el trauma del tatarabuelo de su tatarabuelo? Los judíos perdieron todo en la segunda guerra Mundial y hoy son una de las fuerzas más poderosas de Alemania y crearon un poderosísimo Estado en Israel.

      Como bien dices: Las cosas sociales no se logran por decreto. Pero la fórmula es simple: Salir cada día a la calle sabiéndose persona y poner empeño en estudiar en superarse y dejar de justificarse con que el tatarabuelo séptimo tenía una cadena en el pié.

      Y acerca de los chistes que denigran a los negros… ¿Qué cubano no ha oido chistes de gallegos? En el teatro bufo el negrito (inteligente) y la mulata (lista) se burlaban siempre del gallego (bruto). ¿Qué cubano no ha oido cuentos de chinos, o de pinareños, o de gordos, o de maricones? Hasta hoy no he oido un gay protestar traumatizado por un cuento que lo ridiculiza. De hecho, el grupo LGBT en Cuba está dando una batalla gigantesca para reivindicar sus derechos. Mandan cartas, hacen marchas, hablan con ministros….? ¿Por qué los negros no pueden hacer lo mismo? ¿qué pasa con “algunos negros” en Cuba?

      Nadie ha dicho que la vida sea fácil para nadie; pero lloriqueando no se arreglan los problemas.

      • El lapón Libre dice:

        Don Luís. 100 % de acuerdo con usted. Así he hecho yo, siempre.

      • El lapón Libre dice:

        Rectifico. Don Yoyo.100 % de acuerdo con usted. Así he hecho yo, siempre

      • luis v dice:

        El problema yoyo ,es que cualquier persona blanca , sea cual sea su orientacion sexual , su credo religioso , su etnia, puede camuflagearse entre el resto de la poblacion, hay miles de homosexuales que nunca vas a saber que lo son , los gallegos si no se ponen una boina y no abre la boca , no los vas a reconocer, al pinareno tienes que pedirle el carnet de identidad , muchos grupos etnicos atravez de la historia sean diluido dentro de otros cuando no hay una marcada diferencia racial,ahora bien ,? como se las arregla un negro?. Mezcla la marginalidad , la pobreza , el mecanismo de defenza contra el racismo, el racismo acentuado por el resto de la poblacion hacia ese grupo debido a la mezcla anterior y? que es lo que tendras? , pues tendras un grupo que a creado prejuicios contra las instituciones del estado , teme de la policia , sin haber cometido delito alguno, dezconfia de la justicia, se siente percibido por los otros como el responsable de todo lo malo, sin haber hecho nada que lo justifique, esto funciona parecido a la religion o las ideologias , donde si en tu casa te educan como comunista , en la escuela tambien, y ademas es la ideologia dominante, entonces lo ves todo atravez de esa ideologia e incluso hay quien no cambia , apesar de que la realidad le dice otra cosa.

        • el_yoyo dice:

          Luis,

          Si sumas pobreza, marginalidad, prejuicios tendrás el 100% de la población cubana. Si adicionas el color de la piel tendrás el 80% de la población cubana (aunque muchos se crean cosas). Sería el grupo más numeroso de Cuba. Además de quejas, pedidos de comprensión y victimismo yo no he visto ninguna acción del grupo negro en Cuba que se siente desplazado para mejorar su situación.

          Por más que digas, los gays son bastante más maltratados en Cuba. Yo he visto con mis ojos un camión de policía cargando gays trasvestis en el Payret, golpearlos “por maricones” y tirarlo de cabeza dentro del camión mientras que los transeúntes reían de “la maricona loca”. Todavía yo no he visto un camión cargando negros por el hecho de ser negros y un público que presencia el abuso y apoye a la policía con risas.

          En Cuba hubo campos de concentración (UMAP) para homosexuales declarado por Fidel como un lugar para librar a la sociedad de esa lacra. todavía no he oido de un campo de concentración para negros para blanquearla sociedad cubana.

          Sin embargo, siendo menos, los homosexuales han dado la batalla y hoy por hoy es el único grupo de población cubana que hace marchas, realiza activismo y han mejorado su situación. No les cayó del cielo. Muchos han cogido palos, pero siguen ahí. Le han puesto los huevos que supuestamente tienen los negros.

