Socialismo real y “colonialidad” en Cuba

julio 7, 2014 | | |

Yasser Farrés Delgado

Ministerio-del-comercio-interior

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — La experiencia de Isbel Díaz con la Seguridad del Estado en el aeropuerto me motiva a introducir un concepto que describiría con precisión la actual opresión social en Cuba: la colonialidad. El concepto parece estar ausente del debate dentro de “la disidencia cubana no convencional” pero ayudaría a comprender la necesidad de superar dicotomías como izquierda/derecha o socialismo/ capitalismo para proyectar un futuro realmente incluyente y justo.

Cuando digo “superar las dicotomías” no quiero decir buscar la solución salomónica que consistiría en el supuesto “punto medio” entre capitalismo y socialismo (como suelen sugerir algunos socialdemócratas), sino pensar un modelo de sociedad desconectado radicalmente de ambas lógicas aunque pueda reciclar parte de ellas. Esta meta parecerá utópica pero no sólo es necesaria sino posible.

El caso de Isbel demuestra que la cruzada del gobierno cubano no es contra “los gusanos” sino contra toda aquella persona que disienta del oficialismo. De hecho, Isbel no está ligado a “la mafia de Miami”: es un activista por los derechos de la comunidad LGTB en Cuba, ecologista y socialista libertario. Lamentablemente, cuando la izquierda internacional se mantiene ciegamente incondicional al gobierno cubano, está apoyando esta opresión.

La colonialidad como categoría de análisis

La situación política cubana suele describirse como “dictadura” o “autoritarismo”, pero son términos muy limitados para agotar la complejidad de la opresión social. En ese sentido, aplicar el concepto “colonialidad” desvela muchas aristas de la opresión en el Socialismo Real. Creo que esta es una de las razones por las que ciertos intelectuales oficialistas han desvirtuado este concepto.

Desde finales del siglo XX la “colonialidad” ha ido convirtiéndose en categoría fundamental para analizar los procesos de dominación/emancipación tanto en América Latina como el sistema-mundo. Ha permitido superar no pocas lagunas tanto de la Teoría Latinoamericana de la Dependencia como del marxismo demostrando potencialidades para sustentar la construcción de un futuro escenario global pos-capitalista pero también pos-marxista.

Una parte de La Habana.  Foto: Juan Suárez

Una parte de La Habana. Foto: Juan Suárez

Para comprender esa posibilidad debe destacarse que «colonialidad» no es lo mismo que «colonialismo». Como indica el puertorriqueño Nelson Maldonado-Torres (2007) siguiendo al peruano Aníbal Quijano (2001):

“Colonialismo denota una relación política y económica donde la soberanía de una nación o un pueblo descansa en el poder de otra nación, lo que convierte a tal nación en imperio. Colonialidad, en cambio, refiere a un conjunto de patrones de poder de larga duración que emergieron como resultado del colonialismo pero definen la cultura, el trabajo, las relaciones intersubjetivas y la producción de conocimiento más allá de los estrictos límites de las administraciones coloniales. Así, la colonialidad sobrevive al colonialismo. Se mantiene viva en los libros, en los criterios para el desempeño académico, en los patrones culturales, el sentido común, la auto-representación de las personas, las aspiraciones del yo y tantos otros aspectos de la experiencia moderna que, como sujetos modernos, respiramos colonialidad todo el tiempo y cada día”. (Maldonado Torres, 2007: 243, original en inglés)

El oficialismo cubano suele presentar al proceso social iniciado en 1959 como la panacea respecto a la emancipación social. La Revolución habría acabado con la explotación de clase, género y raza. Sin embargo, nada podría está más lejos de esa realidad: lo que encontramos es más bien una continuidad y actualización de una serie de patrones de poder instaurados en el período colonial y definen lo que el argentino Walter Mignolo (2000) llama “matriz colonial de poder”.

Catedral de La Habana.  Foto: Juan Suárez

Catedral de La Habana. Foto: Juan Suárez

Para el discurso oficial, la Historia de Cuba es una historia de emancipación respecto al “conquistador europeo” primero y “el imperialista norteamericano” después. Desde esa perspectiva el “Hombre Nuevo” socialista representaría una ruptura radical con ellos. No obstante, si detallamos los atributos de todos esos modelos de hombres, encontraremos semejanzas que permanecen ocultas si sólo se manejan conceptos como “conquistador”, “imperialista” y “socialista”.

Resulta imposible agotar en una sola entrada el debate teórico en torno a la colonialidad, pero las implicaciones del concepto pueden constatarse de un modo sencillo en la práctica. La idea central, como explica el puertorriqueño Ramón Grosfoguel (2006), es que en el período colonial se instauraron relaciones de poder que respondían a la hegemonía de un modelo de conquistador que era hombre, blanco, occidental, capitalista, militar, cristiano, patriarcal y heterosexual; todo ello al mismo tiempo. La esencia de esas relaciones persiste hoy en las repúblicas a pesar de la independencia de los territorios coloniales. Se confirma de muchas maneras en todos los países “Americanos”, incluyendo EEUU y Canadá.

Colonialidad y Socialismo Real

Cuba no es la excepción. El “Hombre Nuevo” ha resultado ser un heredero de esas tradicionales relaciones de poder. En él se reflejan el machismo, el racismo (institucionalizado de múltiples formas), el occidentalismo (el colombiano Santiago Castro-Gómez, 2005, y el boricua Ramón Grosfoguel, 2008, han demostrado el carácter eurocéntrico del marxismo/leninismo), la mentalidad capitalista (persiste una pensamiento económico desarrollista centrado en el capital), el militarismo (participación en la guerra fría, etc.), el cristianocentrismo (la llamada “moral socialista” reproduce muchos de los dogmas católicos así como su negación a cualquier otra ideología o cosmovisión), patriarcalismo (el “paternalismo de estado” ahora tan criticado es sólo una de las manifestaciones) así como la fobia a cualquier orientación sexual distinta a la heterosexual.

Hacia una descolonización de la sociedad cubana

No existirá una verdadera emancipación social y descolonización de la sociedad cubana sin la ruptura de todas esas relaciones de poder que persisten tanto en el capitalismo como el socialismo. Esta meta sólo se alcanzará si ocurre, por un lado, una transformación individual que acepte la diversidad en todos los ámbitos, y por otra, una transformación de las instituciones públicas y el Estado que facilite el mutuo reconocimiento y el diálogo plural.

