Helados italianos y algo más en La Habana

junio 26, 2014 | | |

Yusimí Rodríguez

Lo dulce de Italia en Cuba

Lo dulce de Italia en Cuba

HAVANA TIMES — Meses atrás, descubrí “Lo dulce de Italia en Cuba”, una heladería ubicada en la céntrica calle 23 e/ 6 y 8, Vedado. La apariencia de los helados me sedujo; los precios me empujaron de regreso a la entrada. Me prometí darme el gusto algún día, pero el placer es algo que los cubanos solemos posponer ante necesidades más inmediatas: aceite, detergente, jabón… Me invitó finalmente una amiga foránea.

¿Su reacción ante el helado de coco? Una expresión de éxtasis en el rostro. ¿La mía ante las dos bolas de choco-maní y nutella? Más allá de lo descriptible. No se trataba solo del equilibrio entre el chocolate y el maní, sino de la textura cremosa, la posibilidad de saborear el helado sin masticar un trozo de hielo, como sucede en Coppelia.

Desde la mesa vimos a un hombre de mediana edad, alto, con nariz aguileña, en quien adivinamos al dueño. Supusimos que no había reparado en nosotras, pero en nuestra tercera visita a la heladería nos obsequió dos dulces por la casa.

Gaetano Cantania

Gaetano Cantania

Supimos su nombre, Gaetano Cantania, días después, cuando se sentó con nosotras y nos regaló un pastelito de limón, un helado de maní para mi amiga, y para mí uno de fresa (algo más ácido de lo acostumbrado en Cuba).

Sin embargo, para nosotras la combinación perfecta en una copa de dos bolas de helado es bombón y café. Gaetano nos confiesa que el último es su favorito. Según él, los cubanos prefieren la guanábana, el mango y el mamey. El de yogurt, también favorito de él, no cuajó entre mis compatriotas.

¿Pero qué impulsó a este italiano, mayorista de cervezas, vinos, licores y bebidas en su país, a instalarse en Cuba y establecer un negocio?

Gaetano: Me enamoré de Cuba cuando lo vi por primera vez, en 1987. Me encanta el malecón, La Habana Vieja. No vine antes porque tenía familia, responsabilidades; ahora mis hijos son grandes y puedo hacer mi vida.

HT: ¿Por qué un negocio de helados si hay bastante helado en Cuba?

IMG_0025Gaetano: Hay helado, pero no como el mío, que es clásico helado italiano de alta calidad.

HT: ¿Qué lo diferencia de nuestro helado Coppelia, por ejemplo? No me refiero al que se vende en moneda nacional, que no es Coppelia, sino el que se vende en divisa.

Gaetano: Conocí bien cuando se hacía el buen Coppelia en los años noventa, ya no se hace. El mío tiene toda la materia prima que lleva el helado; los que son de fruta los preparo con la fruta natural, el de nutella lo hago con nutella, que cuesta demasiado aquí. No puedo venderlo barato. La competencia que tengo está en el Palenque; es helado de buena calidad, pero el mío de fruta es superior porque empleo fruta natural: el de fresa con fresa, el de guanábana con guanábana. Ellos emplean sirope o pasta.

HT: ¿Cómo lo han asimilado los cubanos?

Gaetano: Tengo clientes que vinieron la primera vez y les encantó. Ahora vienen con frecuencia. No todo el mundo puede venir a tomar mi helado porque cuesta en divisa.

HT: ¿Importa la materia prima o la encuentra aquí?

Gaetano: La base llega de Italia, junto con la nucciola, el pistaccio; la fruta y la cocoa están aquí. Lo que puedo encontrar aquí prefiero comprarlo aquí.

IMG_0010HT: ¿Resulta rentable?

Gaetano: Ahora no tanto, pero en Cuba se debe tener paciencia.

HT: ¿Fue fácil obtener la residencia?

Gaetano: No soy residente permanente, sino temporal. Con la ley actual no puedo obtener la residencia permanente porque no estoy casado ni tengo hijos en Cuba. Aunque tengo la convicción de que la ley que salió en enero del 2013, el artículo 114 de la Ley de Emigración, me permite obtener la residencia permanente. Eché una lucha por eso, pero al final no llegué a nada.