          La historia con los creyentes es parecida. Yo he tenido compañeros de aula que han sido expulsados de la CUJAE por profesar una creencia religiosa bautista. Yo terminé mi carrera y no temi nunca ser espuksado por ser uno de los pocos negros. Las iglesias a su manera han logrado cambiar la situación. Muchos han incluso pagado caro, pero hoy aunque queda mucho por lograr ya al menos la situación con los religiosos es otra.

          La policía cubana reconoce a un guantanamero a la legua. Le caen atrás con los perros a veces como a los cimarrones (lo vi yo) y los montan en el tren de regreso a su provincia. Todavía no he visto cazar negros en Cuba con perros.

          Soy negro y no estoy de acuerdo con las posiciones facilonas, victimistas de unos pocos negros. En Cuba hay miles, cientos de miles de negros profesionales. Los hospitales están llenos de médicos negros, en la cultura hay muchísimos artistas negros (pintores, bailarines, músicos, poetas, escritores). El deporte cubano es casi exclusivamente de gente de color. ¿Quién no recuerda hoy con amor a las “espectaculares morenas del caribe”?

          ¿Cómo han logrado esos negros realizarse a pesar de que sus abuelos eran esclavos? Entrenando fuerte los deportistas, practicando hasta el cansancio los músicos y los bailarines, emborronando lienzos los pintores, estudiando los médicos. Como mismo lo hacen los blancos, los chinos y los azules. Nadie puede hacerlo por ellos. Hay que apretar el culo

          Yo me fui de Cuba, porque el sistema discrimina a los cubanos. Porque hay leyes que niegan la posibilidad de crear empresas, hay leyes escritas que prohiben la libre contratación y asociación. Habia leyes en el momento que salí que prohibían la salida del pais a los cubanos. Yo hice el proyecto de varios hoteles en Cuba y el estado se quedó con la paga dura y me dió 400 pesos cubanos mientras que a los técnicos españoles de menor rango les pagaban sobre 5000 dólares. TODOS los profesionales cubanos, sin importar la raza fuimos discriminados por el lugar de nacimiento. Los blancos también sufrieron lo mismo.

          Yo sentí discriminacion en Cuba por cubano, yo no me fui por negro.

          • luis v dice:

            Yoyo , tu eres negro y yo soy blanco , y si por una casualidad procedes de un antiguo barrio clase media como yo, Santos Suarez, quizas al igual que yo , no hayas percibido racismo evidente alguno, pero si te vas a los barrios marginales , la cosa cambia drasticamente, yo vivi la decada de los noventa en Centrohabana y casi todos los dias en distintos puntos del municipio se llenaban camiones enteros cargados de negros nada mas , plena doce del dia , sin haber manifestacion , ni desorden , ni nada, camiones cargados de negros para la estacion de policia , supera por mucho a cualquier otro grupo incluyendo la oposicion, es mas todos juntos , no llegan ni a la decima parte de las veces que se han llenado camiones de negros en Cuba, no se me olvidan las veces que vi personas negras hervirle la sangre de tanto discutir con la policia, casi el equivalente de que te quieran llevar en camisa de fuerza a mazorra sin tu estar loco, miles de veces pasaba por esos lugares y nunca me pidieron el carnet, sinembargo se lo pedian y pa’l camion a muchisimos hombres y mujeres negros no muy diferentes de mi.

          • El lapón Libre dice:

            Estoy de acuerdo contigo una vez más, Yoyo, pero lo que plentea Luís es una gran verdad porque yo también lo presencié ( o más bien sufrí). Nunca recibí trato discriminatorio significante por parte de cuidadano alguno, pero sí sufrí situaciones vergonzosas por parte de la policía habanera, pues soy nacido y criado en La Habana. Yo trabajaba en el ICRT y, más de una vez, al pasar por -la calle- del Habana Libre o del Capri (repito sólo de paso porque era mi zona de trabajo) la policía me ha pedido carnet y, en algunas, con muy malas maneras. Por supuesto, en todas, dí mi respectivo “bateo” porque con mi razón y mis derechos no me le quedo callado a nadie. Después -de ellos- comprobar que era periodista del organismo audiovisual, me ofrecían disculpas y dejaban seguir mi viaje, pero la pena y el mal rato ya habían tenido lugar.