La primera condición sólo depende de nuestras posturas como sujetos. La segunda, es algo que no nos ofrece el Estado cubano.
—–
Referencias

  1. QUIJANO, Aníbal (2001) “Globalización, colonialidad del poder y democracia”. En AAVV. Tendencias básicas de nuestra época: globalización y democracia. Instituto Diplomático Pedro Gual, Caracas.
  2. CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2005). La poscolonialidad explicada a los niños. Editorial Universidad del Cauca, Instituto Pensar, Pontificia Universidad Javeriana, Popayán.
  3. GROSFOGUEL, Ramón (2006). “La descolonización de la economía política y los estudios postcoloniales. Transmodernidad, pensamiento fronterizo y colonialidad global”, Tabula Rasa, 4, pp. 17-48.
  4. GROSFOGUEL, Ramón (2008). “Del imperialismo de Lenin al Imperio de Hardt y Negri: «fases superiores» del eurocentrismo”, Universitas Humanística, 65, pp- 15-26.
  5. MALDONADO-TORRES Nelson (2007). On the coloniality of being, Cultural Studies, 21 (2 y 3), pp. 240-270
  6. MIGNOLO, Walter (2000). Local Histories/Global Designs: Essays on the Coloniality of Power, Subaltern Knowledges and Border Thinking. Princeton University Press, Princeton. [Versión española: (2003) Historias Locales/Diseños globales. Colonialidad, conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo. Madrid: AKAL ]
Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

51 respuestas a “Socialismo real y “colonialidad” en Cuba”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Interesante el concepto. Tradicionalmente la izquierda internacional ha practicado siempre el fariseísmo más repugnante apoyando o haciéndose la ciega, la sorda y la muda prácticamente ante todo lo que debiera rechazar y que dice rechazar de boca para afuera.

    • Hay un texto que podría resultarte interesante y está accesible en internet:
      GROSFOGUEL, R. (2009). “Izquierdas e izquierdas Otras: entre el proyecto de la izquierda eurocéntrica y el proyecto transmoderno de la nuevas izquierdas descoloniales”; en Tabula Rasa, no. 11, pp. 9-29.

  2. Pedro Campos dice:

    En general de acuerdo con estos criterios, solo que no llamémos mas socialismo a esta cosa implatnada en Cuba en su nombre. Pues precisamente el socialismo verdadero, el original sin “leninismo”, el de los fundadores de la 1ra Internacional, donde no solo habia marxistas sino tambien muchos anarquistas, lo que pretende es la plena liberación de los seres humanos de todos esas colonialidades..

    • Estimado Pedro:
      El problema es que Marx y los anarquistas también son coloniales en muchos aspectos: comparten el eurocentrismo de la epistemología única. La única idea válida es la que dicen ellos.Por supuesto que muchas cosas son rescatables, pero hay que descolonizar el marxismo y al anarquismo.
      Por ejemplo, difícilmente Marx hubiera apoyado la tesis de Mariátegui sobre el indio como clase social revolucionaria. Marx seguía una visión lineal de la historia (esclavismo, feudalismo, capitalismo, socialismo, comunismo) que sólo respondía, si acaso, a la realidad europea pero quiso con ella explicar toda la historia mundial. Para Marx el indio sería “el pasado”, así como cualquier otra forma de sociedad que no fuera la burguesa. Por eso criticó a Bolívar, a quien veía como reaccionario en términos de historia mundial.
      Por su parte, los anarquistas olvidan que el Estado es una institución fundamental para consolidar la independencia de toda América; es decir, que puede ser lo mismo un mecanismo opresor que liberador.
      Por supuesto, esto es un debate que da para mucho.
      Saludos

      • Markus Wolf dice:

        Efectivamente, el debate da para mucho.

        Creo que una lectura atenta de Marx revela que también estaba conciente de la “desterritorialización” que sustenta o implica la emancipación, que, para él, el proletariado no era exactamente un sinónimo de “clase obrera” (o clase obrera industrial europea, para ubicarme en la crítica que aquí se intenta) – que más bien nombraba una posición subjetiva, un Sujeto revolucionario sin un lugar dentro de la configuración social existente. Por tanto, el hecho de que algunos marxistas hayan insistido en la necesaria “proletarización” de este o aquel conjunto humano especifico, no necesariamente implica el impulso colonizador de encajar a una comunidad en el molde de la clase obrera industrial europea (aunque, sin duda, muchos marxistas ortodoxos hicieron esto). “Proletarizar” puede designar el “vacíamiento de particularismos” regionales o lo que sea, la asunción de una meta emancipadora universal por un conjunto humano…asumirse como “clase universal” en el sentido de involucrarse en una lucha que implica la eradicación total de la explotación, no meramente el mejoramiento de un grupo específico.

        Incluso Lenin rompió con el concepto “etapista” que Yasser describe cuando insistió en impulsar la revolución en un momento en el cual muchos marxistas, socialdemócratas y otros grupos (insistiendo en que la sociedad rusa no se encontraba en un punto de “desarrollo” que posibilitaría establecer el “socialismo”) consideraban esto una total locura (la misma Krupskaya dijo que pensaba que Lenin se había vuelto loco al sugerirlo). Que el experimento soviético haya sido una catástrofe no debería tornarse el punto aquí. El punto es que, incluso en Lenin, vemos una asunción del “sujeto revolucionario”, el sujeto que “fuerza” la revolución, en vez de ubicarse dentro de una lineridad de desarrollo que haría de la historia una sucesión de momentos petrificados, como las perlas de un rosario…

        Quizá Marx no hubiese sido capaz de identificar al “indio” como “sujeto revolucionario”, pero sería bueno definir bien bajo que condiciones una comunidad indigena puede devenir en dicho sujeto…Si lucha por una mera reivindicación identitaria, una reafirmación de algún particularismo regional, incluso cuando esto implica un enfrentamiento un poder “colonizador” (tal y como se describe aquí), entonces yo tampoco lo calificaría de revolucionario. Como tampoco me lo parece Bolivar…Decir que esa lucha particular es un paso hacia la emancipación, un movimiento regional que luego podrá evolucionar hacia algo mayor, es caer en una especie de teleología no muy distinta a la del marxismo ortodoxo…

        • Pedro Campos dice:

          Estimado Yasser. Comparto el analisis sobre colonialidad respecto a muchos prejuicios y valores existentes. Pero ciertamente, el debate sobre el tema no podría desarrollarse por esta vía de comentarios. Solo deseo acotar que pretender lo escrito por Marx como algo definitivo, está muy lejos de toda la dialéctica de su pensamiento. No creo que sea su caso, pero muchos de los enemigos de las ideas fundamantales de Marx sobre la explotación capitalista y sus esbozos de algunos de los principales rasgos de la sociedad post capitalista, han pretendido dogmatizar algunos pasajes de sus obras, precisamente para invalidar las esecias de sus teorías. Comparto buena parte de lo planteado por Wolf. Por otra parte no creo que pueda hablarse de Marxismo sin contempar tambien los estudios e investigaciones de Engels que en la parte socilológica son más completos que las reflexiones de Marx sobre el tema.

          • Miranda dice:

            Señor Campos, cual es la vía de comentarios que se necesitan para desarrollar el debate?.

