¡PODEMOS! y su ejemplo

junio 11, 2014 | Imprimir Imprimir

Yasser Farrés Delgado

podemos logoHAVANA TIMES — Propongo unos comentarios al post de Armando Chaguaceda sobre PODEMOS. Me parece interesante promover este debate dentro de lo que llamo “la disidencia cubana no convencional” (la nueva izquierda y los grupos anarquistas) porque PODEMOS está dando un ejemplo a la izquierda tradicional, no sólo europea y española sino internacional, que también hace pensar sobre los derroteros actuales del sistema político cubano.

Pienso que Armando no ha entendido el fenómeno PODEMOS (o no quiere entenderlo) no tanto por la supuesta falta de concreción en el proyecto político de esa formación sino por sus propios prejuicios, evidentes cuando dice: “Todo esto tiene un tufillo anti-político y refundacional…”

Armando pregunta “cómo administrarán la plata y gestionarán los consensos para impulsar tan ambiciosa agenda”. Él conoce la respuesta pero no quiere aceptar su validez: será con democracia participativa. Para el bloguero, esa herramienta está sobredimensionada.

Si revisamos la página web de PODEMOS veremos que la base de su democracia participativa está en sus “Círculos”, que están abiertos a temas a los que ningún partido tradicional de izquierda se ha abierto completamente.

¿Qué Partido Comunista se ha abierto a debatir sobre LGTBI, Ecología o Feminismos con una perspectiva realmente radical? Creo que ninguno. Lo que vemos en Europa y Latinoamérica es la persistencia del proyecto social hetero-patriarcal y desarrollista de la izquierda tradicional. Lo vemos en la Revolución Ciudadana de Ecuador, y por supuesto, en Cuba. En el mejor caso, estas cuestiones se tratan con un enfoque “light”.

Los “Círculos” de PODEMOS nada tienen que ver con los comités de base de la UJC o los núcleos del PCC en Cuba, ni con las “asambleas de rendición de cuentas” del Poder Popular. Esas estructuras cubanas son verticales, orientadas desde arriba e ineficientes. Muy distinto, los Círculos de PODEMOS son espacios de trabajo horizontal muy eficientes, capaces de lograr en 4 meses el impresionante consenso que motivó su logro electoral.

Imagen que sustituyó el logotipo de PODEMOS como estrategia comunicativa para la campaña electoral.

Imagen que sustituyó el logotipo de PODEMOS como estrategia comunicativa para la campaña electoral.

Democracia participativa y transparencia son la clave de PODEMOS. Toda su gestión económica está visible en su web. Nada, a menos que nuestros prejuicios, justificaría pensar que cambiarán en esto si les toca gobernar. Personalmente, no tengo dudas de que gestionarían la economía con igual transparencia. Existen herramientas para ello, como los Presupuestos Participativos.

Tampoco encuentro razones para pensar que PODEMOS encumbrará a nadie. Si este partido se presentó con la imagen de Pablo Iglesias, fue sólo como estrategia comunicativa. Una estrategia incluso más sincera que las de todos los otros, que tienen sus propios logos pero vendieron la imagen de sus candidatos.

Pablo insistió que aceptó usar su imagen por la insistencia de sus compañeros y compañeras pero no significa que él sea el Partido. En la presentación de PODEMOS en Gijón (Asturias) explicaba:

“Si participo en unas primarias y gana otro me retiro y me pongo a sus órdenes. Si quien vaya es lo de menos. Lo de menos es que vaya yo si yo no soy capaz de ilusionar a la gente, si yo no puedo ser un instrumento que sirva a la gente para una gran movilización que deje sedimentos en los barrios, en los pueblos, en los centros de estudio y en los centros de trabajo. (…) A mí me da igual, me parece un coñazo lo de estar en el Parlamento Europeo. Prefiero ser profesor universitario que hacer eso. Pero es un honor si eso sirve para que la gente se organice. Si decir en Europa que el problema no es la Unión Europea, que el problema es esa Europa de los mercaderes, esa Europa de Merkel, esa Europa del poder financiero, y que existe otra Europa, la de los ciudadanos del Sur que no quieren ser el sitio al que vengan a veranear los alemanes, que no quieren ser el paraíso de la falta de derechos laborales y de los salarios de miseria, que quieren tener un futuro digno; entonces será útil (…)”

Esto quedó claro en cómo eligieron la candidatura. Distinto al PP, PSOE e IU, PODEMOS realizó unas primarias abiertas sin control de censos ni listas preconcebidas. Ese proceso superó los límites del “asamblearismo dilatado” propio de las Plazas (que también tiene valor y es necesario en su momento).

PODEMOS es substancialmente distinta a la izquierda institucionalizada. Comparte muchas de las ideas de Izquierda Unida (dígase, Partido Comunista Español) pero no sus métodos. Decía Pablo: “IU ha decidido dar protagonismo a su militancia, nosotros al ciudadano“.

Efectivamente, PODEMOS es de izquierdas pero sus planteamientos los entiende cualquiera, porque el problema hoy no es derecha/ izquierda sino Arriba/Abajo. En España se extiende la sensación de que los políticos están vendiendo el país. Decir lo que es voz populi (que existe una casta política contra la que luchar) ha sido la razón de su éxito.

Armando Chaguaceda se equivoca al sugerir que PODEMOS es “un proyecto de toma del poder en organizaciones y liderazgos donde el distanciamiento frente al vivo legado de una ‘izquierda’ autoritaria brilla por su ausencia”. Desde mi perspectiva, la filosofía de PODEMOS está –al menos ahora— mucho más cercana al concepto de “gobernar obedeciendo” de los Zapatistas que al credo del PCC según la cual “Fidel siempre tuvo la razón”.



