author photo

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

Vargas: fallos y aciertos con Industriales

mayo 9, 2014 | | |

Osmel Almaguer

Lazaro Vargas (d)

Lazaro Vargas (d)   Foto: cubahora.cu

HAVANA TIMES — Tres años han pasado ya desde que Lázaro Vargas Álvarez fuera anunciado para dirigir el equipo más ganador de la pelota cubana. Y hago énfasis en esto: el equipo más ganador de la pelota cubana, porque creo que se impone un balance de sus aciertos y deslices, con el fin de valorar si es conveniente o no que mantenga su puesto.

Todo el mundo sabe que no se trata de un equipo cualquiera. Si bien los Industriales cuentan con el apoyo material y logístico conque toda capital de un país apoya a sus equipos, que tienen más de dos millones de personas entre las cuales escoger 25 peloteros, y que el ya desaparecido Metropolitanos funcionó muchos años a manera de sucursal dentro de la Serie Nacional.

También es cierto que La Habana tiene otro tipo de complejidades, las cuales afectan de manera especial a su equipo insignia, lo que redunda en un hecho incuestionable, están obligados a ganar.

Todo esto aporta un significado adicional a la elección de su manager. Por lo cual, luego de tres temporadas manejando los hilos sin ganar ni una sola, tal vez vaya siendo hora de un análisis que, como es lógico, no debe partir de un simple aficionado como yo, que como máximo podría aportar al debate algunos datos de memoria.

Queden estas ideas que expongo como simples elucubraciones de un cubano más que cree saber sobre pelota.

— Tres años de dirección en un equipo que gana como promedio 1 de cada 4 o 5 temporadas en las que interviene. Lugares: 2do, 6to y 3ro.

— Estabilidad entre los 8 primeros al asumir el mando, luego de una etapa de tres años (director: Germán Mesa) en que el equipo perdió más de los que ganó, quedando fuera de postemporada en dos ocasiones.
En esta temporada:

— Formación de un staff de picheo con gran futuro, entre los que sobresalen los nombres de David Mena, Pedro Durán y Eddy Abel Rodríguez.

— Tendencia al capricho, lo que claramente conspiró contra la victoria en el playoff, casi ganado, ante Pinar del Río. Mal uso del picheo en muchas ocasiones.

— Bateo del equipo mal preparado, con muchas lesiones y curvas de rendimiento contrastantes en cortos período de tiempo.

— Oportunidades a los jóvenes, solo que tal vez no en los momentos adecuados.
Más o menos esta es mi opinión sobre Lázaro Vargas como manager. Las posibilidades que tiene de triunfar en el futuro estarán en dependencia de lo tanto que pueda madurar. Tal vez le falta redondear su cuerpo de dirección, y mayor atino en la selección de los refuerzos para la segunda etapa de la Serie.

Mi decisión: lo dejaría dirigir una serie más con el compromiso de ganar. Parezco duro, pero esa es la dinámica del equipo azul, si no, no lo apodarían el equipo más ganador de la pelota cubana.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Vargas: fallos y aciertos con Industriales”

  1. alex dice:

    No creo que se le deba dar una oportunidad mas a Vargas, solamente por el hecho de que este play off se perdió por capricho, ya eso vale la pena máxima, además no considero que sea un manager que respete a su publico, comer mani de lo mas campante en el banco mientras el equipo pierde el juego de la serie, no creo que sea de un manager serio, pero bueno, este año espero que sea el ultimo, por que seguro que no ganara, Vargas era un jugador un tanto agresivo como pelotero, pero muy dócil e inofensivo como manager.

Escriba una respuesta