            Usted que es activo en hacer propuestas para el bien de Cuba, que no me cabe la menor duda y tendría mi apoyo, creo que deba ver que los comentarios que aquí reciben los intelectuales, vienen de parte de cubanos TAN ESTUDIADOS y LETRADOS como por ejemplo Usted, Yasser y todos los demás, Yo Soy la menos
            “letrada” en cuestión de “intelectualidad” – usted sabe que aquí se va a la Universidad a estudiar lo que uno quiere ser y lo demás es “electivo” , es verdad los americanos son unos ignorantes, que le vamos hacer , cada cual coge lo que le toca. Dicho esto, puede ver que nadie quiere seguir el ritmo de las palabrerías-intelectuosas-y con el teque de lo que quiso decir Marx-ni-Engels en sus manifestos, ni que si Lenin ni el otro dijo o hizo, porque ya se sabe, que fueron o muy mala gente o muy malvados, o porque de verdad quisieron ser tan intelectuales que se volvieron locos, a mi entender, unos hipócritas, porque ninguna de sus teorías ellos mismos la aplicaron en sus vidas, por eso ve el caso del perro que se le hace cuando salen con las ideologías trasnochadas de esta gente, sólo dos o tres, que el Ego es más grande que ellos y quieren dejar sentado lo “mechado” que están en el tema del marxismo.

          • luis v dice:

            Miranda, no te preocupes por algo mal contado, los mejores ejercitos romanos eran de los pueblos esclavizados, las guerras medievales las hicieron los siervos y a las dos guerras mundiales fueron a matarse los obreros. Identificar una clase como revolucionaria , se hizo para forzar una lucha de clase e implantar un sistema creado en teoria . Los verdaderos mecanismos de la evolucion social del hombre no son tenidos en cuenta ni por Marx , ni por los Marxistas ,porque no les permite cambiar la historia de golpe.

  3. El bobo de Abela dice:

    A la impunidad de violar derechos humanos y la indefension del ciudadano antes las autoridades, ahora quieren llamarle colonialidad para buscarle una folklorica justificacion. Sin animo de ofender pero esto es pura entelequia.

    En Argentina en tiempos de la dictadura militar desaparecieron ciudadanos impunemente y hoy en democracia el vicepresidente enfrenta una demanda de corrupcion. Es la misma Argentina, el mismo pueblo, pero la diferencia es que hoy viven un estado de derecho y antes no. En Cuba va a pasar lo mismo, no hay que romperse tanto los sesos.

    • El Bobo de Abela: Te sugiero leer el texto otra vez. Puede que la respuesta que doy a Miranda te sirva. Intento con ella aclarar algunas ideas.

      • El bobo de Abela dice:

        Yasser, hay que dejar a un lado el complejo de colonizado y las secuelas sociologicas. Querer entender el totalitarismo dictatorial de la Cuba actual desde el fatalismo colonial, es cuando menos evasivo. Si vamos a buscar una patologia psico social al problema de Cuba, creo que el psicoanalisis queda mejor. Recuerda que los hermanos Castro crecieron viendo al autoritario terrateniente Angel Castro hacer y deshacer lo que se le antojaba en la hacienda de Biran y sus alrededores.

        • El “complejo del colonizado”, es el que tiene el criollo que considera que el colonizador europeo o norteamericano es lo máximo y por tanto, el modelo a imitar. En eso caen tanto los burgueses nacionales en los países que son ex colonias como los proletarios que siguen a raja tabla la concepción del proletariado europeo. Ese complejo existe como consecuencia de lo que podríamos llamar “el complejo de superioridad” de los conquistadores, que se han atribuido a sí mismos la supuesta validez universal.
          Muy distinto es la crítica decolonial que hacen los sujetos subalternos, que plantean eliminar la hegemonía de la racionalidad eurocéntrica para favorecer la multiplicidad de “racionalidades”. Esto no se puede confundir con los fundamentalismos anti-europeos. No todo sujeto no-europeo es decolonial ni todo sujeto europeo es eurocéntrico.
          Visto así, el análisis que hago no es para nada evasivo. Hay una propuesta concreta: que nos repensemos como personas y, a partir de ahí, repensemos las relaciones desde la escala de la familia hasta el Estado.

  4. Miranda dice:

    Pero ven acá Yasser, ahora es que tu te enteras que la cruzada de “este gobierno” es contra todo aquel que disienta de lo que ellos dicen?, o es que estamos todos locos?.

    Ese “modelo de sociedad desconectado de cualquier ideología sea de derecha/izquierda” se le llama una sociedad que vive bajo un Estado de Derecho, donde bajo ninguna circunstancia se te pueden violar tus derechos ciudadanos, que es lo que le hicieron a Isbel en la aduana, y es lo que están haciendo desde el año 1959, por si no te habías enterado.
    Bajo este régimen de Fidel le han quitado a los cubanos lo que es suyo, se metieron, y se siguen metiendo en tu casa y hacen con tus pertenencias lo que les da su real gana, y repito el caso de María Elena Cruz-Varela, la poeta que le desbarataron su boca para hacerle comer sus poemas, se han metido en la preferencia sexual de los cubanos y crearon centros de concentración donde los maltrataron, o es que tu no sabias?, vaya, como para que te asombres y arriba de eso estar con tanto rodeo y conque si el puertorriqueño o el peruano tal dice esto o lo otro.
    A nosotros los cubanos, NADIE tiene que venirle a decir más NADA, ni hay que ir a más libros, ni estudiar más conceptos intelectuales, porque desde el principio el cubano que vio, que le violaron el primer derecho, supo que era DICTADURA, y fueron los que salieron huyendo de esa barbarie, y somos los que hemos seguido llamándoles por su nombre que es el de tiranos, y hemos sido conscientes de que la izquierda internacional ha sido ciega con la dictadura de Castro, sin leer ni estudiar ninguna de las filosofías que le tienen a ustedes el cerebro un poco jorobado, y quieren seguir remendando algo que no sirve.
    Hasta qué no decidan, como han decidido otros pueblos de luchar por sus libertades, no sólo el derecho de ser homosexual, sino de ser libres completamente, tendrán DICTADURA hasta que se mueran.

    • Miranda:
      No es ahora que me doy cuenta. Sólo hago una sistematización de ideas para explicar la complejidad de las aristas. Así, por ejemplo, también es dictadura decirle a alguien en qué religión creer; o con quien casarse; o prohibir que una mujer decida sobre si aborta o no; o no permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo; o limitarles a estos la posibilidad de adoptar. Es decir, yo no estoy negando en ningún momento el uso del término “Dictadura” sino ampliando las ideas.
      Incluso el “estado de derecho” también es dictadura, en la que unas personas imponen sus ideas a otras que son numéricamente menos cantidad. ¿Quien te dijo a ti que el Estado de Derecho no tiene ideología? ¿Has visto por donde se está pasando el “estado de derecho” la Troika en Europa?
      Por cierto, nunca dije “modelo de sociedad desconectado de cualquier ideología sea de derecha/izquierda”. Todo es ideológico. Lo sensato sería una ideología que tome lo mejor de ambos pero no se limite al supuesto “centro”. En el “centro” también hay machistas, sexistas, racistas, homófobos, militaristas….
      Y sí, miro al peruano, al puertorriqueño y a quien sea porque los cubanos no somos el ombligo del mundo ni los más conocedores de todo. Esa opinión tuya de que los “NADIE tiene que venir a decir más NADA” me recuerda a José Martí cuando en “Nuestra América” iniciaba diciendo: “Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea”.
      Saludos

      • Miranda dice:

        Muchisisimas Gracias Señor Yasser, por su respuesta.