HT: ¿Cree que es un buen momento para establecerse en Cuba y abrir un negocio?

Gaetano: Para vivir en Cuba hace falta quererlo mucho. Es un país encantador, pero complicado, con demasiada burocracia, te ponen dos millones de trabas. Si no tienes paciencia, no puedes. Si no cambian este tipo de mentalidad, habrá menos extranjeros que venga a invertir.

HT: Pero hay una nueva ley de inversión extranjera con el objetivo de estimular la inversión foránea.

Gaetano: Es una ley importante, pero no basta; hace falta cambiar la mentalidad, eliminar las trabas, la burocracia.

IMG_0013HT: ¿Qué aconsejaría a alguien que desee obtener la residencia y establecer un negocio?

Gaetano: No aconsejo. Solo digo que si no tiene cabeza dura y paciencia, no logra nada. Hasta ahora, los extranjeros son vistos aquí como un cajero del que extraer dinero.

HT: Vino por primera vez en el 87 y continuó haciéndolo; fue testigo de los cambios. ¿Qué opina de ellos?

Gaetano: Conocí la parte buena, cuando estaban los rusos. En Cuba se vivía bien, la gente estaba tranquila, contenta. Era una Cuba diferente a la de hoy. Viví el Período Especial, las mejoras después del 96, y ahora estoy aquí. Dice una gran cabeza que es Rafael Correa, para mí el heredero de Chávez y Fidel Castro, “socialismo actualizado, socialismo con ojos al mercado”. Cuba no puede tener siempre el mercado cerrado; debe abrirse, no solo con la ley, sino en la mentalidad.

HT: Deduzco que es un hombre de izquierda

Gaetano: De extrema izquierda. Soy un gran admirador del Ché Guevara y de Fidel Castro.

IMG_0015HT: Entonces encuentra bien la existencia de un solo partido político, la falta de libertad de prensa…

Gaetano: Soy un hombre de occidente, de un país capitalista. Nací libre, voté por primera vez a los 18 años, quiero ser dueño de mi futuro. Pero aquí se debe tener cuidado, no me gustan los Estados Unidos y ellos con dinero pueden comprar el país. ¿Hasta cuándo un solo partido? No sé, pero prefiero eso que los Estados Unidos dueños aquí.

HT: ¿Cree que son las únicas alternativas?

Gaetano: La alternativa es socialismo con ojos al mercado. Cuba no está lista ahora para ir a votaciones con otra alternativa, porque la alternativa es los Estados Unidos con su dinero.

HT: Decía que estábamos bien “cuando los rusos estaban aquí”. Pero no era posible abrir negocios privados. Si hubiese venido entonces, cuando se enamoró de Cuba, quizás no habría podido abrir su heladería.

Gaetano: Es verdad, pero la Revolución, con el tiempo ha permitido las licencias a los particulares, ahora está la Ley de Inversión Extranjera. Los cubanos son diferentes a los rusos. Allí, luego de la caída del socialismo, hay un 10% de millonarios y 90% de pobres. Aquí, se debe llegar a las elecciones libres y todo eso de manera gradual, sin interferencia de los americanos. Si hay elecciones ahora, ellos ponen un camión de dinero y compran los votos. Prefiero a Raúl Castro que a Obama.

HT: El presidente de Cuba sería un cubano, no un norteamericano.

Gaetano: Harían como en Afganistán, poner a alguien que está al servicio de EUA y no de los afganos.

IMG_0002No oculta su aversión por los norteamericanos. Cuenta que en su amada Sicilia, cuando casi habían ganado la guerra a la mafia, los norteamericanos la fortalecieron con su dinero. Sabe que aún faltan muchas libertades en Cuba, pero tiene fé en que llegarán.

He tardado más de un mes en regresar a “Lo dulce de Italia…”, no para tomar helado sino para realizar esta entrevista. Me quedo con el deseo de preguntar a este hombre de extrema izquierda y admirador de Rafael Correa, qué opina de la oposición de presidente ecuatoriano al aborto. Pero lo veo regresar a sus ocupaciones y no me atrevo a molestarlo.

Antes de partir, cedo a la tentación de pedir una copa con dos sabores que no había probado: Guinduia (chocolate con frutos secos) y Nucciola (similar a la almendra).

