author photo

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

“Bienaventurad@s quienes trabajan por la paz” (Mt. 5:9)

mayo 20, 2014 | | |

Dmitri Prieto

Un ángulo de La Habana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El mundo noticioso de hoy es un mundo de conflictos civiles.  En los casos más graves, son conflictos que amenazan con genocidios o con grandes guerras de alta o “baja” intensidad.

En países como Siria y Ucrania, grupos rivales toman ciudades y están constituidos por formaciones con carácter militar, sin que les falten armas ni logística…

Grandes potencias amenazan con involucrarse en términos ya de guerras convencionales –de esas que llevan desembarcos aéreos, combates de tanques y uranio empobrecido- y, según sabemos por casos como Iraq y Afganistán, tales escaladas muchas veces suelen perpetuar la crueldad de la confrontación, al generar situaciones hobbesianas donde la democracia es obligada a callar.

Me pregunto: ¿qué puede hacer frente a todo esto alguien que declaradamente se opone a la guerra y a dejar las cosas en manos de los poderosos? ¿existe alguna posibilidad?…

Me sorprende la pobreza de las opciones del pacifismo actual, sobre todo si lo comparamos con los grandes movimientos de los años ´30, que aunque no impidieron la II Guerra Mundial sí regalaron al mundo a un Mahatma Gandhi…

Deben existir –y sé que se investigan- estrategias y tácticas pacíficas de lucha por la equidad y la libertad aun cuando hay facciones rivales, y de interposición en los conflictos. Pero tales métodos de no-violencia activa no pueden reducirse a las llamadas tecnologías de revoluciones de colores ni a donar dineritos a las ONGs para acallar conciencias intranquilas en un mundo donde por un extremo disfrutamos de Lady Gaga en la TV de alta resolución, y por el otro a alguien se le obliga a decidir sobre si quien morirá mañana de hambre (o producto de un “fuego amigo”) es la mamá o el niño más pequeño de la familia.

No creo (lo siento por si a alguien le parezco un imbécil) en la intervención de las grandes potencias.

Las gentes simples debemos crear modos de interposición pacífica.

No puedo dejar de recordar Rwanda, cuando la ONU ilegitimó su propia existencia al dejar ocurrir el genocidio.

Veo el animado israelí “El vals de Bashir” sobre Sabra y Chatila, mientras Telesur enseña cómo la ultraderecha mata con humo a 30 personas en un edificio de Ucrania mientras el otro bando hace caminar a un piloto malherido (¡dónde están la camilla, la Cruz Roja y los Convenios de Ginebra?…).

Me da pena por tipos como Gorbachov que quisieron parar toda guerra de una vez y dieron con su rostro en el fanguero, sobre todo cuando necesitamos a alguien con intelecto de un Kissinger.

Está demostrado que la lucha no-violenta demanda tanto o más coraje como la militar. Así que no se trata de cobardía.

También esa lucha requiere de conocimientos precisos sobre estrategia, táctica y técnica de la no-violencia activa.

Deben existir formas de interponernos entre las partes en conflicto, de dar posibilidades a que quienes no quieran involucrarse puedan irse en paz, y –aunque fuera a precios bien caros, que podrían significar la vida misma- ser capaces por nosotros mismos de parar los derramamientos de sangre.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

11 respuestas a ““Bienaventurad@s quienes trabajan por la paz” (Mt. 5:9)”

  1. Isidro dice:

    Dimitri:

    Desgraciadamente, no son los movimientos sociales y pacifistas los que suelen tener la última palabra sobre los rumbos que toman los conflictos. De eso hemos visto bastante ya. Unas de las oposiciones más masivas a una guerra la vimos dentro de EEUU cuando Viet Nam. ¿Pero no fueron acaso las decenas de miles de estadounidenses muertos y el estancamiento del conflicto los que finalmente determinaron el desenlace? ¿Acaso el equipo de gobierno de José María Aznar no involucró a España en la guerra de Irak a pesar de contar con un 90% de la opinión pública en su contra? Y así sobran los ejemplos. Por el momento, siguen siendo los políticos y los descalabros los que deciden.