          • el_yoyo dice:

            Luis,

            Yo nací en Marianao, a una cuadra de “El Palo Cagao”. Un lugar donde no hay ni agua, ni asfalto, luego me mudé a San Miguel del Padrón, cerca de “La cuevita”, y de ahí terminé en Jesús Maria. Tuve una novia en el Canal del Cerro y finalmente mi primera esposa de Lawton, a un par de cuadras del matadero.

            He vivido y visitado los barrios mas calientes de La Habana. Donde los policias no entran solos y cuando lo hacen entrando el camión y andan en grupos. Yo se que la policía detiene a los negros, me consta que los nagües son insoportables.

            Pero sé por experiencia propia que en el peor de los casos vas a parar a “La unidad” después de meterte un dia entero en “La Lata” como le dicen al camión de recoger gente. Y sé también porque una vez me cargaron que te sientan en la carpeta hasta que llaman por tu nombre, te dan tus cosas y te dicen “Dale”. Pero no te meten cargos por tener la piel oscura. Si metiste un bateo quizas te vayas con un acta de advertencia. Pero nadie en Cuba ha cumplido sentencia por tener la piel oscura. Hasta ahí tienes razón.

            Pero todo eso no es motivo para no estudiar, no superarse y vivir con el trauma de que están en desventaja social o que no les dejan trabajar.

          • luis v dice:

            Yoyo , estoy muy de acuerdo contigo que legalmente no hay racismo en Cuba, ni nadie puede ejercer el racismo abiertamente, pero yo me refiero a prejuicios, estos dominan el criterio de seleccion , pese a que hay un 45% de orientales blancos, creo que en los camiones nunca monto uno, pese a que hay cientos de actores negros , nunca la trama principal de cualquier obra es de negros , a no ser que sea de esclavos ,como para seguirle restregando en la cara , cuanto tienen que agradecer, chantage que se usa mucho en ellos, mas que en el resto de la poblacion para evitar que hagan cualquier critica al sistema. Los negros no tienen nada que agradecer en Cuba , fueron a la manigua a combatir contra Espana y fueron los mejores luchadores sociales y sindicales que tuvo la republica, pero se les ha inmovilizado con el cuento que la revolucion fue hecha principalmente para ellos , como si eso no diera derecho a criticas. Si todo eso no son prejuicios raciales que causan afecciones directas en la poblacion negra , entonces me equivoque y olvida todo lo que escrito.l

  13. el_yoyo dice:

    He aquí que cada vez me encabrona más leer tales tonterías.

    Te respondo con una anécdota:

    En los 90, trabajaba el negro más buena gente que puedes imaginar, trabajador y cumplidor, en uno de los hoteles de la cadena Meliá en Varadero (creo recordar que era el Meliá Varadero). Un día un de los jefes españoles le dijo en bastante mala forma “negro de mierda” y este negro tan buena gente le metió un bofetón que le partió varias piezas de la boca y estando en el piso, le gritó. “-A mí me van a botar por esto, pero tú vas a respetar a los cubanos”-

    En verdad, el negro fue sacado del hotel, pero los demás trabajadores intercedieron y consiguió pasar a otro Hotel. Moraleja…

    – Si en verdad el director de la escuela te dijo que no quería negros tenías que ROMPERLE LA BOCA para hacerte respetar. Si no lo hiciste ¿a qué viene eso 20 años después? Diste pie a que no te respetaran. En buen cubano: “Te metieron el pié no por negro sino por comemierda!!”

    – A propósito, la mayoría de los animadores de la isla, desde Guantánamo a la punta de Maisí, SON NEGROS.

    – En Cuba nadie puede decir que no estudió porque le negaron la entrada a la universidad o escuela por negro. En Cuba se ha botado e impedido el acceso a las escuelas por creencias religiosas, por militancia probada o sospechada en partidos políticos de oposición. Se ha botado gente por sus preferencias sexuales y hasta por envidia… pero por negro eso no te lo crees ni tú mismo.