Aún debo probar el limón y la guanábana, aunque el helado no es lo único dulce que nos llega de Italia a través de Gaetano. También hay pasteles, croissants, panecitos y tortas (cakes) de variados sabores y diseños. Por último, menos dulces, pero no menos deliciosas, están las pizzas. Pero sin duda el plato fuerte son los helados.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

27 respuestas a “Helados italianos y algo más en La Habana”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Típica izquierda caviar oportunista. ¿Así que, cuando estaban los rusos la gente estaba contenta? Parece que a este la amnesia involuntaria le impide recordar que en el 80 estaban los rusos, y que las balsas nunca han parado. Este es otro de los que echa a los cubanos a pelear para tener una banderita más que poner en su trincherita antiamericana mediocre de zurdo hipócrita. Un ejemplo más de los que van a hacer el triste papel de rey tuerto en tierra de ciegos.

  2. Capitan Nemo dice:

    Todo un sinvergüenza este individuo. No merece muchas líneas

  3. El bobo de Abela dice:

    Este señor es un masoquista de primera. Por un lado es fanatico del Che y Fidel y por la otra aborrece el maltrato que recibe de la burocracia que crearon los personajes admirados. Esta para psiquiatria, pero lo respeto por ser un fanatico de la izquierda y venir a sufrirla en Cuba.

  4. Miranda dice:

    Buenisimo!! Para que cojan “apertura”. Estos son los respetuosos amigos de la nación, incoherente hasta la médula como lo son todos los ultra-izquierdosos, nació libre, conoce el voto, quiere ser dueño de su futuro, pero de “su futuro” solamente, bajo un sistema que sólo Los como El tengan los privilegios, los cubanos que se jodan, que el gobierno los mantenga con las manos amarradas, sin el privilegio que tiene El de tener su propio negocio. Este viejo sabe que si pudieran, en un abrir y cerrar de ojos se le llena La Habana de heladerías, y eso no le conviene, por eso es adorador de Fidel y del Che dos legitimos burgueses en sus vidas y las miserias del socialismo para el pueblo.

    Viejo retrogrado y fascista, con la misma tangana de odio a los EU, con el miedo a que le vengan a hacer competencia a su negocio, el sabe que medio galón de Haagen-Dazs en los EU sólo cuesta $5.99/dólar, y en oferta, compras uno y te llevas otro gratis, ya quisieran los cubanos que los americanos les llenaran la Isla entera de Walmarts, por eso Correa sabe hasta donde dice peligro.

    Gracias, Yusimi por desenmascarar la verdadera apertura.

  5. Pepe Pan dice:

    Tiparracos como este me provocan un profundo asco. Habría que colocarlo en un cohete a su isla mediterránea a rumiar su odio infantil y patológico a EEEUU, que abogue por una dictadura comunista en Italia que eche a patadas las bases americanas allí y de paso acabe con los helados y hasta con los macarrones en lugar de refocilarse en la miseria ajena y abogar para otros lo que no aguantaría para sí mismo. Sus helados, ni los escupiría.

    ¡Gracias Fidel!

  6. VidaFeliz dice:

    Sobre el empresario italiano no digo nada porque reptiria mas o menos lo mismo que los demas con otras palabras. Creo que en parte teme a la competencia, pero el proviene de una sociedad competitiva y sabe que en el supermercado venden el helado industrial a precios asequibles a todos y ademas de eso existen las heladerias donde se vende el helado artesanal: hecho a mano, donde las personas van de paseo no a matarse el hambre, sino a saborear un exquisito helado y una grata compania. Cada heladeria artesanal produce cada sabor de helado con un gusto diferente. Al cliente le queda la libre eleccion. Nada mejor que la variedad que es donde esta el verdadero gusto.

  7. 100 % Gusan@ dice:

    ¿Era “mayorista de cervezas”?

    Caballero, que alguien aquí me diga la cantidad de dinero que da el negocio del alcohol en cualquier parte…. Y yo estaré loca o algo, pero no suelto un negocio bueno donde hay mercado con capacidad adquisitiva para ir a aventurarme a hacer helado en Cuba donde hasta un jugo es lujo.

