author photo

Yanelys Nuñez Leyva: Soy una estudiante universitaria y aunque procedo de una generación nacida a principios de los ‘90, que sufrió muchas de las funestas experimentaciones implementadas en el sector educacional cubano, marcando profundamente nuestro desarrollo como entes sociales pensantes; creo en el poder del conocimiento y en la fuerza de las creaciones artísticas para defender derechos y principios. Mi pretensión es, pues, compartir mis inquietudes y vivencias desde el respeto y el diálogo, buscando en ese proceso una mayor paz interior.

Extrañezas y sobresaltos en el viaje a Bayamo

julio 4, 2014 | | |

Yanelys Nuñez Leyva

Expo cartel.

HAVANA TIMES — Nuestra expo titulada “El teatro en imágenes”, para su concreción, sufrió algunos contratiempos.

Primero, como llegamos el día antes de la inauguración tuvimos que aplazarla para lograr montar las piezas sin apuros.

Luego, al programarla para las 3:00 de la tarde del día posterior a nuestra llegada –la hora en que mataron a Lola– tampoco pudimos llegar en tiempo porque la guagua (de nuevo por culpa del transporte) que nos trasladaba de la villa a la ciudad se atrasó en la recogida de varias personas participantes en el evento, que se encontraban en distintos puntos.

Pero eso no fue todo, por la mañana, horas antes de la inauguración, tres de nuestras piezas se desmontaron de la pared, una de ellas se dañó.

En ese instante sentí que una mala energía nos rodeaba.

Al fin la exposición, en la que logramos reunir carteles promocionales de obras y eventos teatrales, y portadas de la revista Tablas, ya estaba dispuesta para el público, en el lobby del teatro “10 de Octubre”; nos sentíamos un poco mal por no haber podido inaugurarla, así que fuimos a ahogar las penas al Piano–bar. Un espacio acogedor, aunque demasiado oscuro para mi gusto.

Había pocas mesas ocupadas por clientes; algo mucho mejor, pues así no nos enfrentábamos a ningún tipo de alborozo.

El restaurante vegetariano.

Hubo un momento de shock: los cocteles, licores, vinos, refrescos y jugos, cuestan todos menos de 10 pesos en moneda nacional, y en este caso, no vale el refrán:”Lo barato sale caro”, porque los que consumimos estaban muy buenos.

El día anterior habíamos visitado la juguera “El Néctar”, donde también venden frutas. Un sitio genial y muy económico: el vaso de jugo natural a un peso MN y el resto de los productos también a muy buen precio.

Además nos llegamos a la “Casa de la Croqueta”, un lugar que desde el primer día me provocó curiosidad, principalmente por la cantidad de personas que allí consumían. Pero, sinceramente, aún no descubrí qué le veían. Si, los precios eran baratos pero nada más. No sé, tal vez sea parte de la vida social y las costumbres de esta ciudad.

En contraste se encuentra el restaurante Vegetariano un espacio de ensueño, al que es asiduo una gran cantidad público.

Este lugarcito de solo 5 mesas posee variadas y exquisitas ofertas. Como referencia tienen una sopa de vegetales denominada La Juliana, que podría levantar a tres muertos.

Aunque hablar de precios bajos sería una redundancia, no puedo evitar mencionar el costo del plato de sopa: 1.65 pesos MN.

Sin dudas, algo extraño sucede en esta ciudad.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Extrañezas y sobresaltos en el viaje a Bayamo”

  1. 100 % Gusan@ dice:

    Por trabajo me tocó ir más de una vez y ya era así, se encontraban las mejores ofertas en pesos y el transporte era relativamente bueno. Igual, destaca la higiene urbana.

Escriba una respuesta