    • Raul dice:

      Yoyo, diste en el clavo, así mismo es.
      Y en cuanto a los estudios, a la sposibilidades de trabajar o estudiar en Cuba, las leyes, como decía antes más arriba, no permiten el racismo en Cuba. Existe, pero a nivel de calle, a veces no tan concientemente, y eso no excluye a que un funcionario del gobierno no sea racista, pero sería algo que vive dentro de el mismo, asi como dentro de cualquiera de nosotros. Pero somos una nación racista?, hay fenómenos racistas en Cuba?. No creo que seamos un país racista ni mucho menos pero donde sí hay fenómenos racistas, aunque no amparados por la ley.
      Recuerdo a Jorge, se casó con mi prima, ella trigueñita de piel clara, y el negro como el betún, y parte de la familia metió el grito en el suelo. Mi madre ayudó a mi prima en todos los preparativos de la boda, y hasta echó dos lagrimones cuando se dieron el beso de recién casados.
      Y ahí están sus hijos, ya grandes, dandole juntos todos calor a la familia.

  14. El lapón Libre dice:

    Interesante la historia que nos cuenta, señor Yoyo. Yo, cada día, en la universidad, y después con mi trabajo honrado y profesional en el ICRT, además de mi trato respetuoso y nada sumiso, le daba una -hipotética- galleta a los grupitos -que se creían- racistas, y que me rodeaban. Los que -entre nos- ni me quitaban el sueño.

  15. Miranda dice:

    Además Milanés, es una vergüenza que Usted a estas alturas del juego venga a poner esta historia sobre el tapete, siendo Usted el buen revolucionario que es, lo que debió haber escrito es que Su revolución les fallo en ese departamento también, porque permitirle a que un extranjero venga a denigrarlo en su propia tierra es como para no defenderlos más.

    Si bien en Cuba no se le niega estudios por ser negro, si hay que ser conscientes de que después que se gradúan, especialmente en turismo, las plazas en las carpetas de los hoteles están reservadas para los blancos, por favor no lo nieguen porque es verdad y si por sí acaso ponen a un negro es más por la acción afirmativa que por otra cosa, lo sé por el caso de negra, con sus títulos de profesora de inglés y francés, para rematar graduada del conservatorio en piano, de comportamiento refinado, integrada al sistema y que jamás pudo “conseguir” una plaza en un hotel donde se supone que con esos tres idiomas tendría “uso preferencial”, dice que primero iba una “chusmita con pelo rubio”, además quién puede poner en dudas que el gobierno de los Castro sea uno bien racista?, cuando sólo hay que ver el cuadro de sus ministros y generales. Se murió Almeida y pusieron a Lazo y el resto que se ve entre col y col son los negros fuertes que con guapería valiente y probada confiabilidad sumisa para protegerlos a ellos.

    • el_yoyo dice:

      Miranda, no es asi. En el hotel Cohiba hoy hay dos mulatas en la recepción, en el Meliá Habana lo mismo. El gerente general del Sol Palmeras y Meliá Varadero eran negros. No es verdad que se reserven las plazas pues la oficina de personal del hotel no contrata. Los contratos los hace la empresa empleadora y el gerente no tiene potestad para cambiarlos.

      ¿Las plazas se venden? Si, pero a quien pague más. Si yo voy ahora desde Alemania podría con mas dinero conseguí la plaza porque quien vende lo que leinteresa es ganar más. También hay favores, influencias y pagos de deudas con plazas. Pero la raza es lo que menos pesa.

      Los cargos directivos los pone el partido ya sabes cómo.

      Trabajé en Cuba 10 años en una corporación haciendo proyectos de hoteles para Meliá. Vi muchisima corrupción, de la que no te puedes imaginar. Pero jamás vi discriminación racial. No quiero decir que sea un mundo fácil. Tienes que vivir con un cuchillo en la boca y gana el mas cojonu. Lo que pasa es que mucha gente cuando le meten el pie se escuda en su grupo. Soy negro, soy homosexual, soy un desgraciado y esto es un abuso. Pero en Melia Varadero yo hice fotos de casi 50 empleados negros en una discusion como esta.

      • Miranda dice:

        Yoyo entonces no se sabe a quién creer. Mi amiga, médico-negra-cubana, donde todas las mujeres de su familia son profesionales, todas con doctorados y todas ex-revolucionarias, la madre y la tía abogadas y nada comemierdas ni guanajas, o sea con tipitos de no dejarse mangonear ni aguantarle abusos a nadie, y para nada acomplejadas, y las historias del horror-racial que cuentan, no veo porque tendrían que inventarlo.

