Cuba devuelve propiedades religiosas católicas

Abril 29, 2014 | | |

José Jasán Nieves Cárdenas (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES — La devolución de propiedades de las iglesias intervenidas por el gobierno cubano tras el triunfo de la Revolución en 1959 es cada vez más un hecho.

Prog-2

Colegio de los Padres Jesuitas

“En estos momentos la palabra correcta es “proceso”, porque es una iniciativa que inició hace algunos años y no se ha detenido”, afirma desde La Habana, monseñor José Félix Pérez, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

“Con este paso podemos habilitar lugares para el culto y la acción pastoral en sitios donde las comunidades religiosas se debían reunir en casas de familia o espacios incómodos. Así hemos conseguido de vuelta capillas y templos en Santiago de Cuba, Bayamo, Camagüey y La Habana, además de Cienfuegos”; asegura el monseñor.

“En los últimos 50 años la Iglesia Católica no ha tenido facilidades para construir nuevos templos y lugares de reunión, de manera que esta decisión la recibimos con mucho aprecio porque es una manera de reconocer que la Iglesia necesita de estas mediaciones (locales y espacios) y que con esas actuaciones se ayuda a una mejor relación entre Iglesia y Estado”, ratifica el prelado.

Rescatar un colegio

El hoy sacerdote Ignacio Cruz Magariño nació justo enfrente del antiguo Colegio de los Padres Jesuitas, una icónica edificación de la ciudad de Cienfuegos, 240 km al sureste de La Habana.

Según comenta, aunque desde la década de 1940 el colegio no funcionaba como tal, en 1961 fue “nacionalizado” en virtud de una ley mediante la cual todos los centros de enseñanza en el país se consideraron públicos y sus locales adjudicados a favor del Ministerio de Educación.

Ya como miembro de la Compañía de Jesús y sacerdote asignado a ese propio templo, Ignacio participó en varias solicitudes y conversaciones sostenidas desde la década de 1990, tras las cuales fueron recuperando partes de la edificación, hasta conseguirlo por completo en noviembre de 2013.

“No existe un documento que acredite la entrega, pero sí ha sido efectiva pues en pocas semanas fueron trasladados hacia otros sitios oficinas y almacenes de entidades estatales que ocupaban los bajos del local”, cuenta Cruz Magariño.

Algo similar ha ocurrido con la casa del párroco en el cercano municipio de Palmira (por varios años empleada como biblioteca pública) y con la capilla de algunos centrales azucareros; según corrobora el obispo de la diócesis de Cienfuegos/Trinidad, Domingo Oropesa Lorente.

Colegio de los Dominicos

Colegio de los Dominicos

“Creo son acciones muy positivas por parte de las autoridades y entendemos que con el tiempo todo lo que formaba parte del patrimonio de la Iglesia retornará. En Cienfuegos también existe interés por devolver una parte del antiguo colegio de los Dominicos”, asegura el monseñor quien aprecia en el retorno de los inmuebles un paso favorable sobre todo para la sociedad.

“La catedral para mí solo no me sirve. Son espacios del pueblo, que vive allí su fe. Así pasará con el colegio de los Jesuitas, que no será para los cuatro o cinco padres que residen entre sus paredes”, asegura.

Pasos en silencio

Fuentes cercanas a las autoridades se mostraron reticentes a hablar sobre este tema, pues reafirman que se trata de un proceso aún no oficializado por una norma legal que sustituya a la mencionada “ley de nacionalización”.

Además, aclararon “off the record”, la decisión no solo beneficiará a la Iglesia católica, sino también a otras instituciones religiosas que poseían propiedades e inmuebles al triunfo de la Revolución.

Esa posibilidad no la pueden confirmar en el Consejo de Iglesias de Cuba, una organización que agrupa a la mayoría de las congregaciones religiosas protestantes en el país.

No obstante, las pocas noticias que han trascendido de este proceso despiertan moderadas expectativas en algunos miembros de congregaciones afiliadas al Consejo, como por ejemplo la Iglesia Anglicana.

Halbert Pons, sacerdote episcopal en Santiago de Cuba, ve difícil que les retornen muchas de las edificaciones, pues siguen siendo usadas como colegios, aunque ahora públicos.