  2. Gabriel dice:

    La tasa de mortandad por conflictos bélicos es bajísima. Concretamente las guerras causan el 0,3% de las muertes. A modo de comparación la malaria causa el 2,23% de las muertes, unas ocho veces más que las guerras. En realidad ni siquiera las guerras son la causa principal de muertes violentas. La muerte violenta más habitual es el suicidio, que causa el 1,53% de las muertes, unas cinco veces más que las guerras.

    Por otra parte, los conflictos bélicos están disminuyendo en número y en víctimas desde hace varias décadas. Nos encontramos frente a uno de los periodos más pacíficos de la historia de la humanidad.

    Para más datos:

    http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_causes_of_death_by_rate

    Para cifras de muertos en guerras en los últimos años:

    https://filipspagnoli.wordpress.com/2008/06/11/human-rights-facts-32-war/

    Por cierto Dmitri, eso de que la ultraderecha mató a 30 personas con humo en Ucrania no fue así exactamente. Supongo que te refieres al incidente violento de Odesa. Hubo un enfrentamiento entre manifestantes pro-rusos y pro-ucranianos. Los manifestantes pro-ucranianos no eran ultraderecha sino un grupo heterogéneo de seguidores de un equipo de fútbol que a la salida del partido se enfrentaron a los pro-rusos que fueron a provocarles y terminaron teniendo que refugiarse en un edificio. Entonces ambos grupos comenzaron a lanzar artefactos incendiarios y uno de los artefactos —de origen desconocido— provocó el incendio.

    Los hechos están siendo sometidos a investigación para determinar los responsables. Mientras tanto conviene no hacer juicios precipitados.

    Dmitri, recuerda que no eres un periodista de Granma —es decir, un propagandista político— sino un periodista de verdad, y por tanto tienes la obligación de contar la verdad con precisión y desde todos los ángulos.

  3. Atanasio dice:

    De acuerdo con Gabriel. No todos los conflictos se pueden meter en un mismo saco. Acaso la poblacion kmer podia enfrentarse al regimen de Pol Pot con banderitas blancas?, como esta respondiendo el regimen de Maduro a las protestas estudiantiles que en su mayoria son pacificas? y Ukrania viendo desmembrarse su pais sencillamente porque una mayoria en esas regiones decide separarse del pais?. Como se recibiria en Cuba si los nacidos en la Base de Guantanamo y sus residentes decidieran hacer un plesbicito y declarar la Republica de Guantanamo?. Desgraciadamente otros conflictos no tienen arreglo sin la participacion de alguna potencia. Ahi esta el caso de Nigeria y el secuestro de 200 jovencitas por musulmanes radicales y no muy atras la presencia de Cuba en la liberacion de Angola y su influencia en la liberacion de Namibia. Ejemplos de participacio de ambos sistemas: capitalistas y socialistas se sobran y creo que debias de balancear un poco mas tu trabajo.

  4. 100 % Gusan@ dice:

    Hasta en Honduras ha disminuido la tasa de homicidios. En Venezuela aumentó.

  5. Pedro Campos dice:

    Hay algo que sí está claro en todo esto. Detrás de muchos de esos conflictos y Ucrania es uno de los más visibles hoy, hay intereses imperialistas expoleando la situación y hablo muy claro: rusos y occidentales, imperialistas por igual por sus economías y sus intereses hegemónicos. Lo que no entiendo muy bien es que hacen gobiernos como el de Cuba tomando partido por uno u otro bando, cuando lo que correspondería sería clamar por la no ingerencia, por la solución negociada del conflicto, por el respeto a las fronteras establecidas, por la paz y la no violencia. El o los pueblos ucraniados y todos los ciudadanos de Ucrania tienen derecho a vivir en paz, sean de cualquier origen.

    • Gabriel dice:

      Pedro,

      Coincido completamente contigo en ese punto. Como soy viejo recuerdo perfectamente la época en la que la izquierda mundial se alineaba con Israel. Era la época de los fundadores idealistas de Israel con la economía basada en los Kibbutzi, unas cooperativas construidas sobre un socialismo casi perfecto. Más tarde, tras comprobar el comportamiento expansionista de Israel, la izquierda mundial tuvo que dar un giro de 180º.

