author photo

Yenisel Rodriguez Perez: Viví en Cuba hasta el 30 de Marzo del 2013. En la actualidad resido en la ciudad de Miami junto a mi padre. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.

La urgencia de los derechos masculinos en Cuba

abril 22, 2014 | | |

Yenisel Rodríguez Pérez

En los bajos del edificio.  Foto: Juan Suárez

En los bajos del edificio. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — La defensa de los derechos masculinos nace como respuesta a la fallida universalidad de los estudios de género. Era de esperar que la lucha por la igualdad de género no lograra superar la polarización y la autorreferencia, cuando quedaba en el camino una lectura compleja y profunda de las relaciones entre lo femenino y lo masculino, entre hombres y mujeres.

Cada vez es más común el revanchismo y las ansias de poder entre defensores del feminismo. De este modo la emancipación femenina va engendrando sus propios demonios: instauración de prejuicios inversos sobre lo masculino y el hombre, polarización antes que integración, poder sobre lo masculino en vez de poder hacer entre hombres y mujeres.

Los estudios de masculinidades funcionan a un mismo tiempo como reivindicación de los derechos masculinos y como contraparte del feminismo en la lucha por la igualdad de género en un contexto global y local donde aun triunfa la conflictividad y la lucha de intereses.

Desconocer la anterior es otra manera de oportunismo solapado. La afirmación de minorías y grupos sociales en desventaja también deben tener un marco de vigilancia ética y sociopolítica.

En Cuba la cuestión adquiere mayores implicaciones al contar con un activismo feminista viciado de unanimismo y voluntarismo. La defensa de los derechos de la mujer en la isla ha constituido por más de 50 años un indicador fetichista de pertenencia revolucionaria y obediencia al régimen, lo cual acentúa la polarización y la caricaturización de la igualdad de género. Es un legado del autoritarismo que heredan las nuevas organizaciones profeministas cubanas.

Hacemos referencia al Centro Nacional de Educación Sexual que, a pesar de incorporar un activismo sincero y comprometido que contrasta con la burocratizada Federación de Mujeres Cubanas, avanza contaminado de esa potestad infalible que adquieren las ONGs e instituciones cubanas cuando reciben apoyo del régimen para favorecer su imagen internacional.

Como resultado, vemos decenas de spots y programas televisivos que toleran y promueven la violencia femenina contra los hombres, así como la ridiculización de los personajes masculinos como herramienta didáctica en la concientización de los derechos femeninos, entre muchas otras discriminaciones.

Todo esto hace que un reclamo de los derechos masculinos en Cuba además de implicar una condena feminista, involucre ataques del régimen autoritario, que interpreta como disidencia política el cuestionamiento de su polarización en el tema de las relaciones de género.

De esta manera vemos cómo en Cuba los estudios de masculinidades han quedado fuera de la agenda social, siendo cooptados por las instituciones profeministas que, como el CENESEX, los utiliza como apéndice y complemento de la afirmación femenina, invisibilizando la cuestión de los derechos masculinos en el país.

Toma entonces mayor urgencia en la sociedad cubana actual reclamar la vindicación de la identidad masculina y sus valores legítimos, sumándonos a los reclamos internacionales de respeto y visibilización de los derechos masculinos:

1. Instituir globalmente el Día Mundial del Hombre.
2. Crear la Institución del Hospital del Hombre.
3. Erradicar las promociones y movimientos, así como las escenas y mensajes de misandria en todo el país.
4. Sancionar legalmente, y a través de campañas y programas, a las mujeres que ejercen violencia física y psicológica sobre los hombres.
5. Sancionar en forma legal, y a través de campañas promocionales y publicitarias, a las mujeres que violan la serenidad sexual de los hombres y los seducen, provocan y utilizan, aprovechándose de sus “encantos”.
6. Reformar las constituciones y leyes relativas a la figura jurídica de la Patria Potestad en favor de un fallo justo e igualitario hacia el Padre de los niños.
7. Instituir a nivel nacional un servicio médico o social obligatorio para las mujeres, a propósito de ponerlas en condiciones de igualdad con el género masculino, obligado a cumplir el servicio militar a cierta edad juvenil.
8. Crear Instituciones de Defensa y Promoción Masculina para enaltecer la Integridad, Protección, Dignidad e Imagen del Hombre, tan vapuleada por las propagandas e intereses feministas.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “La urgencia de los derechos masculinos en Cuba”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Nada, que parece que ahora es mas actual que nunca el viejo dicho atribuido al Generalisimo: “los cubanos, o no llegan, o se pasan”. Por huir de un extremo, fueron a caer en el otro. pasa parecido con el tema de la homosexualidad, de la que se ha hecho tal propaganda, que ahorita lo que va a dar verguenza admitir, es ser heterosexual.