        Tampoco dudo lo que tu cuentas, pero Yoyo por favor, en Cuba SI HAY RACISMO REVOLUCIONARIO, a nivel de gobierno, INADMISIBLE , porque para eso hicieron revolución. Tu no sabes las veces que me he preguntado ¿como coño es que de la UJC, no pueda salir un filtro-negro-revolucionario?, sino un payaso-cretino Como el Robertico Robaina, y despues el carta de perro de Felipe Perez Roque, y despues vino el Lage, dime entonces para poder entender…

        De los negros marginales que se arropan con el cuento del color, ni vamos hablar, que aquí también los hay.

        • el_yoyo dice:

          Miranda,

          Te digo como funciona, cómo lo vi.

          Imagínate que se inaugura un hotel en La Habana. Unos meses antes de su inauguración el partido ya escogió el gerente general. Mientras mas chiva mejor. Ese señor ya tiene “a su gente” para los cargos buenos directivos que además son gente del partido. En esa esfera se mueven las influencias de los peces gordos. Nadie entra en ese círculo.
          El resto de los puestos ya entran en el relajo y están muchos comprometidos. Gente que te conoce, que debe favores, que paga favores. Ahí puede llegar el secretario del partido de la provincia a luchar una plaza para su nieto o su querida. O gente que pone billete gordo arriba de la mesa. Cuando se saca a la bolsa de trabajo quedan solo puestos de menos búsqueda. Si yo tengo la potestad de otorgar una plaza puedes estar segura que la plaza se la lleva quien mas pague. Lo que importa es el color del billete no de la persona.
          Pero ya esos puestos no los controla el gerente. De hecho, el gerente ve por primera vez a sus empleados el dia que comienzan las limpiezas y pruebas. Ahí se entera si los de carpeta son negros, verdes o amarillos.
          Con el hotel andando, si alguien deja la plaza, le envian a alguien de la bolsa que tampoco conoce.
          Como te dije, el mundo en las corporaciones y el turismo no es jamón. De nada vale estar bien preparado. Estoy seguro que tus amigas negras doctoras no tenían ni “los conectos” ni el dinero para comprar la plaza. Yo vi muchos “blancos” que se quedaron en esa por no tener billete.
          Pero nada que ver con su color. Si yo le envío ahora 5000 euros a mi hermano en Cuba, consigue lo que desee.

          En cuanto a los dirigentes, si mencionas a Robaina y Felipe no olvides al mulato Aldana o al negro Robinson de Santiago de Cuba (Lazo es un mundo aparte). Pero sí ha habido negros que han escalado puestos de altísimo nivel. Pero también en ese caso por “lealtad” más que por inteligencia. Pero como llegan a la cima los hunde después. Así que no veo yo la ventaja de ser ministro en Cuba, negro o blanco si no deciden nada y en 2 años los truenan por el desastre que creó “Quien tú sabes”

  16. NECESARIA LOPEZ. dice:

    los negro en Cuba tienen un porvenir NEGRO. En Cuba la diferencia esencial es la del que tiene dinero y el que no lo tiene. Sobran los comentarios.

  17. 100 % Gusan@ dice:

    Miranda, cuando Carlos Valenciaga fue sacado de la FEU para ir al Grupo de Apoyo al comandante, por estatutos le correspondía a un negrito, que era el vicepresidente, ocupar la presidencia nacional.

    Pero Fidel dijo que no, y mandó a poner a Hassan Pérez que era entonces presidente de la FEU de la UH

    Yo no puedo afirmar que fue por racismo, pero sí que fue por la total falta de Autonomía Universitaria y porque se hace lo que dice el dueño de la finca.

  18. Pepe Pan dice:

    Ah porque que te recojan por la calle sin más y te metan en una “lata” como ganado y para la estación todo el día por ser negro no es racismo ya que no te juzgan… yo viví en un barrio “blanco” y nunca pasaba eso. Cuando he ido de visita a Cuba me ha bastado pararme en cualquier esquina de Centro Habana o sentarme un rato en un banco de cualquier parque y observar un poco lo que hace la policía y te aseguro que es denigrante para la dignidad humana más elemental el acoso sistemático a personas negras. Los paran, los humillan, les hacen la vida un yogur por sistema. Nunca he visto que pararan blancos. En fin… si eso no es racismo que baje Dios y lo vea.