        Ahora si que estamos arreglaos, con lo que me ha dicho.

        Mire por favor entienda-me… que es que yo pensaba que nos conocíamos de memoria ya lo que pasaba en nuestra Aldea.

      • jorgealejandro1 dice:

        yasser:

        Al llamarle “dictadura” al estado de derecho, obviaste un detallito clave: Que en el estado de derecho, efectivamente, gobierna la mayoría, pero que, lo que es hoy minoría, puede llegar a ser mayoría mañanay, a traves del voto, llegar al poder.

        Hasta donde yo sé, las dictaduras gobiernan a despecho de la mayoría.

    • jorgealejandro1 dice:

      miranda.

      AMËN

  5. Isidro dice:

    Es que todas las ideas que conforman el ideario socialista y democrático son eurocentristas. Así ha sido desde la “demos” en Grecia al marxismo clásico y sus derivados. Precisamente el cisma chino-soviético derivó de la negativa de Mao a ponerse el chaleco de Moscú, por considerar que no se avenía en esencia con la cultura y tradiciones del país.

    Ahora, al analizar la situación de ejercicio de derechos en Cuba, con todas las carencias que la misma evidencia, no iremos lejos si no se aplica la lógica “colonialística”. Vamos, que no surgimos de la nada.

    Por cierto, si colonialismo tiene como adjetivo a colonialista, supongo que a colonialidad habrá que colgarle el “colonialistico”.

    • Isidro:
      Se utiliza el adjetivo “colonial” en cualquier caso, tanto para lo que ocurre dentro del “colonialismo” como en el “neo-colonialismo”, pues la esencia de uno y otro momentos es la misma. No hay que colgar el “colonialístico” a nada. Cuando se habla con estos términos se evita el adjetivo “neo-colonial” porque tiene connotaciones casi estrictamente económicas (dejando fuera al resto de las jerarquías -raza, genero, sexualidad, religión, etc…).

      Etimológicamente hablando, la “colonialidad” (colonial + idad) significa la condición de ser colonial. Lo opuesto a “lo colonial” sería lo “decolonial” o “descolonial” (quienes trabajan sobre estos temas en castellano usan uno u otro indistintamente pues es un concepto nuevo que aun no está recogido en el DRAE).

      • isidro dice:

        Ok, Yasser, celebremos entonces el “antecolonialístico” advenimiento del Estado Islámico del Irak y el Levante… que nos hará libres…

  6. Gabriel dice:

    Yasser, la izquierda internacional no apoya ciegamente al gobierno cubano, ni de lejos, al menos en Europa. No es así ahora ni fue nunca. Conviene recordar que ya en 1971 en el caso Padilla que dio origen al Quinquenio Gris, un grupo internacional de intelectuales izquierdistas mandaron dos escritos públicos protestando contra la represión del régimen cubano. Entre los firmantes estaban Jean-Paul Sartre, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Simone de Beauvoir, Margarite Duras, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Alberto Moravia, Octavio Paz, Juan Rulfo, , Susan Sontag, Mario Vargas Llosa, Italo Calvino y Jorge Semprún.

    No me he equivocado al incluir a Vargas Llosa, que en aquella época era un izquierdista radical que apoyaba al Castrismo.

    La verdadera izquierda apoya las libertades y por tanto es anti-Castrista. Otra cosa son los fascistas disfrazados de rojo que tanto abundan por Latinoamérica.

    • Miranda dice:

      Gabriel y Eso es precisamente lo que es Fidel, un fascista vestido de rojo, porque si ya en el 71 lo notaron, y después de ahí, Castro siguió haciendo de las suyas, cada vez peor, que el mundo estaba viendo como morían cubanos en el mar, por salir despavoridos huyendo de la barbarie, que para ponerte en el número uno en la lista España, la supuesta madre ha sido la más infame, haciendo negocios con el fascista para darle más oxígeno, una “posición común” con contundentes medidas (no sólo de nombre) y de repudio total es a lo que se le llamaría estar con los ojos abiertos, estar ciegos es una descripción figurativa, porque como bien Usted dice, ninguno es ciego al hecho de que Fidel es un fascista de lo peor , que después de Padilla ha seguido tiranizando a todo el pueblo, pero vamos a decir que a “sus colegas intelectuales” y todos vemos lo que hacen, Nada, que de los que ha mencionado, creo que Vargas Llosa ha sido el único que se salió del grupo.

    • Gabriel:
      Cualquier concepto es siempre una generalización. Cuando digo “la izquierda”, hablo de la generalidad de las personas que se agrupan en ese concepto. Las personalidades que mencionas son excepciones. Hay miles de excepciones, sí, pero muchos millones de los otros.
      Un caso no tan lejano es el debate que generó el texto del pensador portugues Boaventura de Sousa Santos “Por qué Cuba se ha vuelto un problema difícil para la izquierda”, que fue criticado por gente de izquierda.
      Yo uso “izquierda” y “derecha” por ubicar más o menos y no complicar más la cosa; pero es una clasificación que considero también muy limitada. Por ejemplo, la pensadora aymara Silvia Rivera Cusicanqui considera que, en Bolivia, Evo Morales es la derecha.
      Saludos

  7. 100 % Gusan@ dice:

    Interesante cuando dices que Isbel no tiene que ver con la “mafia de Miami”

    OJO, no existe una certificación para eso. Isbel gozara de ese status hasta que a alguien con suficiente poder le de la gana de demostrar que sí tiene el vínculo. Y para ello bastará haberse tomado una foto con el primo del amigo de la suegra de alguien que sí tenga vínculos con la mafia de Miami.

    Acuérdate que en el comunismo real (no en el de la cabeza de Pedro Campos) hay dos premisas básicas: todos somos culpables hasta demostrar la inocencia y todo está prohibido excepto lo que se permite expresamente.

    • Miranda dice:

      Bueno que lo hayas mencionado, también de ese statement yo me percate, como el de emparentar el estado de derecho con una dictadura, y nadie de los intelectuales expertos sale a explicarle a Yasser que en ambos casos esta torcido, y fíjate si la torcedura es tal, que ni siquiera con los artículos de Pedro Campos, o sea un socialista como El y radicado en la isla, donde desmenuza a la ganga de los Castro, tal cual y Yasser “no se da cuenta” de que Quien lo desgobierna a El son los peores mafiosos del mundo, yyyy lo peor de todo es que tan intelectual de palabrerías , que pone links de toda la gente que el lee y que no lea las noticias de la prensa mundial especialmente la de Miami, para que lea Como a diario, se llevan procesan a los mafiosos por corrupción, no importa que sean senadores o alcaldes o gente común , cosa que hasta ahora no se ha visto a Cuba procesando a ninguno de sus funcionarios, que sólo lo hacen cuando se tienen que limpiar con alguien como paso con Ochoa y De la Guardia y para eso los liquidan en procesos sumarios para que no hablen jamás. Eso si es Mafia pura y dura, al estilo Don Corleone.