    ¿Cuanto cuesta ese helado? Pregunto porque en una heladería dizque italiana aquí, nada exclusiva, bastante corrientona, el barquillo con una bola cuesta 1.95 USD, dos bolas 2.50 USD. Un precio similar en Cuba ahuyentaría a mucha gente.

    • Miranda dice:

      El negocio del alcohol es un negocio redondo donde quiera que sea, y nadie hace ese tipo de cambio tan drástico a no ser que lo hubiese hecho a la inversa. También hay que ver si lo que hacia era sólo cargar las cajas de cervezas y vinos para el camión .

      No estas loca, eso lo sabe todo el mundo, aquí el loco es el viejo este, de irse a vivir a Cuba sólo porque admira a Fidel y le darán orgasmos mirando en cada esquina las fotos del mito con su boina, porque si admite que es un país de trabas, no le aconseja a nadie que vaya invertir allá, admite que a los extranjeros los tienen vistos como las máquinas de sacar dinero, será masoquista o comemierda?, yo más bien me voy por la teoría de que fue a Cuba en son de viejo pervertido, le hicieron dos o tres cosas que le gustó, y se quedo, y aún así ¿ resistir el periodo especial?. Muy fuerte!, el cuento de gustarle más Cuba que Italia no se la creo.

  8. jorgealejandro1 dice:

    En un quiosquito en el Central Park de N York yo me tomé uno (Exquisito, por cierto), que me costó $2.50 la bola, que no era de las grandes.

    • 100 % Gusan@ dice:

      Digamos que el italiano logra poner la bola a 1.50, porque la mano de obra le sale barata en Cuba y los mangos también, (con las guanábanas tengo mis dudas, sí eso está más perdío que la carne). La leche para el helado la tiene que comprar en la shopping ¿a 5.70 el Kg? Suerte que no pegó el helado de yogurt, ¿se imaginan buscar yogurt?

      ¿Cuantas bolas tiene que vender al día para que eso le de, al menos, para pagarse un sueldito de 500 CUC?

      • jorgealejandro1 dice:

        Gusa:

        Tú sabes que, de alguna manera misteriosa, la aritmética simple parece no funcionar para la izquierda caviar, jajajajajaja

        • Kamikaze dice:

          Nada de eso Gusa, el “bicho” compra la leche “por la izquierda” a 3.00 CUC el kg; es italiano, no bobo ajajajaj.

  9. Pepe Pan dice:

    Se declara adorador de Ernesto Guevara pero si este resucitase lo fusilaría al instante al ver su cara en esas tartas espeluznantes que hay que ser muy mala madre par dar a un hijo.

    ¡Gracias Fidel!

  10. Isidro dice:

    Estimados:

    Entendo que no hay por qué emprenderla contra el italiano como individuo, sino procurar que todos los cubanos podamos ejercer ese mismo derecho. Pongamos la justicia por delante de la envidia o la ojeriza,

    • Miranda dice:

      Isidro por favor stop it con lo de la envidia y la ojeriza. Que friking envidia le pudiera tener a este viejo foraneo en un limbo de status migratorio por 17años ya, Yo Ciudadana cubana de NACIMIENTO, con expectativas más reales que las de El, de que mi residencia sea expedida con más facilidad, y con el dinero también para poder invertir allá en un negocito heladero?
      En qué quedamos, podemos de debatir civilizadamente y en democracia, o tenemos que aguantar lo de “mojigatos, envidiosos y con ojerizas”?. A lo Fidel, “escorias,gusanos” y todo lo demás.
      La ojeriza la tendran los como El, que dicen haber cambiado pito por flauta solo porque es admirador de Fidel y del Che, y que le gusta Cuba mas que Italia jaja!. Que para yo aceptar ese statement de ojeriza tengo que ver por ejemplo a los verdaderos “admiradores revolucionarios” cambiar de profesion, de negocio y de pais e irse a Cuba y con los pantalones bien puestos exigir a que los cubanos tengan el derecho de tener su heladeria, Eso es a lo que se le podria llamar “poner la justicia por delante”. De qué tu me estas hablando.

