author photo

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

El anarquista que superó a Nostradamus

mayo 23, 2014 | | |

Erasmo Calzadilla

Aldous Huxley no para de asombrarme.

Aldous Huxley no para de asombrarme.

HAVANA TIMES — Hacia la tercera década del siglo pasado occidente miraba aterrorizado el ascenso del fascismo y del comunismo. Huxley, sin embargo, extiende la mirada sobre su época y avizora el advenimiento de un totalitarismo a la occidental: uno que promueve el goce hedonista, la libertad sexual, el disfrute material, donde la gente es siempre joven, saludable y alienadamente feliz.

Años más tarde, ya casi un adulto mayor, andaba el inquieto pionero experimentando en carne propia con un “juguete” nuevo: los enteógenos. Sus reflexiones al respecto contribuirían a la revolución cultural que sacudió a EEUU y parte del mundo durante los años sesenta.

De la experiencia psicodélica mucho se ha escrito; pocos, empero, han logrado integrar la distancia reflexiva del científico, el humanismo del filósofo, la sensibilidad del artista y la vivencia mística del psiconauta temerario.

Me he dado gusto con sus textos pero a estas alturas del partido creía que el viejo ya no me sorprendería. Error, devorando “Contrapunto”, novela publicada en 1928, tropecé con una de las primeras referencias literarias a los límites geológicos del crecimiento exponencial.
Pero oigamos de primera mano al político Webley intentando convencer al preclaro Lord Edward:

– Pero si no es por usted -insistió Webley, atacando desde otro sector-, que sea por la civilización, por el progreso.

– ¡El progreso! -repitió, y el acento de angustia y turbación devino en tono confiado-. ¡El progreso! Ustedes los políticos no se cansan de mencionarlo; como si fuera a durar indefinidamente. Más autos, más niños, más provisiones, más anuncios, más dinero, más de todo para siempre. [...] ¿Y qué piensan hacer, por ejemplo, con el fósforo? […] la agricultura intensiva lo está exprimiendo de la tierra. Más de la mitad del uno por ciento anual desaparece completamente de circulación, lo echan por los albañales, lo envían tranquilamente al mar. […]

– Pero ¿qué tiene que ver conmigo todo esto? -protestó Webley.

– Pues mucho -contestó severamente Lord Edward-. Ese es precisamente el mal de ustedes los políticos, que no piensan siquiera en las cosas más importantes. Hablan de progreso y de sufragio y de bolchevismo y dejan perder anualmente un millón de toneladas de anhídrido fosfórico en el mar. Eso es idiota, eso es criminal, eso es… tocar el arpa mientras arde Roma. […] Usted cree sin dudas -continuó- que pueden compensar esta pérdida explotando las rocas de fosfato. ¿Y cuando los depósitos se agoten? […] Dentro de doscientos años ya no habrá más. […]

Pico del fósforo

Pico del fósforo.  www.energybulletin.net/node/33164

– Pero, ¡Cristo! -dijo Webley entre irritado y divertido-, su fósforo puede aguardar, este otro peligro es inminente. ¿Desea usted una revolución política y social?

– ¿Reducirá la población y pondrá frenos a la producción? -preguntó Lord Edward.

– Por supuesto.

– Entonces yo deseo, ciertamente, una revolución. -El viejo pensaba en términos geológicos y no temía a las conclusiones lógicas-. Sí, ciertamente.

Lo anterior sería una mera curiosidad literaria si el declive del fósforo no constituyera una amenaza. La escasez de ese elemento químico, imprescindible para la agricultura intensiva, diezmará la población humana en las próximas décadas.

A la altura del siglo XXI los políticos cubanos son tan afiliados al progreso exponencial (el que se mide en PIB) y les importa tan poco el fósforo como a sus colegas capitalistas de hace cien años. La diferencia es que ahora, como es un tema candente, mal disimulan sus anhelos bajo un maquillaje sostenible.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

13 respuestas a “El anarquista que superó a Nostradamus”

  1. ¡Gracias, Erasmo! Excelente referencia. Justo por esa época, en 1927, Ludwig Hilberseimer alertaba en “La arquitectura de la gran ciudad”, que las grandes ciudades crecían sin planificación en beneficio de la especulación privada, que sus poderes traspasaban la economía nacional para alcanzar la economía mundial, y que se parecían tanto entre sí que podía hablarse de la internacionalización de su aspecto. Esto también lo estamos viendo en La Habana de hoy.