  2. yo dice:

    Cuando se tengan en cuenta los derechos humanos en su totalidad, cuando se respete la libertad personal, más allá del color,del criterio, religión o sexual, cuando comprendamos que nuestra libertad se acaba donde comienza la ajena. Cuando hayan derechos , no se necesitaran, organismos para priorizar minorías, se buscará un concenso ,no marathones para aparentar , habrá leyes que garanticen el respeto a la individualidad y la justicia, lo demás es palabrería y oprtunismo

  3. 100 % Gusan@ dice:

    Primero habría que lograr que existan Derechos.

    En Cuba no es que uno tenga problemas por hombre o por mujer, por negro o por indio, por gordo o por flaco, por habanero o por guajiro… Es que no tenemos derechos como ciudadanos.

  4. 100 % Gusan@ dice:

    Lo otro, no es por nada, pero los hombres en Cuba están más que protegidos. Ya quisiera verlos cuando les metan una prueba de ADN y hacerse cargo de la mantención del chiquillo hasta que termine de estudiar. Y no hablo de mandarle 20 pesos cuando se acuerden, sino de mandarles 100 o 200 lo que le alcance para comer y vestirse, y pasar con ellos fines de semanas alternos y sacarlos a pasear obligatoriamente. O cuando se divorcien después de 20 años de tener a la mujer de ama de casa y el juez los obligue a mantenerla durante 5 años o hasta que ella resuelva cómo mantenerse sola.

    Esta especie de demanda “masculinista” peca de lo mismo que el feminismo. Irse a los extremos en boberías de celebrar día y esas cosas. Ninguno de los dos habla de asumir responsabilidades.

    Por ejemplo:
    1- ¿Qué logran con tener un día del hombre?
    2- ¿Un hospital del hombre? Qué especialistas se supone que habría allí. ¿Urológo y qué más que no haya en todos los hospitales?
    3- Es un caso particular de censura y va contra la libertad de expresión.
    4- De acuerdo con sancionar legalmente todas las formas de violencia, de hombres, de mujeres, de personas en posición de superioridad sobre la víctima, etc.
    5- Espero que sea jodedera.
    6-Hasta donde entiendo la Patria Potestad la mantienen ambos padres incluso después del divorcio. Donde se prefiere a la madre es para efectos de la guarda y cuidado, pero los padres también la pueden solicitar. ¡Háganlo!
    7-Lo cambio por eliminar el servicio militar obligatorio.
    8- Primero tienen que empezar los hombres por construirse su propia dignidad, empezando porque 5 no sea necesario mostrando madurez para reconocer que no se fueron a la cama con una mujer que “los provocó”, sino porque les dio la gana de hacerlo.

  5. Eduardo Fernández dice:

    No creo que las mujeres se estén pasando con sus derechos, todavía les queda muchísimo para equilibrar su situación a la de los machos.

  6. Miranda dice:

    Por lo menos el mundo entero sabe que en Cuba los hombres tienen el supremo derecho de caerles a golpes a las mujeres, por decreto del gobierno pueden usar todo tipo de agresión incluyendo prácticas marciales, universalmente reservadas para defensa personal o deporte. Así es que no se quejen, que cuando empiece la repartición de derechos ya ustedes tienen uno ganado.

  7. Isidro dice:

    Bien, como chiste, pasa….

  8. Irina Pino dice:

    Por favor, vea las estadísticas de casos de violaciones, maltrato a la mujer, y otras discriminaciones a través de la historia y compare quienes han vivido mejor y han tenido más derechos. Lo del servicio militar ¿es una especie de venganza personal o qué? A Ud. se le podría llamar un misógino en potencia. Pienso que hay mucho odio en el artículo.

Escriba una respuesta