      Atanasio: no creo que haya aquí un comentario que arremeta en contra de que democráticamente este señor tenga su negocio en Cuba, y si, tiene el derecho de hacer con su dinero lo que más le guste, pero que no venga con la retórica de estar opinando quién debe invertir en Cuba y quien no. El dice que deben quitarse las trabas, pero para tenerlo como “buen comerciante” y a alguien que quiere a Cuba, lo primero que se le tiene que oír decir es que dejen a que cada cubano reciba de un familiar en los EU, una maquinita de hacer helados (que lo que cuesta es nada) y que le den el mismo derecho que tiene el de tener su heladería, sin siquiera ser residente permanente del país. Pero ESO a EL NO LE CONVIENE, bah !

      • Isidro dice:

        Ojo…ojo..Miranda…Lo importante no es lo que diga el italiano, que en definitiva se ajusta a lo que está legislado (o impuesto) en Cuba. Lo trascendente aquí sería el juicio de sus clientes, vecinos y conocidos cubanos. Y me refiero lo mismo a los que viven alrededor de su negocio, o a 900 km de distancia, en la punta de Maisí, que en justicia son los que deben sentirse beneficiados o dolidos con la presencia foránea en el país.

        Y eso no es sólo válido para los tiempos revolucionarios. Los extranjeros en Cuba han tenido sus tiempos malos, buenos y regulares en toda época. Si hubieras entrevistado a los cientos de miles de “gallegos” que se beneficiaron con la política de puertas abiertas que propició el Gobierno de José Miguel Gómez tras la Masacre de los Independientes de Color- con el fin declarado de “blanquear” la Isla -, de seguro que todos aquellos españoles habrían dicho que Cuba era la maravilla, porque les permitía quitarse las alpargatas y calmar un poco el hambre que por entonces se sufría en la Península.

        Ahora, ve con la misma pregunta a los mismos individuos cuando casi treinta años más tarde la administración Auténtica de Ramón Grau San Martín comenzó a cerrar la entrada de tanto español al país, para beneficiar a las masas de desempleados cubanos, a ver si seguían tan ilusionados con convertirse en indianos enriquecidos en el Paraíso Antillano.

        • jorgealejandro1 dice:

          isidro.

          Lo que nunca fue válido, al menos después de la colonia, fue que un extranjero tuviera más derechos que un cubano a abrir un negocio y a prosperar con mayúsculas ¡y después se llenaan la boca hablando de entreguismo! El apartheid por nacionalidad de este gobierno supera con creces todo lo que se ha visto en la historia de Cuba.

        • Miranda dice:

          Claro Isidro , de eso no tengo la menor duda, las personas dicen y hacen cosas segun les convenga, se cae de la mata que este Señor no va a ser capaz de decir lo más mínimo adverso al régimen, donde sabe Dios porque el ha escogido para vivir. Ya ese tema lo desmenuzamos según la opinión de cada cual.

          Ahora nos habíamos metido en lo de la envidia, Tu sabes bien que si los cubanos tuviesen el mismo privilegio que este extranjero, la isla tuviera montones de heladerías privadas, lo vimos con los cines, los paladares y las tiendas caseras vendiendo ropas y a todos se la cerraron. El que tiene una ojeriza es el que acepte y no denuncie y repudie estos privilegios que se le dan a la Italo-suiza abrir su pastelería y a este su heladería y que a los cubanos por más que profesen ser admiradores de Fidel y del Che como quiera no califican, así es que esa filosofía no vale con este régimen.

          Lo que se ve es que al paso que van las políticas de este des-gobierno es que casi se puede apostar que cada día los cubanos tendrán que coger el único camino que le han dejado, el de abandonar su país para darle paso a los faraneos, porque no caben, sino que sobran como unos verdaderos apestados.

          A mi entender esta humillacion debe ser indignante, aunque vengan desde Oriente a comerse un helado de este señor, Que nada de trascendente tiene, lo hacen por no tener competencia. Pobres infelices.

          • Isidro dice:

            Miranda y Jorgealejandro:

            Partamos de mi rechazo a todo lo que implique discriminación al cubano, o subestimación del mismo en favor de un extranjero.

            Dicho esto, y como ya comenté a Miranda hace un tiempo, advierto que el origen de esta deformación se enraiza fuerte en la Ofensiva Revolucionaria del 68. A partir de entonces se borró casi de un golpe la noción de que un cubano pudiera prosperar en tierra propia por su albedrío. Así hasta hace apenas unos días. En unos cuantos temas habrá que recorrer el camino a la inversa.