      • Miranda:
        La verdad, creo que no puedo hacer mucho más para hacerte entender que lo que planteo es también una crítica al gobierno cubano. Si para ti todo se reduce a “dictadura”, “castrismo”, etc; bueno…, pues, adelante: ¡Qué la fuerza esté contigo! ¡Luz a ese espíritu!
        Saludos

    • Estoy 100% de acuerdo contigo en esto. De hecho, hace mucho que en Kaosenlared uno de estos blogueros oficialistas quiso desacreditar a la Red Observatorio Crítico para meterlos en el mismo saco de los “pagados por el imperialismo”.
      Otra cosa. Conste que no creo que todas las personas en Miami son “la mafia”.

  8. jorgealejandro1 dice:

    Gusa:

    Todo el que diga que los Castro se tienen que ir al diablo, pertenece a la mafia de Miami, aunque viva en la cima del pico más alto de Guamuta. Eso es algo que la dictadura se ha encargado de remachar muy bien; y que algunos idiotas, tontos útiles y carneros se han creído (Estos últimos, aunque no se lo crean, lo apoyan por costumbre).

    • Isidro dice:

      Bueno, vamos a ver cuando de verdad se vayan a quién le van a echar las culpas…Entonces empezarán a hablar del castrismo sin Castro y otras bellezas. Jorgelejandro no seas tan maniqueo, que los problemas cubanos, y en particular con su vecino del Norte, no comenzaron con Fidel y Raúl, ni terminarán cuando ellos estén fuera de la escena.

      Además, aquí en este foro no he visto una sola invectiva contra ti por decir cada vez que gustas que eres anticastrista. Al menos yo sólo te contradigo cuando me quieres vender como la panacea tus recetas hechas en la Casa Blanca, que ya eso es otra cosa. Allá el inocente que se las trague.

      • jorgealejandro1 dice:

        isidro:

        Ahora me desayuno con que tú, o tienes la bola de cristal, o eres clarividente. Pero te voy a dar el beneficio de la duda. ¿Tú sabes que marca una diferencia abismal entre tú y yo? Que yo, al menos, tengo la esperanza que tu antinorteamericanismo (y te lo vuelvo a repetir porque es así, aunque lo niegues), ni siquiera te deja tener, de que los que vengan detrás puedan resolver esos problemas mucho mejor que los actuales gobernantes, que ni siquiera los han resuelto en más de medio siglo, y lo único que han hecho es hundir al país y desgraciarle la vida a varias generaciones de cubanos. Ya va siendo hora de que se larguen y que dejen a otros intentar siquiera hacerlo mejor.

        Y yo no tengo que vender ninguna receta hecha por nadie, porque mi mente me la he manejado toda la vida yo. A mí lo que no se me puede vender la dicotomía “o con la dictadura- o caes en manos de EEUU”, que es la que vende el gobierno cubano. yo digo “NO” a ambas cosas.

        Yo le doy la razón al que la tenga; y no mido la validez de la verdad por quién la diga, sino por su correspondencia con la realidad. Así, cuando alguien dice que en Cuba se violan las libertades y los derechos de sus ciudadanos, no me importa que sea un norteamericano o un lapón el que lo diga, porque es la pura verdad; tampoco me interesa que tenga o no moral para decirlo, porque, sin moral o sin ella, lo que dice se corresponde con la realidad; y eso es lo que valida una verdad.

        Y concuerdo con quien dijo por ahí que poner primero el diferendo Washington- La Habana, que el diferendo pueblo cubano- dictadura, es una verguenza. La contradicción más grande y que más afecta a todos en la Cuba de hoy, y que el gobiernop es absolutamente incapaz de resolver, es la del abismo insondable entre el discurso oficial y la realidad. Hace mucho rato que el gobierno cubano no gobierna basado en sus resultados (Que cuando decía tenerlos, no eran basados en la eficacia de su gestión, sino en el sudor de los obreros soviéticos), sino en la represión, la mentira, la propaganda y la tergiversación de la realidad.

        • isidro dice:

          Jorgealejandro:

          Una vez más debo enmendarte la plana:

          La principal diferencia entre tú y yo quizás haya que identificarla en el hecho innegable que tú eres un ciudadano estadounidense, que nació en Cuba hace más de medio siglo. Así lo dice claramente tu pasaporte, y en consecuencia, tu vida se rige hoy por todo lo que derive del compromiso que asumiste con ese país desde el momento en que juraste algún tipo de “allegiance” a la Constitución y a la bandera, ¿O acaso no tuviste que decir?:

          “I hereby declare, on oath, that I absolutely and entirely renounce and abjure all allegiance and fidelity to any foreign prince, potentate, state, or sovereignty of whom or which I have heretofore been a subject or citizen; that I will support and defend the Constitution and laws of the United States of America against all enemies, foreign and domestic; that I will bear true faith and allegiance to the same; that I will bear arms on behalf of the United States when required by the law; that I will perform noncombatant service in the Armed Forces of the United States when required by the law; that I will perform work of national importance under civilian direction when required by the law; and that I take this obligation freely without any mental reservation or purpose of evasion; so help me God.”

          O sea, que en la enventualidad de un conflicto militar entre los dos países (toco madera porque no lo haya), ya sabemos de parte de quién estarás, con un M-16 en las manos o al manos apoyando la retaguardia, a menos que decidas traicionar ese juramento. (¿Te has planteado qué harás llegado el momento?)

          Yo observo cierta comodidad de tu parte en condenar a todo el que no piense como tú, desde esa postura de fuerza e inmunidad que te ofrece tu nuevo país.

          Yo, por mi parte, y aunque temporalmente vivo fuera de Cuba, soy a todos los efectos legales un ciudadano cubano, con un pasaporte único expedido por Inmigración y Extranjería en La Habana, y en consecuencia, sujeto a toda responsabilidad legal que el Estado cubano decida exigirme. Y a pesar de ello, no me escondo para decir, o escribir, lo que siento, incluso cuando ello puede ir en contra de “la línea oficial”. Y si algún funcionario del Estado, o miembro del aparato de Seguridad cubanos, en algún momento considera que estoy haciendo algo indebido, no tendré como tú a nadie que me defienda, más allá de mi integridad moral, que aunque no le des valor alguno, me ha servido hasta el día de hoy para dialogar y hasta hacer amistades entre tirios y troyanos.

          Así que empieza por sacar la cuenta de quién de los dos está más expuesto a sufrir los “embates del destino”.