Haz un comentario

7 respuestas a “¡PODEMOS! y su ejemplo”

  1. Ernesto dice:

    me gusta el artículo y comparto totalmente su punto de vista, las izquierdas tradicionales tienen mucho miedo de las propuestas verdaderamente participativas como Podemos…

  2. Gabriel dice:

    La reflexión es muy interesante, pero un partido como PODEMOS sería imposible ahora en Cuba, un partido encumbrado gracias al apoyo mediático de un líder carismático anti-sistema, que no recibiría ningún apoyo en los medios de comunicación cubanos, unos medios donde es imposible la presencia de cualquier discurso anti-sistema.

    • Gabriel: No se puede tener ese pesimismo. Con o sin apoyo debe irse organizando esa iniciativa. Porque muy por el contrario, otras organizaciones partidistas de derecha sí que se están consolidando a lo largo de todo el país.

      • Gabriel dice:

        Yaser,

        Francamente veo inviable trasladar el éxito de PODEMOS a Cuba porque en Cuba no se dan las condiciones que se han dado en España. Cuba carece de la conectividad a Internet que ha permitido la expansión de PODEMOS en España, y Cuba también carece de unos medios de comunicación dispuestos a servir de altavoz a un líder carismático anti-sistema. España y Cuba son dos países muy similares en muchas cosas, pero muy distintos en las condiciones objetivas de triunfo de un movimiento político.

  3. jose ignacio González dice:

    No está mal este articulo, concuerdo en algunas cosas con el, pero según lo que tengo entendido. Podemos le debe mucho a q pablo iglesias participa en tertulias televisivas donde ademas de hablar muy claro y expresarse muy bien de los problemas de la calle, de lo q verdaderanente interesa ala población, sin caer en laberintos politiqueros , dejaba sin argumentos a muchos contertulios de los partidos de siempre q no sabian como ripostar, por lo q resolvían desacreditandolo, ofendiendolo, le tienen, ya no respeto, sino miedo después de lo ocurrido el 25 de mayo
    Además, podemos se sirvio de las redes sociales, como en su dia lo hizo obama, quiere decir q en ellas también está parte de su éxito! Incluso hay una parte de la poblacion q se enteró de la existencia de poddmos luego de las elecciones y de los resultados de la misma, por lo q para las generales el número de votantes de este partido crecerá!
    Ahora, yo no he visto ni he oido en ningún momento q podemos quiere cambiar el sistema!
    Y q lo de iglesias sobre el papel es muy bonito, no se si a la larga tendrá exito, o lo dejaran los de siempre q lo tenga, nada q mucha muela, puede quedar en nada!

    Y en cuanto a armando chaguaceda, pedro campos, dilla alfonso, incluso julio césar guanche, muy bonito todo lo q escriben, parece q cuando escriben lo hacen para ellos mismos porque utilizan términos, teorías q a veces parecen q hablan de otra cuba, o de alguna q se han inventado o quisieran inventar!

    En cuanto a los Podemos es en mi opinión parte de lo que quedó del 11 m.

    • Jose Ignacio:
      Sin dudas los medios han ayudado, pero antes de que invitaran a Pablo Iglesias a las tertulias televisivas, ya tenía espacios de debate en la red, como La Tuerka.
      ¿A donde llegará Podemos? Es difícil saber, porque el giro a la derecha del PSOE ya anticipa una coalición con el PP para frenarles. Lo importante, desde mi punto de vista, es el cambio de las personas; la implicación, el deseo de cambiar individualmente como seres humanos.
      Creo que hemos visto en la Historia que con revoluciones armadas no se llega a nada: el cambio de conciencia no llega al final -como creía Marx- sino tiene que ser el punto de partida. En ese sentido hay muchas cosas concretas que comienzan a transformarse desde abajo: cooperativismo integral en Cataluña y otros sitios, gobiernos municipales de izquierda con experiencias de participación ciudadana directa (el caso del Municipio Peligros, en Granada/Andalucía, es el que tengo más cerca), bancos del tiempo, monedas sociales, redes de intercambio y trueque… Es decir, existen montones de experiencias concretas y alternativas. Lo que pasa es que no las conocemos o las subvaloramos.
      Saludos

  4. isidro dice:

    “Podemos” puede ser todo lo participativo y democrático que se quiera, pero una cosa es hacer campaña y otra estar en el poder. Y eso funciona lo mismo para la izquierda, para la derecha y el centro. Suele darse por bueno el enunciado de que en política lo real es lo que no se ve. A dicho tenor, cabe dar por descontado que todo ascenso al olimpo político supone transitar por pactos y concesiones. Súmese a ello, que España no se debe a sí misma en exclusiva, sino que responde a una serie de parámetros paneuropeos, de los cuales difícilmente se pueda abstraer cualquier formación política que pretenda gobernar el país, u optar por la autarquía, algo desaconsejable, por no decir imposible en los tiempos que corren.

    Por lo demás, debo confesar que me seduce el discurso de Pablo Iglesias. Va al grano, atacando los grandes males que hoy afectan a millones de personas, tiene notable lucidez y capacidad de razonamiento. Pero ya sabemos que las ideas y el carisma no han sido hasta el día de hoy competencia de peso suficiente para conjurar los poderes establecidos, en especial el de los conglomerados financieros, uno de los blancos predilectos de la prédica de Podemos.

    Entiendo que Podemos puede actuar más como grupo de presión desde las bases que como fuerza política en el poder.

Escriba una respuesta