    Ah por cierto, los policías casi todos negros o mulatos ellos mismos.

    Si yo fuera negro, en Cuba me sentiría un apestado y tendría miedo de ir por la calle, con solo ver un policía de lejos cambiaría de acera. Los castristas se pasan la vida restregando por la cara lo agradecidos que deben estar los negros a la revolución, pues bien yo pienso que al contrario, son quienes más motivo tienen para despreciar aquello, para luchar o largarse a otro sitio donde puedan ser personas.

    ¡Gracias Fidel!

    • el_yoyo dice:

      Pepe Pan,

      Aquí no se está discutiendo si hay o no racismo. Sino que la situación en Cuba haya institucionalizado el racismo de manera tal que un negro no pueda acceder a un puesto de trabajo o no pueda estudiar o formarse por ser negro.

      Aquí lo que se discute es las intenciones de algunos negros de justificar su falta de esfuerzo con que “la tienen cogía conmigo”. Esos mismos negros llegan a Alemania y no trabajan y dicen que es porque los nazis y en USA entonces es el Ku Klux Klan…

      A propósito, si eres blanco y ves venir un policía cubano, cambia de acera y a la primera oportunidad lárgate de ese país. No es bueno ni pa´negros ni pa´blancos, ni pa´ azules.

      • Pepe Pan dice:

        Desde luego yoyo, por eso me fui, allí nadie es persona pero los negros menos.

        ¡Gracias Fidel!

      • Miranda dice:

        Yoyo, nadie discute que los negros no tengan acceso a la escuela, pero cuando van a buscar trabajo, las mejores plazas no se las dan a ellos. Pero bueno ya entendí como es la vuelta. Pura corrupción como con el gobierno de Batista, por eso sigo diciendo, para que hicieron revolucion?.

        En cuanto al cuadro de dirigentes /millonarios que forman la elite, se puede decir que el balance este equilibrado?, que yo sepa el unico que estaba a nivel de ministro era Almeida, a ese Aldana y al Robinson no se quienes son, y no dudo que si hayan un montonson de negros que le hayan dado puestos “relevantes”, también se que es más por el nivel de sumisión y para que se vea “alguno” en el grupo.

        Me encantaría saber cuantos negros hay dentro del cuadro de militares que hayan tenido la “oportunidad” de amasar fortunas millonarias en empresas a’lo Ramiro Valdés y demás. Donde están los negritos millonarios hijos de papa con sus negocios y palacetes alrededor del mundo, así como vemos a los hijos/as de los otros papas?.

        En fin, que el autor dice que hasta dos veces a la semana había que sacarlo de la estación por “asedio al turista”, -so-, la experiencia que cuenta es la misma que cuentan todos los negros en Cuba, y esta orden viene de arriba, así es que de cierto modo el racismo en Cuba si se ha institucionalizado.

  19. 100 % Gusan@ dice:

    Luis V: hablas de prejuicios que dominan el criterio de selección.

    Ahora sí diste con el pollo del arroz con pollo. Técnicamente no hay en Cuba discriminación racial. PERO hay algo que se llama Discrecionalidad Administrativa que permite en la práctica cualquier tipo de discriminación porque deja mucho a la libre decisión del funcionario. Esa es la ÚNICA causa de toda la arbitrariedad y falta de derechos que se vive en Cuba.

    Eso permite, por ejemplo, que el policía detenga a cualquiera que simplemente le parezca sospechoso sin tener una causa probable. O que el gerente del hotel escoja, a ojo, a los animadores.

    Cuando en los 90 intenté entrar a la carrera de periodismo me hicieron una entrevista de aptitud. Me preguntaron por una huelga que había frente a la oficina de intereses, por una medalla de Sotomayor y por la novela de turno. De alguna manera yo me había agenciado una antena donde veía canales de afuera y no sabía nada de lo que me estaban hablando. A juicio del entrevistador yo estaba desinformada, a mi juicio solo tenía otras fuentes de información. Incluso se lo hice saber. No pasé. Y creo que me discriminó por ser una guajirita joven luchando con relativo éxito en La Habana del periodo especial.

Escriba una respuesta