          • jorgealejandro1 dice:

            isidro:

            Ahí está tu error, porque lo que yo pienso sobre el régimen cubano, lo pensé durante más años en Cuba, que los que llevo fuera de ella. El irme y disfrutar de los derechos que da la libertad; y disfrutar la libertad de información solo me ha añadido muchos más elementos para comprobar que tenía toda la razón. Yo no pienso como pienso desde que llegué a EEUU, sino que pensaba así desde la incomodidad y la indefensión frente a las arbitrariedades y las violaciones de la dictadura cubana. Esto no es cuestión de pasaportes, porque, si lo ponemos así, tu gobierno, una vez más, viola sus propias leyes cuando me exige pasaporte cubano para ir a Cuba, así que, al menos en ese contexto, yo tengo que usar el mismo pasaporte que tu, aunque sea una violación de la Constitución. Así es tu gobierno; y la ciudadanía norteamericana, aunque funciona, no es un escudo infalible. ejemplos se sobran.

            Y, en cuanto a tu integridad moral, no creo haber hecho comentario alguno para denigrarla, ni ponerla en duda. Lo que sí pongo las cosas como son. Tu grado de compromiso con la tiranía, nunca fue el mío.Tú, en algún momento, creíste (Y no pongo en duda que con las mejores intenciones, como tanta gente), mucho o poco, en aquello. Yo. no.

            En cuanto al conflicto militar, te respondo mismo que te respondería , si estuviera en Cuba: Salvo para preservar la integridad de mi familia o a las personas que quiero, no muevo un dedo para defender el régimen de los Castro. Y nunca he sido de los que he apoyado ninguna solución al conflicto cubano por medio de la intervención extranjera. En caso de guerra aquí hay objeciones de conciencia que se pueden defender ante los tribunales, así que, por ese lado, te puedes dormir tranquilo.

            Independientemente de que yo no confundo “patria” con “gobierno”, para mí la patria está donde coman mis hijos, y donde se respeten mis derechos y libertades inalienables. Mi concepto de patria no está en defender un pedazo de tierra con tres hierbas, sino en cosas que no se pueden ver con los ojos; y que son las que te dan ese sentido de pertenencia, ese compromiso, que no puede ser impuesto, que te inspira a defenderla dar la vida por ella. No, Isidro, el patriotismo, ni se da a cucharadas, ni nace porque sí.

          • Isidro dice:

            (Bueno, bueno… creo que la discusión va tomando su cauce; a ver hasta cuándo soporta el editor nuestras disgresiones…)

            Jorgealejandro:

            (Al final no me comentaste la pregunta de quién tiene más papeletas de buscarse un rollo opinando acá, si tú o yo…)

            Donde tú identificas mi “error”, yo advierto la reafirmación de mi tesis. Pudiste haber pensado así cuando estabas en Cuba, pero ¿alguna vez lo exteriorizaste más allá de las cuatro paredes de tu casa, o de algún círculo de amigos? ¿Gritaste alguna vez “abajo los Castro” (o lo llevaste escrito en pancarta) cuando estudiabas en el Varona? ¿Pediste – al estilo Carcassés – “Libre acceso a la información para tener yo, mi propia opinión”; Elegir al presidente o siquiera ‘Liberar a María’”¨, cuando entonabas arias con la Coralina de Alina Orraca? ¿Le lanzaste al menos un hollejo a uno de los pocos chinos que quedan en Zanja? Sospecho que no y si me equivoco me desmientes.

            Y entonces (e incluso si lo hiciste) ¿por qué ese afán de descalificar a todo el que no cabe dentro de tu esquema de lo que debe ser un cubano con aspiraciones democráticas, o cuando menos dispuesto a hablar con todos? ¿Quién puede entre todos nosotros decir con absoluto apego a la verdad “estoy libre de pecado” (habría que empezar por definir el “pecado”)? Pero hay más, ¿por qué creer que sólo los que viven en EEUU están “autorizados” a opinar sobre Cuba? ¿Crees en serio y por un solo día de ensueño, en la posibilidad de una Cuba futura en la que quedarán excluidos los millones de militantes comunistas, de milicianos, de cederistas, de federadas y hasta los que fueron pioneros?

            “Tu nivel de compromiso con el Gobierno…” es la frase con que sueles intentar crucificarme. Mira, ya he dicho que no entro aquí a darme baños de pureza, mucho menos a hacer mea culpas. Ante todo, porque en muchos aspectos sigo pensando en esencia lo mismo. Eso sí, creo a pie juntillas en el diálogo con todos y para todos. En la pluralidad, en la posibilidad de que avancemos como país a un ambiente más abierto y tolerante. Y también en que logremos llegar allí sin manos foráneas metidas en el potaje cubano. Como bien me echaste en cara, “no tengo una bola de cristal”, así que desconozco el cómo, dónde y cuándo. Mas entiendo que hablar a capa quitada y tolerarnos mutuamente ya es un buen síntoma.

            Y algo más: creo sobre todo en la ética de bicho humano. Por eso siempre reitero lo de la integridad moral, que para mí es más trascedente que las poses políticas.

            Llegado este tema, déjame ponerte un ejemplo sobre mi apego a este principio, porque como bien te dije desde un principo, no tengo dobles lecturas..

            Hace unos años acogí en mi casa en China a una persona – cuya identidad desde luego me reservo -, que había salido de la Isla porque allá le hacían la vida un yogur. Había cometido un desliz que las autoridades consideraron de “lesa política y deslealtad ideológica”. Y en consecuencia, no encontraba trabajo ni en el Cementerio de Colón.

            Sin que nunca antes nos hubiéramos tratado, y tras enterarme del “error” cometido por esa persona, accedí a los buenos oficios de un amigo común, y le di albergue en mi casa. Pero no sólo eso, le ayudé a buscar trabajo acá y en todo lo demás que pude apoyarle. Y todo ello a pesar de que sus puntos de vista políticos y los míos chocaban en más de una esquina. Pero lo primero que pensé fue: “esta persona no se quedará en la calle si de mí depende, y que salga el sol por donde salga”.

            Pero te cuento más: la embajada cubana sabía que yo compartía mi techo con “la persona desafecta”, y así y todo nunca hubo un gesto de repudio o rechazo hacia nosotros por esta causa. Al decirlo, ejemplifico que no siempre las cosas son tan negras. Por eso siempre apuesto por los matices.

            Hoy esa persona vive feliz y contenta con toda su familia en La Florida, tras algunos años mejorando de situación en general en este país. Quizás hasta se haya cruzado contigo en el camino alguna vez.

            Cuando me entero de su dicha actual, siempre pienso que hice lo correcto. Y lo volvería a hacer. Eso, Jorgealejandro, es lo que yo llamo integridad moral, acudir a los principios, a la esencia de la humanidad, que con frecuencia importa más que la bronca política (o la politiquería).

            Quizás empieces a entenderme.

          • luis v dice:

            Isidro, es gracioso como en el fondo jorge alejandro y tu se parecen, los dos defienden sus ideas apoyados en valores universales, el , los derechos indviduales ,tu , la soberania nacional, pero en los dos parece que la moralidad es primera a todo lo demas. Debo confesar que a mi me ocurre un tanto, mi ideario politico a cambiado bastante, pero la moral que me fue inculcada desde la infancia no a cambiado, por el contrario , se a fortalecido.