  11. Capitán Nemo dice:

    Isidro:

    ni envidia ni ojeriza. Que un mayorista de cervezas ,vinos y licores se declare de extrema izquierda y admirador de Fidel y Ché es una obscenidad. Él admira a quienes despedazaron a los que hacían lo mismo que él en nuestro país. Eso no es una minucia. O sí?

    • Isidro dice:

      Capitán, creo que lo que dice el ítalo es lo de menos, si simpatiza con Fidel, con Benito Mussolini o con Julio César. Al menos yo apuesto por el día en que todos quepamos en ese pais, y que lo abandone sólo aquel que lo decida por propia voluntad, no porque su idelogía lo convierta en apestado, o deba irse porque lo que gana no le da ni para suscribirse a un periódico. Ya sé que el camino es largo y difícil, pero en este aspecto me acojo al refrán histórico de los narras acá, según el cual cualquier camino de diez mil li siempre comienza por un primer paso.

  12. atanasio dice:

    De acuerdo con Isidro. Que casa cual haga con su dinero lo que le de la gana como hacemos los que vivimos en democracia. El problema a criticar es la discriminacion de oportunidades para abrirse camino en una economia de mercano naciente. Si no se les da plenos derechos a los cubanos para hacer negocios como les de la gana y de forma legal estaran entregando el pais al extranjero de una forma tan burda como jamas ha ocurrido en el pais, ni cuando la colonia ni cuando la republica

  13. Yusimi Rodríguez dice:

    Creo que esta es la tercera o cuarta ocasión que decido introducir un comentario en el sitio. Por lo general, prefiero leer los ajenos y permanecer al margen, aunque muchas veces los comentarios me parecen irrespetuosos y agresivos y eso no aporta nada al debate. Más allá de que las personas no compartan la postura de extrema izquierda de Gaetano Catania (tampoco me siento ni siquiera de izquierda) no veo qué puede haber de constructivo en llamarle fascista o escribir que sus helados “ni los escupiría”. Hay formas más respetuosas e inteligentes de expresar desacuerdo con los criterios de otros.

    • Isidro dice:

      Paciencia, Yusi, paciencia, que para obtener la medalla del debate equilibrado con TODOS hará falta un largo entrenamiento previo, con caídas y rasponazos incluidos. Lo importante es que ya empezamos…

  14. Miranda dice:

    Ay Yusimi, que en democracia esta permitido que se le llame a las cosas por su verdadero nombre, mucho menos y mas daño ha hecho el quedarse callado o el de llamar las cosas solapadamente, como es que veo que de hace aquí a menudo, pero pasa que como yo no tuve absolver esa actitud y arriba de eso tengo 4 planetas en escorpión que personalmente No puedo, no camino con lo de las medias tintas especialmente con lo de la Dictadura de Fidel Castro Ruz, no se sí pienses que tampoco aporte nada el que le llame DICTADOR y a la vez FASCISTA también (régimen fascista es, por encima de todo, Una forma de gobierno Autoritaria) así es que no encuentro una manera más inteligente de como denominarlos, al régimen y al heladero.
    Que PepePan te conteste si quiere, pero creo que entendí a que se abstenía a escupirle sus helados, algo más benigno en comparación con los actos en los que participaron TANTOS que ahora prefieren mantenerse al margen.

  15. 100 % Gusan@ dice:

    FREE SPEECH no hace daño.

  16. Kamikaze dice:

    El viejo italiano ese no es ningún loco, mas bien es un “bicho”, él sabe que con el dinerito que tiene en Italia es uno del montón; mientras, en Cuba, es un personaje. Si verdaderamente fuera un vendedor mayorista en su pais no tendría necesidad de estar vendiendo helados y dulcesitos en Cuba, estaría “gozando la papeleta” con tremendo casón en la playa (como es extranjero con residencia temporal compraría el casón a nombre de alguna amigo suyo cubano y resuelto el problema), como él hay un montón en Cuba. A quienes compete decidir cómo y bajo que sistema vivir es a los cubanos, él mejor se va para Sicilia a ver si puede acabar con Don Corleone.

Escriba una respuesta