No obstante, reconoce que existe un canal abierto de comunicación para conseguir permutas de terrenos propiedad de su iglesia y que por distintos motivos han sido usados por el Estado cubano, como por ejemplo en las localidades de Sola, en Camagüey, y Boquerón, en Guantánamo.

Desde la Iglesia Católica tampoco pueden brindar mucha luz sobre la devolución de locales o nuevos permisos de construcción hacia otras congregaciones religiosas. “Creo que hay algo también pero tengo poca información al respecto”, asegura el secretario José Félix Pérez.

“Con nosotros todo ha ocurrido mediante afirmaciones verbales que luego se convierten en actuaciones en los municipios. Verbalmente nos dan garantías de que podemos usar otra vez lo que fue nuestro”, comenta el sacerdote.

El padre Ignacio pensando en el futuro.

El padre Ignacio pensando en el futuro.

Levantar la fe

Con evidente entusiasmo, el padre Ignacio mira la manzana que hoy intenta reconstruir. “Esto era un “realengo” (terreno de nadie). Acabamos de sacar más de 45 camiones de basura, porque por los años la gente consideró este lugar como un vertedero”, asegura.

“Sabemos que para inaugurar la casa de ejercicios espirituales que aquí queremos hacer nos faltan muchos años. Tendremos que demoler algunas zonas, pero el edificio es salvable; porque a pesar del robo de vigas, losas y carpintería, las paredes son muy resistentes. Ahora comenzamos a gestionar el capital, porque una restauración del orden de millones de dólares no podremos realizarla en pocos días ni ese dinero llegará de una sola vez”, comenta.

“Lo pasado es pasado. El presente es muy halagüeño para todos. No solo porque tenemos la oportunidad de realizar nuestro sueño de ayudar a crear mente sana y espiritualidad; sino también para la ciudad, que recuperará un edificio muy valioso”, concluye el también maestro de obras en la Compañía de Jesús.

(Tomado de El Toque)

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “Cuba devuelve propiedades religiosas católicas”

  1. Isidro dice:

    Lástima que el maestro Juan Emilio Fríguls (y no sé cuántos más) se murió sin ver este acto de justicia, por el que esperó año tras año…

    • Javier dice:

      Totalmente de acuerdo Isidro. Eramos vecinos.Una gran familia de verdaderos catolicos que nunca renego de su fe, ni siquiera en los tiempos de caceria de brujas. Que Dios los tenga en la gloria!

  2. kalandraka dice:

    ahora cuando terminen de reparar el colegio de los dominicos como se ve en la foto, viene alguien y se los vuelve a quitar, y entonces hay que esperar otros 50 años para que este todo desbaratado y en los cascos como hoy para que regrese a sus legitimos dueños

  3. Miranda dice:

    Isidro tienes razon , tantos miles de cubanos que se han muerto sin poder haber visto reparadas todas las injusticias cometidas por este regimen.

    kalandraka, Usted tambien tiene razon, yo pienso exactamente lo mismo, ahora cuando reparen todo muy bien, se buscan cualquier excusa, se hacen los ofendidos, botan a todo el mundo y vuelven a ser ellos los dueños absolutos otra vez.

    • Isidro dice:

      Miranda:

      En este punto permíteme discrepar. No creo que con el lugar que está ocupando actualmente la Iglesia Católica en Cuba el Gobierno caiga en la tentación de dar marcha atrás en este aspecto. De veras que son otros tiempos. En la sociedad civil que está gestándose poco a poco en la Isla, acciones como ésta resultarán a la larga el aceite necesario para que finalmente eche a andar la maquinaria mayor. La que nos lleve a la “Cuba soñada” (nos vemos en el Malecón, jaja).

  4. jorgealejandro1 dice:

    Bueno, si nos ajustamos a lo que se ve, lo que está devolviendo son ruinas.

  5. Fez Fernandez dice:

    A la iglesia catolica que no le devuelvan nada.

  6. tony dice:

    Un buen paso de avance hacia la restauración de la sociedad civil en Cuba.

Escriba una respuesta