      • 100 % Gusan@ dice:

        Isidro estas clarito; ya el daño está hecho.

        Da igual si los Castro mañana desaparecen o se clonan y nos zumban 60 años más.

  9. el_yoyo dice:

    Cuba tiene 3 institutos de investigaciones ganaderas y 4 institutos de investigación agrícola; pero no es capaz de producir comida.

    Este post es más de lo mismo. ¿De qué sirve crear términos si lo que tenemos que hacer es quitarnos esa mierda de arriba, llámese como se llame?

    Y así nos va, tratando de conceptualizar la desgracia y la comida, se nos va la vida esclavos y hambrientos.

    Como diría el general Resoplez: ¡Qué país!

  10. jorgealejandro1 dice:

    yoyo:

    AMËN

  11. Marlene Azor dice:

    Yasser, el concepto de “la colonialidad” a lo único que se ha dedicado es a desmontar el origen eurocéntrico de los discursos y pensamientos dominantes en el socialismo real y el capitalismo real. No propone alternativas de organizaciones sociales. Es un término de alerta pero sin posibilidad de aterrizaje en la práctica porque además no se lo plantea. El término es nulo en propuestas alternativas, más que conceptuales, lo cual lo deja como una corriente más en las academias contemporáneas del Norte y Sur.

    • Marlena Azor:
      Sobran propuestas y acciones descoloniales/descolonizadoras concretas en todos los ámbitos de la vida humana.
      Descolonizar significa, en cualquier contexto, acabar con la hegemonía del pensamiento único propio del modelo social que se ha globalizado.
      Desde el Zapatismo en México hasta el Cooperativismo Integral en Cataluña, desde los Proyectos de Vida en el Cauca hasta las ecoaldeas centroeuropeas; existe una eclosión de proyectos societales alternativos concretos y viables al modelo civilizatorio globalizado que está en crisis terminal.

  12. Jagger dice:

    Yasser: Quizas ya sea muy tarde para redactar un comentario sobre su articulo que me parece profundo y serio, y por tanto, merecedor del análisis, no apologético, que poco aportaría a su idea, sino crítico para que se pueda someter a otros puntos de vista válidos también y que descubran aristas ocultas encerradas en sofismas aparentemente universales.
    La grandeza de la teoria de Marx, a mi juicio, no está simplemente en la radiografía del capitalismo en su devenir histórico, acaso casi universalmente reconocido como el estudio más profundo y objetivo de esa formación económico social, sino en la elaboración de la filosofía del materialismo dialéctico e histórico, que si bien no es algo terminado y mucho menos perfecto, como toda obra humana, es suceptible de ser ampliado y corregido con los nuevos fenómenos que el devenir nos trae, verbigracia de la mecánica clasica newtoniana y la relativista de Einstein, que no niega -salvo en el sentido dialéctico- la mecánica clásica.
    La teoría de la existencias de clases sociales no se debe a Marx, sino a Adam Smith y David Ricardo, antecesores en economía política a Marx, y esa teoría, como la de Marx, no niega otros contextos como el de los amerindios o africanos, sino los incluye en las especificidades que los adornan.
    Ahora bien, la mecánica de Newton NO ES eurocéntrica, como tampoco lo es la Relativista, ni la biología molecular, ni el genoma humano.
    Si se quiere despojar al ser social de hoy de todo lo que supuestamente ha heredado del colonialismo europeo, que usted nomina como colonialidad, debemos también erradicar las lenguas fundamentales de millones de seres del planeta, porque casi todas tienen como ancestro y tronco común la cultura grecolatina, al igual que las matemáticas tan llena de los aportes de la geometría egipcia, o el álgebra árabe o hindú. Por tanto, debermos adoptar otra lengua que no sea el español o el inglés o el francés, por mencionar las más universales y ni siquiera el Esperanto, porque sus raíces están en el mundo eurooccidental y tambien todos los adelantos tecnológicos y científicos porque pueden ser acusados de eurocentristas y volvamos a la rueda de madera y al papiro.
    Las ciencias sociales, en tanto ciencias, se nutren del saber humano acumulado durante siglos independientemente de su origen territorial, étnico o social y cuando la humanidad los hace suyos, entonces son patrimonio de toda ella y no de un segmento de ellas. Los males o prejuicios que mal adornan al hombre actual como el machismo, el racismo, el occidentalismo, el cristianismo, el patriarcalismo y todas las fobias enunciadas, incluida la referida a las preferencias sexuales, no son el resultado de la “herencia” del coloniaje de los siglos anteriores, son el resultado de la concreción de la ideología predominante después de reafirmadas durante los siglos XVIII, XIX y XX, heredera también de las ideologías de formaciones económicas sociales anteriores al capitalismo, en cuanto a valores que se han difundido a todas las clases y capas de la población en forma de la psicología social y sólo el advenimiento de una sociedad sin clases, donde desaparezca hasta el derecho (porque siempre será para unos en detrimento de otros) y el hombre tome la verdadera dimensión de culto, noble, abnegado, solidario y ecologista.
    Entender la colonialidad como consecuencia y secuela aviesa de los conquistadores, circunscrita a la subjetividad de los dominadores y excluyendo las condiciones materiales de existencia de esa sociedad, la hace objeto de la sola transformación espiritual y cultural de la sociedad, algo que las religiones de todo tipo han tratado de hacer durante milenios sin haber avanzado ni un ápice, y que otro intento por estos medios, sólo conduce a otro fracaso y postergación de la verdadera solución al drama humano…
    Le sugiero que piense en algunas de estas reflexiones si su mente es abierta y no lo ha hecho ya y vuelva a considerar su teoria sobre la colonialidad.
    Muchas gracias!

    • Camarada Jagger:
      Es obvia su vocación marxista ortodoxa. Creo que difícilmente alguien que no lo sea use términos como “la grandeza de la teoría de Marx” o “el estudio más profundo y objetivo de esa formación económico social”.
      Siendo así, dudo que su mente esté lo suficientemente abierta para aceptar lo que le diré y sugeriré. Por eso no perderé mucho tiempo en escribir. No amerita dedicar tiempo a quien con tanta arrogancia manda a otra persona a revisar sus ideas.
      De hecho, he respondido al resto de las personas con agrado incluso cuando son claramente defensores del capitalismo (yo no creo en el capitalismo, ni en lo que se llama socialismo), porque al menos plantean preguntas que ameritan mi reflexión.
      Sólo le indicaré que esta no es “mi” teoría sobre la colonialidad, sino una teoría formada al calor del debate de muchas personas de los más disímiles ámbitos geográficos y culturales y durante décadas. En ese sentido le sugiero que, si realmente le interesa, lea los siguientes textos que me parecen muy didácticos.
      1, Dussel, Enrique (2008). “Meditaciones anticartesianas”.
      2. Grosfoguel, Ramón.(2008) “Hacia un pluriversalismo transmoderno y decolonial”.
      3. Grosfoguel, Ramón (2008b) “Del imperialismo de Lenin al Imperio de Hardt y Negri: «fases superiores» del eurocentrismo”.
      4. Castro Gomez, Santiago (2005) “La poscolonialidad explicada a los niños”
      5. Sousa Santos, Boaventura (2010). “Para descolonizar a occidente”.

