author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

La tecnología indiscreta

abril 17, 2014 | | |

Dariela Aquique

Venta de refresco a granel.  Foto: Juan Suárez

Venta de refresco a granel. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Definitivamente estamos en una era donde la tecnología es esencial de la vida de casi todas las personas a nivel mundial. Los medios, técnicas y procesos empleados en cualquier campo y orientados al progreso y al desarrollo, como los ordenadores portátiles, celulares de última generación etc., se han convertido en algo así como en una quinta extremidad para las gentes.

¿Pero qué uso le damos a estos elementos?

Cuando en 1954, Alfred Hitchcock estrenara el filme de suspense  La ventana indiscreta, basada en el cuento It Had to Be Murder de Cornell Woolrich, no debió imaginar que el personaje de L. B. Jefferies (James Stewart), sesenta años después, tendría tantas versiones en el mundo real.

Un fotógrafo que tiene la pierna enyesada a causa de un accidente pasa horas de reposo frente a la ventana. Le parecerá que su vecino (Raymond Burr) tiene un comportamiento sospechoso y lo empezará a espiar con unos binoculares y una cámara de fotos. Esta es la trama de la película.

Me pregunto, qué podría haber hecho míster Jefferies si hubiera contado con una tecnología de punta y el personaje hubiera vivido en esta época, donde no hay suceso de la vida cotidiana que no quede registrado por una cámara fisgona. Y que la mayoría de las veces no sea subida a YouTube o a Facebook.

Para los cubanos, que en su inmensa mayoría no conoce estas redes porque no tiene acceso a ellas, la opción entonces es que circule de memoria flash en memoria flash. Y que ciertos eventos sean vistos en PC o en DVD.

Creo que inspirados en algunos programas como Videos Asombrosos o en la sección de Al rojo vivo, que muestra videos aficionados, los de la isla tratan de estar a tono con los tiempos y se han convertido en paparazzi de cualquier cosa.

La promiscuidad es la palabra del orden, donde ya casi nada es privado. La gente sin ética y a veces con una gran carga de morbo filma cualquier situación y la hace circular.

Es por eso que podemos ver imágenes de un lamentable accidente, de una golpiza de policías a un civil, de personas con deformidades físicas haciendo monerías ante una cámara, de un acto de repudio a disidentes, hasta el más reciente y popularizado de los videos nacionales, la maja desnuda de Camagüey.

Una mujer, que nadie tiene claro quién es y por qué hace esto, camina totalmente desnuda por toda la ciudad de Camagüey. Es seguida por una turba de hombres que la filman con sus móviles y cámaras y le dicen improperios. Hasta que es intersectada por mujeres policías que intentan cubrirla a lo que ella se resiste y por lo que recibe una buena tanta de golpes.

La multitud de curioso grita:…no le metan, abusadores…, y la nudista es conducida por las agentes policiales. Hay varias versiones de este incidente, unos dicen que una opositora en un acto de rebeldía (lo que yo no creo) y otros que es una enferma mental (a lo que doy más crédito).

Lo cierto es que no ha sido vista solo por los camagüeyanos, sino en toda Cuba. Y quizás hasta sido subido a la red, a causa de la tecnología indiscreta.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “La tecnología indiscreta”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Un poco simplista y maniqueo este post. me parece que se mezclan peras con guayabas. Apoyo totalmente que actos de abuso policial sean filmados por la ciudadanía, porque, en este caso, las tecnologías contribuyen a la denuncia de estos abusos y a la clarificación de la verdad, además de identificar a loos culpables y neutralizar las hipócritas negaciones de los culpables.. Ejemplo muy actual: Las decenas de videos filmados con los celulares en que ciudadanos venezolanos dan fe de la brutal represión a que el gobierno de Maduro trata de someter a los ciudadanos y los estudiantes; y que el caradura de madura niega, diciendo que no se han cometido abusos abusos, no: Hasta actos que pueden catalogarse de crímenes de lesa humanidad hay documentados fgracias a los teléfonos de la gente. Hay indiscreciones. más que válidas.

    Otra cosa son las porquerías de todo tipoque otros filman, pero ponerlas en el mismo saco junto con imágenes de denuncia, como la de los degradantes actos de repudio, o la de violaciónes de derechos humanos y civiles, me parece, cuando menos, una majadería que demuestra muy limitada capacidad de análisis.

  2. Kamikaze dice:

    Hace varios años vi un video similar a este del artículo, una mujer caminando casi totalmente desnuda (solo llevaba puestos los zapatos y creo recordar una cartera en la mano) caminado por la calle Belascoaín (cerca del Politécnico Aguado y Rico; la misma escena asqueante de gente morbosa siguiéndola y grabándola con los celulares, la mujer evidentemente estaba desquiciada, no sé como terminó todo aquello pero fueron escenas deprimentes, dejó mucho que desear ver a cubanos participando en ese tipo de cosas aberrantes.

Escriba una respuesta