      Por eso me resulta sorprendente que cierta izquierda se alinee con los intereses de una potencia imperialista como Rusia, un país dirigido por un poder político fuertemente conservador y hasta retrógrado. Se nota en los hechos y las imágenes. A Putin se le ve con su cruz ortodoxa sobre el pecho y fotografiado con la jerarquía de la iglesia ortodoxa. Respecto a la política va desde la persecución de la homosexualidad hasta imponer penas de cárcel a Pussy Riot solo por cantar “Virgen María líbranos de Putin”. Y recientemente hasta tuvieron la ocurrencia de prohibir las palabrotas, rompiendo una tradición ancestral del pueblo ruso que es muy amigo de las expresiones fuertes.

      Pero lo peor es que el propio pueblo ruso carece de una sociedad civil reivindicativa activa y numerosa capaz de enfrentarse a la derecha en el poder. Llama la atención que durante la invasión rusa de Crimea no se organizase ninguna manifestación masiva en Rusia en contra de la guerra, lo cual supone un contraste con los países occidentales donde hay una población muy activa que se manifiesta masivamente por la paz en cuanto los gobiernos se meten en conflictos armados.

      • Atanasio dice:

        Rusia siempre ha sido conocida como “el gigante de pies de barro” y asi sera por muchisimos años pues el ruso es un pueblo que adora ser gobernado con mano fuerte, como hizo el Zar, Lenin, Stalin y ahora Putin. Solo basta entrar a las paginas de opinion rusas y se sorprenderian de leer los comentarios como ” manden para atras a todos los uzbekos inmigrantes que vienen a robarse los empleos”, Juzguemos a gorvachov por destruir la union sovietica”, la proxima: Alaska (comparandola con Crimea)

    • Fez Fernandez dice:

      Pero Pedrito mijito el Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro pais se ha dedicado a embarcarnos cada vez mas. Lo unico que pintan ellos es en lucrarse de los cubanos en el exterior, consumir millonarios presupuestos en “Los Cinco” y reportar una inmensa serie de estadisticas falsas.

    • Isidro dice:

      …”Lo peor es que el propio pueblo ruso carece de una sociedad civil reivindicativa activa y numerosa capaz de enfrentarse a la derecha en el poder”…Gabriel, no puede menos que sorprenderme esta afirmación, cuando la historia nos dejó bien claro que uno de los detonantes de la Revolución de Octubre fue el descalabro zarista en la guerra con Japón. ¿No eran los que se rebelaron contra el muy derechista Nicolás II al menos parte de una “sociedad civil reivindicativa”, que pugnaba asimismo por salirse de la Segunda Guerra Mundial, algo que al final lograron?

      Y no olvides que en 1918 se desata la guerra civil, en apariencia un conflicto entre rojos y blancos, sólo que los blancos tenían el apoyo material directo de Japón, Alemania, y EEUU, entre otros. Y Polonia se apoderó de parte del territorio ruso en alianza con Bielorrusia. Así hasta 1922, que los bolcheviques consiguen expulsar a todos los invasores. Apenas pasaron 20 años y ya tenían a lo alemanes encima de nuevo, que por poco acaban con la URSS. durante la Gran Guerra Patria (¿no te dice nada la denominación?)

      No pases por alto que todo ataque desde el exterior tiende a unir voluntades hacia adentro, pasando por encima de diferencias. Así, como colateral, se alimenta el nacionalismo, que hoy por hoy sigue siendo uno de los bastiones del alma rusa. Y de eso España supo bastante cuando las guerras napoleónicas. ¿O no?

      • Isidro dice:

        Debí de decir: ” que pugnaba asimismo por salirse de la Primera Guerra Mundial”….(¡ay, el compañero Alzheimer!)

  6. El bobo de Abela dice:

    Dmitri pregunta ¿qué puede hacer frente a todo esto alguien que declaradamente se opone a la guerra y a dejar las cosas en manos de los poderosos? ¿existe alguna posibilidad?

    Dmitri puedes pararte con un cartel frente a la embajada Rusa en La Habana, para exigir que Putin devuelva a Crimea a Ucranea y que contribuya mucho mas a la paz mundial como presidente de una de las potencias militares y economicas del Mundo.

    Tienes sangre rusa en las venas y no creo que la policia cubana te envie a los grupos de respuesta rapida para darte un “jarabe de repudio”

Escriba una respuesta