    • Gabriel dice:

      Las ciudades nunca crecen sin planificación. En una anarquía las ciudades crecen según decide la suma de miles de voluntades individuales, cada una poniendo su propia casa. De ello resulta una planificación que es la suma de miles de planificaciones. Frente a ello se puede postular una planificación centralizada protagonizada por unos pocos cerebros de técnicos privilegiados, pero nadie ha demostrado que eso conduzca a la mejor planificación posible; ni tan siquiera a una buena planificación.

      Sobran ejemplos de planificaciones urbanas impuestas por políticos que resultaron en desastres urbanísticos.

      • La planificación urbana es una disciplina moderna cuya consolidación escasamente se remonta al siglo XIX. Existen antecedentes de planificación urbana desde el tiempo de los egipcios, pero planificar una ciudad completa era algo casi excepcional hasta el período de la revolución industria. En general los casos de planificación están relacionados con procesos invasores (por ejemplo, a partir de la distribución de los campamentos militares romanos).
        Ahora bien, que la mayoría de las ciudades nacieran y crecieran si “planificación”, no significa que lo hicieran sin lógicas internas. Estás lógicas podían responder a muchas razones: ambientales, topográficas, económicas (distribución de la tierra), simbólicas, etc. En la mayoría de los casos lo que ocurría históricamente es que se hacían planes reguladores para corregir, mejorar, hacer cambios importantes.
        Lo que no podemos es comparar la espontaneidad de aquellas ciudades de antaño con lo que hoy ocurre en las periferias de la ciudad moderna (favelas, slums, etc.).

    • dmitri dice:

      Saludos, Yasser. Una pregunta: no sabes si Ludwig Hilberseimer tenía alguna relacion con Patrick Gueddes? Gracias!

  2. Luis dice:

    Hay 3 formas de recuperar el fosforo del agua(todas caras y complejas en estos momentos), quimica- mediante precipitacion, mechanica-mediante filtracion y biologica- mediante bacterias y algas q lo consumen, esta ultima me parece la mas razonable a largo plazo pues lis cultivos de bacterias y algas ricos en fosforo podrian ser usados como fertilizante.
    Tambien a largo plazo y en mucha menor escala para empezar, creo mas recomendable el mejoramiento de terrenos con desechos organicos, reciclar la gran mayoria de desechos organicos mediante compost, es bien sencillo y todos podemos poner nuestro granito y por supuesto seguir confiando en q los pajaros van a seguir cagando.

    Saludos, Luis

  3. Gabriel dice:

    Erasmo,

    El fósforo natural se encuentra casi todo en forma de fosfato. Su abundancia en la corteza terrestre es del 0,13%. ¿A qué parece poco? Pero eso se traduce a que en el primer kilómetro de corteza terrestre tenemos suficiente fósforo para mantener el consumo actual durante unos cuantos miles de millones de años… literalmente. Claro que entonces alguien me dirá que tenemos que pensar en los yacimientos rentables al precio actual. Y ahí nos metemos en un argumento circular ya que el precio actual de fósforo lo marca la existencia de yacimientos rentables al precio actual, de modo que cuando esos yacimientos se agoten el precio sube y se vuelven rentables muchos más yacimientos.

    Es importante destacar que la subida de precios provoca que aumente exponencialmente el número de yacimientos rentables. A un cierto precio son rentables los yacimientos con una riqueza del 20% en fósforo, que son muy pocos. Pero en cuanto aumentamos el precio se vuelven rentables los yacimientos con una riqueza del 10% que son muchísimo mas numerosos que los que tienen una riqueza del 20%.

    El problema no está en el agotamiento de los recursos, sino en su encarecimiento.