      Es conveniente leerlos en ese orden. Puede profundizar luego en las siguientes:
      • QUIJANO, Aníbal (1991). “Colonialidad y Modernidad/racionalidad”
      • Quijano, Aníbal (2000). “Colonialidad del poder y clasificación social”
      • WALSH, Catherine; SCHIWY, Freya; CASTRO-GÓMEZ, Santiago (ed.) (2002). Indisciplinar las ciencias sociales. Geopolíticas del conocimiento y colonialidad del poder.

      Casi todo este material está accesible en internet.
      Revolucionariamente
      Yasser

  13. luis v dice:

    Mi pregunta es , ?de donde vino la democracia , el derecho y la legalidad, la filosofia y las ciencias en el grado de desarrollo que las conocemos?, ?del amazona?, ?Solo europa es sexista, homofobica y machista? . ?O todo esto es para vender despues la idea del decrecimiento economico?.

    • Luis V:
      Respondiendo a tu segunda pregunta:
      Cuando en 1492 los Españoles invaden estas tierras que luego serían Las Américas, dieron origen a un sistema-mundo en el que se universalizan el sexismo, machismo, la homofobia y todas las demás relaciones de poder propias de cierta tradición judeo-cristiana que se había oficializado. De modo que todas las culturas actuales están atravesadas por esas influencias. ¿Existían esas relaciones en todas las culturas antes de 1492? Pues, en unas sí y en otras no.
      Respondiendo a tu primera pregunta:
      La democracia, el derecho y la legalidad, la filosofía, las ciencias, etc; vienen de muchas partes. De hecho, cuando en 1492 las monarquías europeas no se bañaban por considerarlo dañino, y sus sabios consideraban que la tierra era plana, los mayas tenían ya el sistema de observación astronómico y calendario más preciso del mundo; los chinos ya habían visitado todos los continentes; los musulmanes habían desarrollado significativos conocimientos médicos, y dominaban la ley de los vasos comunicantes y de la presión hidroestática mucho antes de que Pascal la formulara en el siglo XVIV. La filosófia griega sobrevivió gracias al desarrollo que tuvo en Al-Andalus.
      Incluso, la idea de “Occidente” que rapta para sí la tradición griega y latina es un mito construido a partir de la Ilustración (período que, está demostrándose, es en realidad un gran plagio de avances científicos chinos y musulmanes). Te propongo que leas, por ejemplo, a Martin Bernal (La Atenea Negra) o a Enrique Dussel (“Meditaciones anticartesianas”; “Europa, modernidad y eurocentrismo”, y otros textos)
      Respondiendo a tu tercera pregunta:
      En efecto, esta perspectiva se puede relacionar con la teoría del decrecimiento -aunque ambas tienen orígenes distintos. La propuesta decrecentista pretende descolonizar los paradigmas de la economía, es decir, acabar con la hegemonía del pensamiento basado en la “competencia” y el “consumo”, que sólo lleva a modelos incompatibles con la lógica de la naturaleza.

      • jorgealejandro1 dice:

        Perdone ud, pero el concepto de “ciudadano” que La Ilustración forjó y que se impuso por medio de la Revolución Francesa; el concepto de “Contrato Social” de Rousseau; el análisis de las leyes de Montesquieu; no son plagio de ninguna filosofía oriental.

        No hay testimonio de que los Chinos hubieran visitado Europa Occidental antes del viaje de Marco Polo. Ninguna civilización precolombina, a pesar de sus grandes avances en muchos campos, conocía las aplicaciones prácticas de la rueda. La ley de los vasos comunicantes ya se usaba en la antigua Roma.

        Repito: Cuidado con las idealizaciones.

  14. luis v dice:

    Es curioso como partes de una clasica critica eurocentrica de izquierda para liquidar una cultura, me parece que quien debe leer y bastante es usted, para que pueda comprender que quien eres y como eres se debe a valores implantados en la conciencia social en la era medieval, si lees lo suficiente , te daras cuenta que las ideas deben conformar un sistema y a la vez enmarcadas en marcos de referencias que las contengan, sino , no tienen mucha capacidad de transformar la conciencia, esos mecanismos se forjaron durante el medioveo y las monarquias , nuestra conciencia, la suya y la mia se forjo en el medioveo. Por otro lado quien pretenda entender la realidad , lo que mas necesita es ser honesto, no puede tomar de la realidad solamente lo que necesita para su conveniencia y deshacerse de todo lo demas.

    • No parto de ninguna “clásica critica eurocentrica de izquierda” ni tampoco pretendo “liquidar una cultura”. Es precisamente todo lo contrario. Te invito leas, si te parece, los textos que propongo en el comentario a Jagger.

  15. jorgealejandro1 dice:

    Cuando yo leo: “Todos los hombres nacen libres e iguales ante la ley”; y “La libertad de un hombre termina donde comienza la libertad de otro hombre”, ¿Voy a rechazar esto por el solo hecho de que se haya postulado por primera vez en Europa o donde sea?

    ¿También tengo que renegar de mis antepasados europeos a quienes no escogí, como nos sucede a todos con nuestros antepasados?

    ¿En nombre de qué?

    Y la filosofía griega se había conservado y continuado en Bizancio. A España llegó a través de los árabes después de haber caído el Imperio Romano de Oriente.

    Y no enzalcemos y no idealicemos más de lo que merecen a los árabes, porque, en realidad su pensamiento innovador se quedó parado en el año de la Hégira. Si en los califatos españoles se desarrollaron disciplinas científicas y artísticas, fue, en no poca medida, debido a su lejanía de La Meca.Todavía recuerdo aquella frase del sultán que quemó una biblioteca persa equiparable a la de Alejandría porque “Si los libros dicen lo mismo que el Corán, no hacen falta, y, si dicen lo contrario, tampoco hacen falta”

    • luis v dice:

      Jorge Alejandro , hace solo unos dias , en Pakistan fue asesinada a pedrada una mujer embarazada , hecho cometido por sus hermanos y el padre, solo por haberse casado sin el consentimiento de la familia. Ahora yo me pregunto porque acusar de sexista a la cultura occidental , cuando esta a sido la que a promovido por todo el mundo los derechos de la mujer , incluido los politicos . Quien no a leido a profundidad la historia , nunca comprendera que muchos razgos del matriarcado de las sociedades primitivas fueron transferidos a las sociedades grecolatinas y y estas a su vez los transfirieron al cristianismo, eso sin contar que todo el germen inicial de nuestro sentido de justicia e igualdad parte del cristianismo y esa busqueda utopica a dinamizado la evolucion social de occidente. Quien busca en la economia solo las causas de la evolucion social, nunca entendera nada de esto.

Escriba una respuesta