    • erasmo dice:

      Gabriel, lo hemos conversado otras veces, podemos estar ahogados en fósforo u otro mineral y al mismo tiempo sufrir su carencia. El problema no es tanto la disponibilidad en la corteza sino la velocidad con que podemos extraerlo de allí.
      Y esa velocidad depende de la inversión solo hasta cierto punto porque es un elemento en AGOTAMEINTO.
      O sea, por mucho que inviertas, llega un momento en que NO HAY DE DONDE SACAR. Si en una situación así inviertes más en su extracción lo que harás es limpiar con las reservas y cargarte el futuro, justo lo que estamos haciendo.
      Si tuviéramos otro planeta como la Tierra a nuestra disposición sería como tú dices, la disponibilidad dependería de la inversión, pero solo por poco tiempo porque la explotación exponencial acabaría con el recurso muy rápido.
      Gabriel, todos los artículos que he consultado para escribir este post dicen que el pico del fósforo ya pasó (com omuestra la gráfica que
      presento) o que será en una centuria (los más optimistas). Nadie Gabriel, habla de miles de millones de años ¿de dónde sacas ese dato?
      Mis fuentes principales son Energy Bulletin
      (www.energybulletin.net/node/33164) publicado por un Tanque Pensante dedicado al estudio de la escasés de minerales. La otra fuente principal fue Theo Oil Crash
      (crashoil.blogspot.com/…/los-limites-de-los-biocombustibles-el.html‎)
      ¿Cuáles son las tuyas?

      • erasmo dice:

        Rectifico, SÍ HAY DE DÓNDE SACAR, de hecho, la última molécula no se extrae nunca, el problema es que resulta cada vez más difícil extraerlo, y nuevas inversiones obtienen cada vez peores resultados. Para recursos en agotamiento se aplica, Gabriel, unos modelos matemáticos muy distintos a cuando el recurso es infinito.

  4. El bobo de Abela dice:

    Erasmo, utilizando tecnicas de la agroecologia no necesitamos adicionar agroquimicos al suelo. Nuestros campesinos en el pasado produjeron toda la comida necesaria sin comprar ningun tipo de abono quimico. Los problemas de pobreza de los suelos y bajos rendimientos comenzaron cuando llegaron los cientificos con sus inventos en la era de la revolucion verde. Donde mejor se puede ver lo que digo es en la industria azucarera cubana.

    • erasmo dice:

      Muy de acuerdo contigo. El problema es que sin agroquímicos la producción se reduciría considerablemente, y muchas menos personas podrían ser alimentadas con los frutos de la tierra.
      Imagina que antes de comenzar la revolución industrial, hacia 1800, éramos cerca de mil millones y hoy andamos por los 7 mil millones.

  5. Jagger dice:

    Mediante esta filosofía del “perdedor” podremos continuar el camino y llegar a la tierra prometida de Malthus y no podría ser de otro modo: un ” Lord” no sabe lo que es roerse los puños por el hambre y de sus hijos y no será (y no lo fue) más que un girondino de nueva estofa. Su brillante interlocutor, apólogo del anarquismo, solo brinda el desarme por el caos, la desorganización y arremeter contra todo orden, para los desposeidos en la centenaria lucha de clase, abonando a la larga, el empleo de la “cultura” tan practicada por el cristianismo, de la inercia y la no respuesta, como pasaporte a la salvación del alma en el Juicio Final después del Armagedón, en el cual, sorprendentemente encontrarán perdón y conmiseración asesinos y genocidas como Augusto Pinochet y Mussolini y Adolfo Hitler, a quienes la Iglesia Católica prohijó, protegió y entusiasmó en la cruzada y defensa contra el marxismo, coincidentemente enemigo este último tambien para el anarquismo, y sólo después de la derrota, prestamente se alejaron del desastre, acomodándose a los nuevos tiempos, pero poniendo a buen recaudo a los criminales de guerra nazi en América del Sur con sus acólitos siempre tan serviles, como interesados en las dádivas “divinas” del Vaticano y del “Banco de Dios”, enemigos jurados de la Teología de la Liberación.
    El clérigo inglés Malthus fue con su “Ensayo sobre el principio de la población” el original, al menos 2 siglos anterior a esta plática entre el anarquista y el conservador y retrógrado Lord, prefiriendo este último, la preservación de los fosfatos para la clase alta, como premonición de la novela del Año 2000 (Mirando atrás de 1888) de Edward Bellamy o los Mercaderes del Espacio de Cyril Kornbluth, que por Dios (ese que creamos y sobre el que creemos los humanos sinceros para quienes el paraíso está aqui en la tierra y en la vida del reservorio de la humanidad que el hombre de cane y hueso), por Dios, repito, no llegue nunca!!!

  6. dmitri dice:

    Erasmo, me ilustras de qué manera Aldous Huxley es anarquista? lo siento, no estaba informado al respecto. Lo leí cuando mi Concentrado Militar (ja!), pero no la novela que mencionas.

Escriba una respuesta